dilluns, 25 de març de 2019

Así eran los campos de concentración de Franco en Málaga.

https://cadenaser.com/emisora/2019/03/25/ser_malaga/1553522577_448457.html


Coincidiendo con el 80 aniversario del final de la Guerra Civil, el periodista Carlos Hernández de Miguel acaba de publicar "Los campos de concentración de Franco". Una investigación que revela la existencia de 300 campos de concentración franquistas, 52 de ellos en Andalucía, por los que pasaron entre 700.000 y 1.000.000 de españoles. Andalucía fue la región con más campos de concentración, seguida de la Comunidad Valenciana, las dos Castillas y Aragón.


13:23   Así eran los campos de concentración de Franco en Málaga


Hernández de Miguel, autor de Los últimos españoles de Mauthausen, retrata en su segundo libro la vida y la muerte en el interior de los campos de concentración franquistas a través del testimonio de centenares de prisioneros.

Argentina se hace cargo de los crímenes franquistas que España evita investigar.


https://diario16.com/argentina-se-hace-cargo-de-los-crimenes-franquistas-que-espana-evita-investigar/


Descendientes de al menos 27 represaliados en Asturias han presentado ya denuncias por crímenes de lesa humanidad ante la jueza María Servini de Cubría, titular del Juzgado Nacional de lo Criminal y Correccional Federal Número 1 de Buenos Aires
  
0

Homenaje a los represaliados en Pozu Funeres, Asturias
El pasado 13 de febrero se presentaba en el Consulado de Argentina en Madrid la denuncia de tres hermanos que luchan por recuperar los restos de su abuelo, Enrique Suárez Ferrera –un minero asturiano de La Rina (San Martín del Rey Aurelio)– que fue represaliado durante la Guerra Civil. Los denunciantes tratan de unir el expediente de Suárez Ferrera a los demás casos que forman parte de la conocida como ‘Querella Argentina’, una acción penal que busca hacer justicia en aquel país sudamericano ante la pasividad de las autoridades españolas en materia de memoria histórica. Hasta ahora, son 27 las personas y entidades que se han sumado desde Asturias a esta pretensión, que busca los restos de medio millar de víctimas, según la plataforma Ceaqua.
La demanda por Suárez Ferrera es una de las muchas acciones que se están llevando a cabo en los juzgados argentinos. Todo comenzó el 14 de abril de 2010, cuando se interpuso una querella ante los tribunales de justicia de aquel país con el objetivo de que “se investiguen los crímenes cometidos por los integrantes de la dictadura franquista, se identifique a sus responsables y se los sancione penalmente”.
Amparados en la legislación internacional de la ONU sobre Justicia Universal, las víctimas del franquismo presentaron en el Juzgado Nacional de lo Criminal y Correccional Federal Número 1 de Buenos Aires –cuya titular es la jueza María Servini de Cubría−, la querella 4591/2010 por genocidio y crímenes de lesa humanidad cometidos en España “por la dictadura franquista entre el 17 de julio de 1936, comienzo del golpe cívico militar, y el 15 de junio de 1977, fecha de celebración de las primeras elecciones democráticas”. 
“La denominada ‘Querella Argentina’ cuenta ya con cientos de testimonios y pruebas sólidas sobre esa matriz represiva del franquismo, pero avanza muy lentamente por la falta de colaboración de España, una circunstancia que la magistrada y sus colaboradores llevan constatando varios años”, según informa Revista Contexto. “Nos cuesta horrores seguir investigando la causa de los crímenes del franquismo”, se lamenta Servini de Cubría en una entrevista en esta publicación.
El caso de Enrique Suárez es solo una ejecución extrajudicial más de las miles que quedaron impunes durante el franquismo. Los hechos se remontan al 13 de abril de 1948, cuando el desaparecido se dirigía a trabajar a la mina, según la denuncia de los herederos. Fue allí donde lo detuvo la Guardia Civil. Los descendientes aseguran que una vecina le contó a la esposa de Enrique, Manuela Nava, que había visto cómo los guardias “se lo llevaban camino de la montaña de Peñamayor”. Cuando dos de sus hijas trataron de buscarlo por la zona, “no les dejaron pasar y las amenazaron con llevárselas presas a ellas también”.
“Todo parece indicar que el cuerpo de Enrique acabó arrojado en el Pozu Funeres con otras tres personas que también detuvieron ese día: Jesús García Iglesias, de Les Felechoses; Silvino Díaz Méndez, de El Xumíniz; y Ramón Rodríguez Argüelles, de La Camperona”, añade la demanda. La matanza del Pozo Funeres fue un conjunto de ejecuciones extrajudiciales de personas sospechosas de colaborar con la guerrilla antifranquista. Según la documentación de que se dispone, fue llevada a cabo por efectivos falangistas y agentes de la Guardia Civil entre marzo y abril de 1948. Las víctimas fueron nueve militantes y parientes de activistas de izquierda, que fueron asesinadas al pie de una sima de la Sierra de Peñamayor y arrojadas a la fosa común.
Los nietos de Enrique piden ahora la exhumación de esa fosa para tratar de identificar los restos de su abuelo. Confían en que la Justicia argentina pueda lograr “lo que la española niega sistemáticamente”, alegan en su escrito.
Se da la circunstancia de que otra denuncia presentada en 2016, también en Asturias, solicitaba la exhumación del Pozu Funeres por el caso de otro minero desaparecido. Se trataba de Erasmo Alonso Martínez, de Los Barreros (Llaviana), asesinado en 1948 y arrojado a la misma sima. Precisamente gracias a un exhorto de la jueza Servini de Cubría, en 2016 se pudo exhumar en Guadalajarauna fosa común a petición de Ascensión, la hija de Timoteo Mendieta, otro de los asesinados.
La Federación Socialista AsturianaJuventudes Socialistas de Asturias y la Unión General de Trabajadores realizan cada año un homenaje en el escenario del suceso, en el que desde 1976 se sitúa un monumento en conmemoración a los fallecidos, inaugurado aquel año en presencia del secretario general del PSOE, Felipe González.

