dissabte, 21 de setembre de 2019

"España sangra por cien heridas": las cartas inéditas de la anarquista Emma Goldman.


https://www.publico.es/politica/memoria-historica-espana-sangra-cien-heridas-cartas-ineditas-anarquista-emma-goldman.html?utm_source=facebook&utm_medium=social&utm_campaign=memoriapublica&fbclid=IwAR2S3iX7rmWaUGVbNIh2fqBnROgOzaWFxBwWeFVUxESbShgFq_ZtOMClhv0



El libro “Fraternalmente Emma” recoge la correspondencia entre la activista de origen lituano y el libertario español Vidal Arabi, protagonista de un intento fallido de atentado contra Franco.

Emma Goldman, en el centro, junto a Lucía Sánchez Saornil y Christine Kon-Rabe. ARCHIVO FOTOGRÁFICO FAL
Un océano de por medio. Un mar de esperanzas, ilusiones e incertidumbres. Un viaje al país que pudo ser pero que la muerte impidió que fuese. Cuando el terror franquista se instalaba para quedarse, la militante anarquista Emma Goldman –quien llegó a ser calificada por el Gobierno de Estados Unidos como su enemiga número uno– y el también libertario Antonio Vidal Arabi –integrante de la Federación Anarquista Ibérica (FAI) y miembro del servicio de inteligencia de la República– intercambiaron una serie de cartas que hoy tienen forma de libro.
“Fraternalmente Emma. Cartas de amor y de guerra” (Editorial La Felguera) empieza a recorrer las librerías con una reedición ampliada y revisada. El viernes se presentó en la Fundación Anselmo Lorenzo (FAL), donde los responsables de esta obra destacaron sus principales características. Servando Rocha, portavoz de La Felguera, lo resume a Público con estas palabras: “siempre nos han interesado los libros que esconden otros libros”. De ahí que se hayan embarcado en esta reedición.
La vida de la propia Emma Goldman (1869-1940) encierra muchas historias. Rocha no duda en definirla como “una de las grandes figuras públicas”. “Emma visitó España en tres ocasiones, dos de ellas durante la Guerra Civil”, recuerda el editor y así lo atestigua el libro mediante distintas fotos cedidas por la FAL. No menos apasionante –aunque sí más desconocida– resulta la trayectoria vital de Vidal Arabi, el militante de la FAI que participó en el fallido intento de matar a Franco el 14 julio de 1936, apenas cuatro días antes del golpe de estado.
Goldman y Arabi se conocieron un año después en Londres. Allí empezó a cultivarse una estrecha relación de amistad y compañerismo que se plasmaría en las cartas recogidas en “Fraternalmente Emma”. Según destaca Rocha, la propia aparición de las misivas está llena de simbolismo. “Las cartas estaban guardadas en una maleta que Vidal Arabi había dejado en casa de una amiga suya, la pintora anarquista Janet Grove, en Inglaterra”, relata.
En las cartas, señala Rocha, “se refleja una relación muy bonita y emocionante entre Emma y Vidal”. Las misivas van desde agosto de 1939 hasta diciembre de 1940, cuando Emma estaba a punto de fallecer. “La correspondencia se produce en un momento crucial: ha acabado la Guerra Civil, la situación de refugiados y exiliados es dramática y en Europa avanza el totalitarismo“, destaca la editorial. 

"Una gran inspiración"

“Volví muy cansada, más cansada que en mis regresos de España. ¡Ah, mis excursiones en su maravilloso país! ¡El espíritu de nuestros camaradas! La batalla heroica del pueblo español era una gran inspiración para mí. ¡No olvidaré nunca ese tiempo!”, escribía la anarquista desde Toronto (Canadá) el 22 de diciembre de 1939, un año antes de su muerte.
"Cuando estaba en tierras españolas me sentía más joven"
“Qué prodigioso país fue para mí España. Cuando estaba en tierras españolas me sentía más joven. Pero aquí no es lo mismo. No hay inspiración. Debemos encontrar el coraje y la esperanza dentro de nosotros mismos. Y eso es tan difícil. Sin embargo, cuando Europa está rabiosa y cuando nuestra amada España sangra por cien heridas, no hay sitio para mí en el que pudiera trabajar como quiero”, continuaba.

