divendres, 31 de juliol de 2015

Las huellas del franquismo en Valencia





El PP solo aceptó retirar a Franco el título de alcalde honorífico tras una orden judicial


LAURA L. DAVID / VALENCIA
MIÉRCOLES, 29 DE JULIO DEL 2015 - 14.36 H
Fachada del colegio San Juan de la Ribera de Valencia, con el escudo franquista.
La avenida del Barón de Cárcer aún parte hoy en dos el céntrico barrio valenciano de Velluters. Comienza en el Mercat Central y desemboca en la plaza de San Agustín, donde dan inicio la mayoría de las manifestaciones. Aunque muchos vecinos lo desconocen, el Barón de Cárcer fue el primer alcalde franquista de la ciudad (1939-1943). Una treintena de nombres como el suyo resisten todavía en las calles de la que fuera, antes que Barcelona, capital de la Segunda República, pese a que el consistorio aprobó retirar el título de alcalde honorífico a Franco.
Perdura, por ejemplo, la calle del General Urrutia, militar sublevado en Zaragoza en 1936, o la del Comandante Franco, hermano del dictador, que bombardeó varias veces Valencia. También la vía Ramón Contreras, cofundador de Falange Española. Y el Grupo Antonio Rueda, un conjunto de calles dedicado a falangistas "caídos por Dios y por la patria".

PRESIÓN DE LA OPOSICIÓN

La retirada del título de alcalde honorífico a Franco sucedió solo después de que un juez obligara al ayuntamiento que gobernó por la popular Rita Barberá a hacerlo. Compromís ganó un recurso contencioso-administrativo, después de que toda la oposición lo exigiese en reiteradas ocasiones y el pleno, con la mayoría absoluta del PP, siempre lo rechazase con el recurrente argumento de "no hurgar en las heridas del pasado". Sin embargo, la pérdida del título para el dictador 37 años después es solo un pequeño paso. Franco aún detenta la medalla de oro de la ciudad y otra treintena de personajes ligados al alzamiento militar de 1936 y al régimen posterior aparecen en el cuadro de honores del ayuntamiento.
En septiembre del 2012, el entonces vicealcalde, Alfonso Grau, aceptó de forma parcial una moción de Esquerra Unida y planteó a la oposición que si tenía conocimiento de estos honores y símbolos los llevaran a la comisión de Cultura y, si contravenían la ley, se retirarían. "No podemos permitir que el callejero y el cuadro de honores sean rehenes de personas que no están a favor de la democracia", sostuvo entonces el coordinador del Grupo para la Recuperación de la Memoria en Valencia, Matías Alonso.

AUTORIDADES REACIAS

¿Pervive en Valencia más simbología franquista que en otros lugares? "No hay duda de que el régimen de Franco quiso hacer más patente su victoria en las ciudades donde se le opuso más resistencia, pero, además, en Valencia, quienes están en las instituciones dicen con la boca pequeña que no son nietos ni herederos del franquismo, pero son muy reacios a eliminar todos sus trazos y muy cicateros con las personas con las que hemos querido recuperar su memoria", opinaba en octubre del 2012 Antonio Montalbán, regidor por Esquerra Unida entre 1999 y el 2007.
Más allá de las nomenclaturas oficiales, la herencia franquista sigue presente en otros espacios de la ciudad. El propio Franco ordenó pintarse en el retablo del altar mayor de la céntrica Iglesia del Carmen. Y ahí sigue. Y el colegio público Teodoro Llorente está presidido por un escudo con un águila imperial que, aunque habitualmente tapada por alguna pancarta, da la bienvenida al centro. Igual que en el San Juan de Ribera.
Y no es solo la capital. También La Pobla de VallbonaFoios,Benaguasil, MelianaXàtivaAlgemesíCastellón... En numerosas localidades de la Comunidad Valenciana se mantienen símbolos y honores que ensalzan la dictadura franquista, por los que el Tribunaal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana ha abierto ahora diligencias a la exalcaldesa Barberá tras una denuncia de los socialistas.