dissabte, 18 d’abril de 2015

"Todos los Rostros", columna de 17 metros desde la que sermonea paco de jerez: La Memoria al servicio de la Justicia.


http://todoslosrostros.blogspot.com.es/2015/04/todos-los-rostros-columna-de-17-metros.html


sábado, 18 de abril de 2015


Aquí sigo, encaramado en mi columna. Cada vez más elevado, probablemente, a buen seguro cada vez más alejado de los intereses reales de la gente. Como San Simeón, antes lanzaba reprimendas y compartía sermones pedestres a ras de suelo, pero mi rigor inquisitorial excesivo y mis radicales prédicas incendiarias han ido atemperando el fervor de propios y agudizando la inquina de extraños. A la manera de un repulsivo diletante, me he ido alejando de lo prosaico para alzar el nivel de la plataforma desde la que arengo. De aquellos tres metros metafóricos a donde me aupaba para catequizar, pasé a amonestar desde una columna de siete y luego a reñir sin rubor desde los diecisiete metros de mi "stilos" marca TODOS LOS ROSTROS. Por ello a Simeón le llamaban "el Estilita" y yo camino voy de que me endilguen calificativo tan aislacionista. Me remiro entonces y así me veo hoy: "paco de jerez el estilita". Ahí lo dejo, que no he de seguir con monsergas. Pero de propina os obsequio con una imagen que responde a la entrada en Francia de soldados españoles que como refugiados cruzan la frontera atravesando el puente colgante de Boulou, el 8 de febrero de 1939. Decenas de miles, cientos por allí pasaron. Muchos miles no volvieron.

Saludos estilitas.



Fuente de la imagen: cervantesvirtual.com

Las cenizas de la galleguista Luisa Viqueira exiliada en México y fallecida el año pasado descansarán junto a los restos de su padre, Xohán Vicente Viqueira


http://www.laopinioncoruna.es/gran-coruna/2015/04/16/luisa-viqueira-regresa-ouces/946910.html


BERGONDO

Luisa Viqueira regresa a Ouces

Las cenizas de la galleguista exiliada en México y fallecida el año pasado descansarán junto a los restos de su padre, Xohán Vicente Viqueira

16.04.2015 | 00:54
Luisa Viqueira Landa.
Luisa Viqueira Landa. 
El año en que España tejía su administración democrática fue el único momento en que la galleguista exiliada Luisa Viqueira Landa regresó a su Galicia natal. Pero se volvió a marchar. Criada en un pazo familiar en la parroquia de Vixoi, en Bergondo, la hija del escritor Xohán Vicente Viqueira se volvió con su familia a México, donde permaneció 77 años en el exilio, lejos de su escenario de la represión. Pasados treinta y seis años de su última estancia en tierras gallegas, el sábado, de acuerdo con su deseo, sus cenizas serán depositadas junto a las de su padre, en el cementerio de Ouces.
Será su hijo, Manuel Rodríguez Viqueira, el encargado de colocar las cenizas de Viqueira Landa para que descansen junto a las del poeta y filósofo. La Comisión pola Memoria Histórica (CPMH) de A Coruña, que en 2010 concedió a galleguista fundadora de la UPG la distinción de republicana de honor; la Fundación Viqueira; la Asociación Suárez Picallo de Sada y la Asociación Cultural Eira Vella de Betanzos organizan un acto para conmemorar el regreso de la galleguista y su entierro junto a su padre. El presidente de la CPMH, Fernando Souto Suárez; el republicano de honor de 2015, Nicanor Acosta Alonso, y Manuel Rodríguez Viqueira intervendrán en el acto.
Con el regreso de sus cenizas, Galicia recupera a una de las más destacadas figuras de la lengua y la cultura gallegas en el exilio. Luisa Viqueira Landa impulsó junto a Luis Soto el Patronato de la Cultura Gallega de México. Junto a Soto, abandonó el Partido Comunista Español, en el que ambos militaban, para participar en la fundación de la UPG. Colaboró en el nacimiento de la revista Vieiros, enseñó a tocar la gaita y a bailar la muiñeira a hijos de exiliados y durante años se sentó cada domingo frente a un micrófono para presentar en la radio mexicana La hora de Galicia.
Viqueira Landa descansará en el cementerio en el que la familia se topó con serios problemas para enterrar a su padre. El cura se negaba a permitir que sus restos descansaran en el camposanto ya que era hijo de "descomulgados", porque su padre era tío materno de su madre. Los familiares acudieron de noche al cementerio, derribaron un muro y lo enterraron a escondidas con ayuda de vecinos. El sacerdote levantó un muro de tres metros para dejar la sepultura fuera del camposanto. La familia ganó la batalla en los juzgados y el Concello tiró el muro y le dedicó una placa.

