dissabte, 7 de desembre de 2013

Foro. 06/12/13.


Inauguración Monolito fosa Sobrepiedra y Presentación libro sobre la Represión franquista en Asturias
FAMYR, - 5/12/13
Los Viernes 13 y 20 de diciembre, en Sobrepiedra, Arriondas, Cangas de Onís
Concentración ante la Audiencia Nacional donde declaraban los acusados de torturas por la Justicia Argentina
Público, - 5/12/13
Cinco militantes del movimiento memorialista han sido sancionados, entre ellos dos compañeras de la Federación Estatal de Foros por la Memoria
“No a la impunidad franquista. Cese del Comisario Reglero”
Federación Estatal de Foros por la Memoria, - 2/12/13
Galería fotográfica de la Manifestación celebrada en Leganés (Madrid), el domingo 1 de diciembre
Diputado Hernando
Emilio Sales, - 29/11/13
(Simple y llanamente, fascismo)
Concentración “Verdad, Justicia y Reparación” en el Valle de los Caídos
Foro por la Memoria de la Comunidad de Madrid, - 24/11/13
Galería fotográfica del acto celebrado ayer, 23 de noviembre

Las víctimas del franquismo rinden homenaje a los argentinos que lucharon en la Guerra Civil


http://www.publico.es/487314/las-victimas-del-franquismo-rinden-homenaje-a-los-argentinos-que-lucharon-en-la-guerra-civil


"Esa gente fue a España a luchar por la libertad y la democracia de un pueblo lejano con el que, en muchas ocasiones, no tenía el menor lazo", afirma el el querellante español José María 'Chato' Galante

ANA DELICADO Buenos Aires 06/12/2013 10:27 Actualizado: 07/12/2013 08:30

En el penúltimo día del viaje que ha traído hasta Argentina a las víctimas del franquismo, los querellantes han rendido un homenaje a los brigadistas argentinos que fueron a España para luchar a favor de la II República durante la guerra civil.
"Cuando se produjo el golpe de Estado contra la República democráticamente constituida, el mundo vio asombrado cómo las democracias occidentales miraban para otro lado mientrasel fascismo apoyaba material, política y militarmente a los sublevados", explicó al público congregado el querellante español José María Chato Galante. "Hubo gente que pasó del asombro a la indignación, y de la indignación a la acción. Fue esa gente lo mejor de su generación, que fue a España a luchar por la libertad y la democracia de un pueblo lejano, y que en muchas ocasiones, no tenía el menor lazo con él", afirma.
Los miembros de la Coordinadora Estatal de Apoyo a la Querella Argentina (CeAQUA), queestán declarando estos días ante la jueza María Servini de Cubría, decidieron colocar una placa de honor en la esquina del bar Iberia, en el que cuelgan lámparas con los colores de la bandera republicana. Este lugar, ubicado en Avenida de Mayo, era el punto de reunión de los exiliados republicanos que aguardaban noticias sobre la Guerra Civil que acababa de estallar.
 "¿Cómo agradecerle al pueblo argentino su apoyo, que nos ha permitido hoy dar otra pelea contra la impunidad de la dictadura franquista?", se preguntó Galante. "Pues con este homenaje al grupo argentino de las Brigadas Internacionales, que fue uno de los más numerosos y combativos". Este ex preso político del franquismo recordó también a Mika Feldman de Etchebéhère, la única mujer de ese contingente que llegó a ser capitana de una de las milicias populares. "En nuestro país no nos dejan poner una placa, y aquí es un ejercicio extraordinario de lucha por los derechos humanos y por recuperar la memoria", concluyó. "Y queremos rendir un homenaje a los brigadistas de hoy, a vosotros, que nos habéis permitido luchar. Sabemos que lo que hoy estamos haciendo no sería posible sin el apoyo de la gente en Argentina".
La plataforma argentina de respaldo a la querella, que acudió al evento, cantó el poema Coplas de Juan Panadero de Rafael Alberti. Los miembros de CeAQUA estuvieron también presentes en plaza de Mayo, donde acompañaron la ronda que Madres de Plaza de Mayo hace cada jueves en este lugar.

El exilio español

Entre tanto, proseguían por tercer día consecutivo las declaraciones de los querellantes españoles en el despacho de Servini de Cubría. La querellante Elsa Osaba expuso las deportaciones que sufrieron algunos españoles durante la dictadura. Ella misma nació en Francia, después de que su padre, su abuelo y su tía tuvieran que exiliarse. "A mis más de 60 años, he podido quitar el tapón de toda una represión de 40 años de franquismo", relató aPúblico tras salir del juzgado. La declarante es consciente, no obstante, de que hubo una gran colaboración entre la policía y los Gobiernos de Francia y España. "Las embajadas eran nidos de gente franquista", recuerda.
Unos 10.000 exiliados españoles fueron enviados por aquel entonces al campo de concentración de Mauthausen. Murieron allí 7.500. "Sigo viendo que las víctimas que sufrieron la deportación nunca han tenido una satisfacción desde el Gobierno español", reflexiona Osaba. "Sí hubo una plaquita por parte del rey porque hacía bonito, pero la placa es tan pequeña como su interés. Y de los Gobiernos sucesivos, sólo Zapatero quiso implantar la memoria Histórica, pero fue insuficiente".
 Su querella termina con la siguiente frase: "Deseo que el Jefe de Estado responsable subsidiario de toda esta monstruosidad pida perdón". Osaba comparó al ex presidente Jacques Chirac, que solicitó perdón por la masacre que realizaron sus generales a los soldados en la I Guerra Mundial, con el rey Juan Carlos, que llegó a decir en sus primeros tiempos como jefe de Estado que no quería que se hablara mal de Franco en su presencia. Como heredero del dictador, "tiene que pedir perdón", sentencia la querellante.

