dijous, 29 d’agost de 2019

Los leoneses fusilados en el cementerio de la Almudena de Madrid desde 1939.

https://www.ileon.com/historia/guerra_civil/100406/los-leoneses-fusilados-en-el-cementerio-de-la-almudena-de-madrid-desde-1939


El verano de hace 80 años en la capital de España fue el de la victoria del bando sublevado, que se saldó con miles de fusilamientos en la tapia de la 'necrópolis del Este' de la ciudad. Recordamos a los leoneses que fueron condenados a muerte en la implacable represión de Franco tras la Guerra Civil, que se encuentran en las listas dadas a conocer por el Ayuntamiento de Madrid en 2018.

Cementerio de la Almundena de Madrid - Tapias de fusilamiento de republicanos tras la Guerra Civil
Cementerio del Este, o de la Almudena, de Madrid. Imagen: Google Street Wiew.
Jesús María López de Uribe | 25/08/2019 - 14:00h.
En mayo de 1939 las tropas sublevadas contra la Segunda República, comandadas por Francisco Franco, entraron finalmente en la capital de España tras casi dos años y medio de asedio de Madrid. Y no tardaron ni un día en empezar a ejecutar republicanos en los llamados 'juicios sumarísimos', fusilamientos, la mayoría concentrados en las tapias del cementerio de la Almudena, hasta el año 1945.
Una durísima represión que se llevó a todo tipo de personas por delante, por haber sido destacados miembros del bando republicano o por estar vinculados a él de alguna manera. Y entre ellos también había leoneses. En concreto 17, 16 hombres y una mujer, según el listado que hizo público el Ayuntamiento de Madrid de los represaliados tras la entrada de las tropas franquistas a Madrid desde 1939 a 1945.
La mayoría fueron fusilados entre el sangriento verano tras finalizar la guerra (6) y el año siguiente (4). Pero también fueron ajusticiados dos en 1941, otros dos en 1942 y los últimos tres en 1943. La gran mayoría vecinos de Madrid y alrededores, pero nacidos en la provincia leonesa.
Sus nombres se han podido localizar gracias a un estudio encargado por la Oficina de Derechos Humanos y Memoria del Ayuntamiento de Madrid que se hizo público en febrero de 2018. Calculan que casi tres mil personas (2.934 apunta en concreto) fueron ejecutadas desde inmediatamente después de que las tropas franquistas entrasen en la capital hasta 1945.
"De las casi 3.000 ejecuciones que se han documentado, el estudio revela que la inmensa mayoría se hicieron mediante fusilamiento en las inmediaciones del cementerio de la Almudena. Cada nombre que figura en el listado ha sido certificado mediante el asiento documental de la orden de inhumación correspondiente" en el archivo de la necrópolis, según se explica en esta noticia de Fátima Caballero en 'ElDiario.es'.

La mujer leonesa, fusilada cinco días antes que las Trece Rosas

De este grupo de leoneses destaca el ajusticiamiento el 31 de julio de 1939 de la única mujer: Visitación Blanco González. Una sirvienta de 39 años. El 14 de mayo de 1939 ingresó en la cárcel madrileña de Ventas, siendo fusilada el 31 de julio de 1939 junto a treinta y cuatro personas más en las tapias del camposanto del Este.
Era una de las 18 mujeres fusiladas antes de las 13 Rosas. Pero precisamente aquel último día de julio en que fue llevada al pelotón de ejecución en las tapias de la necrópolis de la Almundena había sido en el que más habían matado hasta el más conocido fusilamiento del 5 de agosto. Fueron seis condenadas a muerte contando a la leonesa.

