dissabte, 18 d’agost de 2018

La fosa de Lorca: tres búsquedas y un último intento

https://www.eldiario.es/andalucia/fosa-Lorca-busquedas-ultimo-intento_0_804569760.html?utm_source=adelanto&utm_medium=email&utm_content=Socio&utm_campaign=18-08-17-adelanto&goal=0_10e11ebad6-713e5be9a0-56368913&mc_cid=713e5be9a0&mc_eid=c4fc502c5a


Quiero dormir el sueño de las manzanas, / alejarme del tumulto de los cementerios, arranca el poema 'Gacela de la muerte oscura'. Y así debe seguir Federico García Lorca, lejos de la barahúnda quieta de los camposantos. Porque nunca aparecen los restos del poeta universal que estaría enterrado en Alfacar (Granada) junto al maestro republicano Dióscoro Galindo y los banderilleros anarquistas Francisco Galadí y Joaquín Arcollas.
Las dos primeras búsquedas fueron dirigidas por la Junta de Andalucía y realizadas con presupuesto público. Como la última, aprobada en 2018 y que arrancará en próximas fechas. El tercer intento corrió a cargo de la iniciativa privada de una asociación y transcurrió en varias fases durante un par de años desde 2014.
La fosa de Lorca sigue siendo, al cabo, una tumba ilegal siempre rodeada de incógnitas. ¿Está Lorca enterrado en una fosa? ¿Lo estuvo? ¿La familia del poeta desenterró sus restos mortales para darles sepultura en otro lugar? ¿Qué teorías marcan la dirección correcta? ¿El hispanista Gibson o el falangista Molina Fajardo? ¿Y por qué nunca aparece evidencia alguna? ¿Será esta la última oportunidad de encontrar los huesos?
Porque entre Víznar y Alfacar sigue estando el barranco donde todos los muertos son Lorca. Y, mientras, seguirá siendo el "desaparecido más llorado del mundo", en palabras del hispanista Ian Gibson en una  entrevista exclusiva con eldiario.es Andalucía. Porque Lorca terminaba aquellos versos: Porque quiero dormir el sueño de las manzanas / para aprender un llanto que me limpie de tierra; / porque quiero vivir con aquel niño oscuro / que quería cortarse el corazón en alta mar.
La justicia argentina investigará el asesinato de García Lorca tras la denuncia de la ARMH
Lorca.

Año 2009: primer (y mediático) intento

Los trabajos para buscar la fosa de Lorca arrancan el 29 de octubre en el Parque Federico García Lorca de Alfacar. Bajo una carpa, con gran expectación mediática y un inédito presupuesto de 70.000 euros. El estudio previo con georradar había localizado varias posibles fosas, pero la excavación termina sin localizar restos humanos ni evidencias científicas de enterramientos.
La base documental fue la investigación de Ian Gibson, que partía de las indagaciones del francés Agustín Penón y el testimonio de Manuel Castilla. El informe final, presentado por la entonces consejera de Justicia, Begoña Álvarez, confirma la ausencia de hallazgos tras remover una superficie de 267,75 metros cuadrados y extraer 75,76 metros cúbicos de sedimentos.
El revuelo en la prensa tiene eco internacional y el resultado negativo deriva en un varapalo para todos. Excepto, quizás, para la familia del poeta, que había pedido a la Junta de Andalucía que no “remuevan” la posible tumba y declarasen el lugar “legalmente autorizado para el enterramiento”, en unas alegaciones firmadas por Vicenta, Manuel y Concepción Fernández-Montesinos García y Gloria, Isabel y Laura García-Lorca de los Ríos.