Asesinatos indiscriminados

"El haber podido hablar por primera vez ante una jueza de las atrocidades del franquismo es un alivio. Me quedo con la sensación del deber cumplido", argumentó, por su parte, María Josefa Zorroza, otra de los cuatro declarantes que en esta jornada dio su testimonio ante la Justicia.
Ella se querella contra el alzamiento de los sublevados franquistas que fusilaron a su tío Teófilo Zorroza, a 40 tripulantes más, y a dos pasajeros de un buque mercante con carbón que navegaba por el Cantábrico. Los asesinaron por "traidores a la patria", en tres grupos, a razón de catorce por día. "Se nos están muriendo los familiares directos de las víctimas", urgió. "Tenemos mucha prisa por que se haga justicia".

La complicidad de la Iglesia y el Vaticano

Felipe Izaguirre Esnal ha acudido ante los tribunales de Argentina para "denunciar la complicidad de la Iglesia en el silencio de las torturas" que sufrió junto a 16 curas, los cuales también se querellan bajo su nombre. "Remarco la complicidad de la Iglesia y del Estado en la creación de una cárcel especial en Zamora para los sacerdotes, porque nosotros nos negábamos a ir a un convento tal y como ordenaba el concordato. Por allí pasaron más de 50 sacerdotes vascos", destacó Izaguirre.
A los tres años de prisión, que cumplió en 1972, se secularizó y cumplió cuatro años más de condena junto con otros presos políticos. Ahora se ha querellado contra la Iglesia, y además, contra el Vaticano, "que es el responsable de firmar el Concordato con el Estado que a nosotros nos supuso la separación de todos los demás".
Paqui Maqueda es vicepresidenta de la Asociación Andaluza Memoria Histórica y Justicia, y también declaró este jueves por las desapariciones forzadas y por el robo de bebés que hubo durante la dictadura. "Tengo que agradecer a la Justicia argentina que por fin haya adquirido la categoría de víctima que mi propio país me niega: a mí, a mi familia, y a los 22.000 hombres y mujeres cuyo nombre he puesto sobre la mesa de la jueza Servini de Cubría por desapariciones forzadas", sostuvo.

Día 8. La capucha. Termina el viaje. Paqui Maqueda Fernández.

http://www.andalucesdiario.es/ciudadanxs/diario-de-una-andaluza-en-argentina/

Termina el viaje

Paqui Maqueda es la única andaluza que ha declarado ante la justicia argentina en la causa contra los crímenes franquistas. En este diario ha narrado sus sensaciones y experiencias en Buenos Aires, donde ha ido a buscar justicia

