dissabte, 1 de febrer de 2020

REPORTATGE EL BOMBARDEIG DE LLEIDA: LES VÍCTIMES QUE EL FRANQUISME VA OCULTAR.

https://elcaso.elnacional.cat/es/historias/el-bombardeo-de-lerida-las-victimas-que-el-franquismo-oculto_26011_102.html




Víctimas y familiares del bombardeo de Lleida. Font Arxiu Nacional de Catalunya

Lleida, 2 de novembre de 1937. 15’40 hores. 9 avions Savoia-79 de l’Aviació del règim feixista italià de Mussolini, aliat del bàndol franquista en el conflicte civil espanyol (1936-1939), bombardejaven el centre de la ciutat.
Les 320 bombes explosives i les 64 bombes incendiàries van abastar principalment el Liceu Escolar, el Mercat de Sant Lluís i el Pont Vell; i les bales de les metralladores aèries van disparar contra tot el que es movia al carrer Major i a l’avinguda Blondel.

Un mínim de 300 morts

El balanç d’aquell atac no ha estat mai precisat. Dues setmanes més tard (16 de novembre) les autoritats locals de la Generalitat republicana comptabilitzaven 750 persones ferides o mortes.
Víctimes i familiars de les víctimes del bombardeig de Lleida (2). Font Arxiu Nacional de Catalunya
Víctimes i familiars del bombardeig de Lleida / Font Arxiu Nacional de Catalunya
Però el càlcul definitiu resulta del tot impossible: després de l’ocupació franquista de la ciutat (3 d'abril de 1938), el nou règim va fer desaparèixer els registres oficials. Tot i això, la posterior investigació historiogràfica estima que, en aquell bombardeig, van morir un mínim de 300 persones.

Franco va dir que s’havien equivocat

El bombardeig sobre Lleida va provocar una onada internacional d’indignació, que el comandament franquista intentaria aturar amb falsos pretextos. Segons el mateix Franco, aquell escamot s’havia enlairat de Sòria amb la missió de bombardejar una fàbrica de productes químics situada a Flix (a 60 quilòmetres al sud de Lleida) i que, a causa del mal temps i la mala visibilitat, s’hauria desviat involuntàriament de l’objectiu; Els pilots haurien confós el pretès objectiu inicial amb la trama urbana de Lleida.

Els fets diuen que Franco mentia 

Però, en canvi, la llunyania entre Flix i Lleida, l’evident diferència entre una fàbrica i una ciutat, fins i tot a certa altura, i l’efectivitat i l’acarnissament d’aquell bombardeig, provaria definitivament que el veritable objectiu d’aquella operació era la població civil.
Sense cap mena de dubte, aquell salvatge bombardeig s’enquadrava en l’estratègia del comandament franquista consistent a crear un estat de terror i de desànim en la rereguarda republicana; que havia de facilitar l’avanç de les tropes de Franco.

El Liceu Escolar

Un dels edificis més castigats per aquell bombardeig va ser el Liceu Escolar de Lleida, situat a l’Avinguda Blondel. En el moment en que es va produir la massacre, aquella escola estava en horari lectiu d’un dimarts feiner.
Les bombes de l’aviació feixista italiana van impactar de ple sobre el Liceu i van provocar l’ensorrament de tot l’edifici. En les posteriors tasques de desenrunament, el bombers i la Creu Roja van rescatar els cadàvers de 48 nens i nenes i de 12 professors i professores.

El Mercat de Sant Lluís

Un altre dels edificis massacrats per aquell bombardeig va ser el Mercat de Sant Lluís. Tot i ser a primera hora de la tarda, registrava una afluència important de públic. L’ona expansiva de les bombes va convertir les plaques del sostre i les bigues metàl·liques de l’estructura, en guillotines i llances incontrolades que causarien una dantesca carnisseria. 
Desenrunament després del bombardeig de Lleida. Font Centro Documental de la Memoria Històrica. Archivo Centelles
Desenrunament després del bombardeig de Lleida. Font Centro Documental de la Memoria Històrica.
En aquella instal·lació, que com el Liceu Escolar no seria mai més recuperada, van morir més de 150 persones, sobretot dones i criatures de curta edat.