"Honestidad"

El prólogo de este trabajo está a cargo de la historiadora Dolors Marín, quien ha realizado distintos trabajos sobre el movimiento libertario. “Goldman se dedicó hasta su muerte a seguir los pasos en el exilio de sus nuevos amigos españoles. Sus cartas dirigidas a las compañeras de Mujeres Libres interesándose por su trayectoria vital, son un buen testimonio de ello”, señala la investigadora en su texto.
De hecho, recuerda que “intentó organizar colonias infantiles en Europa y siguió escribiendo febrilmente, consciente de que aquel esfuerzo revolucionario debía ser narrado y transmitido dentro de la historia. Y lo hizo con honestidad, defendiendo el esfuerzo de los españoles acosados por los acontecimientos, pero también fue crítica con las propias organizaciones y sus miembros más destacados”. “Si algo se le puede recriminar es precisamente su gran honestidad para consigo misma y las organizaciones anarquistas”, añade.
En tal sentido, Marín subraya que “su vinculación con España marcó sus últimos cuatro años de vida y le devolvió la esperanza en la revolución anarquista que, durante unos meses, transformó el mundo y que incluyó importantes cambios en la vida de las mujeres”. “Falleció en 1940 en Toronto –continúa–, después de celebrar su setenta aniversario y con su pequeño cuerpo cansado de tantos viajes, giras, conferencias, cartas y escritos”. Una parte de esas cartas llega ahora a las librerías.


Víctimas del franquismo denuncian la "estrategia" de Vox y avisan: "Seguiremos a pie de fosa".

https://www.eldiario.es/andalucia/Victimas-franquismo-estrategia-Vox-perdonamos_0_943156027.html


Vox aprieta con la Memoria Histórica al Gobierno andaluz de PP y Ciudadanos en plena negociación de los presupuestos de 2020. La extrema derecha reclama a la Junta de Andalucía datos sobre quiénes han solicitado la exhumación de víctimas del franquismo. Y las familias de represaliados y las asociaciones responden: "Ni olvidamos ni perdonamos, seguiremos a pie de fosa".
Una petición que recuerda a otras de Vox, caso de los trabajadores de la Unidades de Valoración de Violencia de Género para "depurar casos ideológicos". La Consejería de Cultura dice que ofrecerá cifras "de manera genérica". De lo contrario, puede entrar en conflicto con la Ley de Protección de Datos.
La petición del partido de extrema derecha llega en mitad de la negociación de los presupuestos autonómicos de 2020. Días atrás, el Gobierno andaluz ya señaló de nuevo las subvenciones públicas en esta materia, aunque la realidad de las asociaciones desmonta estos supuestos ‘chiringuitos’ de Memoria con una "financiación estructural" a cargo del erario público. Eso no sucede, como confirmó la propia consejera de CulturaPatricia del Pozo, en respuesta a eldiario.es Andalucía.
Ahora la extrema derecha señala a los que califica como "buscadores de huesos" y las intervenciones arqueológicas en enterramientos ilegales con víctimas del franquismo en Andalucía. Una región que suma un tercio de los asesinatos golpistas de toda España, con al menos 45.566 personas arrojadas a 708 fosas comunes. La mayor parte de estas personas siguen estando oficialmente desaparecidas.

“No pueden parar el avance de la sociedad”