PAQUI MAQUEDA / 7 Dic 2013 1
Paqui y 'Cachito'.Paqui y 'Cachito'.
Día 8. La capucha
Lo llamaban Cuasimodo. Así era conocido entre los detenidos y detenidas de la ESMA (Escuela de Mecánica de la Armada) el militar, teniente de navío, de apellido Peyón. Estaba como “doblado” y cojeaba al andar. Los detenidos conocían sus andares cuando caminaba por este centro de detención y tortura clandestina situado en plena ciudad de Buenos Aires, donde se enseñaba a los jóvenes aspirantes militares “el honor de ser un buen militar”.
Cuasimodo entró apurado esa tarde en la celda de Beti. Estaba en plena sesión de tortura de un detenido y como éste se empecinaba en no delatar a sus compañeros que andaban aún libres, se le había ocurrido la idea de torturar a la bebecita que la esposa de este detenido había dado a luz durante el cautiverio en ese mismo centro. Seguro que así, presenciando las torturas a su propia hija, este militante daría nombres, santo y seña de sus compañeros. Pero el teniente de navío Peyón no se imaginaba que Beti, la compañera de celda de la mamá de la bebita, que en esos momentos la tenía en brazos iba a interponerse entre él y la pequeña, en un gesto de firmeza tal que hizo desisistir al militar de tan atroz acto. Hoy esa bebecita tiene 34 años y se llama Susana. Los padres de Susana también sobrevivieron. Y Beti, por suerte. Corría el año 1979.
Enrique Fukman, 'Cachito'.
Enrique Fukman, ‘Cachito’.
Esta historia nos la ha contado hoy, 6 de diciembre de 2013, el que fue el detenido  número 252 en las mismas dependencias de la ESMA. Su verdadero nombre es Enrique Fukman aunque en la clandestinidad y aún hoy es conocido como CachitoEs un hombre pequeño, con unas largas barbas blancas y con una fuerza increíble. Estuvo detenido en este lugar seis meses, también en 1979, formando parte de los 4.300 detenidos y detenidas que poblaron este lúgubre lugar durante la dictadura militar. No os voy a contar las torturas a las que fue sometido; tampoco os hablaré del miedo y la desesperación que le atenazaban en esos largos meses en los que estuvo, día y noche, con una capucha en la cabeza, capucha que solo le quitaban para recibir una ducha de tres minutos cada día, que Cachito comparaba con la sensación de libertad. No, no quiero. 
Lo importante de estas pequeñas/grandes historias no es la historia en sí, sino lo que ellas nos pueden enseñar. Esas lecciones de humanidad de los compañeros detenidos, que en medio del horror húmedo y oscuro de la capucha, siempre supieron plantar cara al terror
Porque lo que quiero contaros es el hermoso mensaje que este señor está empeñado en transmitir a los visitantes de la ESMA. Porque lo importante de estas pequeñas/grandes historias no es la historia en sí, sino lo que ellas nos pueden enseñar. Esas lecciones de humanidad de los compañeros detenidos, que en medio del horror húmedo y oscuro de la capucha, siempre supieron plantar cara al terror.
Porque salvando la vida de una pequeña criatura recién nacida, Beti nos da una lección de RESISTENCIA. Porque guardando el pan horas y horas hasta repartirlo a partes iguales entre los demás presos de la celda, aún sintiendo los arañazos del hambre en la barriga, el compañero nos da una lección de SOLIDARIDAD. Porque atreviéndose a pisar el suelo y enfrentándose a las paredes del lugar donde uno vivió el horror más absoluto para contar lo que allí pasó con los compañeros desaparecidos, Cachito nos da una lección de COMPROMISO. Porque repetirse día a día que era necesario sobrevivir, que era necesario salir a la calle vivos, que debían hacerlo aun sabiendo que muchos no lo conseguirían, la vida nos da una lección de VICTORIA.
Termina el viaje. No tengo palabras para definir eeste periplo en el que un puñado de españoles nos hemos embarcado. Lo que sí sé es que ha estado preñado de RESISTENCIA, SOLIDARIDAD y COMPROMISO y estoy segura que también de VICTORIA.
Salú y memoria!
6-12-2013
AMHyJ

