dijous, 4 de febrer de 2016

FIN DE LOS TRABAJOS DE EXHUMACION EN EL CEMENTERIO DE GUADALAJARA. Y otras.

https://www.facebook.com/cronicasapiedefosa/posts/1655043021379951




FIN DE LOS TRABAJOS DE EXHUMACION EN EL CEMENTERIO DE GUADALAJARA.

Bilbao,  1 de febrero de 2016.
Afortunadamente en este último mes las noticias sobre exhumaciones llenan las páginas de los medios de comunicación. En CRONICAS A PIE DE FOSA ya hemos informado de las exhumaciones de combatientes republicanos en Larrabetzu (Bizkaia) y del comienzo de los trabajos en el cementerio de Guadalajara y más recientemente de los de Olabe (Navarra). Hoy nos toca hablar en primer lugar de las del cementerio de Guadalajara.
Después de 15 días de arduo trabajo a cargo de los experimentados miebros de la Asociacion para la Recuperación de la Memoria Histórica ARMH, los trabajos de exhumación han concluído con la recuperación de 22 cuerpos de una de las fosas comúnes del cementerio de Guadalajara.
Poco a poco y día tras día se han ido exhumando, uno tras otro, los restos de 22 personas asesinadas por el régimen franquista que después fueron arrojadas al fondo de una fosa con la intención de que la historia las olvidara. Sin embargo eso no ocurrió y siempre estuvieron en la memoria de sus familias.
Una de esos familiares es la hija de Timoteo Mendieta, Asunción Mendieta de 90 años, que después de 80 años, ha conseguido gracias a la “querella argentina” una orden judicial, la primera que se realiza en España, para exhumar a su padre y a los 21 que estaban colocados encima de él en esa profunda fosa.
A pesar de todo el esfuerzo realizado y la inmensa satisfacción del deber cumplido, ARMH sabe que no todo el trabajo esta completado. A derecha e izquierda de esa fosa ya exhumada hay otras fosas con centenares de cuerpos allí enterrados, aesinados de la misma forma y por la misma causa, la libertad, pidiendo a gritos ser recuperados.
12541053_438431742948048_3836931367735178152_n
Asunción Mendieta con René Pacheco, director técnico de la exhumación y arqueológo. (Imagen ARMH)
160128-Exhum-Guadalajara-TMendieta-14-624x416
Trabajos de exhumación en el fondo de la fosa del cementerio de Guadalajara. (Imagen ARMH).

IMAGENES PARA LA HISTORIA.

Bilbao, 28 de enero de 2015.
Hoy tenemos el honor de publicar por primera vez una serie de 4 fotografías inéditas de la guerra civil en el País Vasco, realizadas en fecha desconocida, por autor desconocido y protagonistas desconocidos.
Nos han sido facilitadas por la buena amiga Mireia Argoitia y pertenecen al archivo privado de la familia , de su madre Marian y su tia Ana IBARROLAZA OTXOA de Bizkaia.
Gracias por este documento histórico que los lectores e investigadores sepan apreciar.
Cualquier persona que pueda aportar datos sobre los protagonistas de las imágenes, uniformes, armas y posible situación de las instantáneas, se ponga en contacto con nosotros.
IMG-20160128-WA0005
IMG-20160128-WA0006
IMG-20160128-WA0007
IMG-20160128-WA0008
Imagenes propiedad de la familia IBARROLAZA OTXOA.
Prohibido el uso de estas fotografías sin citar las fuentes de propiedad y publicación de CRONICAS A PIE DE FOSA.

PROSPECCION ARQUEOLOGICA DE LA GUERRA CIVIL.