"No me parece mal que se pidan estos datos, es un primer pilar para cerrar heridas, conocer, que estos datos sean públicos. Como ocurría con los Anuarios de fosas, por ejemplo", avanza la presidenta de la asociación Nuestra Memoria, Paqui Maqueda.
Pero, avisa, "lo que me temo es que estos datos los utilicen en plan fiscalizador y controlador". Que sirven a "esta ultraderecha cavernícola y ultramontana para justificar lo que me temo que vendrá". Como arma para "la derogación de la Ley de Memoria Histórica andaluza y por otra, la creación de la Ley de la Concordia", sostiene.
"Frente a esto tengo una cosa muy clara que decirle a la gente de Vox", continúa Maqueda. "Los familiares de las víctimas de la represión fascista ni olvidamos ni perdonamos. No pueden parar el avance de la sociedad. Que ellos hagan de las suyas que nosotros seguiremos trabajando a pie de fosa", subraya.
C:\fakepath\005_pag77_Monturque.jpg
Trabajos arqueológicos en la fosa de Monturque (Córdoba). | JUAN MIGUEL BAQUERO
"Puede que la intención sea señalar a las víctimas, y no tienen por qué violentar contra las asociaciones", afea a la extrema derecha la portavoz de la Comisión por el Derecho a las Exhumaciones, María Luisa Hernández Portales. "Lo suyo es que las administraciones nos protejan", apunta.
"Hay gente que no entiende nuestra condición de víctima", señala. A vox, critica, con el franquismo "les pasa como con la violencia machista, que no quieren ver que hay hombres que maltratan y matan a las mujeres".

La falsa equidistancia, aliada del franquismo

"Lo que Vox propone es una especie de Memoria humanitaria que obvia el origen de la violencia, que no tiene en cuenta el contexto histórico de la dictadura y las graves violaciones de los derechos humanos, que se basa en la equidistancia y que plantea una especie de acción caritativa para devolver de forma privada, doméstica y familiar, no pública, los muertos a sus familiares para que cierren el duelo y si es posible de forma cristiana", resume el exdirector general de Memoria Democrática de la Junta de Andalucía y actual portavoz de la Asamblea Andaluza de Asociaciones Memorialistas, Luis Naranjo.
La "estrategia" de la extrema derecha es "poner bajo sospecha, por razones ideológicas, tanto al movimiento feminista de lucha contra la violencia de género como ahora al de Memoria, que desde su punto de vista es condenable porque ataca al franquismo que ellos defienden", prosigue. Un "planteamiento que atenta directamente contra los Derechos Humanos", porque la Memoria "no es una cuestión de izquierdas o derechas".
Familiares de víctimas del franquismo ante el Ayuntamiento de Sevilla. | JUAN MIGUEL BAQUERO
Familiares de víctimas del franquismo ante el Ayuntamiento de Sevilla. | JUAN MIGUEL BAQUERO
La petición de Vox, en todo caso, "no tiene ningún sentido", en palabras de Naranjo. Porque "ignoran" quién "ejecuta las exhumaciones y decide", que es "la propia Junta, como dice la ley". Y porque la cantidad dedicada a abrir fosas "está muy por debajo" del I Plan Andaluz de Memoria.
"Más que preguntar por quiénes y cuánto se ha gastado en exhumaciones, habría que preguntarse cuántas miles de personas se han muerto ya y los que están en cola sin recuperar los restos de sus familiares", refiere el presidente del Foro por la Memoria del Campo de Gibraltar (Cádiz) y de la Asociación de Represaliados por el Franquismo en la Sauceda y el Marrufo, Andrés Rebolledo.
"Esta es la verdadera injusticia e impunidad de un país que se vanagloria de ser de primera teniendo una lacra y una mochila tan cargada" en materia de Derechos Humanos, asevera. "Todo lo demás es estrategia de la ultraderecha neofascista que campa a sus anchas sin que haya mecanismos democráticos y legales de freno", manifiesta.