Día 7. Por primera vez he sentido la Justicia

“Buenos Aires, a cinco de diciembre del año dos mil trece, comparece ante mí Francisca Maqueda Fernández. Invitado por S.S a relatar los hechos y circunstancias fundamentales por los que se considera damnificada, la compareciente manifestó: en principio vengo a ratificar la querella que interpuse hace ya dos años para denunciar la represión ejercida durante la guerra civil y la dictadura de Franco a mi familia. Preguntada si quiere declarar algo más, la declarante manifestó que como vicepresidenta de la Asociación Andaluza memoria Histórica y Justicia quiero comunicar a este juzgado la existencia de tres mapas de fosas comunes en la provincia de Sevilla, Huelva y Cádiz donde yacen un número indeterminado de personas asesinadas a partir de julio de 1936. Este mapa recoge más de 300 fosas comunes. Presentamos cinco informes arqueológicos de exhumaciones habidas en Cazalla de la Sierra, Guillena, El Álamo (Sevilla ), Encinasola y Zalamea la Real (Huelva). Presentamos una base de datos de la página Todos los Nombres con 22.207 personas asesinadas en Andalucía, Badajoz y Ceuta desde el año 1936 hasta 1951. Presentamos el libro La represión en la provincia de Sevilla con más de 12.000 nombres de asesinados y/o desaparecidos en esta provincia. Presentamos el informe La represión franquista realizado por Francisco Espinosa, prestigioso historiador  e investigador”.
La silla del criminal.
La silla del criminal.
Esta es parte de la declaración que hoy he realizado, junto a tres compañeros del Estado español, en los juzgados argentinos. En todo momento he sido tratada educadamente por las personas que nos han atendido en los juzgados, especialmente por el agente judicial que en nombre de la jueza federal María Servini de Cubría me ha tomado declaración. Por primera vez después de diez largos años, he sentido que la JUSTICIA reconoce la condición de VÍCTIMA que según el derecho internacional tengo. Yo, mi familia y los 22.207 hombres y mujeres que yacen hoy en cunetas y cementerios, asesinados y “hechos desaparecer” (como dicen aquí de los desaparecidos argentinos) tras el golpe fascista del 36. Por primera vez, en sede judicial, he proclamado el nombre y los apellidos de mis familares pidiendo justicia para ellos y por primera vez he sentido que se me escuchaba con todo el respeto que el dolor acumulado de los míos se merece.
Y todo esto sentada en la silla donde un día la justicia argentina tuvo los reaños suficientes de sentar para tomar declaración y condenar a Jorge Rafael Videla, militar y dictador argentino, designado presidente de la Argentina por una Junta Militar entre el 1976 y 1981
Y todo esto sentada en la silla donde un día la justicia argentina tuvo los reaños suficientes de sentar para tomar declaración y condenar a Jorge Rafael Videla, militar y dictador argentino, designado presidente de la Argentina por una Junta Militar entre el 1976 y 1981. Tras la recuperación de la democracia, fue juzgado y condenado a prisión perpetua y destitución del grado militar durante el gobierno por numerosos crímenes de lesa humanidad cometidos durante la dictadura. Falleció el viernes 17 de mayo de 2013 en el penal de Marcos Paz, donde cumplía condena.
Sentada en la silla de un criminal. Nerviosa, agarrada a la vieja foto de mis familiares. Con lágrimas que no paraban de caer.
En la tarde hemos caminado por la Plaza de Mayo, junto a las madres y abuelas de los detenidos/desaparecidos. Las he visto caminar viejitas y encorvadas, con la foto de sus hijos y hermanos colgados en su pecho, con las manos llenas de flores. Pero caminar con el mismo tesón y con la misma dignidad de hace 36 años.
Y caminando y aprendiendo de la lucha de estas bravas mujeres he sentido que hoy se me cumplía un sueño largamente acariciado. En la plaza apareció de pronto una bandera republicana que llevaban unos españoles que desde el año 2010 y a consecuencia de la crisis económicas están en la Argentina. Y entonces supe que no solo estaba en el lugar que tenía que estar sino que estaba también con mi pueblo, el pueblo trabajador y valiente que hoy abanadera la tricolor. Corrí hacia ellos y me coloqué tras esta bandera. Y de pronto las lágrimas han dejado de caer…
Salú y memoria!
5-12-2013
AMHyJ
Día 6. La perdieron los maestros
Se dice que la guerra civil española la ganaron los curas y la perdieron los maestros. Esta frase está cargada de razón, ya que la represión que se desató en nuestro pais a raíz del golpe facista del 36 se cebó premeditadamente con el colectivo de maestros y maestras que en cada pueblo de la geografía española se dedicaron a enseñar a leer y escribir a una población analfabeta que alcanzaba el 30% de los españoles en aquella época.
Placa en la Universidad de la Plata.
Placa en la Universidad de la Plata.
A través de una política de apoyo y reforzamiento de la educación, pública, laica y por supuesto gratuita, la República creó toda una red de centros escolares donde estos maestros recibían a niños y niñas escuálidos y hambrientos que acudían a la escuela cada mañana cansados del trabajo previamente realizado ayudando a sus padres campesinos o jornaleros en sus casas o en el campo. Estos maestros entendieron la educación como un arma cargada de futuro, que depositada en las manos infantiles de esos niños, les liberaría de la explotación y de la miseria. Y por eso, por soñar y querer hacer posible ese sueño, el colectivo de maestros fue prácticamente exterminado, ya que los pocos que quedaban con vida y que se salvaron de las matanzas fueron perseguidos, depurados del ejercicio de la enseñanza y encerrados en lúgubres prisiones desde donde tuvieron la valentía de seguir enseñando a sus compañeros encarcelados también.
Esta mañana en la Universidad de la ciudad de la Plata he participado en una conferencia  organizada por la Facultad de Humanidades. Como viene sucediendo en estos días me ha llamado profundamente la atención el espacio que ocupa en los lugares públicos la memoria de los detenidos desaparecidos, la necesidad de este pueblo de no olvidarlos. Varias placas colocadas por sus compañeros de trabajo los homenajean por los distintos pasillos y estancias, haciendo presente su lucha y dejando constancias de que permanecen vivos en el profesorado y en el alumnado de esta enorme Facultad. 
“El espacio donde en España recordamos a los maestros y maestras que fueron asesinados por la intolerancia y el pensamiento único son las fosas comunes donde yacen sus cuerpos después de 77 años”
Y recuerdo la letra de una canción de nuestra querida Lucía Sócam, cantautora andaluza comprometida con la memoria histórica. La amiga Lucía no para de viajar llevando la voz de las víctimas, cual Misiones Pedagógicasa, a cada pueblo de nuestra Andalucía. Siempre generosa, siempre divertida, esta joven artista tiene una canción dedicada a los maestros llamada Elías el viejo maestro que dice así: “Por la vereda de los huertos, tras las tapias del cementerio, donde crece más alta la hierba a la sombra del ciprés, donde mataron al maestro, donde no quieren buscar los cuerpos…”.
A falta de placas y espacios de recuerdo en las univerdades de nuestro país, el espacio donde en España recordamos a los maestros y maestras que fueron asesinados por la intolerancia y el pensamiento único son las fosas comunes donde yacen sus cuerpos después de 77 años. Aquel lugar, “…tras las tapias del cementerio, donde crece más alta la hierba a la sombra del viejo ciprés”. ¡Qué vergüenza!
Salú y memoria!
4-12-2013
AMHyJ

