dissabte, 25 d’octubre de 2014

Exposición todoslosnombres Villanueva de la Serena.





La fosa común de “la chabola” de Grado.



Luis Miguel Cuervo Fernandez ha añadido 2 fotos nuevas.
La fosa común de “la chabola” de Grado.
Cuando en la tarde del día 20 de octubre de 1937 se propaga la noticia de la caída de Asturias, en los frentes casi está oscureciendo. Los soldados republicanos que hasta entonces habían permanecido desplegados en el llamado “pasillo de Grado” están desorientados; la mayoría de los mandos les han abandonado a su suerte y ellos no saben qué hacer…
Portando banderas blancas, una parte se rinden en las líneas enemigas, donde muchos serán pasados por las armas. El resto fueron hechos prisioneros y concentrados en la villa de Grado. Son centenares, quizá miles, y a ellos se unen numerosos civiles detenidos por la Guardia Civil y Falange, principalmente en los de concejos de Belmonte de Miranda y Las Regueras, que durante toda la guerra habían permanecido parcialmente en manos gubernamentales y servido como asilo a numerosos refugiados desplazados de las zonas ocupadas.
Los guardianes, por lo general militares y “camisas nuevas” de Falange, les proporcionaban un rancho desagradable y escaso. Finaliza octubre y llega noviembre; hace frío y la mayoría de los reos no disponen de techo, ni abrigo, por lo que buscan refugio en los portales de las casas, en los establos, donde pueden...
Con todas las salidas vigiladas, pasan las horas caminando errantes de un lado a otro de la villa, esperando conocer el futuro que los vencedores tienen reservado para cada uno de ellos. Llega la hora de ser “clasificados”, y a los más comprometidos los envían a las cárceles de Oviedo o Gijón, donde esperarán para ser “juzgados” por un “tribunal” de urgencia. Los que en un principio aparentan ser menos peligrosos para el nuevo régimen, son trasladados a campos de concentración esparcidos por toda la región, como sería el caso de La Vidriera, en Avilés; Figueras, en Castropol; La Cadellada, en Oviedo o El Cerillero y La Harinera, en Gijón.
La presencia en estos lugares no mejora mucho su situación, ya que las pésimas condiciones de salubridad y los malos tratos se cobrarán numerosas víctimas. Pero la salida de allí será aun más dura: les esperan los batallones de trabajadores o el ingreso en el ejército enemigo.
A los más desafortunados el destino les tiene guardado algo peor; después de un violento y despiadado proceso de interrogación en el tristemente célebre “chalet de Patallo”, la mayoría serán transportados en camiones con un destino incierto.
Aunque algunos ya se lo imaginan, muchos desconocen lo que está sucediendo, ya que los mismos vehículos que trasladan a la gente a otras “instituciones” son los encargados de transportar a los desgraciados que han sido elegidos para la última suerte.
La mayor fosa común de la zona, en la que serán inhumados varios cientos de prisioneros procedentes de Grado, se encuentra en una finca conocida como “la chabola". Situada en las inmediaciones del pueblo de El Rellán, cerca del río Cubia. Un lugar que fue elegido provechando que existía una larga y profunda trinchera construida durante la guerra, que en los años posteriores albergará una granja de cerdos, un insulto más a la Memoria de las víctimas.
Instantes antes de oscurecer, los vecinos de La Cai, pueblo situado en el camino que lleva a la fosa, tan solo a un kilómetro del fatal fin de trayecto, cumplen con una rutina triste y cotidiana: recogen a sus hijos y se encierran en el interior de las casas. Saben que después del crepúsculo acudirá a su cita el camión de "la muerte”.
Después de su paso, la calma se veía interrumpida por los disparos. Más tarde volverá otra vez el silencio y al rato el sonido más odiado por todos: el del motor del vehículo que regresa con sus ocupantes borrachos como cubas, cantando cualquiera de las canciones del nuevo régimen.
Esta película de terror, que se repetía a diario, no finalizaba con la marcha de los asesinos. Los hombres del pueblo se levantaban muy pronto, aun antes de que hubiera amanecido, para reunirse en las inmediaciones de la fosa y terminar el trabajo de los falangistas, cubriendo con tierra los restos que éstos habían dejado al aire.
Esta situación se repitió durante varios meses, calculando los investigadores que la fosa podría alojar restos de varios centenares de víctimas, la mayoría milicianos y soldados del ejército perdedor, muchos asturianos, pero también leoneses, vascos o santanderinos.
La fosa ha sido violada en varias ocasiones: se construyó un puente, se amplió la carretera; eso por no hablar de las numerosas riadas sucedidas en tantos años, lo que hace que la exhumación no sea viable.
Desde aquí reclamo unidad a las asociaciones memorialistas y familiares para exigir al Gobierno del Principado la expropiación de aquel lugar para convertirlo en un espacio de Memoria. Un lugar en el que se respire Libertad; en el que se rinda culto a los que lo dieron todo por la libertad, incluso su vida, y de paso sirva para dejar testimonio de lo sucedido a las generaciones venideras.
Verdad, Justicia y Reparación.