L’edifici de la Singer

Al carrer Major, molt a prop de l’Avinguda Blondel, les bombes de Franco van abastar de ple l’edifici que albergava la botiga, l’obrador de modisteria, i el taller de màquines de cosir Singer.
Carrer Major després del bombardeig de Lleida. Font Centro Documental de la Memòria Històrica. Archivo Centelles
Carrer Major després del bombardeig de Lleida.Font Centro Documental de la Memoria Histórica.
Els projectils van perforar i rebentar les dues darreres plantes de l’edifici. A l’àtic hi va morir una parella que eren els responsables de l’emissora local Ràdio Lleida. La teulada de l’edifici i el trèmol de l’àtic es van precipitar sobre el pis immediatament inferior, que va aixafar i causar la mort a 17 noiestreballadores del taller de modisteria.

El Pont Vell

El Pont Vell sobre el riu Segre, que unia la trama urbana antiga de la ciutat amb els llavors nou barris del marge esquerra, també va ser brutalment castigat pel bombardeig. Una de les quasi 400 bombes que, en aquells escassos deu minuts van ser llançades sobre Lleida, va abastar de ple un autobús que circulava sobre el pont, provocant la mort dels seus 30 ocupants. En canvi, paradoxalment, el pont quedaria intacte.

Els metrallats i els afusellats

El metrallament de les persones que corrien, desesperadament, pels carrers del centre de la ciutat a la recerca d’un refugi, completaria el tràgic balanç final. Però el bombardeig de Lleida seria convertit en un forat negre del franquisme.
El nou regim imposaria un tenebrós i amenaçant silenci, una omertà oficial, que s’escenificaria el mateix dia de l’ocupació: els falangistes, com a advertència, van afusellar totes les làpides del cementiri de la ciutat que estaven retolades en català.
Cementiri de Lleida. Enterrament d'una de les víctimes del bombardeig. Font Centro Documental de la Memoria Histórica. Archivo Centellas
Enterrament d'una de les víctimes del bombardeig al Cementiri de Lleida / Font Centro Documental de la Memoria Histórica.

Se exhumarán los cuerpos de 31 víctimas del franquismo en fosas de Monòver y Benissa (Alacant)

https://www.lavanguardia.com/cultura/20200131/473228592676/se-exhumaran-los-cuerpos-de-31-victimas-del-franquismo-en-2-fosas-alicantinas.html




Alicante, 31 ene (EFE).- Los cuerpos de 31 víctimas del régimen franquista que se hallan en las fosas comunes existentes en los municipios alicantinos de Monóvar y Benissa serán exhumados, unas labores que se prevé que puedan empezar cuanto antes.
Estos trabajos se llevarán a cabo en virtud de un contrato firmado por la Conselleria de Participación, Transparencia, Cooperación y Calidad Democrática de la Generalitat Valenciana con la empresa arqueológica Drakar.
Se exhumarán los restos de cinco víctimas del franquismo en Benissa y otras 26 en Monóvar, según un comunicado del Ejecutivo autonómico.

El coste de los trabajos arqueológicos está cifrado en cerca de 21.000 euros, impuestos incluidos.
La consellera del área, Rosa Pérez Garijo, ha manifestado su satisfacción por el inicio inminente de esta actuación, en la cual, "por primera vez en la historia, la Generalitat Valenciana va a proceder a hacer de manera directa exhumaciones de las fosas de la vergüenza".
Los cuerpos de las cinco personas que serán exhumadas en Benissa corresponden al de otros tantos brigadistas internacionales que murieron en el hospital de guerra instalado en su momento en la localidad.
En 2001 ya se realizó una primera exhumación de cinco cuerpos en el mismo lugar y se les dio un enterramiento digno en el cementerio nuevo, dentro de un hipogeo en el que se depositaron los restos y se colocó una placa conmemorativa con sus nombres.
Más tarde, en 2012, nuevos estudios revelaron que todavía había cinco personas más donde estaba ubicado el viejo cementerio, motivo por el cual se añadió una nueva placa con los nombres de las personas que ahora serán extraídas y los restos de las cuales serán trasladados al mismo monumento.
En el caso de las 26 víctimas de Monóvar, se trata de personas represaliadas procedentes de la plaza de toros del municipio, que entonces fue utilizada como campo de concentración, según la nota de prensa del Gobierno valenciano. EFE