Las 11 “puertas del infierno” que Franco instaló en Galicia


https://mas.farodevigo.es/reportajes/campos-concentracion-franco-galicia.html



lunes 25 de marzo del 2019

ALBERTO LEYENDA Créditos: Diseño: Olaya López

El periodista Carlos Hernández documenta los campos de concentración en territorio gallego, por los que pasaron al menos 30.000 personas entre 1936 y 1940

Es inevitable, las palabras “campo de concentración” remiten a Auschwitz, al holocausto judío, a la Alemania nazi. Pero también fueron una realidad mucho más cercana: entre 1936 y 1940, las autoridades franquistas instalaron y nombraron con ese sintagma hasta 11 de estos recintos en Galicia, sobre todo en su costa. Lugares por los que pasaron no menos de 30.000 presos políticos y prisioneros de guerra republicanos; una suerte de “antesala del infierno” donde sufrían hambre, castigos, enfermedades, hacinamiento, deshumanización. Donde se les asesinaba. A no olvidar su existencia -documentada ydivulgada desde hace años por historiadores gallegos- contribuye ahora el periodista Carlos Hernández de Miguel, que acaba de publicar Los campos de concentración de Franco, fruto de más de tres años de investigación y que abarca todo el territorio del Estado.
“Nos inyectaron contra no sé qué, casi todo el mundo cayó enfermo. Por toda la nave había hombres tirados con fiebres muy altas. A los enfermos más graves, nos ordenaron ponerles cerca de la puerta del patio. Como no dejaban cerrar la puerta, había allí mucha corriente; el enfermo cogía una pulmonía y se moría”. El testimonio de José Enrique Llera, prisionero en el campo de Rianxo, da idea de la crueldad que se practicaba en estos lugares.
Los campos de concentración de Franco | Carlos Hernández de Miguel
Los campos de concentración de Franco | Carlos Hernández de Miguel