El viaje de Laura a la tierra asesinada. Cumplen su voluntad y la entierran al lado de una fosa común en la que están su padre y otros 148 fusilados por el franquismo


http://www.elmundo.es/espana/2015/04/16/553009f2268e3ef1618b457b.html?cid=SMBOSO25301&s_kw=facebook

Laura Moleón en 2009, en la fosa donde está su padre y ahora ha sido...
Laura Moleón en 2009, en la fosa donde está su padre y ahora ha sido enterrada EL MUNDO
  • Ver más
Aquella noche de la primavera de 1939 los falangistas entraron en casa de los Moleón Contreras con ese aire de huracán que tienen los golpistas. Andaban buscando a Ricardo Moleón Martín, el secretario del Juzgado de Guadix, un republicano al que no se le conocía más pecado que el de sus ideas. Franco había ganado su guerra y en aquel hogar se acababa de estrenar la derrota.
La patrulla amplió su rapiña y se llevó entre fusiles a casi toda la familia. Los falangistas sólo dejaron a una mujer adulta y a una chavalina de 19 años que no se libraría del miedo hasta medio siglo después. Fue la última vez que Laura vio a su padre en casa. Unos meses de cárcel más tarde lo fusilaron y lo arrojaron a la fosa. La fosa. Una palabra nueva que habría de acompañar a Laura toda su vida. Y ahora toda su muerte.
Porque una tarde, cuando Laura tenía 90 años, volvió a Guadix con su hijos y sus nietos para enseñarles dónde había nacido la infamiay cómo había que vivir la memoria y la dignidad. "El día que mueraquiero estar aquí con mi padre, en la fosa". Cuatro años después, el 11 de septiembre de 2014, Laura murió.
Y el pasado 31 de marzo toda la familia repartida por España se reunió en Guadix para enterrar a Laura junto a la fosa de su padre fusilado. Ésta es la historia de Laura Moleón Contreras, un viaje insólito hacia adentro de la tierra asesinada en vez de hacia afuera.
Vio cómo el pelotón se llevó a su padre. 70 años después dijo que quería reposar con él como acto de amor y justicia.
"Mi madre tardó muchos años en hablar. Fue una mujer criada en el miedo, pero luchadora y muy inteligente. Muy digna. Cuando nos dijo que quería reposar junto a su padre no lo dudamos". Habla Laura del Pozo Moleón, que vive al otro lado del mapa y no lleva en el discurso ni una pizca de revancha, una herencia de paz que debe ser cosa de familia. "Mi abuelo tenía fama de ayudar a la gente; en el pueblo se dice que fue un hombre justo. Mi madre y él estaban muy unidos. Cuando se lo llevaron, él la estaba formando para ser maestra y ella se veía con un futuro. Pero todo se rompió. Sin embargo, nunca sintió venganza. Sólo quería devolverle a su padre lo que había hecho por ella demostrándole cuánto le quería. Por eso quiso que la enterraran con él, como un acto de amor y también de justicia".
Tras la madrugada de camisas azules y palabras armadas de 1939, Laura Moleón Contreras pasó meses llevándole comida a su padre, Ricardo, y a sus hermanos Marcelino y Antonio a la cárcel de hombres y a su hermana Dolores a la de mujeres.
Laura y una de sus tías sobrevivieron en Guadix gracias a lasolidaridad de los vecinos y a su imaginación y fortaleza para sortear los embates verbales y acosadores de los franquistas. Sus días estaban marcados por el estigma de los republicanos en la posguerra y por un trayecto triste que, en cambio, era la única ilusión de la jornada: ir hasta la cárcel para ver a los suyos.
Hasta que el 9 de agosto de 1939 Laura y su tía fueron citadas en la prisión. "Quienes tenían familiares republicanos en la cárcel vivían pendientes de la noche. Sabían que a los presos que iban a fusilar los sacaban de noche y la gente vivía con esa angustia. Y la noche del 9 de agosto llamaron a mi madre y a su tía. Imagínese lo que pensaron. Cuando llegaron a la cárcel, les dijeron que sedespidiesen de mi abuelo. Estuvieron unos minutos con él y vieron cómo se lo llevaron".
Esa noche, en la misma pared que hoy tiene pintada la paloma de Picasso sobre la vertical de la fosa, un pelotón de fascistas fusiló a Ricardo.
Ricardo Moleón 
Una Dictadura, una Transición y media Democracia más tarde, las familias de los asesinados trabajaron paraidentificar los restos de los 149 arrojados a la fosa de Guadix. "Con el esfuerzo de las familias, el PSOE de Guadix hizo gestiones para dignificar el lugar, y colocó una lápida con una frase y los nombres de los fusilados como homenaje a su memoria», recuerda José Martínez Olmos, diputado socialista por Granada.
El que fuera secretario general de Sanidad en las legislaturas de Zapatero aún se frota los ojos cuando cuenta la historia de Laura. "Ninguna de las 149 familias ha sacado de la fosa a su ser querido. Consideran que es un buen homenaje colectivo que permanezcan juntos e identificados ahí. Pero yo no sé de ningún familiar, una hija en este caso, que lejos de sacar a su padre de la fosa haya querido descansar para siempre precisamente con él. Nos llega al alma. Es una forma bellísima de mantener la memoria sin rencor".
Lo dice Laura hija con sus 53 años de calma: "Ojalá esto ayude a entender la Memoria Histórica. ¿Por qué las víctimas no pueden estar con sus familias? Nosotros no somos de ningún partido, y yo creo que si esto se viera como algo natural, España estaría más tranquila. Nadie quiere otra Guerra. Mi madre necesitaba estar con su padre y una fosa dignificada es una señal de paz y justicia".
Las cenizas de Laura Moleón Contreras viven ahora tres metros a la izquierda de la fosa de Guadix alimentando los olivos que circundan este panteón laico de la Historia.
El domingo, en el acto que el PSOE celebra todos los abriles en el cementerio, la estirpe de Ricardo Moleón Martín posará unas flores en los nombres de sus compañeros de desdicha y, tres metros a la izquierda, con el himno de la República y algunos poemas mejorando el silencio, colocará una placa sobre la urna de una historia con memoria.
En memoria de Laura Moleón Contreras, cuyo deseo era descansar junto a su padre, Ricardo Moleón Martín, por la injusticia cometida en la Guerra Civil. Sus cenizas han sido depositadas en el jardín de esta fosa. 11 de septiembre de 2014.