Día 5. El bisabuelo Juan ha cruzado el Atlántico

He crecido en un barrio marginal de la periferia de Sevilla. Allí tomé conciencia de mi pertenecia a la clase obrera, de la necesidad de la unión de los trabajadores y trabajadoras frente a las injusticias que nos rodeaban por cada esquina de nuestro barrio y de que solo a través de la lucha se conseguirían la justicia y los derechos económicos, sociales  y políticos que necesitamos para sentirnos también parte de la sociedad.
En una de esas esquinas de mi barrio hubo durante mucho tiempo una pintada que decía “La solidaridad es la ternura de los pueblos”. Desde que la Delegación española hemos llegado a Buenos Aires esta frase se ha hecho presente cada día, demostrándome que no era solo una pintada cualquiera, hecha por un cualquiera, en un barrio cualquiera de una ciudad cualquiera. Era y es todo una proclama con la que el pueblo argentino nos ha recibido, en un grandioso abrazo de hermandad, ternura y solidaridad.
Paqui, con la foto de su bisabuelo.
Paqui, con la foto de su bisabuelo, en el Congreso de Argentina.
Ayer un taxista que nos llevaba a uno de tantos lugares en los que hemos sido recibido nos decía, sin saber quiénes éramos, que se sentía orgulloso de ser argentino porque ahora su país estaba ayudando al pueblo español a saldar deudas con los represores españoles. Las mismas deudas que ellos han conseguido saldar. “Mirá (nos decía), aquí a los asesinos los hemos ido a buscar hasta debajo de la cama y no los hemos matado directamente, como ellos hicieron con los compañeros, sino que les hemos dado la oportunidad de juzgarlos. A ustedes también les pasará lo mismo, seguro que sí”.
Hoy en la mañana hemos sido recibidos por el Senado de la nación argentina. Por la tarde, por la Comisión de Derechos Humanos del Congreso. En las dos cámaras, los senadores y congresistas nos han recibido con hermosas palabras de solidaridad y en ambas cámaras se han emocionado profundamente cuando uno por uno les hemos contado quiénes somos y por qué hemos llegado a este país, tan lejano y tan cercano a la vez. 
Les he presentado a los congresistas a mi bisabuelo Juan Rodriguez Tirado y les he explicado que después de 77 años su cuerpo se encuentra tirado en una de tantas fosas comunes de nuestra Andalucía
En las dos recepciones me ha aconpañado la foto de mi familia, los cuberos. Les he presentado a los congresistas a mi bisabuelo Juan Rodriguez Tirado y les he explicado que después de 77 años su cuerpo se encuentra tirado en una de tantas fosas comunes de nuestra Andalucía. Le he dicho que él y sus hijos, mis tíos-abuelos Enrique, Pascual y Juan defendieron el legítimo gobierno de la II República española y que por ello fueron duramente castigados.
Y he pensado, a solas frente a la vieja foto familiar: ¡Quién te iba a decir a ti, bisabuelo Juan, que el amor y la admiración de tu biznieta te harían cruzar un día el Atlántico y que a más de 10.000 kilómetros de distancia recibirías la solidaridad del pueblo argentino y sus instituciones democráticas. Quién te lo iba a decir a ti, bisabuelo Juan…
Salú y memoria!
3-12-2013
AMHyJ

Día 4. Y la luz llegó al garaje Olimpo

El garaje Olimpo fue un centro clandestino de detención durante la dictadura argentina. Está situado en medio de un popular barrio de Buenos Aires, y cuentan los detenidos que han sobrevivido y que pasaron por este centro que cuando terminaban de ser torturados y reportados de nuevo a las celdas de aislamiento, escuchaban la vida pasar a través de un muro que les separaba de la calle y que los militares, en un intento de ocultar el terror, tapiaron inmediatamente.
La vida, cuentan los sobrevivientes, pasaba en forma de risas de niños que caminaban divertidos al colegio, en lluvia torrencial o en el típico ruido ensordecedor del loco tráfico de esta ciudad. La vida pasaba como si nada estuviese ocurriendo dentro de los muros de este garaje, donde la misma vida, con otra cara los condenaba al dolor, a la tortura y a la desesperación. Pero también la vida dentro de esos muros, entre estas personas, era resistencia y solidaridad y eso nos han querido transmitir hoy los compañeros que nos han descrito este lugar público de memoria, recuperado curiosamente por los vecinos que durante años pasaban en dirección al colegio, pasaban en sus coches, riendo y corriendo a sus trabajos y a sus casas y que sin embargo sabían que algo raro estaba ocurriendo allí. Callaron en la dictadura y gritaron bien fuerte después, organizándose ya una vez en democracia para echar a los militares de este garaje y seguir llenando de resistencia y compromiso este terrible lugar. Una de las detenidas que pasó por el garaje Olimpo y que hoy está desaparecida escribió a su hija las siguientes y premonitorias palabras: “...Yo y mis compañeros estamos comprometidos para acabar con las injusticias y estoy segura, hija mía, que lo conseguiremos, algunos vivos y libres, otros presos y otros en la memoria de los demás“.
En las puertas de los tribunales de justicia argentinos, donde hemos conocido que el juez Ruz ha citado a ‘Billy el niño’ y a ‘Muñecas’, nos hemos abrazado llorando de emoción, convencidas de que este viaje está lleno de sinergias, de energías positivas que están moviendo hilos invisibles a favor de nuestra lucha
Poco después nos hemos enterado de que en España el juez Ruz ha emplazado a Billy el niño y a Muñecas a declarar el jueves próximo en la Audiencia Nacional. En las puertas de los tribunales de justicia argentinos, donde hemos conocido la noticia, nos hemos abrazado llorando de emoción, convencidas (sobre todo las mujeres, lo tengo que decir) de que este viaje está lleno de sinergias, de energías positivas que están moviendo hilos invisibles a favor de nuestra lucha. Hemos quedado hoy en la noche para celebrarlo bailando tangos y brindando por este largo y hermoso viaje.
El arcoiris salió tras la lluvia.
El arcoiris salió tras la lluvia.
En la tarde hemos sido recibidos por la jueza María Servini de Cubría. En un acto lleno de solemnidad, uno a uno le hemos informado de quiénes somos, a que organización pertenecemos y por qué estamos en Argentina. Es este un acto que precede a las declaraciones que en estos días todos realizaremos y los abogados argentinos de nuestra causa nos han asegurado que no es normal que una jueza de la categoria de María de Servini realice este tipo de actos. Con palabras rotundas le hemos pedido la JUSTICIA que en el Estado español se nos niega y la seguridad que todos tenemos de que esta justicia será la que comience a romper el muro (otro muro) de la impunidad del fascismo español. La jueza nos ha dicho que ella hará lo que tiene que hacer, que nadie nunca jamás, en ninguna circunstancias ni en ninguna época de la Argentina, le ha parado los pies y que está dispuesta a ayudarnos dentro de sus posibilidades y teniendo en cuenta las dificultades internas y externas con las que cuenta.
En la tarde, mientras estábamos con la jueza, una lluvia fuerte ha caído sobre la ciudad de Buenos Aires. Y cuando este puñado de españoles salía del lugar donde se imparte justicia en Argentina, nerviosos y emocionados, un grandioso arcoiris lleno de luz nos ha recibido. Otra señal de esperanza, en este viaje donde se nos llena la boca de esta grandiosa palabra.
Salú y memoria!
2-12-2013
AMHyJ