El libro de Hernández de Miguel está punteado con estos entrecomillados demoledores.
El autor recalca que para recabarlos ha contado con la ayuda de historiadores e investigadores gallegos, como Lourenzo Fernández Prieto -impulsor del monumental y pionero proyecto 'Nomes e Voces'-, Xesús Santos, Carlos Méixome, Víctor Manuel Santidrián o Xesús Costa.
En rigor, “puerta del infierno” es como se conocía solo al recinto de Camposancos, en A Guarda, porque allí se instaló un tribunal militar: se ejecutó a 156 prisioneros, sin contar a “paseados” ni a los que murieron de enfermedad. Sin embargo, si la entrada del averno existe, debe encajar con el dibujo de los demás campos que trazan las víctimas, los testigos e incluso los informes del propio régimen. “Este campo por su escasísima capacidad y por sus pésimas condiciones higiénicas debe desaparecer”, reza un documento militar sobre el de Cedeira, previsto para 200 prisioneros y que llegó a albergar más de 1.000. Antes de llegar a esa conclusión, la prosa aséptica del redactor constataba que como agua para el aseo se usaba una “muy contaminada con detritus orgánicos” de un riachuelo o que ni siquiera existía enfermería.


Una vez esbozado el panorama del horror, el periodista, también autor de Los últimos españoles de Mauthausen, insiste en una idea: “Es un error hacer la comparación con los campos de concentración nazis, porque cualquier cosa que compares con el holocausto parece menos crimen y las víctimas parecen menos víctimas (…) Es como si minimizamos los gulags en comparación con los alemanes. Son todos horribles, ocurre que cada régimen tiene sus propias necesidades”. Franco no quería exterminar etnia alguna pero sí, defiende Hernández de Miguel, perpetró un

“holocausto ideológico”.
Los campos de concentración son una pata fundamental del complejo (y a veces confuso) sistema represivo franquista. Sirven para eliminar, sin acusaciones formales previas, a cuadros militares, políticos y sindicales de la República y también para “reeducar” a los presos con una combinación de hambre, castigos y propaganda.“Se les rapaba, se les quitaban sus pertenencias para deshumanizarles, y también se les obligaba a escuchar charlas patrióticas, a cantar el 'Cara al sol', a oír misa. Después de derrotarlos en el campo de batalla se trataba de derrotarlo intelectualmente”.

Peculiaridades gallegas

Los campos de concentración de Franco abarca todo el territorio español y eleva hasta 296 -unos 100 más que en listados anteriores- el total de estas instalaciones. En el caso gallego, la cifra de 11 recintos difiere referencias anteriores. Hernández de Miguel ha incluido solo a aquellos que constan con esa terminología en la documentación de las autoridades del bando sublevado, que crearon la Inspección General de los Campos de Concentración. Por ejemplo, la prisión pontevedresa de Figueirido aparece reflejada como campo en la prensa franquista del momento, pero no lo era a nivel oficial. Tampoco el recinto de la Illa de San Simón, pese a que por estética y condiciones encaja con la idea popular.
El hecho de que Galicia cayese en manos de las tropas franquistas al estallar la guerra también condiciona las características de sus campos de concentración. Se instalan en muchas ocasiones en edificios civiles -fábricas de salazón, conserveras- o religiosos -como los monasterios de Oia y de Leiro-. El de Camposancos, en un antiguo colegio de jesuitas, empieza a recibir presos tan pronto como días después del golpe del 18 de julio de 1936, aunque hasta un año después no aparece reflejado de manera oficial. Es con cada avance franquista en los distintos frentes de guerra cuando los campos gallegos sufren los peores episodios de hacinamiento, ya que la consigna era enviar a los prisioneros lejos de sus hogares. Por eso la mayoría de ellos están en la costa, para tener una buena conexión marítima con el resto de la península. Son los asturianos, traídos por barco hasta Baiona, los que nombran como “puerta del infierno” al antiguo centro escolar religioso.