Los hermanos Velasco Iglesias se reúnen, 73 años después.

http://exhumacionvaldenoceda.wordpress.com/reencuentros/testimonios-escritos/los-hermanos-velasco-iglesias-se-reunen-73-anos-despues/



Ésta es la historia de Benito Velasco Iglesias y de su hermano, Heliodoro, los dos de Aranda de Duero (Burgos).
Benito murió en Valdenoceda el 20 de octubre de 1942. Hoy, 20 de octubre de 2014, se cumplen 72 años de su muerte en la cárcel.
Hace poco más de un año, el 1 de junio de 2013, el diario El País publicaba el resultado del estudio antropológico que realizó un antropólogo de Aranzadi y la Universidad Autónoma en 2008. El estudio reflejaba, entre otras muchas cosas, que 18 restos tenían identificación osteológica. Por sus características físicas, edad, causas de la muerte…. los antropólogos fueron capaces de determinar a quién correspondían 18 restos, después de contrastar cada uno de esos restos con los expedientes penitenciarios.  Pero nos faltaban las familias (y por tanto el ADN) para confirmar su identidad con absoluta certeza.  (ver noticia). Uno de los restos pertenecía a Benito Velasco Iglesias.
Al día siguiente, un familiar de Benito, aficionado a la genealogía y a elaborar árboles genealógicos, leyó la noticia. Y se puso en contacto con nosotros vía mail.
Cuando comentamos con los antropólogos de Aranzadi este encuentro, Jimi Jiménez, de Aranzadi, recordó que en la fosa de Andaya había otro VELASCO IGLESIAS sin identificar (por falta de familiar para hacerle el ADN).
Pues bien, se lo comentamos a la familia y no daban crédito. En pocos días habían localizado, casi por casualidad, a sus dos tíos, BENITO y HELIODORO, hermanos, desaparecidos tras una durísima represión en Aranda de Duero.
Uno, Benito, se lo llevaron preso a Valdenoceda, donde murió hace 72 años. El otro, Heliodoro, fue fusilado con decenas de personas más en La Andaya (Lerma) y enterrado en una cuneta. Tenía entonces 19 años (ver información).  La exhumación de La Andaya se realizó en 2006. Ante la falta de familiares descendientes, muchos de los fusilados en Andaya fueron enterrados en un panteón en el cementerio de Aranda de Duero. Entre ellos se encontraban los restos de Heliodoro.
Localizada la familia, se les pidió una muestra de saliva. El laboratorio pudo extraer el ADN familiar y lo contrastó con los restos de Benito (en Valdenoceda). El análisis fue positivo. Posteriormente, el antropólogo, Luis, viajó a Aranda, entró en el panteón donde están enterrados los fusilados en Andaya y obtuvo una muestra de cada uno de los cuatro restos más jóvenes enterrados en el panteón. Unos meses después, tras las pruebas de ADN, el laboratorio confirmó que ya tenía identificados los restos de Heliodoro Velasco Iglesias.
Hoy, por fin, los dos reposan en su pueblo, en Aranda de Duero, en su pueblo, enterrados dignamente, después de 72 años en sendas fosas, separadas entre sí unos pocos kilómetros.
Queremos dar las gracias a la familia VELASCO IGLESIAS, a los sobrinos de BENITO y HELIODORO, por mantener viva su memoria y por querer recuperar sus restos para que reposen en su pueblo.
Un equipo de antropólogos y arqueólogos limpia los esqueletos de la fosa de La Andaya (Lerma) antes de trasladarlos al laboratorio. / Foto: Mabel García. El País
Un equipo de antropólogos y arqueólogos limpia los esqueletos de la fosa de La Andaya (Lerma) antes de trasladarlos al laboratorio. / Foto: Mabel García. El País

El Centro de Estudios Andaluces tiene el placer de invitarle a la mesa redonda: La conciencia del exilio infantil: los niños del Morelia y del Winnipeg.


http://www.centrodeestudiosandaluces.es/avisos/invitacion275.html


El Centro de Estudios Andaluces tiene el placer de invitarle a la mesa redonda

La conciencia del exilio infantil: los niños del Morelia y del Winnipeg
‘EL EXILIO EN FEMENINO’
Un análisis del exilio desde una perspectiva de género reconstruyendo, desde la primera persona, algunas de las muchas historias de solidaridad y humanidad vividas durante este periodo.
Intervienen:
  • Josefina Cuesta Bustillo. Catedrática de Historia Contemporánea de la Universidad de Salamanca.
  • Testimonio de la niña de la guerra Araceli Ruiz Toribios. Presidenta de la Asociación asturiana ‘Niños de la Guerra’.Esta mesa redonda forma parte de las acitividades paralelas en torno a la exposición ‘Entre España y Rusia. Recuperando la historia de los niños de la Guerra’
Día y hora: jueves, 23 de octubre de 2014, a las 19:30 horas.
Lugar: Museo de la Autonomía de Andalucía. Avda. Blas Infante, s/n.
Coria del Río - La Puebla del Río (Sevilla).
ENTRADA LIBRE HASTA COMPLETAR AFORO

Seguimos reivindicando VERDAD, JUSTICIA Y REPARACIÓN. Sábado 25 de octubre 2014, 12:00h Plaza de la Gavidia (Sevilla)


Esto ha sido esta mañana. Siento no haberlo subido antes.




Os esperamos.
Salud!