Sin condena a la dictadura franquista

La pregunta registrada por el grupo de Vox en el Parlamento de Andalucía, que el partido de extrema derecha ha difundido en una nota recogida por Europa Press, demanda respuestas al Ejecutivo andaluz encabezado por Juan Manuel Moreno Bonilla en torno al señalamiento ideológico de la Memoria Histórica y las víctimas del franquismo.
Lápida en un cementerio sevillano de una víctima de la violencia izquierdista en la guerra civil. | JUAN MIGUEL BAQUERO
Lápida en un cementerio sevillano de una víctima de la violencia izquierdista en la guerra civil. | JUAN MIGUEL BAQUERO
Así, los de Abascal reclaman información sobre "solicitudes de identificación y/o exhumación de víctimas" recibidas desde la entrada en vigor de la Ley de Memoria Histórica de Andalucía. Requieren saber, también, cuántos procesos de exhumación se han llevado a cabo en suelo andaluz y cuántas de estas peticiones han sido formuladas por particulares o entidades y asociaciones de diferente índole.
"Se pueden dar cifras, y de hecho se han dado, de manera genérica, sin decir quiénes hacen las solicitudes, sobre todo si son particulares, por supuesto", responden desde la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía, con competencias en materia de memoria histórica. Las fuentes consultadas por este medio no aclaran por el momento si podrían especificarle a Vox si se trata de familias o entidades las solicitantes.
La extrema derecha, que sustenta el Gobierno andaluz de PP y Ciudadanos, aprieta para que el Parlamento y el Ejecutivo regional asuman una narrativa concreta. Un franquismo sociológico que confirmó el portavoz de Vox en el Congreso, Iván Espinosa de los Monteros, al solicitar la derogación de la Ley de Memoria Histórica nacional y no condenar "ni la guerra civil ni el franquismo" porque eso es "materia para los historiadores", ha dicho.

Los crímenes del cabo Vadillo y el falangista Zamacola, al descubierto: relato vivo en las fosas de Benamahoma.


https://www.eldiario.es/andalucia/cadiz/Termina-exhumacion-franquismo-Benamahoma-adolescente_0_942455937.html


19 fosas comunes y 67 personas, con tres mujeres y varios sujetos preadultos, uno de 16 años. Son las cifras que presenta la intervención arqueológica desarrollada en el antiguo cementerio de Benamahoma (Grazalema, Cádiz) y que culmina con la excavación con más víctimas del franquismo exhumadas hasta ahora en zona rural de Andalucía.
El volumen de restos óseos localizados confirma las tesis que apuntaban testimonios orales e investigaciones históricas: la pequeña aldea fue, tras el golpe de Estado que provocó la guerra civil española, un lugar de ejecución donde fueron asesinados vecinos de Benamahoma y de poblaciones cercanas como Villamartín, El Bosque o Prado del Rey.
Este epicentro de la represión fascista en la sierra gaditana confirma de nuevo la pedagogía del terror aplicada en el genocidio fundacional de la dictadura de Francisco Franco. Andalucía es la región más castigada por estas matanzas golpistas, con un tercio de las víctimas de toda España.
La comunidad andaluza suma al menos 45.566 asesinados por los franquistas y arrojados a 708 fosas y cunetas, según el Mapa de Fosas oficial. Andalucía, por sí sola, supera de este modo los números de sangrientas dictaduras como la de Jorge Rafael Videla en Argentina o Augusto Pinochet en Chile.
Pero por el momento el nuevo Gobierno de PP y Ciudadanos en la Junta de Andalucía no ha activado la apertura de nuevos procesos arqueológicos para rescatar a personas ejecutadas por el franquismo.
Víctimas del franquismo en la fosa de Benamahoma (Cádiz). | JUAN MIGUEL BAQUERO
Víctimas del franquismo en la fosa de Benamahoma (Cádiz). | JUAN MIGUEL BAQUERO