Mujeres y madrinas

Los campos de concentración no eran, dentro del “machismo y falso paternalismo” franquista, lugares para mujeres, a las que solían recluir en prisiones, explica el periodista. Camposancos es en esto también una de las excepciones en toda España, ya que durante algún tiempo acogió a un grupo de republicanas. Pero sería un número pequeño comparado con las 30.000 personas, en estimación conservadora del autor, que pasaron por estos recintos en Galicia.
Hernández de Miguel destaca otra peculiaridad del caso gallego: “la enorme solidaridad, en general de la población local, pero en particular de las mujeres de las localidades cercanas. Todos los testimonios hablan de como ellas se acercaban a las alambradas o ventanas para darles comida”. Comenta, además, que aquí tuvo especial incidencia la figura de la “madrina”, vecinas que acudían a los campos para hacerse cargo de la ropa de algún recluso para lavarla y hervirla, a fin de despiojarla. Porque las condiciones eran como las que describe Evaristo Olea: “Los pantalones los ponían en el suelo y marchaban ellos solos andando. Los piojos por miles”.
Graffiti del interior del monasterio de Santa Maria de Oia. Refleja la obsesión de los prisioneros por la comida , cortesía de Carlos Méixome. | Carlos Méixome
Graffiti del interior del monasterio de Santa Maria de Oia. Refleja la obsesión de los prisioneros por la comida , cortesía de Carlos Méixome. | Carlos Méixome
Hoy en día no queda nada en Galicia, tampoco en España, ni vagamente similar a las instalaciones nazis que se pueden visitar en Alemania o Polonia. En el monasterio de Oia se conservan inscripciones de los presos en las paredes, documentadas gráficamente por Carlos Méixome. En Cedeira y Rianxo, sendas placas recuerdan lo ocurrido décadas atrás. “Neste lugar, para maior ignominia e desprezo da condición humana, existiu un campo de concentración entre 1937 e 1939. Este monumento é homenaxe ós prisioneiros republicanos que nel sufriron e morreron”, reza el texto colocado por el concello rianxeiro.

Los 11 campos de concentración gallegos

Pontevedra

Vista del Monasterio de Santa María de Oia, Pontevedra | R. Grobas
Vista del Monasterio de Santa María de Oia, Pontevedra | R. Grobas

OIA

Campo intermitente y estable. Ubicado en el Monasterio de Santa María. Llegó a congregar a 3.000 prisioneros.
Funcionó durante los últimos meses de 1937 y entre febrero de 1939 y, al menos, mayo de ese año. El edificio está en deficiente estado de conservación, después de que se paralizara el proyecto para convertirlo en un hotel de lujo.

CAMPOSANCOS

Campo de larga duración. Ubicado en el Convento y Colegio de los Jesuitas de Camposancos. Aunque su capacidad oficial era de 868 hombres, superó con creces los 2.000 internos. Era conocido como "la puerta del infierno".
El edificio fue utilizado como lugar de reclusión desde julio de 1936, aunque la constancia documental como campo de concentración comienza en octubre de 1937 y termina en noviembre de 1939, cuando pasó a ser controlado por Prisiones. El monumental edificio está abandonado y en ruinas.

Ourense

LEIRO

Campo, aparentemente, provisional. Ubicado en el monasterio de San Clodio.
Estuvo funcionando, al menos, durante abril de 1939. Hoy es un hotel de lujo.

A Coruña

Imagen de la antigua fábrica de curtidos de Magdalena en Betanzos donde se ubicó uno de los dos campos de concentración de Betanzos.
Imagen de la antigua fábrica de curtidos de Magdalena en Betanzos donde se ubicó uno de los dos campos de concentración de Betanzos.


BETANZOS

Campo de larga duración.
Ubicado en la fábrica de curtidos Echeverría. Carlos Hernández asegura que en un documento oficial figura que, al menos durante una etapa, también estuvo en el parque de O Pasatempo. La Asociación de Amigos del Parque niega esta posibilidad. Tenía capacidad para 2.000 prisioneros.
Recibió prisioneros desde agosto de 1937 hasta, al menos, mayo de 1939. El parque está relativamente bien conservado, mientras que la fábrica permanece en ruinas.