Año 2014: un nuevo enfoque

Prudencia. Evitar el revuelo mediático de un lustro antes. Y dar otro enfoque: de la teoría de Gibson a la de Eduardo Molina Fajardo. Un equipo de 18 personas trabaja una superficie de 300 metros en el Peñón del Colorado desde el 18 de noviembre, con un presupuesto de 15.000 euros. Buscan anomalías en el terreno, pistas. Nunca aparecen evidencias de sepulturas, ni huesos, proyectiles o restos de ropajes.
La búsqueda estuvo basada en los  testimonios recopilados en su día por el periodista y falangista Molina Fajardo, que señalaba la tumba en un "pozo alargado" con tierra gris junto a un pequeño camino. Eran las pistas que luego revisó Miguel Caballero en su libro Las trece últimas horas en la vida de García Lorca.
Familia de fusilado junto a Lorca pedirá a Junta permiso para exhumar su fosa
Paraje del Barranco de Víznar (Granada). | EFE

Año 2016: vía libre a la búsqueda privada

La Junta de Andalucía da vía libre a la búsqueda de la fosa de Lorca. El titular desvela que la Asociación Cultural Regreso con Honor podía iniciar los sondeos arqueológicos en la zona de Alfacar donde creían que está enterrado el poeta, como adelanta eldiario.es Andalucía. El resultado fue negativo. El equipo de investigadores, sin embargo, determinó que  podían haber encontrado la tumba y que el poeta hubiera sido exhumado. Aunque no encontraron "ni huesos ni ropas".
El colectivo había pedido permiso a la Dirección General de Memoria Democrática para realizar una intervención con un coste estimado de 36.000 euros sufragados con fondos propios. Los servicios jurídicos de la Administración dictaminaron que no era necesario el permiso de la Junta para iniciar trabajos privados de localización de víctimas del franquismo.
La iniciativa estaba liderada por el arqueólogo Javier Navarro y el investigador Miguel Caballero que retomaban la labor acumulada desde finales de 2014 en el enclave ubicado frente al cortijo de Los Llanos de Corbera, a unos 500 metros del barranco de Víznar y unos 800 del parque Federico García Lorca.

Año 2018: ¿el último intento?

Unos huesos metidos en un saco bajo y enterrados bajo una fuente. No es nueva la pista que conduce al próximo intento por encontrar los restos de Lorca, Galadí, Arcollas y Galindo. Pero tira del hilo de la que puede ser la última oportunidad para localizar la fosa del "desaparecido más llorado".
Corre el año 1986. En la obra de construcción del parque García Lorca aparecen los restos óseos de cuatro personas, según testimonios mantenidos en el tiempo. El grupo de trabajo 'Recuperando la Memoria de la Historia Social de Andalucía' de CGT-A solicitó a la Dirección General de Memoria Democrática otra búsqueda del banderillero anarquista Joaquín Arcollas basándose en esta hipótesis “que se lleva asegurando desde hace casi dos lustros”, como apunta la petición, aludiendo además a las declaraciones en la época del que fuera vicepresidente de la Diputación de Granada, Ernesto Molina, y del exalcalde de Cogollos Vega, Manuel Valdivia.
La Junta de Andalucía "pilotará" el proyecto arqueológico, como anunció el vicepresidente andaluz y consejero de la Presidencia, Administración Local y Memoria Democrática, Manuel Jiménez Barrios. El trabajo previsto en Alfacar está incluido en las  27 nuevas intervenciones en fosas comunes del franquismoaprobadas por Andalucía.
Quinto intento de encontrar unos restos emblemáticos por la universalidad del poeta. ¿Será el último?

El manifiesto de militares en apoyo a Franco provoca una cascada de críticas de asociaciones y miembros del Ejército.


https://www.eldiario.es/sociedad/manifiesto-militares-Franco-asociaciones-Ejercito_0_804570204.html?utm_source=adelanto&utm_medium=email&utm_content=Socio&utm_campaign=18-08-17-adelanto&goal=0_10e11ebad6-713e5be9a0-56368913&mc_cid=713e5be9a0&mc_eid=c4fc502c5a