La matanza franquista de 'los cien de Almonte': el asesinato de Frasquita la Charamusca y 99 hombres.


https://www.eldiario.es/andalucia/huelva/franquista-Almonte-Frasquita-Charamusca-asesinados_0_976052619.html


Manuel se acerca con un papel en la mano. Lo entrega al periodista, como carta de presentación. Tiene un título: Matarifes Almonte. Porque es un listado "con los asesinos de mi pueblo", dice. Alguno de esos nombres mató a su padre, Antonio, asesinado en septiembre del 36. Su hijo, 83 años después, sigue buscando sus huesos y denunciando a quienes lo ejecutaron. 83 años después, la matanza franquista de 'los cien de Almonte' sigue viva.
Las víctimas del franquismo en esta comarca de Huelva lindante con el Parque Nacional de Doñana ni siquiera han tenido la oportunidad de buscar las fosas donde yacen sus familiares. Hasta ahora. Tras décadas de espera, la tierra ha comenzado a dar respuestas sobre los posibles paraderos de quienes hoy, todavía, siguen siendo desaparecidos.
Las tareas de localización corresponden a un proyecto arqueológico financiado por el Ministerio de Justicia. Como otras en suelo andaluz, caso de Nerva, también en la provincia onubense, o Utrera (Sevilla). La comunidad es la más castigada por la violencia golpista, con al menos 45.566 víctimas en 708 fosas comunes.
Unas cifras globales que superan a la violencia de Estado en Argentina y Chile, juntas. Pero la Junta de Andalucía, mientras, cumple un primer año de Gobierno de PP y Ciudadanos, sostenido por la extrema derecha de Vox, sin aprobar la exhumación de ni una nueva tumba ilegal de la guerra civil o la dictadura de Francisco Franco.
Manuel Rodríguez Castilla, hijo de Antonio, asesinado por los fascistas españoles.  | JUAN MIGUEL BAQUERO
Manuel Rodríguez Castilla, hijo de Antonio, asesinado por los fascistas españoles. | JUAN MIGUEL BAQUERO

"A mi padre lo matan por ser de izquierdas"

"Llegaron cuatro golfos asesinos y se lo llevaron por ser de izquierdas, y ya está, por querer la democracia", arranca Manuel Rodríguez Castilla. Tiene "89 años bien cumplidos", remarca, y sigue buscando a su padre, Antonio Rodríguez Soltero. "Y tenían tan pocos cojones que los mataban amarrados", denuncia.
Manuel está sentado en una acera del cementerio de Hinojos. Por ahí dicen los testimonios orales que estaría enterrado su padre y una parte de los cien vecinos que el fascismo mató en Almonte, incluida una mujer, conocida como Francisca la Charamusca.
Las máquinas han descartado unas primeras posibles ubicaciones. Queda seguir trabajando documentación y testimonios, en una tarea asumida por un equipo científico encabezado por la arqueóloga Elena Vera.
El mundo de la Memoria Histórica espera que el nuevo Gobierno de coalición PSOE–Unidas Podemos dé un impulso a las exhumaciones de fosas del franquismo. Empezando por las propias familias de represaliados, motor y soporte del reclamo por el cumplimiento de los Derechos Humanos de las víctimas del franquismo.
Intervención arqueológica en Hinojos (Huelva). | JUAN MIGUEL BAQUERO
Intervención arqueológica en Hinojos (Huelva). | JUAN MIGUEL BAQUERO
Del otro lado del relato están las páginas casi en blanco que vienen sumando las derechas en Andalucía. Sin nuevas fosas aprobadas, más allá de las intervenidas este año que provienen de la legislatura anterior, como la del terror en Villaverde o la del Cojillo y las financiadas por el Estado, caso de la tumba que ejemplifica los asesinatos de madres "por sustitución".
O como el convenio a tres de Pico Reja en Sevilla, junto a la Diputación y adjudicado ya por el Ayuntamiento, y el inicio del Plan de Memoria 2020 sin aclarar cuánto ha gastado del presupuesto 2019.
Y, mientras, una parte de los más de 100.000 desaparecidos ya nunca podrán ser localizados. Como certificó el informe encargado por la Dirección General de Memoria Histórica del Ministerio de Justicia, al que tuvo acceso eldiario.es. El tiempo sigue corriendo contra las víctimas del franquismo.

