divendres, 1 de desembre de 2017

Un documental localiza supervivientes de las colonias escolares de Xàtiva en la Guerra Civil

http://www.levante-emv.com/costera/2017/11/25/documental-localiza-supervivientes-colonias/1646804.html


El audiovisual, basado en un trabajo del profesor Vicent Torregrosa, repasa la vida en estos "espacios de paz" 80 años después

25.11.2017 | 22:04
Un documental localiza supervivientes de las colonias escolares de Xàtiva en la Guerra Civil
Un documental representa un tratamiento creativo de la realidad. Sus personajes, a diferencia de las ficciones, existen también fuera del propio filme; antes, durante y después. En el caso de los documentales históricos, coincidir en el tiempo con los personajes no es tan común. No obstante, hay algunos, sobre nuestro pasado más cercano, que cuentan con el lujo de los testimonios en primera persona. Es el caso de Infància i guerra. El documental, firmado por Jaume Bayarri y Paella Productions con la colaboración de la Diputació de València, recoge los testimonios de los niños (hoy nonagenarios) que fueron trasladados durante la Guerra Civil Española a las colonias escolares de Xàtiva y sus alrededores. Lugares en los que no solo se acogía a los niños de forma provisional, sino que también sirvió para introducir un revolucionario sistema de enseñanza en el que el compromiso social y político se unía con el ideal revolucionario republicano y la simbiosis con el medio más próximo, la naturaleza y la salud.
«El objetivo de las colonias era formar en todas las facetas a ciudadanos de la República». Son las palabras del profesor Vicent Torregrosa, autor del trabajo que supone la base de Infància i Guerra: el libro República, Guerra Civil i Educació (Matéu Editors, 2015, y reeditado en 2017 por la Diputació de València). En él se desglosan las políticas educativas de la ciudad de Xàtiva durante los años de la II República y la Guerra Civil Española, y su segunda parte se centra en las colonias escolares donde fueron acogidos centenares de niños procedentes del frente bélico, fundamentalmente de Madrid. Unos «espacios de solidaridad con la infancia», según la definición del mismo Torregrosa. Aunque él prefiere la definición que dio Justa Freire, directora del centro de El Perelló, en su momento: «espacios de paz en tiempos de guerra».
El balneario de Bellús, convertido ya en centro de recepción de menores dos meses después del estallido de la Guerra Civil, acogió a un total de 411 niños y niñas, según el censo investigado por Torregrosa. Era la colonia más importante de la zona y una de las más grandes de España en cuanto al número de refugiados, pero no la única en los alrededores de Xàtiva. Hasta 65 menores más fueron acogidos en lo que entonces se conocía como la finca de El Palomar —actualmente El Puig, en el cerro coronado por la emita del mismo nombre—, y también hay registros en otras haciendas de la zona, como la Casa de Sento el Gros.
Torregrosa destaca la importancia que guardan en su obra los dibujos de aquellos niños, que ha querido plasmar en su ensayo. Esos trazos de los niños en las páginas de República, Guerra Civil i Educació son ahora testimonios de ancianos en Infància i Guerra, que recuerdan con cariño cómo la población de Xàtiva les acogió con los brazos abiertos. Torregrosa destaca dos hechos a este respecto: el recibimiento que se les brindó a su llegada, con fiesta local incluida, y el altísimo presupuesto destinado al mantenimiento de dichas colonias, que superaba en mucho a otros «proyectos emblemáticos» del consistorio de Xàtiva, en palabras del investigador. Por ejemplo, la habilitación de la Policlínica del Pueblo contaba con una inversión de 89.000 pesetas, frente a las más de 142.000 dedicadas a las colonias de El Puig y de Bellús.

Un trabajo conjunto

Para Vicent Torregrosa, la publicación de República, Guerra Civil i Educació ya fue la «culminación a un trabajo de muchos años», con un exhausto trabajo de documentación detrás. Verlo ahora plasmado en formato audiovisual es ir un paso más allá: «Para un investigador es importantísimo que su trabajo se divulgue. Y el formato audiovisual, queramos o no, supone democratizar la investigación, hacer que llegue al gran público». Y empatizar con él, con los testimonios de los residentes en aquellas colonias, a los que no ha sido fácil encontrar, según recuerda Torregrosa. El documental rodado por Bayarri, además, ha contado con la colaboración de catedráticos de Educación e Historia como Alejandro del Pozo, que han podido ampliar la historia ya contada en República, Guerra Civil i Educació. Un «trabajo coral» con «muy buena pinta», afirma Torregrosa. El resultado: a finales de año.