Día 3. Un paseo por el Parque de la Memoria

Eran ya cerca de las 12 de la mañana cuando, bajo un sol asfixiante, la delegación española de querellantes en la causa argentina caminábamos por el Parque de la Memoria, en Buenos Aires. Paseábamos sobrecogidos y asombrados ante la inmensidad de este Parque, dedicado a la memoria de los cerca de 30.000 desaparecidos y desparecidas víctimas del terrorismo de estado que este país carga en sus espaldas. Situado frente al río de la Plata, se respira la presencia/ausencia de las personas desaparecidas en cada paso que damos, en cada una de las esculturas que distintos arquitectos han construido para rememorarlos, para no olvidarlos. Porque la Argentina ha decidido plantar cara a su pasado y en un ejercicio de valentía y dignidad, no exento de dolor, ha comprendido que para pasar las páginas de la historia de un pueblo, primero hay que leerlas y que en el presente está contenido el pasado, por muy traumático que haya sido este, por muchas heridas que haya provocado, por muchas cuentas que queden todavía pendientes de saldar.
Paqui y Noemí.
Paqui y Noemí.
Una pared enormemente larga y gris compone el monumento a las Víctimas del Terrorismo de Estado. El área de investigación de este monumento se encarga de la elaboración y actualización del listado de nombres de los detenidos/desaparecidos incluidos en él conforme avanzan las investigaciones. Las paredes, clasificadas por años, contienen los nombres de aquellos que desaparecieron en ese año y la edad que tenían en el momento de su desaparición. Las personas de la delegación española decidimos realizar un pequeño homenaje depositando unas hermosas flores blancas que aquí llaman jazmines en estas paredes. Yo expliqué el sentido que para los familiares tiene recopilar los nombres de los nuestros y proclamarlos en voz alta. Entonces ocurrió algo tan hermoso como emotivo: Noemí Fernández, una señora  argentina que nos acompañaba, me pidió que depositáramos juntas un ramo de flores en la pared del año 1977, al lado del nombre de su hermana, Ilda Adriana Fernández, que con apenas 25 años había permanecido secuestrada en la ESMA (antiguo cartel de la armada argentina y centro de detención) y en uno de lo que llaman los “vuelos de la muerte”, tirada al Río de la Plata desde un avión.
Ilda, estudiante de Bellas Artes y delegada del Sindicato de Publicidad, fue tirada al Río de la Plata desde uno de los vuelos de la muerte. Muy emocionada, su hermana nos explicó que su familia era originaria de Andalucía
Ilda era estudiante de Bellas Artes y delegada del Sindicato de Publicidad. Muy emocionada, Noemí nos explicó que su familia era originaria de Andalucía, emigrantes económicos que allá por el año 1910 decidieron buscarse la vida allende los mares, recalando en Buenos Aires. Su abuelo paterno, Pedro Fernández, de Marmolejo (Jaén), se enamoró de una andaluza como él, su abuela Elisa Durán, de Málaga, y formaron una familia de la que nacieron seis hijos. Uno de ellos fue el padre de Noemí y de Ilda, Ricardo Fernández. Para no romper con la tradición familiar, Ricardo se casó con otra española. Pilar Sánchez, de origen gallego.
Y Noemí y yo, emocionadas y cogidas de las manos, enmedio de un silencio respetuoso que cortaba el ambiente, depositamos flores a Ilda Adriana Fernández, en este Parque convertido en Lugar de Memoria gracias al tesón y la constancia del pueblo argentino para no olvidar a sus compatriotas, en un acto de amor y respeto rotundo y definitivo.
Y una tristeza solo comparable con la inmensidad de este parque me sobrecoge. Y pienso cuánto tiempo más tendremos que esperar las víctimas de la represión franquista, cuántos océanos más tendremos que cruzar para poder pasear en una calurosa mañana de domingo como ésta por un espacio público donde podamos sentir como aquí la presencia/ausencia de nuestros desaparecidos.
Salú y memoria!
1-12-2013
AMHyJ