Un listado de los asesinos

"Es lo que hacían, matar y robar", continúa Manuel. Y "estos son los asesinos", reafirma señalando un listado con más de medio centenar de nombres, apellidos y apodos como el Caballero, el Tuerto, el Espartero o el Cojo Pataslargas. Todos de Almonte, "donde mismo vivo hoy", apunta el hijo de Antonio.
"Hemos convivido toda la vida con quienes mataron a nuestros padres". Porque eran "voluntarios matando gente" que nunca "han dicho nada en un juzgado", sostiene con firmeza. "Ya han pasado 83 años, ¿no voy a poder decir yo quiénes eran?", plantea.
La madre de Manuel, Isabel Castilla, quedó viuda en una madrugada a inicios de septiembre de 1936. "La dejan sola con un montón de criaturas". En su casa, aquel niño ya solo oiría "nada más que suspiros". Porque la represión fascista contra ellas tenía una saña especial. Los golpistas, en Almonte, mataron a 99 hombres y una mujer.
"Me llamo Mercedes Isabel Gómez Cabrera y soy familia de Francisca Cabrera Rodríguez, alias Frasquita la Charamusca". Ella es la única mujer asesinada entre 'los cien de Almonte'. No estaba casada, no tenía hijos, no militaba en partidos o sindicatos. A la Charamusca "la matan como venganza a la familia".
Mercedes Gómez, familiar de Frasquita la Charamusca. | JUAN MIGUEL BAQUERO
Mercedes Gómez, familiar de Frasquita la Charamusca. | JUAN MIGUEL BAQUERO

El “impactante” documental ‘Rocío’

Tras seis días detenida “la suben a un maldito carro, ya purgada y pelada”, camino al cementerio de Hinojos. “También nos dijeron que fue violada”, añade Mercedes. “Sufrió bastantes humillaciones”. Ahora su familia busca “que aparezcan y darles digna sepultura”.
Hacer Memoria. Como intentó en los años 80 el documental ‘Rocío’ de Fernando Ruiz Vergara. Una cinta “que fue bastante impactante para muchísima gente” porque un anciano aporta los nombres de algunos asesinos. “La persona mayor que sale es mi tío, Pedro la Cana”, confirma Mercedes Gómez. La película, censurada en plena democracia, sigue en la misma situación oficial y su autor acabó exiliado en Portugal, donde falleció. “Fue todo contra Fernando”, dice.
Porque España sigue remando contra la desmemoria. Y en esta zona de Huelva, acariciada por las brumas selváticas de la amenazada Doñana y las travesías marismeñas de las romerías rocieras, el olvido y la impunidad no son menos que en otros sitios.
Porque todo episodio tiene su rastro en el recuerdo, en las páginas pasadas. Y la matanza de 'los cien de Almonte' tiene germen y explicación en un caso ocurrido pocos años antes, como cuenta el libro Contra la República. Los "sucesos de Almonte" de 1932. Laicismo, integrismo católico y reforma agraria (Aconcagua Libros), de Francisco Espinosa Maestre. Dicen que fue un motín popular. "Es posible que muchos de los que gritaban '¡Viva la Virgen del Rocío!' en lo que en realidad estuviesen pensando es en '¡Muera la República!', como firma el historiador.

