dilluns, 30 de setembre de 2013

Ante el Informe Preliminar del Grupo de Trabajo de la ONU sobre Desapariciones Forzadas

El Grupo para la Recuperación de la Memoria Histórica coincide plenamente con el Informe Preliminar emitido por el Grupo de Trabajo de la ONU sobre las Desapariciones Forzadas, con la satisfacción de que algún párrafo coincide literalmente con el correspondiente de nuestra Declaración ante el mismo.

En las dos sesiones a las que asistimos (Madrid y Barcelona), pudimos constatar la enorme asignatura pendiente; centenares de personas prácticamente agotaban el tiempo total de las comparecencias sólo para exponer telegráficamente su caso, algo que de seguro habrá sorprendido a quienes venían a España creyendo en la sinceridad de las declaraciones oficiales que no hicieron sino falsear la realidad, su inacción e incluso hostilidad hacia las víctimas desaparecidas y las víctimas vivas que aún las buscan.

Estamos seguros que estos investigadores se llevan una impresión muy diferente a las ideas con las que vinieron, y es la gran cantidad de historias inconclusas por toda la geografía española, un inmenso mapa del dolor y resignación en que aún viven miles de personas de todas las edades del que no hay conciencia clara en la escena internacional.

Saludamos y apoyamos las primeras recomendaciones al Gobierno español, que entre líneas contienen una severa reprimenda y desmentido en cuanto a sus cínicas declaraciones del pasado 30 de agosto con motivo del Día Internacional de las Víctimas de Desaparición Forzada. Al mismo tiempo advertimos a este Organismo que tenemos ya demasiadas pruebas de que la derecha española desprecia olímpicamente todo lo que no sea planteado con firmeza, firmeza democrática que obligue a una acción concreta; animamos a que la ONU encuentre un mecanismo idóneo que impida la clásica insumisión casi generalizada incluso hacia leyes en vigor como la de la Memoria Histórica.

Y sobre todo instamos a una acción que además de ejempler sea rápida y eficaz, la que necesitan miles de ancianos que ni siquiera pudieron acudir a declarar por su avanzada edad, colectivo que por las condiciones en que tuvo que sobrevivir no dispone ni de dinero ni, mucho menos aún, de tiempo.

Matías Alonso Blasco
Coordinador
Grupo para la Recuperación de la Memoria Histórica
(Fundació Societat i Progrés - Valencia)