Día 2. Las mejores compañeras de viaje

A veces cuando la miro la cara de Mercona Puig Antich se me hiela el corazón: me salva del dolor el rostro alegre de esta catalana, siempre sonriendo, siempre cercana y divertida. Mercona es hermana de Salvador Puig Antich, joven estudiante catalán asesinado por el franquismo español el 2 de marzo de 1974 en plena juventud. Fue ajusticiado a garrote vil, método de asesinato utilizado por el franquismo con la intención de escarmentar a la población y disuadir los brotes de rebeldía que por aquella fecha inundaban ya el Estado. Acude a la justicia argentina para pedir justicia en nombre de su hermano.
La señora Ascensión Mendieta se pasea nerviosa entre cámaras de fotos y curiosos que la rodean continuamente. Es hija de Timoteo Mendieta, asesinado el 16 de noviembre de 1939 en las tapias del cementerio de Guadalajara. Su cuerpo se encuentra en la fosa común de este cementerio. Bastó para su condena que fuese miembro de UGT y presidente de la Casa del Pueblo. Ni los 77 años transcurridos desde la finalización de la guerra, ni los 10.000 kilómetros de distancia que separan nuestro país de Buenos Aires ni los 88 años que recién ha cumplido le han impedido realizar este largo viaje para declarar ante la jueza argentina y solicitar justicia en nombre de su padre.
Ascensión, con su tarta.
Ascensión, con su tarta.
María Josefa Zorrosa es sobrina de Teófilo Zorrosa, uno de los tripulantes del mercante Udondo, que fue apresado en el Cantábrico por las tropas sublevadas de Franco en septiembre de 1936. Teófilo, junto a sus 40 compañeros de tripulación y dos pasajeros, fueron conducidos a Serantes, cerca del Ferrol, donde fueron fusilados sin juicio alguno contra las tapias del cementerio, en tres grupos de 14 personas.Marijo viaja a  Argentina para pedir justicia y reparación en nombre de su tío.
La madre de Soledad Luque dio a luz dos hijos, mellizos, en la antigua Maternidad Provincialde O’ Donell el 25 de enero de 1965. A los 25 días le comunicaron que el varón, Francisco, había fallecido. Su cuerpo fue presuntamente incinerado por la propia maternidad sin que nadie de la familia viese el cuerpo del pequeño. Después de recabar bastante información y documentos, la familia de Soledad ha denunciado el supuesto robo de Francisco y han creado la asociación Todos los niños robados son también mis niños. Soledad viaja a Argentina para denunciar estos hechos y solicitar justicia en la desaparición de su hermano Francisco. 
“¿Y tú que le vas a decir a la jueza, niña?, nos preguntamos nerviosas unas a otras, como cuando éramos pequeñas
María Antonia Oliver es nieta de Andreu París, asesinado en Mallorca junto con su hermano en 1936. Despues de seis largos meses en la carcel, ambos desaparecieron, dejando sumida a la familia en una  profunda tristeza. Es presidenta de la Asociación Memoria de Mallorca y ha interpuesto la querella por sus dos familiares y unas 1.600 víctimas de desaparición forzada y asesinatos en esta isla. Viaja a Argentina para denunciar estos hechos y pedir justicia para las víctimas.
Elsa Osaba pertenece a la Asociación de Descendientes del Exilio Español. Es hija, nieta y sobrina de refugiados españoles en Francia. Una vez acabada la guerra civil, su familia se refugió en Francia. Sus tíos lucharon con la resistencia francesa contra la ocupación de Francia y apoyaban pasando armas a la resistencia española contra Franco. Se persona en la querella argentina por el exilio y la deportación que sufrió su familia y viaja a Argentina para pedir justicia en nombre de los suyos.
Ángela Fernández se ha personado en la querella contra los crímenes del franquismo junto a diez mujeres españolas más para denunciar los malos tratos sufridos en el Preventorio Infantil Doctor Murillo de Guadarrama, Madrid, cuando era una niña. Las niñas que acudían a estas especies de colonias infantiles eran de origen pobre y se suponía que iban a estar bien alimentadas y cuidadas en el tiempo que pasarían en ellas. Pero la realidad era diferente y solo recibieron malos tratos, escasa comida, humillaciones, castigos físicos y abusos sexuales. Viaja a Argentina para pedir justicia y reparación para ella misma y las niñas que vivieron esta terrible situación, hoy en día ya mujeres que recuerdan con dolor y rabia estos hechos.
Y con estas compañeras de viaje voy paseando orgullosa por las calles de Buenos Aires, compartiendo historias, confidencias, risas, abrazos, lágrimas y esperanza. Esperando declarar en los próximos días ante la jueza María De Servini. “¿Y tú que le vas a decir, niña?, nos preguntamos nerviosas unas a  otras, como cuando éramos pequeñas.
creo firmemente en que la fuerza de las mujeres moverá el mundo y que juntas, como siempre, conseguiremos JUSTICIA para esta noble causa que ha hermanado a más de 10.000 kilómetros de distancia a mujeres tan distintas, valientes y decididas.
Salú y memoria!
30-11-2013
AMHyJ