Diputación de Cádiz, a pie de fosa

El equipo científico, contratado por la Diputación de Cádiz, ha culminado la tercera campaña de trabajo. La primera fase transcurrió de octubre de 2017 a febrero de 2018 y la segunda de junio a octubre del pasado año. Las dos primeras intervenciones sumaron 57 víctimas recuperadas de 16 fosas, completadas ahora con otros diez represaliados en tres nuevos enterramientos ilegales.
Los datos han sido comunicados a pie de fosa por la responsable de la delegación de Desarrollo Democrático de la Diputación, Lucía Trujillo (PSOE). El organismo provincial confirma que, ante la parálisis actual de la Junta de Andalucía, seguirá financiando estos trabajos de campo "con el objetivo de lograr la justicia que reclaman las familias de las víctimas y las entidades memorialistas".
En la misma línea se ha expresado el alcalde de Grazalema, Carlos García Ramírez (PSOE), que también ha visitado el viejo cementerio de Benamahoma, reconvertido en Parque de la Memoria. Tanto el Ayuntamiento como la Diputación tienden la mano "a todo aquel que busque a sus parientes y quiera cotejar su ADN con el de las víctimas", subraya.
Los huesos recuperados corresponden a unos 60 hombres, entre los que predomina la franja de edad entre 30 y 45 años. Además, se han recuperado los restos óseos de un adolescente de unos 16 años y de otros cinco individuos que apenas superan la veintena. También hay tres mujeres, mientras el análisis de uno de los esqueletos determinará el sexo que aún se desconoce. Gran parte de las víctimas presentan pruebas de muerte violenta, como fracturas perimortem y orificios de bala, como confirma a eldiario.es Andalucía el equipo científico dirigido por el arqueólogo Jesús Román y el antropólogo forense Juan Manuel Guijo.
Trabajo arqueológico en las fosas comunes de Benamahoma (Cádiz). | JUAN MIGUEL BAQUERO
Trabajo arqueológico en las fosas comunes de Benamahoma (Cádiz). | JUAN MIGUEL BAQUERO

La crónica genocida de los falangistas

El propio alcalde de Grazalema ha recordado junto a la fosa todavía abierta "las vivencias de vecinos que rememoraban el trágico final de sus familiares". Una crónica genocida que firmaron un grupo de falangistas conocidos como Leones de Rota, entre agosto y septiembre de 1936.
Pero en el pequeño pueblo gaditano no hubo guerra civil. Ni en la comarca, más allá de algunos conatos de resistencia. La fácil conquista del suroeste de España, clave en la postrera victoria fascista en la guerra civil, no evita que los golpistas pongan en marcha la estrategia de aniquilación del adversario social y político.
El propio régimen de Franco certifica por escrito aquel relato del terror ejecutado en Benamahoma. La matanza está recogida en el Procedimiento Sumarísimo Nº 1098 de 1940 incoado al cabo de la Guardia Civil Juan Vadillo. Lo cuenta Francisco Espinosa Maestre en uno de los capítulos del libro La Justicia de Queipo.
Vadillo es el máximo responsable de la carnicería y, tras varias denuncias anónimas, queda acusado de esos crímenes y condenado a 17 años de cárcel. Aunque el criminal solo responde ante la justicia franquista por un crimen: la violación y el asesinato de una mujer. El resto de las muertes quedan impunes y justificadas por la aplicación del Bando de Guerra, según consta en la sentencia.
Pero el cabo no es un lobo solitario. Tiene el animoso soporte de la centuria falangista Leones de Rota, liderados por Fernando Zamacola Abrisqueta. De sus terroríficas hazañas dan fe los propios criminales en la causa: "Asesinatos perpetrados por él mismo en personas menores de edad o de reconocida buena ideología, varios de ellos en personas del bello sexo con el exclusivo fin de violación por parte del citado Juan Vadillo Cano, y sobre saqueos e incautaciones verificados con el solo objeto de lucro".
"Ejecuciones y asesinatos, detenciones arbitrarias, desapariciones forzadas, saqueos, violaciones, amenazas, coacciones, torturas...", narra el arqueólogo Jesús Román. La memoria oral repite uno de estos crímenes: los falangistas ejecutan a una mujer "recién parida", que yace tirada a los pies de la iglesia junto a un grupo de asesinados. Pero está viva. Acaba arrastrándose calle abajo y los fascistas, avisados, siguen el rastro rojizo dibujado en el suelo hasta rematar a la mujer agonizante.
Es la historia que todos repiten en el pueblo. Aunque otros retuercen el caso. "El sepulturero la encuentra y la remata dándole con la pala en la cabeza". Cuentan "que la sangre se mezclaba con la leche" de aquella mujer "recién parida". Es la retahíla que traza las secuelas del terror. De la barbarie silenciada que el equipo arqueológico, con un proyecto de la Diputación de Cádiz, ha sacado del olvido recuperando los huesos de 67 víctimas del franquismo en 19 fosas comunes del antiguo cementerio de Benamahoma.