dissabte, 5 de gener de 2019

Las investigaciones elevan a 3.634 las víctimas del franquismo en Nafarroa en el 36

https://www.noticiasdenavarra.com/2018/12/28/sociedad/navarra/las-investigaciones-elevan-a-3634-las-victimas-del-franquismo-en-el-36



La 10ª edición de ‘Navarra 1936. De la esperanza al terror’ de Altaffaylla recoge las actualizaciones de 32 años de trabajo de campo y proporciona la lista final de fusilados y represaliados en Navarra
TXUS IRIBARREN / UNAI BEROIZ - Viernes, 28 de Diciembre de 2018 - Actualizado a las 06:00h
Esparza, Itziar Munarriz (Amapola del Camino) y Gastón. En el acto tambien estuvo Fermin Balentzia.
Esparza, Itziar Munarriz (Amapola del Camino) y Gastón. En el acto tambien estuvo Fermin Balentzia. (Unai Beroiz)
Esparza, Itziar Munarriz (Amapola del Camino) y Gastón. En el acto tambien estuvo Fermin Balentzia.
“Navarra estuvo a la vanguardia del movimiento social por la memoria y ahora lo es en el nivel institucional”
PAMPLONA- Tras diez ediciones actualizadas y 32 años de investigaciones a pie de pueblo y archivo en las que han participado miles de navarros y navarras de a pie y una larga serie de historiadores, el nuevo volumen de Navarra 1936. De la esperanza al terrorpublicado por Altaffaylla no sólo se ha consolidado como un libro de referencia en la recuperación de la memoria histórica sino que ha logrado recopilar cuantitativa y cualitativamente lo que ya puede darse como una foto casi definitiva de la represión franquista tras el golpe de Estado del 36 en Navarra. Según sus últimos cálculos, el número de víctimas mortales entre fusilados y otros fallecidos ascendería a 3.634 personas, una cifra muy elevada para no haber frente de guerra en la Comunidad Foral y que queda muy lejos de los 1.160 de los que hablaba el general Salas Larrazabal y acercándose a los 4.540 navarros muertos en el frente de batalla entre falangistas, requetés y soldados regulares del ejército franquista.
Esta es una de las principales aportaciones de la décima edición de este trabajo que ayer fue presentado por el editor José Mari Esparza, el responsable del Instituto de la Memoria del Gobierno de Navarra José Miguel Gastón (que ha colaborado con esta edición comprando un centenar de ejemplares para distribuir en la red de bibliotecas) y diferentes representantes de asociaciones memorialísticas. El libro incluye, no obstante, nuevos y sugerentes apartados como aquel que reconstruye una dura y surrealista historia del circo Anastasini, al que el golpe de estado sorprendió en Lodosa y cuya gran parte de la plantilla fue represaliada.
José Mari Esparza explicó en lo relativo al apartado de los datos que la cifra global sale de actualizar y completar los 2.937 muertos incluidos en la novena edición con una serie de nuevas aportaciones y revisiones de listados y cantidades. Así, los navarros y residentes en Navarra ejecutados por los “nacionales” serían 3.034. A ellos hay que sumar originarios de otras comunidades (de la CAV, riojanos, aragoneses...) fusilados en suelo navarro, bloque con el que se llegaría 3.275 víctimas. “Si añadimos además los 359 muertos por enfermedades y maltratos, la cifra total sería de 3.634”, concluyó al tiempo que explicaba que de este volumen se han retirado una docena de nombres que estaban repetidos con distintas grafías... José María Esparza, que puso en valor tanto el papel de Navarra desde el inicio en el ámbito de la movilización social por la recuperación de la memoria histórica y ahora en el nivel también institucional, lamentó que la Transición continuara con el manto de silencio del franquismo sobre estos hechos. José Miguel Gastón, por su parte, reafirmó el compromiso programático el actual Gobierno por la recuperación y la difusión de lo sucedido en la Guerra Civil para enmarcar el respaldo del Ejecutivo a esta publicación.

LIBRO HOMENAJE
La historia de un libro con historia. ‘Navarra 1936. De la esperanza al terror’ no es un libro cualquiera. Es “el libro” sobre la represión franquista en Navarra. Así lo pusieron de manifiesto todos los asistentes al acto de presentación en el que también se tuvieron palabras de agradecimiento para algunos de sus precursores entre los que destaca la figura de José María Jimeno Jurio, aunque la lista es larga. En cualquier caso lo que se puso en valor fue sobre todo el ejercicio de trabajo colectivo, pueblo a pueblo, que supuso esta iniciativa con la que la sociedad civil fue muy por delante de las instituciones y partidos en años especialmente duros además como los 70 y 80. Por eso esta 10ª edición quiere ser un homenaje a todos ellos aunque llegue “tarde”.