Cinco hombres en 1939

Durante el año 1939 fueron ajusticiados sumarísimamente cinco hombres más nacidos en León. El primero, el bañezano Laureano Martínez Castro el 14 de junio. Trabajaba como chofer. Casado con tres hijos, ingresó en prisión el 16 de abril. Pasó por las cárceles de Yeserias, Torrijos y Porlier antes de ser llevado a la Almudena. Tenía 32 años.
Diez días después, el 24 de junio, lo fue uno con un cargo más evidente de causa de muerte para los falangistas. Ticiano García Echeverría, natural de León. Pintor. Policía. Jefe de la checa Marqués de Riscal. Posteriormente estuvo en el DECIDE (Departamento Especial de Información del Estado). Miembro de las Milicias de Vigilancia de Retaguardia, destinado en el Comité Provincial de Investigación Pública (Bellas Artes y Fomento). Fue condenado a muerte en consejo de guerra, siendo fusilado el  24 de junio de 1939 junto a ciento una personas más en las tapias del camposanto de la Almudena, entre ellos el Fiscal Jefe de la Audiencia de Madrid.
"Prisioneros 'rojos' capturados en Geras", se titula esta foto del 13 de septiembre de 1937 recién desclasificada por la Biblioteca Nacional.
"Prisioneros 'rojos' capturados en Geras". Foto de 1937 desclasificada por la Biblioteca Nacional.
Hay que irse a octubre para encontrar otro leonés, también con un cargo que le garantizaba la muerte durante las represalias de la Guerra Civil. Era Segismundo Nicolás Santos, matural de San Miguel de la Vieja (León) De el se sabe que era vecino de Madrid, con domicilio en la calle de Antonio Grilo. Sastre. 35 años. Casado. Sindicalista de la Unión General de Trabajadores (UGT) y miembro del Partido Comunista de España (PCE). Miembro de las Milicias de Vigilancia de Retaguardia destinado en el Comité Provincial de Investigación Pública (Bellas Artes y Fomento). Condenado a muerte en consejo de guerra junto a veinticinco personas más, en las tapias del cementerio de la Almudena.
El 23 de noviembre fue ejecutado José Fernández Sánchez, de 58 años. El único dato que se tiene sobre él es que era "guardia de seguridad".
Y el último del año 1939 fue Juan Sancho Rodríguez. Natural de Mata de la Riba. Comerciante de cuarenta y cuatro años. Fusilado el 4 de diciembre de 1939 junto a veintidós más.

Cuatro víctimas más en 1940

En 1940 continuaron las ejecuciones franquistas, pero hasta el 4 de mayo no cayó otro leonés en la injusticia de las represalias. Le tocó esta vez al joven astorgano Tomás Durán González, de 23 años. Estudiante de veintitrés años, que vivía en la calle Embajadores. Durante la guerra fue agente doble del Decide (Departamento Especial de Información del Estado) y fue policía en el destacamento de Florelia y miembro de la Brigada Especial del SIM (Servicio de Investigación Militar). Otro que por su trabajo era prácticamente imposible que librara, porque prácticamente los sublevados lo consideraban un comisario político.
El 28 de mayo fue fusilado el alcalde republicano de Leganés, Pedro González González (con 47 años), también de origen en la provincia de León ya que era nacido en Vegamán. Y hasta el mes de septiembre no 'cae' otro: Mariano Lagos González, Casado. Mecánico de 56 años. Conductor al servicio del Comité Provincial de Investigación Pública. Acusado de pertenecer a una brigadilla de Fomento, fue fusilado el día 13 junto a diecinueve personas más.

