dijous, 1 d’octubre de 2015

Hoy hay 84 años, en la IIª República Española, que las mujeres conquistaron su derecho a votar.


http://elpais.com/diario/2006/10/01/sociedad/1159653608_850215.html?id_externo_rsoc=FB_CM


75 AÑOS DEL VOTO DE LAS MUJERES

Ellas consiguieron votar

Una exposición revive la batalla que libraron las mujeres en la República para que se aprobase su derecho al sufragio


Costó arrancarlo. Después de varios días de feroces discusiones en el Congreso, el 1 de octubre de 1931 las Cortes Constituyentes aprobaron el sufragio femenino. "¡Viva la República de las mujeres!", gritó un diputado despechado. "¡Viva la República, que también es de las mujeres!", le replicó una señora. Setenta y cinco años después, el Instituto de la Mujer presenta una exposición en los jardines de la estación de Atocha que recuerda este logro y recoge las más importantes asociaciones de mujeres de la época. La estrella es Clara Campoamor, bajo el trasfondo y el recuerdo de las sufragistas norteamericanas e inglesas. Diversas organizaciones feministas también desgranarán otros actos sobre la figura de Campoamor y el logro histórico del sufragio femenino.

Otro diputado apostilló que la mujer era todo pasión y emoción, sin espíritu crítico
Sólo había 40 votos por medio: 161 votos a favor y 121 en contra. Ni se restringía ese derecho como querían algunos ni se aplazaba hasta que las españolas, muchas de ellas ancladas en la sumisión al marido y la obediencia al confesor, sintieran suya la República y estuvieran preparadas, como había pedido la diputada radical-socialista Victoria Kent. La hoy abogada María Telo, entonces una estudiante de 16 años que iba a cursar Derecho al año siguiente en la Universidad de Salamanca, recuerda aquel primer hito en la historia de las mujeres: "El debate acaparó la atención nacional. Lo seguí por las estupendas crónicas de Josefina Carabias. El voto fue lo primero que consiguió la mujer. Seguía siendo una eterna menor respecto al marido y no tenía personalidad jurídica, pero al menos podía votar", señala Telo. Sabe bien de lo que habla: las incipientes esperanzas de cambio para la mujer quedaron ahogadas por la Guerra Civil y la dictadura. Habría que esperar a 1975 para que la española obtuviera plena capacidad jurídica.
El padre de María Telo, notario, quería que la niña hiciera también notarías, así que en su casa agradecieron que la República permitiera a la mujer opositar a este cuerpo del Estado. Antes, en tiempos de Miguel Primo de Rivera, las escasas estudiantes de Derecho, las pioneras, tenían cerrada esta salida. Pero poco le duró a María Telo la llamada familiar a perpetuar la notaría. Al acabar Derecho, vino el golpe militar del 36, la Guerra Civil, y la dictadura impuesta por los vencedores. Las oposiciones a notarías y otras salidas profesionales volvían a estar vedadas a la mujer. María Telo se olvidó de las oposiciones y abrió despacho de abogada. Si tenía clientes podía ejercer, le dijeron y, qué curioso, los tuvo. A la falangista Mercedes Formica le había ocurrido lo mismo: había ganado la guerra, pero no podía entrar en la carrera diplomática. Formica y Telo fueron de las primeras abogadas que abrieron bufete en el Madrid de la posguerra. Con los años, Formica ayudó a eliminar algunos de los más chirriantes privilegios masculinos, con la reforma de 1958, llamada en su honor reformica.
Por entonces María Telo había conocido ya personalmente a Clara Campoamor en un congreso de la Federación Internacional de Juristas, celebrado en Bruselas en 1958. Se generó una gran complicidad y, a través de la Asociación de Mujeres Juristas, Telo prosiguió las reivindicaciones feministas pendientes en el campo del Derecho.
"Si Campoamor no hubiera empleado todos sus recursos de oratoria y su convicción, el voto podría no haber salido, a pesar del compromiso republicano", reconoce María Telo. Ya era una paradoja que la mujer pudiera ser elegida y no pudiera elegir. El Gobierno republicano había autorizado el 8 de mayo de 1931 que las mujeres (y los sacerdotes) pudieran presentarse en las candidaturas, pero el voto se postergaba a una futura discusión en las Cortes. Campoamor se presentó por el partido Radical y Victoria Kent por el radical-socialista. Fueron elegidas. Meses después, Margarita Nelken recibía el acta de diputada socialista por Badajoz y se incorporaba al Congreso.
Clara Campoamor era la única mujer en la Comisión Constitucional y se quedó de piedra cuando el artículo que debía consagrar la igualdad entre hombres y mujeres terminaba así: "Se reconoce, en principio, la igualdad de derechos de los dos sexos". ¿En principio? Campoamor tenía 43 años, había estudiado Derecho en la treintena, era una mujer hecha a sí misma, y muy tenaz. "Le preocupaba que ese matiz, copiado de la Constitución de Weimar, fuera un obstáculo para el sufragio femenino", rememora Telo. En principio, no fue así: todos los partidos apoyaron el voto en la Comisión, pero dieron un vuelco en la discusión en la Cámara. José Álvarez Buylla, compañero de partido de Campoamor, abrió la caja de los truenos al asegurar que darle el voto equivalía a poner "en sus manos un arma política que acabaría con la República".
Otro diputado apostilló que la mujer era toda pasión y emoción, sin espíritu crítico. Hubo enmiendas peregrinas, como la de elevar la edad electoral de la mujer a los 45 años o aplazar el ejercicio del voto femenino. Esta última postura la defendió Kent, convencida de que no era oportuno dar en ese momento un derecho en el que sin embargo creía. La votación salió y el 14 de octubre las damas del Lyceum Club celebraban el triunfo.
Campoamor murió en 1972, tres años antes que Franco. Con la Constitución de 1978 y la ley del divorcio de 1981, se extinguieron los últimos flecos discriminatorios.