CEDEIRA

Campo de larga duración. Ubicado en una antigua fábrica de salazones junto a la playa.
Se acercó al millar de prisioneros cuando su capacidad era de solo 180 hombres. Las propias autoridades franquistas recogían en un informe que "por sus pésimas condiciones higiénicas debía desaparecer"
Estuvo en funcionamiento desde, al menos, octubre de 1937 hasta, al menos, noviembre de 1938. El edificio fue destruido y hoy por su antiguo solar discurre el paseo marítimo. Hay un monolito en memoria de los prisioneros.
Postal de la Puerta del Arsenal, Ferrol, donde se ubicaría el campo de concentración en las naves de la Escollera
Postal de la Puerta del Arsenal, Ferrol, donde se ubicaría el campo de concentración en las naves de la Escollera


FERROL

Campo de larga duración.
Complejo concentracionario habilitado en el arsenal de la ciudad.
Ubicado en las naves de La Escollera, también se utilizó, en diversos momentos, los buques Contramaestre Casado, Plus Ultra y Genoveva Fierro para confinar a los prisioneros. Permaneció en funcionamiento desde julio de 1936 hasta, al menos, abril de 1939. El lugar sigue siendo arsenal y base naval de la Armada.


MUROS

Campo estable.Hubo dos campos en la localidad que funcionaron con cierta autonomía el uno del otro.
Estuvieron ubicados en la fábrica de salazón, situada junto a la playa de Rocha, y en las naves de la conservera Vieta, muy próxima al faro de Rebordiño.
Operó, al menos, desde octubre de 1937 hasta, al menos, febrero de 1938. La fábrica de salazón es hoy un restaurante y de la conservera permanece en pie, aunque en estado ruinoso, una parte de la edificación.
Ruinas de la azucarera de Iria en Padrón (A Coruña) | Los campos de concentración de Franco
Ruinas de la azucarera de Iria en Padrón (A Coruña) | Los campos de concentración de Franco


PADRÓN

Campo de larga duración. Ubicado en la azucarera de la parroquia de Santa María de Iria.
Su capacidad reconocida era de 1.700 prisioneros.
Funcionó entre diciembre de 1937 y abril de 1940, aunque su cierre oficial debería haberse producido en noviembre de 1939. El edificio fue destruido y su solar ha sido destinado a uso residencial. Fue el último campo de concentración gallego en cerrar.


A POBRA DO CARAMIÑAL

Campo estable. Hubo dos campos que tuvieron cierta autonomía.
El de mayor duración se abrió en la conservera conocida como El Pozo, junto a la desembocadura del río Pedras, en la Ría de Arousa.
Tenía una capacidad oficial de 1.000 prisioneros y funcionó, al menos, desde enero de 1939 hasta noviembre de ese año.
El segundo, ubicado en una conservera de la zona de O Areal, ya recibía prisioneros en abril de 1939. Solo siguen en pie las ruinas de El Pozo.
Campos de concentración de Muros, Padrón, A Pobra e Rianxo. | Santos, Xesús y Xesús Costa, Galiza na guerra civi
Campos de concentración de Muros, Padrón, A Pobra e Rianxo. | Santos, Xesús y Xesús Costa, Galiza na guerra civi


RIANXO

Campo de larga duración. Ubicado en una fábrica de salazones, perteneciente a la familia Goday, situada junto a la ría de Arousa.El recinto llegó a tener una capacidad de 2.000 prisioneros.Operó, al menos, desde octubre de 1937 hasta, al menos, diciembre de 1939. Su lugar lo ocupa hoy una urbanización.
El Concello de Rianxo erigió un monolito con la siguiente inscripción: “Neste lugar, para maior ignominia e desprezo da condición humana, existiu un Campo de Concentración entre 1937 1939. Este monumento é homenaxe ós prisioneiros republicanos que nel sufriron e moreron”. O pobo de Rianxo. Outubro do 2003”


SANTIAGO DE COMPOSTELA

Campo estable. En un terreno y unas viejas naves situadas junto al aeropuerto de Lavacolla.
Tenía capacidad para 2.000 prisioneros. Funcionó desde, al menos, marzo de 1939 hasta noviembre de ese año, en que fue reconvertido en sede de batallones de trabajadores.
Uno de los edificios es hoy hostal y restaurante.