dimecres, 24 d’abril de 2013

SAN ISIDRO. Miguel llega al campo de trabajo


http://www.laverdad.es/alicante/v/20130421/orihuela/miguel-llega-campo-trabajo-20130421.html

El legado del poeta cabrero retumbó en el extinto campo de trabajo de San Isidro. Sobre el monumento a Miguel Hernández cientos de personas tomaron el primer descanso de la segunda jornada de la Senda del Poeta. Los primeros versos del día se escucharon a pocos metros de lo que fue un campo de concentración franquista, donde «la represión fue con la fuerza y contra el pensamiento», destacó uno de los participantes en la lectura poética.
El espíritu hernandiano sigue fuerte en la ideología de los participantes, que escucharon parte de las andanzas del universal poeta oriolano. Mochileros jóvenes y veteranos conocieron de cerca el legado republicano en tierras de la Vega Baja antes de partir hacia Crevillente. No en vano en este pueblo todavía pervive el sufrimiento que se ocasionó al término de la Guerra Civil, y para recordarlo las banderas republicanas arboleaban en la zona habilitada para el descanso matutino.
La marcha comenzó pronto, sobre las nueve de la mañana, desde el pabellón Santiago Sanz de Albatera, donde los caminantes guardaron descanso la pasada noche. Algunos atrevidos durmieron más tarde que otros, pero la primera velada se desarrolló con total normalidad. Por la mañana, la Senda recogía a sus primeras víctimas, las menos acostumbradas a desplazarse a pie como era lo más común a principios del siglo XX. Los voluntarios de Cruz Roja auxiliaron a los senderistas cuyos pies tenían memoria y se acordaban de los más de veinte kilómetros recorridos durante el primer día. Los sanitarios resolvieron las primeras magulladuras para que los senderistas más perjudicados pudieran continuar la marcha.
El almuerzo en San Isidro fue más ligero que en otras ocasiones, pero las rimas de Miguel siguieron igual de contundentes. Los jóvenes acamparon durante unos minutos en el polideportivo municipal para tomar un refrigerio y un niño de La Matanza empezó el recital de poesía con voz quebrada.
Antes el concejal de San Isidro, Damián Sabater, quiso advertir de que «quieren separar la persona que fue Miguel Hernández de su obra, pero ambas partes van en común». El sanisidrense recordó que la fidelidad de Hernández a sus ideas fue «lo que llevó a la cárcel y a la muerte, pero nunca quiso retractarse de lo que pensaba». Con este arrojo del poeta homenajeado trató Sabater de insuflar ánimos a los participantes en la actividad
Miembros del Centro Oriol continuaron sus vivencias por la localidad de las palmeras, al igual que otros senderistas que quisieron continuar. El grueso de la expedición se vio mermado en la segunda jornada pero muchos son los que repiten la experiencia hasta llegar a Elche.
En la jornada de hoy la comitiva rendirá culto a la figura de Miguel Hernández sobre su tumba en el cementerio de Alicante. Un broche final para otra andanza de jóvenes que se retrotraen al pasado para vivir a cada paso la vida de este literato universal.
Miguel llega al campo de trabajo
Un grupo de jóvenes senderistas durante la parada en San Isidro antes de continuar el periplo hacia Crevillente. ::ALBERTO ARAGÓN