Asociación Memoria Histórica y Justicia de Andalucía
Avda. Blas Infante 4, 8ª planta
41010 Sevilla 
www.todoslosnombres.org
Tfnos: 647356571 / 619047369

Localizados en ataúdes nueve mineros que quisieron acabar con los planes de Queipo


http://www.lamarea.com/2014/10/20/localizados-en-ataudes-nueve-mineros-de-la-columna-que-quiso-acabar-con-los-planes-de-queipo/

Localizados en ataúdes nueve mineros que quisieron acabar con los planes de Queipo
20 de octubre de 2014
16:40
SEVILLA // Los trabajos de exhumación en el viejo cementerio de Camas (Sevilla) han sacado a la luz los restos de nueve mineros muertos en una emboscada en su intento por reprimir la sublevación franquista en 1936. El hallazgo ha sorprendido por la forma de enterramiento: los cuerpos están depositados en ataúdes. “Es la primera vez que nos encontramos esto”, asegura el arqueólogo que ha dirigido la exhumación, Andrés Fernández. Según la documentación del archivo municipal, estos nueve mineros, que sufrieron disparos de fusil y fueron afectados por la explosión de dinamita, recibieron la autopsia y fueron posteriormente inhumados en féretros. La explicación del arqueólogo a esta singular situación es que los funcionarios del Ayuntamiento debieron de seguir trabajando hasta que los falangistas tomaron el pueblo: “Trataron a estos mineros como a cualquier persona que moría: el forense hizo la autopsia y encargaron los ataúdes al carpintero, por los que pagaron, como refleja la documentación, 180 pesetas”, cuenta Fernández.
La columna salió de la cuenca onubense de manera espontánea, con las pocas armas y explosivos que pudo reunir, hasta Sevilla, donde Queipo de Llano acababa de iniciar su sangría. “Casi teníamos las esperanzas perdidas y ha sido una gran felicidad encontrar a estos hombres”, expresa el arqueólogo. Era la segunda vez que se disponían a buscarlos. Hace un año, en la primera intervención en el cementerio -hoy un parque de educación vial- no se halló rastro de ellos, aunque sí fueron localizadas las pruebas de otro horror de la represión: cinco cuerpos con signos de violencia. Según la investigación de Francisco Espinosa, de los hombres que formaron parte de columna minera, 25 murieron en el momento y 68 fueron fusilados tras un consejo de guerra, la mayoría enterrados supuestamente en el cementerio de Sevilla.
Los cuerpos de estos nueve mineros han sido localizados en el lugar señalado en las actas de enterramiento, en una fosa de siete metros de largo por dos de ancho, sobre la derecha del paseo central mirando al norte. Sobre ella, fueron enterrados posteriormente niños y neonatos. “Se solía hacer para ocultar el horror”, añade Fernández, que ha trabajado día y noche en los últimos dos meses hasta dar con los mineros. Como indican las autopsias, uno de los hombres, por ejemplo, tenía roto el globo ocular y la mandíbula; en un cráneo se ha hallado un proyectil mauser; y dos no tenían piernas. Uno de ellos es José Palma Pedrero, un hombre al que llevaban buscando desde hace años sus únicas familiares directas vivas: Pilar Comendeiro desde Argentina, y Nelly Bravo desde Nueva Jersey. Ambas son sus sobrinas. “Nunca perdí la esperanza”, cuenta emocionada Pilar, aunque no estará totalmente tranquila hasta que las pruebas de ADN aclaren la identificación final de los huesos.
camas
Además de José Palma Pedrero, están identificados otros cuatro: Francisco Salgado Mariano, Domingo Pavón Fernández, Domingo Pachón y Cayetano Muñoz Maestre. Dos de ellos, portaban su DNI.
Los trabajos para la búsqueda de los mineros han sido subvencionados por el Ayuntamiento de Camas -22.000 euros- y la Dirección General de Memoria Democrática de la Junta de Andalucía -12.000-. “Sin los datos del archivo, al encontrar ataúdes, igual se nos hubiera pasado por alto y no se habría determinado que se trataba de los mineros”, afirma la concejala de Cultura, Participación Ciudadana y Fiestas Mayores, Eva Pérez (PSOE). Pérez insiste en que la implicación de los ayuntamientos en la recuperación de la memoria histórica es fundamental. “Deberían destinar una partida en sus presupuestos”, añade. En esta exhumación, impulsada por las sobrinas de José Palma, ha participado también activamente la Asociación Memoria, Libertad y Cultura Democrática.
Según la Dirección General de Memoria Democrática, en este caso, al no tratarse de fusilamientos, sino de un “acto de guerra”, no se sigue la vía judicial sino la vía administrativa. Y de confirmarse científicamente que los restos hallados pertenecen efectivamente a los de los mineros, serán enterrados dignamente en el nuevo cementerio y recibirán el homenaje que merecen por haber dejado sus vidas por defender la libertad. Pilar y Nelly ya están deseando volver a cruzar el charco. Ambas se muestran muy agradecidas con el equipo arqueológico y los responsables políticos, que por fin entendieron la importancia de su petición.
faldon_noticias

“En el Cenajo (Murcia) hubo un campo de concentración durante el franquismo”


http://elpajarito.es/region/389-memoria-historica/9758-en-el-cenajo-hubo-un-campo-de-concentracion-durante-el-franquismo.html


Historias de lucha y exilio desde Francia (I): Daniel Serrano.


http://www.cronicapopular.es/2014/10/daniel-serrano-resistente-en-paris-el-pueblo-espanol-debe-elegir-libremente-y-elegira-republica/


Daniel Serrano, resistente en París: “El pueblo español debe elegir libremente y elegirá República”

Historias de lucha y exilio desde Francia (I)