Exposición: '40 años con Franco' busca en Zaragoza "miradas libres sobre un pasado traumático"


http://www.heraldo.es/noticias/ocio_cultura/cultura/2015/04/16/la_muestra_anos_con_franco_busca_miradas_libres_sobre_pasado_traumatico_351892_308.html


Efe. Zaragoza|Actualizada 16/04/2015 a las 15:25  7 Comentarios

Estará expuesta hasta finales de junio en el Palacio de Montemuzo y la Casa de los Morlanes.

La muestra '40 años con Franco' busca miradas libres sobre un pasado traumático
Belloch y Jerónimo Blasco en la exposición. Ayto de Zaragoza.
    La exposición '40 años con Franco' que se inaugura en Zaragoza y muestra la vida cotidiana y las formas de resistencia durante la dictadura tiene como objetivo proyectar "miradas libres sobre un pasado traumático" y llegar a las generaciones más jóvenes para que puedan conocer la historia.

    Así lo ha destacado en la presentación de la muestra, que estará abierta hasta el 28 de junio en el Palacio de Montemuzo y en la Casa de los Morlanes, el comisario y catedrático de Historia Contemporánea de la Universidad de Zaragoza, Julián Casanova, quien ha estado acompañado por el alcalde de Zaragoza, Juan Alberto Belloch, y el consejero municipal de Cultura, Jerónimo Blasco.

    En este sentido, el alcalde ha resaltado que la exposición pretende dar a conocer, cuando se van a cumplir 40 años de la muerte 'en la cama' del dictador, "qué significó la dictadura", porque si no se conoce de verdad la historia de la dictadura es 'muy difícil entender lo que pasó después en la transición y tratar de imaginar el futuro'.

    Por ello, ha insistido, la muestra, promovida por el Ayuntamiento de Zaragoza, una ciudad que ya tiene "mucha tradición" en asuntos relacionados con la memoria histórica, pretende exhibir "qué tipo de candados y puertas hubo que abrir, por qué se produjo el proceso de la transición democrática y por qué la constitución de 1978 fue de consenso".