Bilbao, 27 de enero de 2016.
Hoy ha sido un buen día para rastrear los montes de Larrabetzu (Bizkaia) de la mano de los compañeros Kepa GanuzaMikel DiegoIñaki Juaristi e Iñaki Rebolledo de la asociaciónEUSKAL PROSPEKZIO TALDEA de ARANZADI.
El motivo de los rastreos son la prospección sistemática de las zonas del Monte Urkullu, cresta en la que hubo combates previos a la toma del famoso Cinturón Defensivo de Bilbao o como es conocido mas comúnmente “Cinturón de Hierro”, en busca de evidencias metálicas, por medio de la detección electromagnética, de objetos pertenecientes a combatientes que aún puedan estar enterrados desde la pasada guerra civil hace ya 80 años.
Lo más importante es el tratar de localizar más restos humanos de combatientes a través de sus objetos personales o munición asociada al enterramiento.
La meta final es la búsqueda de placas de identificación con el número de combatiente impreso, hebillas de cinturón de gudari del Eusko Gudarostea (Ejército de Euskadi) o de otros cuerpos de milicianos republicanos o de cualquier otro combatiente. Hallados los objetos cabe la posibilidad que junto a ellos haya restos humanos ocultos a la vista.
Gracias a estos trabajos, amparados por el Gobierno Vasco y dirigidos por Aranzadi, ya se ha conseguido dar con los restos de 4 combatientes, entre ellos el de Ramón Portilla Acedo, exhumado el pasado 16 de enero y localizado gracias a su placa de identificación y otras pertenecías por un aficionado a la detección que denunció el hallazgo al encontrar restos óseos junto a los objetos.
El resto de los combatientes localizados han sido de la mano de estos héroes modernos de Euskal Prospekzio Taldea, que dedican desinteresadamente su tiempo libre y dinero en ayudar a las familias de los combatientes desaparecidos en aquella cruenta guerra.
Hoy no hemos encontrado más que “txatarrilla”, multitud de casquillos de fusil de varios calibres y procedencias, balas disparadas, fragmentos de metralla de obuses, algún fragmento de granada y una piqueta de sujeción de alambrada de trinchera. Y mi primer hueso, lástima que era simplemente de animal.
Nota.- Se ha cumplido con la normativa vigente en cuanto al uso de detectectores de metales en la Comunidad Autónoma del País Vasco con relación a la posibilidad de hallazgos de interés histórico o arqueológico.
Material gráfico propiedad de CRONICAS A PIE DE FOSA.

TERCERA EXHUMACION DE UN COMBATIENTE EN LARRABETZU (BIZKAIA).

Bilbao. 24 de enero de 2016.
Aunque ya parezca retórico, nuevamente la localidad bizkaina de Larrabetzu ha sido noticia con la exhumación de un combatiente republicano, muerto en la guerra civil, defendiendo los ideales de la republica y la libertad.
Gracias a los compañeros Alberto Sampedro “Ixile” y Txato Etxániz hemos reunido una serie de fotografías de la exhumación, propiedad de ellos mismos, que gustosamente nos han cedido, para publicar en CRONICAS A PIE DE FOSA al no poder haber asistido en ésta ocasión.
El lugar donde ha estado 80 años enterrado el Gudari es el barrio de Legina, donde un 12 de junio de 1937, día de la ruptura del “Cinturón de Hierro”, un vecino de un caserío cercano encontró un cuerpo sin vida en la cuneta, cercana a los terrenos de su propiedad, y le dio sepultura de la mejor manera que pudo unos días después de que nadie hiciera nada por él.
Joseba Etxebarria, vecino de la localidad de Larrabetzu, ha declarado que durante el levantamiento franquista su tío Periko encontró el cadáver de un joven «vestido de militar» en el camino del barrio Legina. Al ver que nadie lo recogía, éste lo enterró.
La familia Etxeberria siempre ha tenido presente en mente y el corazón el enterramiento, colocando siempre por San Juan una cruz de madera en recuerdo de él. Tras el fallecimiento dePeriko Etxebarria, con el fin de que esta historia no cayera en el olvido, su sobrino Joseba Etxebarria marcó el lugar con una estaca, con la esperanza de que en un futuro pudiera saberse quién era aquel joven y que se pudiera rescatar.
La noticia de la existencia del cuerpo del soldado surgió a través de la recogida de testimonios de vecinos a cargo de la asociación Karraderan, cuando la familia Etxebarria comunicó que en su terreno había un miliciano enterrado, después de muchos años de silencio.
La semana pasada, personal técnico de Aranzadi, realizaron prospecciones en el lugar indicado y se pudo comprobar la veracidad de los datos aportados, al encontrar restos óseos y munición de fusil Lebel francés del calibre 8x50R, usada comúnmente por soldados de la republica.
El día elegido para la exhumación ha sido hoy domingo 24 de enero y los restos de este combatiente, llamémosle por orden de exhumación nº 3, han salido del olvido y se han reencontrado con la historia. El equipo que ha llevado a cabo la exhumación ha sido la Sociedad de Aranzadi con voluntarios, técnicos, arqueólogos y forenses con Paco Etxeberría a la cabeza.
La acidez del terreno a dificultado la conservación completa de los restos, limitándose solo a un cráneo, un brazo y ambas piernas. Junto al cuerpo, que se encontraba boca abajo, han aparecido 5 botones posiblemente de la ropa o uniforme, una hebilla de petate y 12 cartuchos de munición sin disparar del mismo tipo de arma. También restos de una prenda de algún tipo de capote militar para la lluvia, muy común entre los gudaris.
Al acto han acudido, como ya es habitual, las autoridades correspondientes del Gobierno Vasco, Ayuntamiento, Fundación Sabino Arana y una nutrida representación de varios colectivos culturales comprometidos con la Memoria Histórica.
Material gráfico aportado por Alberto J. Sampedro “Ixile” y Txato Etxaniz.