Enriqueta de la Cruz

Periodista y Escritora
Detrás de su cabeza, cada día, cuando desayuna, come y cena, tiene un paño de cocina, sí, detrás de su cabeza, con una receta de migas extremeñas. En otros rincones está la de pulpo a la gallega o un platito donde se ve a dos flamencos bailando. Por toda su casa, acogedora, cálida, culta, llena de libros y más libros (que se ha leído, no como otros…) está España. En el baño, en el salón, en las habitaciones… Él no la ha olvidado; España, la que quedó maltrecha, sí le ha olvidado a él. Pero somos muchos, miles y millones los que no consentiremos que ese exilio inhumano quede bajo la losa del olvido. Como dijo Pedro Garfias, “España que perdimos, no nos pierdas”. No, no dejaremos que pase, no os perderemos, Daniel.
Fue el pueblo mismo el que trajo la II República, sin violencia, y eso es lo que debiera pasar de nuevo. Atributtion: Rose-Marie Serrano
Fue el pueblo mismo el que trajo la II República, sin violencia, y eso es lo que debiera pasar de nuevo. Atributtion: Rose-Marie Serrano
Daniel Serrano, como tantos españoles republicanos, salió un día pero no perdió para siempre: insiste en su idea, en la República de reformas increíbles en tan poco tiempo que vivió y que quiere volver a ver, y, de momento, contar. En su Torre de Esteban Hambrán (Toledo)  y en tantos otros sitios de homenajes, cuando vuelve, nota algo extraño: mucho mirar para otro lado, mucho callar las bocas, pasar de largo, muchos silencios y mucho facha. Él estuvo tres años en prisión; su hermano Eudaldo fue fusilado. Luego vivió destierro y más tarde buscó una vida digna donde se lo permitieran: fuera. Marchó a París, ha trabajado mucho y sigue luchando. Nos cuenta aquí su historia que ya forma parte de la mía después de unos días compartidos en su casa, que yo he de reflejar porque la siento en carne propia. La III República ha de incorporar el exilio, a nuestros españoles ahí afuera, o no será la de todos.
Sí, se llama Daniel Serrano. Vive en Bobigny. Ha luchado en  Brunete, Teruel, Belchite. Ha estado preso, ha vivido el destierro, sigue batallando cada día, a sus 94 años, por la III República española, por nuestra República necesaria, próxima. Es un resistente. Ne pas s´avouer  vaincu (No admitir la derrota) es el nombre de una película de la que es protagonista, un film-reportaje  de Susana Arbizu y de Henri Belin, que recuerda a su hermano Eudaldo y todo lo sucedido con palabras claras y sencillas. El film es uno de los más clarificadores que conozco en cuanto a Memoria Histórica. Ha sido reconocido y premiado en Francia, México, Nueva York, Cádiz y debe ser visto en toda España.
Daniel Serrano, testigo de un tiempo mejor, más humano; un hombre claro, firme, inteligente y formado. Tierno y paciente, anima a seguir porque él no se da por vencido y eso nos enseña. Hombre con la bandera tricolor a cuestas, siempre que hay que rendir honores merecidos a un brigadista, por ejemplo, como hicimos con Henri Rol-Tanguy, que tiene calle en Francia, en Bobigny; siempre que hay que recordar a las víctimas o hablar con los resistentes de las batallas pasadas o del presente, o del porvenir, o pedir fuera lo que aquí, dentro, se nos niega: ¡Verdad, justicia, reparación! Rememoramos con él ese mundo mejor que ya existió: el de la II República, llena de conquistas y también de fascismo que ponía todos los palos en la rueda, hasta romper el progreso, hasta hoy. Es bueno recordar lo que no se debe olvidar. 
Daniel, ¿cómo empezó todo?
Yo vivía en La Torre de Esteban Hambrán (en la provincia de Toledo), en un barrio que le llaman La barrera y cuando se proclamó la República tenía 11 años. Y estábamos los muchachos por allí, jugando, y pasa Arturo, El conejo, que tenía una finca por allí y tenía habas sembradas y nos dice: “¡Hala muchachos!, ya podéis ir a comer habas, que ya llegó la República”. Fíjese bien en el significado de esto: como queriendo decir que ya todo el mundo podía hacer lo que le diera la gana, es decir, burlándose…
Pero la cosa iba en serio, porque la gente comió pese a los señoritos que querían la tierra quemada, muerta, y estudió. ¿Qué me dices de las escuelas?
El Partido Comunista nunca debió aceptar esos tratados que se hicieron en la Transición; fue una debilidad muy grande. Atributtion: Rose-Marie Serrano
El Partido Comunista nunca debió aceptar esos tratados que se hicieron en la Transición; fue una debilidad muy grande. Atributtion: Rose-Marie Serrano
¡Ah, las escuelas…! Fue un progreso enorme. Antes de la República, con la Monarquía, íbamos a la escuela, unos por la mañana y otros por la tarde, porque los maestros no podían recibir a todos y nos dividían. Pero cuando se proclamó la República se doblaron los maestros: tuvimos dos maestros y dos maestras. Entonces ya íbamos por la mañana y por la tarde. Y es mentira que se persiguiera la religión, lo único que hizo el  gobierno es que las cuestiones de religión había que limitarlas a su ámbito y eliminarlas de las escuelas: por ejemplo, los crucifijos. Teníamos uno en la pared y, claro, el maestro recibió la orden de retirarlo, como explicó cuando se presentaron cuatro viejas a protestar… Pero no se prohibió el estudio de las religiones; era voluntario y la religión la podía aprender quien quisiera, libremente.