Sólo dos bandos: víctimas y verdugos.


https://www.infolibre.es/noticias/opinion/columnas/2020/01/29/solo_dos_bandos_victimas_verdugos_103366_1023.html




MUROS SIN FRONTERAS
Publicada el 30/01/2020 a las 06:00Actualizada el 29/01/2020 a las 19:35


La memoria es la última defensa de la justicia. Sin ella, los asesinos quedarían impunes y los asesinados no podrían tener paz y recuperar su dignidad. Hay muchas maneras de recordar y honrar a los muertos. La más efectiva es hacerlo cada día, sin importar el aniversario. Me gustó el documental Pinturas contra el olvido de Bärbel Jacks sobre los dibujos al carboncillo de Manfred Bockelmann. Trata de niños asesinados por el nazismo. Nadie les lloró porque no les quedaba familia, todos habían sido asesinados. Es emocionante, imprescindible, demoledor. Lo tienen en Filmin. Es de ese tipo de obras maestras que nos permiten crecer como personas, sucede también con algunos libros.
Esta semana hemos conmemorado el 75 aniversario de la liberación de Auschwitz-Birkenau, el peor de los campos de exterminio nazis, convertido en símbolo del asesinato industrializado de 11 millones de personas –seis millones de judíos y cinco millones de no judíos–. Representa la expresión máxima del horror, el intento de borrar un pueblo de la faz de Europa, además de eliminar toda disidencia y preservar la pureza aria. Hubo campos terribles cuyos nombres no debemos olvidar jamás: Treblinka, Sobidor, Belzec, Mauthausen, Buchenwald, Dachau, Bergen, y el de las mujeres de Ravensbrück​​​​​​. El grito de “Nunca más” lanzado por los aliados tras descubrir la envergadura de los crímenes no sirvió para impedir los genocidios de Camboya y Ruanda, ni la desaparición sistemática de personas en las dictaduras militares de América Latina.
Han pasado 75 años y no hemos aprendido nada. Se multiplican los actos, las declaraciones más o menos pomposas y los intentos de utilización de las víctimas con fines partidistas y electorales. Somos incapaces de sentir desde el silencio, respetar la memoria. Tampoco somos capaces de frenar el renacimiento del lenguaje del odio, los actos de antisemitismo y el alza de las extremas derechas 2.0, primas hermanas de los fascismos de los años 30 del siglo pasado.
Es necesario recordar a los muertos, mimar a los sobrevivientes y a sus familias, publicar cada una de las historias de heroísmo y lucha, sentirnos parte de ellos, estar agradecidos de poder compartir. Ese abrazo colectivo debería ser para los judíos y los no judíos, para todos los que trabajaron por derrotar al nazismo. La memoria es indivisible, no caben los espacios de olvido. No podemos conmemorar la liberación de Auschwitz-Birkenau por parte del Ejército Rojo e ignorar el marco en el que se produjo aquella barbarie, eso incluye el respeto a los españoles que padecieron y murieron en Mauthausen y en otros campos similares.
La empatía es un sentimiento que no admite sordinas. No es ético declararse emocionado con unas víctimas, las que sirven para adornar un discurso partidista, y no con otras, sean del 11-M, el franquismo o el GAL. Las víctimas carecen de siglas. No hay víctimas de derechas y de izquierdas, sólo existen personas que sufren una pérdida causada por criminales. Es fácil lograr el equilibrio, basta con creer en los derechos humanos por encima de cualquier bandera e ideología. Así podremos ver en Arabia Saudí lo que denunciamos en Venezuela, y al contrario.
Sería bueno que más allá de las cumbres, los comunicados y las declaraciones emocionadas de los líderes fuésemos capaces de establecer políticas concretas y efectivas que persigan los crímenes de odio, incluido el machismo, y centrarnos en educar a las nuevas generaciones en el valor de la memoria, el respeto y en la de defensa de los valores democráticos.