Varios colectivos militares han cerrado filas contra el comunicado suscrito por altos cargos castrenses alabando a Franco. La Asociación Foro Milicia y Democracia, la Asociación Unificada de Militares Españoles y el colectivo de militares republicanos han criticado el manifiesto firmado por los 181 militares retirados y titulado Declaración de respeto y desagravio al general Francisco Franco Bahamonde, soldado de España, en el que denunciaban la "campaña infame" que está llevando a cabo "la izquierda política" para desprestigiar al dictador a través de la "perversa pretensión" de exhumar sus restos del Valle de los Caídos. Las asociaciones críticas con el manifiesto franquista consideran que el Gobierno socialista y el Ministerio de Defensa han mantenido una actitud "blanda" contra los firmantes.
Entre estos se encontraban generales, coroneles, almirantes y capitanes de fragata. De hecho, uno de ellos formó parte hasta el 2016 del Ministerio de Defensa como Jefe del Mando de Personal del Ejército de Tierra. Los firmantes han realizado estas manifestaciones aprovechando que ya no están sujetos al régimen castrense, que les prohíbe hacer públicas opiniones políticas. Están jubilados y por tanto "en pleno derecho de libertad de expresión".
"Han enseñado la patita estando retirados", incidió Jorge Bravo, secretario de organización de la Asociación Unificada de Militares Españoles (AUME), uno de los colectivos críticos con el manifiesto franquista, cuando esté colectivo hizo público este comunicado. "Estando en activo no muestran la impronta franquista directamente", añadió.
Esta organización propondrá al Ministerio de Defensa la modificación del actual reglamento de la Real y Militar Orden de San Hermenegildo, que se encuentra en fase de tramitación, para que los militares retirados no puedan continuar perteneciendo a la misma si ensalzan al franquismo o al dictador.
Se trata de una orden militar, presidida por el rey, tiene por objeto distinguir y recompensar a generales, oficiales y suboficiales de las fuerzas armadas y la guardia civil y sus distinciones son concedidas por el Gobierno. Aprovechando que actualmente se está redactando el reglamento de la Orden, AUME aboga porque se amplíen los supuestos de baja del personal retirado para aquellos casos en los que se vulneren "los principios y valores de la democracia".

"Realmente preocupante"

Desde el colectivo Foro Milicia y Democracia  consideran "realmente preocupante"el manifiesto contra "la decisión del gobierno actual de exhumar sus restos del Mausoleo del Valle de los Caídos". "Algo ha fallado en los centros de enseñanza de las Fuerzas Armadas cuando pasados más de 40 años de la muerte del dictador, muchos de aquellos jóvenes militares, recién graduados o aún cadetes, siguen hoy alineándose con doctrinas e ideologías que defienden un régimen dictatorial y antidemocrático surgido de la comisión de un delito de rebelión", apuntan en el comunicado difundido esta semana, "siguen tratando de héroe a Franco y banalizan las graves secuelas de muerte y represión que siguieron a la guerra civil provocada por el golpe de Estado que él encabezó en 1936". "Falta que en los currículos académicos cale la formación democrática", señaló Bravo sobre la actitud de estos militares.
Por su parte, desde el colectivo de militares por la República fueron más allá y solicitaron en su cuenta de Twitter que se aplique "la ley antiterrorista a los responsables de la campaña de enaltecimiento del dictador asesino". Floren Dimas, uno de sus miembros y oficial del Ejército del Aire retirado, asegura a eldiario.es que este tipo de actitudes hasta ahora habían estado "aisladas".
Tras la difusión de este manifiesto, Dimas lamenta la posición mantenida por el Ejecutivo de Sánchez. "El Gobierno está ausente en esta polémica", incide. Asimismo plantea, que el Ministerio de Defensa tendría que investigar si entre los firmantes hay militares en la reserva "para aplicar contra ellos el código de justicia militar" ya que, según asegura, "un militar no puede retar al Gobierno".
En esta misma línea se posiciona José Ignacio Domínguez, portavoz del colectivo Foro Milicia y Democracia, que también considera que la reacción del Gobierno "ha sido muy blanda". "Habría que tomar medidas contra estos señores", incide y ve positiva la propuesta de AUME de que sean expulsados de la Orden de San Hermenegildo. Domínguez recuerda que en 1981 un centenar de oficiales, entre ellos capitanes, tenientes, brigadas y sargentos, también firmaron un comunicado con tintes ultraderechistas, conocido como el manifiesto de los 100. En él rechazaron las informaciones críticas con los golpistas del 23-F.