Y los chicos cambiabais…
Todo cambió. Los muchachos aprendíamos más. La enseñanza era muy elevada cuando antes no interesaba que aprendiera nadie, para que los chicos que pudieran permitírselo tuvieran que tomar clases particulares. Nos enseñaban la regla de tres, reglas de interés, en fin de todo. ¿Es que enseñan ahora estas cosas? Porque no lo parece…
Antes de esto que cuentas, la Iglesia y la Monarquía no querían que aprendiera el pueblo.
Ah, nada, nada. Mira si se aprendía que el maestro estaba obligado a llevar a misa, a la iglesia, a los chicos… Y con esto se acabó. La República, no obstante, cometió errores: por ejemplo, eso de que pudieran seguir en las escuelas estudiando religión. Si a la Iglesia lo que le interesa es la torpeza; crean todos los cuentos y las fábulas inventadas. Porque, vamos a ver, crucificaron a Jesucristo, bueno, porque la cruz era un invento de sacrificio romano, pero ahora bien, de ahí a que si luego resucitó, etc., va mucho…, que si resucitó y que si subió al cielo y todos esos cuentos chinos… Eso son fábulas que ni debían existir siquiera.
Y sobre la reforma agraria ¿qué?, ¿fuiste testigo también?
Sí, claro. Otro gran progreso de la República, que cuando se realizó de verdad fue en el 36. En mi pueblo hay un latifundio de más de 3.000 hectáreas de terreno, casi 4.000, enorme, que coge varios pueblos alrededor y que estaba para que llegaran los señores a divertirse, a cazar perdices y conejos y darle un poco de tierra a los labradores para que pagaran por trabajarla y luego: fuera, márchate. Esas tierras iban pasando, sin dividir, de duques a condes, de éstos a marqueses, y así siguen… Nunca las dividían, para explotar mejor a los labradores de los pueblos, obligados a pagar para sembrar un poco de trigo… y ya está. Las encinas ni se podían tocar. Bueno, pues con la República, todo ello fue incautado por el Estado y se acabó el latifundio, que fue dividido para los labradores de los cinco pueblos que rodean esa tierra. Se formó una colectividad de obreros, de braceros, que no tenían propiedades y, para que pudieran cultivarla, se les dio 40 pares de ganado, fíjese lo que esto significa, porque no tenían nada más que sus brazos para trabajar y, ¿cómo iban a cultivar la tierra? Necesitaban sus aperos de labranza y su ganado y no solo eso, porque había que alimentar ese ganado y hacer un barbecho, porque desde febrero o marzo (que se empieza a cultivar la tierra) hasta noviembre (en que se sembraba), esto es obligado en tierra de secano, si no, no se puede sembrar trigo… Entonces, se le dio un sueldo como si estuvieran trabajando a jornal para que aguantaran ese tiempo y pudieran vivir hasta que cogieran los frutos y pudieran devolver el dinero al Estado: se les dio un sueldo, el ganado, las tierras, los aperos. Esto era la reforma agraria, algo grande, algo sublime. Y todo se vino abajo. Hasta los más imbéciles del pueblo sabían que algo se estaba preparando en contra. Porque se reían: “Ya veremos a ver quién siembra esos barbechitos”, decían algunos. Y les contestaban otros: “Pues quién va a ser, nosotros, ¿no?…”. Y efectivamente, no los sembró nadie porque llegó la Guerra. ¿De dónde dimanaba eso? Pues hasta los más tontos lo sabían, que se estaba preparando algo, y era un golpe, porque los jefes de Falange y otros lo sabían y se les escaparía algo. Sanjurjo lo intentó primero, pero fracasó totalmente.
Tú saliste entonces de tu pueblo.
La Monarquía es un sistema caduco que está  completamente aliado con la Iglesia. Atributtion: Rose-Marie Serrano
La Monarquía es un sistema caduco que está completamente aliado con la Iglesia. Atributtion: Rose-Marie Serrano
Salimos en octubre, porque Yagüe, que era el más criminal de todos, entró en Talavera, matando a todo el que le daba la gana. Bueno, bueno, corría la sangre por las calles… Y fueron debilidades de la República el no enterarse y el no ver qué mandos tenían en el ejército, qué calidad de algunos, porque ya en la huelga de Asturias del 34, ya algunos matando obreros, demostraron quiénes eran y de lo que eran capaces, como Franco y Yagüe. Y la República tenía que haber tomado medidas serias y lo único que hizo Azaña fue mandar a Franco a las islas Canarias y decirle: “Yo no tengo miedo a los golpes de Estado, ¿sabe usted?”. Y Franco agachó la cabeza, sí…; se la preparaba bien.
UÑA Y CARNE
Franco y la Monarquía, uña y carne hasta nuestros días.
Franco era un privilegiado de la Monarquía, siempre lo fue de Alfonso XIII. Su hermano Ramón se rebeló contra la Monarquía cuando se cantaba aquello de: Viva Alcalá Zamora, Queipo de Llano, que con Franco se muestran republicanos… Pero luego se volvió la chaqueta y se fue con su hermano. Como era aviador, cayó mientras volaba en las Baleares, no sé si por sabotaje o qué. Luego el pueblo, cuando despertó, tampoco quería a Alcalá Zamora, un hombre más bien de derechas y muy católico, republicano, sí, pero de derechas, y llegó Azaña.