Día 1. Por esto estoy subida en un avión rumbo a Argentina

“En la madrugada del 22 de agosto de 1936 una larga fila de hombres sube a un camión. Salen de la Plaza Arriba, la plaza del pueblo, como viene sucediendo en los días pasados. No hay dudas sobre su destino. Entre ellos se encuentra Juan el cubero. Es ya un anciano y algunos hombres le ayudan a subir al camión que toma el camino de Lora del Río. Como si la vida le hiciera un guiño y le diera la oportunidad de despedirse de los suyos el camión pasa por la casa que hasta ahora ha sido suya, donde descansan los que quedan de su familia, su mujer Dolores y dos de sus cinco hijos: Antonio y José. Cierra fuertemente los ojos e intentando imaginar el sueño que sueñan, se despide de ellos. Momentos después su espalda nota ya la fría tapia del cementerio. Entre los gritos del pelotón de fusilamiento escucha la agitada respiración del joven al que han puesto a su lado. Sus miradas se cruzan, manteniéndose juntas hasta que oyen cargar las armas. Juan cierra los ojos después de ver cómo Frasco alza el puño cerrado y grita con rabia un ¡¡Viva la República!! Sus ojos se llenan de lágrimas”.
Así comenzaba Azul oscuro, el relato que hace ya algunos años escribí para exorcizar el espanto que me supuso conocer el trágico final de mi bisabuelo Juan Rodríguez el cubero y sus tres hijos, Enrique y Juan, condenados a vagar por distintas prisiones y campos de concentración y Pascual, asesinado por la “justicia” de Franco una vez finalizada la guerra civil cuando intentaba volver a Carmona, su pueblo. Para aumentar el castigo en el año 1941 la vivienda familiar es incautada por orden de Queipo de Llano. Mi familia pagó muy caro defender el legítimo gobierno de la II República española.
Paqui Maqueda con una foto de su bisabuelo. // LAURA LEÓN
Paqui Maqueda con una foto de su bisabuelo. // LAURA LEÓN
Desde que conozco esta historia estoy intentando, desde las filas de la Asociación Andaluza Memoria Histórica y Justicia recuperar el buen nombre y la memoria de mis familiares. Junto a ellos, el de miles de andaluces y andaluzas que fueron ajusticiados en tapias de cementerios cuyos cuerpos están aún hoy desaparecidos, que sufrieron cárcel y exilio, que vivieron años de ostracismo, de humillaciones y vejaciones, que sufrieron hambre y vivieron rodeados de miseria por formar parte del bando de los vencidos. Hemos denunciado estos hechos en los juzgados territoriales, en las Audiencias Provinciales e incluso en la Audiencia Nacional. Estas instancias han archivado nuestras denuncias y el único juez que fue capaz de escuchar a las víctimas y de hacer su trabajo ha sido apartado de la carrera judicial nada más y nada menos por el Tribunal Supremo de este país. A estas alturas está bien claro que con estas denuncias las asociaciones de MH estamos rompiendo el muro de impunidad que supuso el pacto de silencio de la tan cacareada transición en relación con las graves violaciones de DDHH que cometió el franquismo y que personas bien influyentes, instaladas en dependencias judiciales y políticas de nuestro país, no están dispuestas a revisar la historia reciente de España. Quizás teman lo que se pueda descubrir y quizás aun teman más las consecuencias derivadas de ello. 
“Personas bien influyentes, instaladas en dependencias judiciales y políticas de nuestro país, no están dispuestas a revisar la historia reciente de España”
Por eso hoy me encuentro en un avión que cruza el atlántico rumbo a Argentina, un país que acoge la voz de las víctimas españolas y se hermana con ellas. Un país cuya justicia ha admitido a trámite la denuncia presentada por un grupo de descendientes de españoles en relación con los crímenes de lesa humanidad cometidos por el fascismo español en el periodo que abarca desde 1936 hasta 1977. Y en sede judicial yo y mis compañeros, españoles todos, vamos a declarar lo que les pasó a nuestras familias para que un país que no es el nuestro aplique los tres pilares básicos del Derecho Internacional: VERDAD, JUSTICIA Y REPARACIÓN.
Me acompaña en este viaje la sensación de sentirme parte de una familia de “apátridas”. Viajo más de 10.000 kilómetros para pedir la justicia que se nos niega en nuestro propio país. La España que forjaran los vencedores de aquella contienda del 36 sigue sin corazón para acoger el clamor de las víctimas. La España “grande y única” cree que puede conceder el “perdón” y llegar a la “reconciliación” sin aplicar justicia. Los descendientes de las víctimas no se lo vamos a permitir. Esta vez no pasarán.
Salú y memoria!
28-11-2013
AMHyJ