    A partir del conocimiento de la dictadura, ha dicho Belloch, se puede conocer el significado de la transición 'y especular sobre la posibilidad de futuros cambios', que no se pueden hacer desde la ignorancia de la historia, ha aseverado.

    La Federación de Asociaciones Gallegas de Argentina conmemora la proclamación de la II República en España


    http://www.cronicasdelaemigracion.com/articulo/galicia/federacion-asociaciones-gallegas-argentina-conmemora-proclamacion-ii-republica-espana/19700101010000065509.html


     | 15 Abril 2015 - 14:07 h.
    En conmemoración del 84º aniversario de la proclamación de la II República Española, la Federación de Asociaciones Gallegas de la República Argentina organiza un acto el próximo sábado, día 18, a las 19,00 horas, en el Teatro Bambalinas, del porteño barrio de San Telmo, Ciudad Autónoma de Buenos Aires.
    Con entrada libre y gratuita, se presentará en esta ocasión el grupo musical ‘El Violinista del Amor y los Pibes que Miraban’, que ofrecerá su reconocido repertorio de canciones republicanas de la Guerra Civil Española.
    A este acto asistirá el diputado nacional por la Ciudad de Buenos Aires (Frente Nuevo Encuentro), Juan Carlos Junio; los embajadores de Venezuela, Carlos Eduardo Martínez Mendoza; y de Cuba, Jorge Lamadrid Mascaró; entre otras personalidades del ámbito político, social y cultural.
    Asimismo, durante el acto se presentarán la Banda de Gaitas ‘Duas Beiras’, que dirige el maestro ‘Pepe’ Lema; y la Coral Semente, conducido por la profesora Viviana García.

    Hace 50 años, en pleno franquismo, se desmontó sin ruido la cruz de los caídos de León.


    http://memoriahistorica.org.es/s1-news/c1-ultimasnoticias/trajano-derribo-a-franco-solo-en-leon/




    San Miguel de las Dueñas 4
    Publicado por ARMH
    Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedIn

    Trajano derribó a Franco (sólo) en León

    Hace 50 años, en pleno franquismo, se desmontó sin ruido la cruz de los caídos de la capital, mientras la democracia mantiene en pie monumentos y placas fascistas en la provincia en el filo de la ley.
    El Diario de León/Ana Gaitero/12-04-2015
    La cruz de los caídos de León fue el primer monumento franquista en caer. Y lo hizo en plena dictadura. Un caso único. Hace 50 años. «Temían que hubiera un cambio y que se quemaran iglesias, así que aprovecharon las obras de reforma de la plaza de San Isidoro para quitar la cruz», cuentan los hermanos Seoane, quienes, que trabajaban a las órdenes de su padre Andrés y su tío Manuel, participaron en el desmontaje del monumento fascista y en la erección de la columna trajana, que conmemora el 1.900 aniversario de la fundación de la Legio VII.
    La orden se atribuye a Antonio Viñayo, quien entonces todavía no era abad de San Isidoro. Los hermanos Seoane aseguran que quien tenía el mando en estas cuestiones en León era el obispo, Luis Almarcha, procurador vitalicio en las cortes franquistas, y el arquitecto José Menéndez Pidal.
    Desde entonces, aseguran los maestros canteros, «hemos quitado unas cuantas cruces de los caídos y ha habido más polémica que en León. Aquí nadie dijo nada». El sentido práctico se impuso a la pleitesía al régimen. Los tecnócratas tomaban el poder en la España de los años 60. En León se confabularon las arrolladoras personalidades de dos miembros de la curia, como Viñayo y Almarcha, ambos amantes del patrimonio y los acontecimientos históricos. «En la muralla romana de San Isidoro se encontraron los restos romanos más antiguos y se iba a celebrar el aniversario de la fundación de la ciudad por la Legio VII», explican Santiago, José Andrés y Pelayo Seoane.
    La piedra de Boñar del monumento se reutilizó en la restauración San Isidoro. En concreto, sirvieron para dar forma a los ojos de buey del claustro de la Colegiata, aseguran los canteros. «Las laudas de plomo las tuvimos en el taller de San Isidoro por si venían a recogerlas, pero nadie preguntó y ahí quedaron hasta que nos fuimos», añaden.
    La plaza de San Isidoro quedó reformada tal y como se ve hoy, con la excepción de la escultura de Las Cabezadas, según un proyecto de la Dirección General de Arquitectura de Madrid que se reprodujo en varias ciudades. El arquitecto Francisco Pons Sorolla, nieto del pintor, fue su autor. La primera fue Palencia, León la segunda y después se hidieron Huesca, Valencia y otras. Se erigió la columna trajana con un capitel que «es copia del teatro romano de Mérida» y se desplazó la fuente neoclásica (1787) de Isidro Cruela del centro de la plaza a su extremo occidental, donde está ahora. El león encumbrado sobre el gran capitel central, con la leyenda LEG VII GEM F, es obra de Andrés Seoane y sustituyó a la escultura original de Mariano de Salvatierrata.
    Cayó la cruz con Franco vivo y León se llenó de leones. No hay más que ver los que jalonan la fachada del Hospital de Regla. El águila franquista, el yugo y las flechas, fueron reemplazados por la columna trajana que conmemora el nacimiento de la legión en Clunia (Burgos) en el año 68 d. C. y cuyo símbolo son precisamente unas águilas.
    El artículo 15 de la Ley de Memoria Histórica, de 2007, obliga a las administraciones públicas a «tomar las medidas oportunas para la retirada de escudos, insignias, placas y otros objetos o menciones conmemorativas de exaltación, personal o colectiva, de la sublevación militar, de la Guerra Civil y de la represión de la Dictadura».
    Se van a cumplir 40 años de la muerte del dictador y aún perviven muchos monumentos, placas y calles con simbología y nombres franquistas en España y también en la provincia de León. «Todo símbolo que lleve una identificación con la dictadura no debería existir. Se debería cumplir la ley de memoria histórica pero al Estado no le ha interesado seguir con este tema», comenta el historiador y profesor de la Universidad de León, Javier Rodríguez.
    «Es glorioso morir por la patria», reza el monumento levantado en Castrocontrigo en honor a los caídos que murieron luchando en el bando sublevado, llamado ‘nacional’ por el régimen dictatorial. Debajo del nombre de José Antonio Primo de Rivera, fundador de Falange Española, figuran los de cuatro vecinos que perecieron en la contienda. «No me importaría poner otros nombres de fallecidos en el bando republicano, pero no sabemos de nadie», asegura el alcalde, Aureliano Fernández, del PP.
    En Pinilla de la Valdería fue exhumada una fosa hace unos años en la que se identificaron los restos de un joven de 19 años, Feliciano Marcos Brasa, secretario de Juventudes Socialistas natural de Destriana, municipio limítrofe.
    «Las heridas están cerradas», sentencia el alcalde, que justifica la permanencia del monumento con su escudo falangista porque «no hay demanda social» que exija su retirada. «Lo pedimos cuando abrimos la fosa», contradice Marcos González, de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH).
    Al otro extremo de la provincia, en Prioro, mantienen otro espectacular monumento a los caídos. «Se hizo en 1939 por una suscripción popular. No lo hizo el ayuntamiento», comenta el alcalde, Francisco Rodríguez Escanciano. Están escritos todos los nombres de los soldados que murieron en el bando sublevado durante la guerra civil, unos seminaristas que fueron fusilados en El Escorial y otro joven soldado que falleció en accidente cuando regresaba a casa. En total, unas 36 personas. «He preguntado si había alguno del otro bando para ponerlo y sóo tenemos constancia de un desaparecido que parece que fue a Argentina», apunta. Como en Castrocontrigo, aquí tampoco el pueblo «nos ha interpelado» para retirar el monumento, explica. Escanciano reconoce que no se ha leído la ley de memoria histórica.
    «Hay que considerar que muchos ciudadanos comunes lucharon en el bando que les tocó, pero habría que recordar los nombres de los dos bandos», precisa el historiador.
    La Bañeza y Valencia de Don Juan se anticiparon a la ley de memoria y desmontaron sus monumentos a los caídos de las plazas Obispo Alcolea y Santa María en los años 1994 y 2001, bajo los mandatos de Antonio Fernández Calvo y Juan Martínez Majo, del PP. En ambos casos, trasladaron las esculturas al cementerio. «El equipo de Gobierno pretende así seguir manteniendo el respeto y consideración a las víctimas de la contienda», señalaba la crónica de Diario de León en La Bañeza.
    El historiador Javier Revilla considera que el monumento de Valencia de Don Juan no precisaba ser trasladado porque «ya no era un símbolo franquista porque siendo alcalde Alberto Pérez Ruiz se borraron todos los nombres y se puso la leyenda a todas las víctimas de la Guerra Civil». Se trata de una obra del artista leonés Manuel Gutiérrez. Un niño vestido de soldado, Julián Pellitero Martínez, que había nacido diez años antes del golpe militar de 1936 posó tumbado en el suelo para representar a los soldados muertos.
    La ley de memoria indulta a los monumentos fascistas cuando «concurran razones artísticas, arquitectónicas o artístico -religiosas protegidas por la ley». En ese caso, indica Javier Rodríguez, «habría que identificar o explicar qué hace eso ahí porque en muchos casos fueron construidos incluso con mano de obra de presos políticos». El prototipo es el Valle de los Caídos, con restos mortales de 33.847 personas, 12.000 sin identificar.
    La ley de memoria histórica respaldó la retirada del colegio público Campo de la Cruz de Ponferrada de un escudo preconstitucional. Se retiró en 2012 y en 2013 la Feria de la Cerámica de Ponferrada colocó un mural en su lugar que relata la historia de la campa alrededor de la ermita de la Cruz o de San Antonio. «En las fiestas patronales se instalaban alfareros de Jimémez de Jamuz ofreciendo su trabajo y lo único que queda es la ermita», comenta Gerardo Queijo. El mural es obra de Teresa Lima y María Jesís Sheriff, invitadas por Embarrarte Cerámica.
    En base a la ley, la ARMH, pide a los alcaldes «que pongan de manifiesto la suficiente consistencia democrática para demostrar respeto público para todas las víctimas de la violencia franquista. Hacerlo es reconocer a quienes creyeron en la libertad y fueron perseguidos, encarcelados, torturados o asesinados por la dictadura». Según en que sitios no encuentra mucho eco. En Astorga se retiró una placa fascista del colegio público Ángel González Álvarez, pero perviven nombres de calles con nombres de la dictadura.
    La ley no ha logrado eliminar nombres de calles que recuerdan a señalados fascistas en Armunia, Trobajo del Cerecedo, Valderas (aunque hay acuerdo plenario faltan las placas). En Posada del Bierzo y Villafranca del Bierzo, entre otras, perviven calles y plazas dedicadas al Generalísimo. Ninguna asociación ha pedido que se retire en León la avenida al general José Mª Fernández Ladreda, ministro de Obras Públicas con Franco. En Lugueros no sólo no quitaron, sino que el ayuntamiento costeó la restauración del monumento a los caídos el pasado verano. No tiene eco ni apoyo oficial. La misma Academia de la Historia acaba de admitir que Franco fue un dictador.