También hubo canciones para las mujeres que votaban.
Sí: -Ay que guasa, -pues ¿qué pasa?, -que a votar se ha marchao la Tomasa, no sabemos cuándo volverá y mientras yo voto a Pepe o a Luis, le coses el roto que lleva el mandil. -Ay qué lío -dice el tío-, este mundo se ha vuelto al revés, ahora sí que estoy perdido, que no sé si soy hombre o mujer. Era una crítica que sacaron los que no querían y que sacaban coplas: “¡Ya tien voto las mujeres… El divorcio en España!” ¿El progreso de la República?: Le dio el voto a las mujeres, que aquí en Francia no lo tenían aún, ¿eh?, que fue en el 45 y allí en España fue reconocido en la Constitución del 31. Y antes de la República no había divorcio tampoco; era obligatorio casarse por la Iglesia; de otra forma no se podía. ¡El juez tenía que ir a la iglesia! Era un poderío enorme el de la Iglesia. La República todo eso lo fue eliminando.
Ay, Daniel, ¿y el franquismo cómo lo viviste después de ver todo esto?
Yo el franquismo lo he vivido en la cárcel. Primero: yo en la Guerra tenía 16 años. Y en el 37, con 17 años, ya me alisté; me admitieron. La primera batalla fue en Brunete. Luego intervine en Teruel y Belchite.  Recuerdo que por la parte de Zaragoza los anarquistas ganaron las batallas y prohibieron el dinero; en fin, medidas precipitadas que no iban a ningún sitio. Fui a un comercio y no nos dejaron pagar. Porque yo no digo que el dinero sea imprescindible, puede sustituirse, pero claro, ya cuando un pueblo está avanzado, entonces puede sustituirse, como muchas cosas que existen en el capitalismo. Pero para eso se necesita un avance muy grande del pueblo y de la economía y de todo. Me acuerdo de que pasamos el Ebro con una barca y  empezaron a disparar muy cerca, las balas caían, aunque no nos afectaron. Yo no me podía tirar al agua porque no sabía nadar y lo pasé muy mal; me quedé allí con la barca zigzagueando hasta que con las manos pude acercar la barca a la orilla; eso fue allí, cerca de Belchite. ¡La guerra!
Muchos recuerdos. Qué mal fin…
España no puede seguir así, con un rey, hijo de un rey al que puso Franco. Hay que darse cuenta de esto, de la excepción que representa en Europa. Están gobernando por la fuerza. Atributtion: Rose-Marie Serrano
España no puede seguir así, con un rey, hijo de un rey al que puso Franco. Hay que darse cuenta de esto, de la excepción que representa en Europa. Están gobernando por la fuerza. Atributtion: Rose-Marie Serrano
El Partido Comunista no quería entregarse así como así, con los brazos cruzados y ¡hala!, que hagan conmigo lo que les dé la gana, que fue lo que pasó. Hubo una división política y siempre hay gente medio traidora o traidora del todo. Besteiro, que era un dirigente del Partido Socialista de primer orden, y Casado, un militar de carrera, al que lo que le importaba era su carrera… Se juntaron los dos e hicieron negociaciones que pasaron por mi pueblo, por la central de teléfonos que había, y que nada,que vamos a hacer la paz con Franco… Y Franco dijo que no había condiciones que aceptar, sino rendición sin condiciones, lo dijo claro y neto. Pero ellos creían que iban a poder poner condiciones y eso llevó consigo, en fin, lo que pasó… El Partido Socialista fue engañado y apoyó a Casado y a Besteiro, que hicieron los apaños con Franco y así fue como entraron en Madrid con el fusil al hombro los fascistas, anda, ya entramos… Madrid que ha estado tres años deteniéndonos, en fin, un desastre… Y claro, como el Partido Comunista no lo aceptó, pues lo primero: había que comenzar a luchar contra él  y yo en aquel entonces estaba en Almadén y me llegó que se habían sublevado los comunistas en Madrid y era eso que no querían aceptar una rendición así… Y entonces, pues, anda, que se acabó la guerra… y ahí tienes a socialistas y a comunistas a tiros… Luego pasé a Ciudad Real y vi todas las ventanas de la sede del Partido Comunista acribilladas…
Pues vaya manera… ¿Qué hiciste después?
Claro, después de lo que te cuento me fui a mi casa, un error que cometí. Y en un tren de mercancías vi que había miembros del Partido Comunista, pero iban detenidos, no nos dimos cuenta hasta después de lo que pasaba. Yo estaba en las Juventudes Socialistas Unificadas, como mi hermano, que vivía en Madrid.  