Educar en libertad y tolerancia es incompatible con la prédica de la intolerancia en centros escolares subvencionados por el Estado. Esto conecta con el debate absurdo de la censura parental y con el texto que escribí la semana pasada, titulado “Quite sus manos del clítoris de mi hija”. Cuestionar la educación en valores de respeto a los demás, sean judíos, cristianos o musulmanes; nacionales o migrantes; blancos o negros, heterosexuales u homosexuales es el caballo de Troya de la intolerancia, y de ella surgen los fascismos.
Vivimos tiempos de reescritura. Polonia trata de borrar el vínculo de los campos de extermino con su territorio, y su responsabilidad en el antisemitismo que permitió la matanza, aunque es cierto que también hubo miles de polacos que padecieron la represión alemana. En Holanda, el primer ministro Mark Rutte pide perdón porque su país no hizo más por proteger a sus judíos, y el titular, 75 años después, destaca que se trata del primer líder holandés que lo hace.
El primer ministro en funciones de Israel, Benjamin Netanyahu, cercado por varios casos de corrupción, la tercera repetición de las elecciones y el miedo a salir del poder, aprovecha un evento conmemorativo de la tragedia del Holocausto para hablar de Irán, su tema electoral favorito, mientras que hace sonar las trompetas de la anexión de gran parte de Cisjordania. Su amigo, Donald Trump, sometido a un proceso de destitución que empieza a enredarse en el Senado presenta un plan de paz para Oriente Próximo que viola las resoluciones del Consejo de Seguridad que ha votado EEUU y pone en peligro la paz en la región. Su plan es una bofetada a millones de palestinos. Se trata de los dos políticos más peligrosos e irresponsables del momento.
Las derechas españolas nunca tuvieron un relato alternativo a la defensa, activa o callada del franquismo. Para ellas, el dictador fue un hombre providencial. Lo tienen limpio de su carga inicial porque fueron los fascistas de Italia y los nazis de Alemania los que le permitieron ganar la Guerra Civil. Fuimos el laboratorio y el banco de prueba de la Segunda Guerra Mundial. Tras la derrota de los nazis nos quedamos 40 años con su franquicia, que se salvó gracias a la Guerra Fría. No son capaces de ver que los crímenes franquistas son similares a los de Sadam Husein, que en España también hubo un genocidio, el intento de eliminar a cualquiera que defendiera ideas de progreso. Uno de los objetivos fueron los maestros y la Escuela Libre de Enseñanza. Fue un pin parental criminal que ha cercenado la educación de varias generaciones. También hubo crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad. Comparado con Franco, el régimen de Maduro es un kindergarten.
También hay una reescritura de los crímenes de Stalin, de la política de los gulag que tan bien está descrita en los libros de Aleksandr SolzhenitsinSi tienen poco tiempo, lean Un día en la vida de Iván Denísovich; si tienen más, El archipiélago Gulag. O la serie de Relatos de Kolima de Varlam Shalámov. Resulta inquietante que en las encuestas de popularidad que se realizan en Rusia, Stalin esté entre los mejor recordados cuando fue un asesino en serie que poco tiene que envidiar a Hitler. Ellos, junto al rey Leopoldo de Bélgica, son tres de los mayores criminales de la historia. Cuando una sociedad como la rusa (o la española) no tiene claro quiénes son sus héroes, o los tiene equivocados, suele ser síntoma de una enfermedad colectiva que nace y pervive en la educación.
No saber quiénes son los verdugos y quiénes las víctimas, como le sucede a una parte de la derecha española, y a algunos en la izquierda que siguen dando vueltas a sus viejos héroes en la URSS, o con el líder serbio Milosevic, representa un error político y una indecencia moral.
Más contenidos sobre este tema