    Paco Etxeberria: “Los humanos no podemos ser neutrales cuando el tema del que se trata es una vulneración de los derechos humanos”


    http://kaosenlared.net/paco-etxeberria-los-humanos-no-podemos-ser-neutrales-cuando-el-tema-del-que-se-trata-es-una-vulneracion-de-los-derechos-humanos/


    Por La Guerrilla Comunicacional
    Paco Etxeberria es antropólogo forense y profesor titular de Medicina legal en la Universidad del País Vasco. Reconocido como uno de los mejores forenses en el mundo. Ha participado como perito judicial en muchos procesos judiciales, dentro y fuera de España, incluyendo casos de torturas por parte de las fuerzas del orden españolas o en […]
    etxeberria-en-la-conferencia-en-mutilava
    Paco Etxeberria es antropólogo forense y profesor titular de Medicina legal en la Universidad del País Vasco. Reconocido como uno de los mejores forenses en el mundo.
    Ha participado como perito judicial en muchos procesos judiciales, dentro y fuera de España, incluyendo casos de torturas por parte de las fuerzas del orden españolas o en el Caso Lasa y Zabala. Sus críticas a los estamentos judiciales españoles en relación con la tortura y la impunidad que, a su entender, se da en ese grave asunto, son durísimas. Algunos de sus estudios forenses han tenido especial relevancia social y han contado por ello con una amplia difusión.
    Ha participado en la exhumación de Víctor Jara y en los análisis realizados a los restos de Salvador Allende en el 2011. Desde el año 2000, ha participado activamente en la exhumación de fosas de personas asesinadas y desaparecidas durante la Guerra Civil Española y la posterior dictadura del General Franco.
    En la interesante entrevista, Paco nos alumbrará con sus conocimientos así como de sus dudas que, obligatoriamente, nos llevará a analizar sus palabras, pensar y, consecuentemente, entender un poco más los errores que cometemos como sociedad.
    Esperamos que te sea interesante y útil esta entrevista.