Se pusieron contra ellos en Madrid con lo de Casado y se extendía aquello de que los comunistas se han sublevado… Mi padre y mi hermano estaban, como te digo, en Madrid; él en carabineros y yo temía por él, que fue un gran dirigente siempre, fue teniente de alcalde del pueblo. Pregunté por él: ¿Y Eudaldo? A todos los de Madrid los habían concentrado en los campos de futbol y a los pocos días se presentó en casa. Los habían soltado, pero era una trampa. Que lo que tenían que haber hecho es eso, soltar a todos, decirse: nos hemos sublevado, hemos ganado la guerra, se han defendido que es lo que legalmente hay que hacer, que está justificado, y se acabó; eso, si Franco hubiera sido un ser normal, pero no: era un salvaje, era una bestia, un monstruo que no hizo más que matar, toda su vida. Entonces, los soltaron pero para ir luego a casa a detenerlos y a los pocos días, el 13 de abril, se presentan en mi casa los falangistas y nos llevan a los tres a la comisaría, a la checa que le decíamos, que estaba en la calle de La bola, donde daban palos a granel y allí vivía una individua de mi pueblo a la que mi hermano había salvado la vida, Josefa, La pepita, hermana de Juan Aguado, el jefe de Falange del pueblo, que era el que removió todo. Mi hermano, con sus ideas, dijo: “a las mujeres no hay que tocarlas porque la mayoría, si no todas,  no ha hecho más que obedecer a sus maridos o a sus padres, no son responsables, no saben de política ni nada”, y era la realidad entonces, porque sus padres o maridos influían sobre ellas. Y a esta Josefa mi hermano se la llevó a Madrid en un coche, porque allí en el pueblo peligraba. Bueno, pues esta señora, cuando nos detuvieron a nosotros, estaba allí, voilà, y a mi padre le salvó, dijo que no se había metido en nada y le soltaron. Le salvó porque mi padre a la edad que tenía ya si cae en la cárcel muere. Pero a Daniel y a Eudaldo, a la cárcel, a Porlier. A mi hermano le sacaron y le fusilaron en 1941. Si ella se opone, pues no habría ocurrido, no le habrían fusilado, hubiera estado en la cárcel, hubiera pasado mucho, pero no lo habrían fusilado. Y Juan Aguado es el nombre ahora del colegio público de La Torre, por ese Juan Aguado… Y hay una calle de José Antonio, de las primeras calles…
Y después, para ti fue la cárcel…
Tres años. Y salí con destierro, a 250 kilómetros del pueblo tenía que estar. Yo había pasado casi toda la guerra en Valencia, en Levante y en Cullera conocía a una persona y allá que me fuí. Y allí conocí a mi mujer. Sabía lo de las naranjas, que habría posibilidades, pero cuando llegué allí había 30 o 40 personas o muchas más en la plaza, para que los contrataran y dije: “bueno, ¡pues sí que he caído bien! Si estos que son valencianos y hablan el idioma, no tienen trabajo, ¿qué es lo que voy a hacer yo aquí?”. Entonces se lo expuse al alcalde, le dije que me habían destinado allí y cuál era la situación y me recomendó a los que recogían naranjas y eso. Entonces las naranjas estaban por la tierra, por el suelo; se las llevaban los alemanes pero nos las pagaban porque en parte las habían pagado ya, ¿comprende? Y tenían razón: todas las armas que mandaron a Franco había que cobrarlas y los agricultores no podían coger las naranjas y por eso estaban por el suelo… ¡Y tantas personas sin trabajar…! Yo pasé así algunos meses  y luego trabajé varios meses haciendo tubos de cemento con otra persona que los fabricaba, para el riego. Y luego en Valencia, en Mislata, hicieron un hospital militar y necesitaba tubos; entonces solicité entrar ahí y lo hice, ahí me tienes, fabricando tubos y allí metí a dos de La Torre que estaban escondidos y eso. Pero era duro y difícil ese trabajo y yo me fui a una compañía de seguros.
Y más adelante, a Francia.
A la Iglesia no le interesa la instrucción del pueblo, sino que el pueblo  sea torpe, analfabeto. Cuanto más torpe, mejor; más creen en todas las fábulas que ellos cuentan. Atributtion: Rose-Marie Serrano
A la Iglesia no le interesa la instrucción del pueblo, sino que el pueblo sea torpe, analfabeto. Cuanto más torpe, mejor; más creen en todas las fábulas que ellos cuentan. Atributtion: Rose-Marie Serrano
Aquí estaba mi cuñado; había nacido en Argelia, y claro, tenía trabajo y me escribía contándolo y la familia fue algunas veces a España de vacaciones y me contaban la vida de aquí (se refiere a Francia), que era muy diferente a la de allá (se refiere a España) y que aquí había trabajo y, claro, me vine. Y, efectivamente, aquí no me faltó el trabajo desde que llegué. Como digo, yo conocí a mi mujer en Valencia; ella sabía francés.  Cantaba: La fleur palisse et le jour s´eteint, yo no comprendía nada, ¿y usted? Bueno era: La flor palidece y el día se está acabando, ¿comprende?
Y ¿cómo se ve desde aquí hoy que todavía tengamos un rey después de Franco?
Franco, como le digo, siempre fue un privilegiado de Alfonso XIII y no me extraña nada que se dijese: pues voy a meter a los Borbones otra vez. Tenía que haber dicho: yo muero y ahora el pueblo español que elija su gobierno, su jefe, que hubiera sido suyo. Pero él, como hacía lo que le daba la gana y todo se le admitía, pues aquí nos tienes, con los Borbones que eran de origen de Francia, donde se los eliminó, y en España, aquí los tienes.
Sí, los vamos a devolver a Francia, ¿eh? No, pobre Francia… Por aquí ni pasan… ¿Y qué más debemos saber, Daniel?
España necesita elegir libremente qué quiere. Para elegir quién la gobierna, necesita unas elecciones completamente libres y supongo que si se le diera a elegir, la Monarquía sería eliminada. No sé si me equivocaré, pero creo que no me equivoco. Si se le diera a elegir libremente, elegiría República, porque eso de la Monarquía es un sistema ya caduco. ¿Por qué tiene que ser el jefe del Estado uno que “ha venido del cielo”, hijo del rey y heredero ya desde que nace? ¿Por qué?, si eso es de la antigüedad; debe desaparecer como en casi todos los países de Europa. Es el pueblo el que debe elegir al gobernante de la nación.
