divendres, 30 d’agost de 2013

María Topete, el terror de las madres republicanas en la posguerra



http://paseandohistoria.blogspot.com/2012/12/maria-topete-el-terror-de-las-madres.html
Desde que finalizó la Guerra Civil en 1939, muchas mujeres comprometidas con las opciones de izquierda, iniciadas en el mundo de la política de la mano de la Segunda República, fueron maltratadas y encarceladas. Pero también fueron castigadas otras muchas mujeres por el único delito de ser esposas, madres, abuelas o hijas de hombres perseguidos por los golpistas.

Una de las cárceles de mujeres que más destacó en esa oscura etapa de nuestra historia fue la de Ventas, en Madrid, con capacidad para 500 reclusas pero que llegó a albergar a más de 5.000, muchas de ellas con niños pequeños, y dirigida por María Topete, un mal bicho que pretendía “salvar” a los hijos de los republicanos de la maléfica influencia de sus padres.

Cárcel de Ventas

Descendiente de una aristocrática familia de marinos, a María Topete le abrieron las puertas de la cárcel de Ventas su currículo de persona “honorabilísima”, el ser una fervorosa católica y el tener ideología derechista de toda la vida. Entró como funcionaria, pese a carecer de preparación alguna en ese campo.

María Topete interrogando a una reclusa

Llegó a ser directora de la Prisión de Madres Lactantes de Madrid. Su objetivo allí era reducir al máximo el contacto entre madres e hijos, “impedir que los niños mamaran la leche comunista”. Como dice Victoria Carrasco, “Tenía a los niños todo el día en el patio, tanto si hacía frío como si hacía calor, y a las madres no nos dejaban coger a los niños aunque tuvieran hambre, estuvieran sucios o lloraran”.

Petra Cuevas, cuya hija murió de bronquitis porque María Topete impidió que la viese un médico, lo corrobora: “Era horrible, tú veías a tu hijo llorando y no podías hacer nada”.

María Topete con niños en una terraza de la cárcel de Ventas

La Topete -como la llamaban las reclusas-, quiso convertirse en el brazo ejecutor de las ideas de Antonio Vallejo-Nájera, militar y psiquiatra al servicio del franquismo, que pensaba que el ser “rojo” venía dado por un defecto genético y que dejó para la posteridad perlas como éstas:

"La idea de las íntimas relaciones entre marxismo e inferioridad mental ya la habíamos expuesto anteriormente en otros trabajos. La comprobación de nuestras hipótesis tiene enorme trascendencia político social, pues si militan en el marxismo de preferencia psicópatas antisociales, como es nuestra idea, la segregación de estos sujetos desde la infancia, podría liberar a la sociedad de plaga tan terrible".

"A la mujer se le atrofia la inteligencia como las alas a las mariposas de la isla de Kerguelen, ya que su misión en el mundo no es la de luchar en la vida, sino acunar la descendencia de quien tiene que luchar por ella".

"La raza es espíritu. España es espíritu. La Hispanidad es espíritu... Por eso hemos de impregnarnos de Hispanidad... para comprender nuestras esencias raciales y diferenciar nuestra raza de las extrañas. Este espíritu lo definía como "militarismo social, que quiere decir orden, disciplina, sacrificio personal, puntualidad en el servicio, porque la redoma militar encierra esencias puras de virtudes sociales, fortaleza corporal y espiritual". Y para mejorar la raza era necesaria "la militarización de la escuela, de la Universidad, del taller, del café, del teatro, de todos los ámbitos sociales".

En su afán de separar a los niños de sus madres para evitar que fuesen contaminados por el marxismo, María Topete los entregaba en adopción a familias pudientes afectas al régimen o a seminarios y conventos, donde quedaban condenados a convertirse en curas y monjas.

La buena señora murió en el año 2000 a la edad de 100 años.

Aunque nos hemos centrado en la figura de María Topete por ser conocida su crueldad y su total falta de escrúpulos, el robo de niños durante la posguerra ocurrió en todas las cárceles de mujeres del país. Hay muy poca información sobre dónde fueron a parar miles de niños secuestrados. Los conventos y seminarios se niegan a abrir sus archivos a los investigadores, por lo que prácticamente sólo existen los testimonios de las mujeres que vivieron aquel horror.


Fuentes:
centros4.pntic.mec.es
Imagina65
www.todoslosnombres.org
Wikipedia

Para saber más:
Mujeres encarceladas. La prisión de Ventas: de la República al franquismo, 1931-1941 (Fernando Fernández Holgado), Ed. Marcial Pons Ediciones de Historia.