dissabte, 2 de desembre de 2017

Francisco Pimentel. MEMORIA / 4 DE DICIEMBRE


https://www.facebook.com/groups/368557283171702/permalink/1910383578989057/


Secció de notícies

MEMORIA / 4 DE DICIEMBRE 

(Publicado en Ronda Semanal el Sábado 02.12.2017)
Aquel 4 de Diciembre del 1977 estábamos en la manifestación de Málaga con nuestros tres hijos, igual que tantos cientos de miles de andaluces con los suyos porque era nuestra fiesta de recuperación de la memoria de Andalucía y sus símbolos después de la negra noche de la dictadura del franquismo.
Estábamos a 100 metros de Caparrós cuando lo mataron. Se produjo una terrorífica dispersión en todas direcciones. Por fortuna una compañera de partido vivía allí al lado y nos refugiamos en su casa. Al menos los niños estaban a salvo. Bajé a la calle y había una situación muy rara, dicotómica, porque mientras la zona del crimen estaba desierta, habiendo huido todos para cualquier sitio, muchos empujaron hacia la zona de la cabecera donde ya llevaban rato dando su mitin los “dirigentes” y seguían con sus engoladas proclamas sin haberse enterado de nada.
Se creó una Comisión de Investigación que no sirvió para nada y que ahora aparece como con mucha importancia y con mucho rodeo y andan enredados algunos “políticos” para nada porque a esa comisión no fue casi nadie a declarar. Yo fui uno de los pocos que lo hizo y los comisionados tenían cara de palo y falta de empuje. La verdadera investigación es seguro que la hizo la Guardia Civil y es donde tiene que estar con detalle la descripción de lo ocurrido.
Pero todo empezó en Ronda cuando en 1918 Blas Infante y los primeros andalucistas decidieron hacer aquí la Asamblea porque Ronda era el corazón de Andalucía, el centro del latir apagado de Al Andalus, de la Bética, de Tartessos, del Jardín de las Hespérides, de la Atlántida.
No es casualidad que Blas Infante eligiera Ronda ni que fuera el sitio donde cuajaron los símbolos de Andalucía: la bandera y el escudo, también el himno. Andalucía ha sido una gran creadora de mitos y símbolos universales basados en la representación de la brillante realidad de su gente que irradia luz.
Cuando yo era muy joven mi padre me contaba retazos de sus vivencias, recuerdo una sobre la Asamblea de Ronda. Aunque él tenía 4 años, estuvo con mi abuelo y me contaba lo que allí pasó reviviéndolo en primera persona, tal fue la fuerza que aquel acto infundió en el pueblo. Me contaba como el Teatro Espinel estaba a rebozar, que no cabía ni una persona más y había miles de rondeños y andaluces venidos de todas partes que llenaban la explanada de delante. La euforia fue desbordante, con vítores, aplausos, cantes y banderas que después de terminado el acto recorrieron las calles de Ronda con gran júbilo y celebración como una gran fiesta.
Se trató de la primera asamblea regionalista andaluza después de la fundación en 1916 del primer Centro Andaluz en Sevilla y la Revista Andalucía. En la asamblea los temas fueron centralismo, caciquismo, hambre y pan, y se reclamó la autonomía de la Patria Andaluza ante la Sociedad de Naciones. En ella se llama a Andalucía país y nacionalidad. Cuando leemos y recorremos nuestra historia desde muy antiguo nos damos cuenta del gran trabajo de investigación e intuición que Blas Infante hizo para concretar el diseño de los tres símbolos de nuestra iconografía: la bandera, el escudo y el himno. Pero hay otros que son los creados por el pueblo como referencias: el Círculo de Artistas, el Teatro Espinel, Ronda y ahora el 4 de Diciembre que vuelve con la fuerza de la memoria.
Francisco Pimentel
asociacionmemoriahistoricaronda@yahoo.es
Facebook: Memoria Histórica Ronda
stra'm més reaccions