MONARQUÍA A LA FUERZA, EXCEPCIÓN EN EUROPA
Y produce dolor, ¿verdad? Comprobar cómo, tras la muerte de Franco los partidos de izquierda, como ahora algunos todavía (PSOE), aceptan la bandera monárquica, al rey; y cómo algunas personalidades comunistas fueron a recibir los restos de Alfonso XIII para llevarlos a El Escorial…
Fue una debilidad muy grande del Partido Comunista: nunca debió aceptar esos tratados que se hicieron, tenía que haber dicho: No, ahí os quedáis con eso, yo no quiero saber nada de eso, ahí os quedáis vosotros y el Partido Socialista, no podemos aceptar esto; es el pueblo el que debe decidir. Y aquí lo tenemos, ese régimen, que no progresa, porque no puede progresar, porque no les interesa progresar, porque la Monarquía es un sistema que está completamente aliado con la Iglesia y a la Iglesia no le interesa la instrucción del pueblo, sino que el pueblo sea torpe, analfabeto. Cuanto más torpes son las personas, mejor para la Iglesia, más creen en todas las fábulas que ellos cuentan. Y todas esas fábulas son muy peligrosas y muy malas, porque, vamos a ver, ¿está Jesucristo ahí en un nublao, ahí, y los santos? ¿Y cómo es que se ha ido a la luna y todo y no se les ha encontrado? En fin, tendrían que darse cuenta de esos peligros…
Pero ahora se apuesta por la República desde muchos frentes, se ha roto el pacto de la Transición; el capital ha engañado de nuevo y ha roto todos los pactos…
La II República vino sin violencia. El rey Alfonso XIII, se tiene que marchar porque ya fusiló a los capitanes FermínGalán y García Hernández, en el año 30, y de ahí ya vinieron movimientos: el mismo hermano de Franco y Queipo de Llano (el señor ese también) se sublevaron contra la Monarquía y luego se proclamó la República en el 31. Fue el pueblo mismo que la instaló y eso es lo que debiera haber ahora: que el pueblo vote libremente, sin coacciones, sin presiones, qué régimen quiere.
Y a los jóvenes que de nuevo tienen que luchar, que están excluidos, ¿qué les dirías?, ¿qué es lo más importante?
En este régimen no se puede progresar porque no les interesa que progresemos. Atributtion: Rose-Marie Serrano
En este régimen no se puede progresar porque no les interesa que progresemos. Atributtion: Rose-Marie Serrano
Pues eso mismo: que el pueblo debe elegir. Necesariamente, esto, un día u otro, tiene que llegar. España no puede seguir así con un rey y ahora el hijo del rey que ya es el rey, así, haciendo lo que le da la gana y lo que quiere. Hay que darse cuenta de esto, de la excepción que representa en Europa, es el único país en estas circunstancias. A su padre le puso Franco. Están gobernando por la fuerza. Eso en Europa ya no existe. La fuerza es la que gobierna, la que domina desde el Golpe de Estado de Franco, no la democracia. Eso no es democracia ni nada, es una imposición y ha habido errores de los partidos, entre ellos, como le digo, del Partido Comunista que no debió aceptarlo. La marcha que lleva España no es la que lleva el resto de Europa y un día u otro, por fuerza, la república ha de llegar.
¿A ti no te parece una burla cruel y asquerosa que diga el Gobierno al requerimiento de la ONU de verdad, justicia y reparación que la conciliación ya se ha dado porque lo que se quería era democracia y ya la tenemos. ¿No suena a amenaza también? Tú que has sufrido tanto, ¿mereces esto, este trato?
Todo es mentira; ni se ha hecho justicia ni se ha hecho nada. Ya digo, si Franco hubiera sido sensato, un hombre verdaderamente así, no hubiera fusilado a todos los que siguió fusilando, porque se acabó la guerra, se acabó la sangre. Pero no, era un monstruo. Desde que fue mayor de edad, se puede decir, y fue a Marruecos, no hizo más que matar, cuando el movimiento de Asturias, llegó a matar a todos los que pudo y así, España tuvo que darse cuenta de eso, y tiene que darse cuenta: ése no es el camino de un país civilizado. Si hubiera continuado la República, que fue un progreso enorme…
Llegará de nuevo, llegará, porque si no, alianzas de la cruz y la corona otra vez nos llevaría al retraso, al retraso de nuevo, ¿no?
¡Pero si el retraso está!  España no puede adelantar ni progresar porque a este Régimen no le interesa que el pueblo estudie adecuadamente. Pero llegará un día en que se den cuenta de que esto no es marcha… Porque me supongo que el Monte Alamín, ese latifundio de mi pueblo del que le hablaba, uno de los más grandes de España, que cubre cinco pueblos alrededor, seguirá igual, sin partir y así, del duque al conde, del conde al marqués, y siempre hacen lo que les da la gana…
Ay, el pueblo despierta ya, creo que despierta, así, como tú dices, nos resulta imposible seguir. España no aguanta ya tanta corrupción y tanto Borbón. ¡Salud, Daniel! y que la veas pronto. ¡Viva la República!