Diez años a sus familias para recoger los cadáveres, nadie los reclamó

Hasta el año pasado existían trabajos parciales sobre la etapa de represión franquista entre el fin de la Guerra Civil y la Segunda Guerra Mundial que inició el historiador Alberto Reig Tapia. Sin embargo "la dispersión de los documentos y las dificultades de acceso a los archivos —especialmente a los de la Empresa Municipal de Servicios Funerarios— impidieron a los historiadores realizar un listado completo, así como detectar errores en la transcripción de los nombres de los represaliados", según se explica en este artículo de 'El Plural' de Carlos Hidalgo.
La apertura de los archivos de la empresa funeraria de Madrid posibilitó acceder a las órdenes de enterramiento y a los registros necesarios para conocer los nombres de los fusilados, todos ellos firmados por el 'Auditor' o 'Auditor de Guerra'.
Lista de 'entradas' en el cementerio de la Almudena el 7 de agosto de 1939.
Lista de 'entradas' en el cementerio de la Almudena el 7 de agosto de 1939.
El encargado de dilucidar cuáles fueron los fusilados fue el equipo dirigido por Fernando Hernández Holgado que cotejó los archivos funerarios municipales con los registros estatales. La conclusión es que "todas las personas ajusticiadas fueron juzgadas sin garantías legales de ningún tipo, en consejos de guerra realizados al amparo del Estado de Guerra proclamado por el régimen franquista y que estuvo vigente hasta 1948".
Los familiares de las víctimas podían recoger los cadáveres en un plazo máximo de 10 años para reclamar los cadáveres y estaban obligados a celebrarles una misa y a enterrarlos "sin ningún tipo de boato". Al final "sólo se reclamaron 300 cadáveres, el resto serían trasladados al camposanto de Carabanchel e incinerados en los años cincuenta". No consta en esta investigación periodística que entre los leoneses se recuperaran los cuerpos.

Dos más en 1941

Hasta julio de 1941 hubo otro parón, pero el día 3 de ese mes era pasado por el pelotón de la muerte Godofredo Labarga Casado. Comunista. Natural de León. Guardia de asalto del cuartel de Pontejos (Madrid). Jefe de brigada. Detenido por la Junta de Casado, fue entregado a los franquistas. Otro imposible que pudiera ser perdonado por los franquistas, ya que estaba acusado de participar en la muerte de Calvo Sotelo. Lo fusilaron, con 33 años, junto a Domingo Girón, Guillermo Ascanio, Eugenio Mesón y diez comunistas más.
En ese mismo año, pero el 16 de diciembre, se sabe que también fue ajusticiado Isidro García Sierra, de 35 años, del que no se sabe más que era de la Mata del Curueño.

Otros dos en 1942

En 1942 le tocó el desgraciado turno a dos leoneses más. El 21 de marzo a Mateo Gallego Prieto. Sólo se sabe de él que tenía 30 años y que era de Tejados (en la Sequeda).
El 23 de abril, junto a siete más, fue fusilado el bañezano Miguel Pérez Fernández. Casado con 23 años. Organizador del partido socialista (PSOE) y de la UGT en Aravaca. Chófer de Ángel Pedrero, jefe del SIM. Estuvo destinado en el Batallón Alpino como agente del SIM. Detenido por los franquistas, fue recluido en el campo de concentración de Albatera, en el municipio actual de San Isidro (Alicante). Trasladado a Madrid, fue condenado a muerte en consejo de guerra, "acusado de participar en las muertes habidas en el lugar".

Los tres últimos, en 1943

En el listado sólo faltan tres nacidos en la provincia de León, que serían Felipe Sánchez Sierra, de 37 años y de Olleros de Sabero, también fusilado el 17 de febrero de 1943. Éste emigró de niño con sus padres a los Estados Unidos de América. De tal manera que su hermano pequeño nació en Arizona, pero vinieron a luchar y fue disparado en las tapias de la Almudena, mientras que el 'americano' murió en las cárceles franquistas.
El 26 de junio Aureliano González González, de Tolibia de Arriba, fue puesto delante del pelotón de ejecución. Sólo se conoce de él que era dependiente de comercio y tenía 25 años.
Y por último, al menos en ese listado, Domingo Guitián Sastre. Comunista. 58 años. Se afilió al PCE en 1937, alcanzando el grado de teniente durante la guerra. Estuvo destinado en la checa de San Lorenzo. Detenido por los franquistas, fue fusilado el 10 de diciembre de 1943, junto a Carlos Bayo, en las tapias de la necrópolis del Este de Madrid.
Estos son los leoneses (al menos de nacimiento) que constan como ajusticiados sin un juicio que pudiera considerarse dentro de la legalidad democrática de hoy en día. Pero los historiadores tampoco descartan que hubiera otras ejecuciones en ese periodo. En este informe histórico de Fernando Holgado se puede conocer más sobre ese terrible momento que vivió España y de los miles y miles de muertos que causó la represión de los vencedores.