dissabte, 3 de desembre de 2016

El mito de la Seguridad Social en el franquismo.

https://radiorecuperandomemoria.com/2016/12/02/el-mito-de-la-seguridad-social-en-el-franquismo/




sm luisa castro 04.jpg
Hace un par de días, la alcaldesa de Güimar (en las Islas Canarias), Luisa Castro, en una entrevista al Diario de Avisos, hablando sobre el Valle de los Caídos dijo lo siguiente:
-¿No cree usted en la memoria histórica?
“Claro que sí, por eso entiendo que hay que preservar la historia, pero no solo la de un bando, otra cosa bien diferente es que se quiera tirar el Valle de los Caídos, porque entonces también tendríamos que tirar los embalses, los hospitales y las casas sociales que hizo Franco, o tirar el muro de Berlín”.
Esta vez no voy a entrar en su idea de que se tenga que preservar tal y como está un monumento como el Valle de los Caídos, que es una exaltación total a un régimen represor y dictatorial como fue el franquismo. Tampoco voy a entrar en la idea de que si algún dirigente alemán o francés se atrevería a defender monumentos nazis inmediatamente dimitiría y tendría que pasar por la justicia por exaltar un régimen fascista.
Me voy a parar en la idea muy arraigada en sectores de la derecha, del PP, de defensores del franquismo o de la impunidad franquista, que para, jusitificar toda la represión de la dictadura, para no hablar de la Memoria Histórica de los republicanos y antifranquista, se justifican en un mantra de que Franco fue una persona que, aunque cometió excesos, nos trajo los derechos sociales. Y es completamente falso.
 Los sistemas de seguridad social ya existían desde principios del siglo XX: es en 1900 cuando se aprueba la Ley de Accidentes de Trabajo, que define este concepto. En 1919, once años después, aparece el primer seguro público. En 1923 aparece el seguro de maternidad. No son sistema de sanidad unitarios, pero si son públicos. Con la constitución de la II República incorpora el derecho al trabajo y la prevención social y se crean proyectos para unificar el sistema de seguridad sanitario a través del Instituto de Previsión.
El franquismo lo que hace es seguir este proceso. En los años 30 y 40 aparecen los seguros de enfermedad, de viudedad y de invalidez. En los años, y yendo con la consonancia de los tiempos, ya que en todo Occidente se estaban gestando Estados del Bienestar para contrarrestar la influencia soviética , el franquismo parece que no se quiere quedar atrás. Y en 1967 entra en vigor la Ley de Bases de la Seguridad Social, para unificar todo el sistema sanitario del país.
preventorio%20-%20habitacin_ff
Pero la seguridad social franquista (que como hemos visto tiene antecedentes) no es la seguridad social que conocemos hoy en día ni mucho menos. El “Estado del Bientestar” tal y como se conoce en la mayoría de países europeos no llega a España hasta bien entrada la democracia. En los años sesenta y setenta, cuando se unifica la seguridad social y cuando se crea ese supuesto “Estado del Bienestar” franquista, el gasto social público en España era del 4´06% en 1966 (la media europea era de 13,69 % y países como Alemania era del  19,21 %, Italia 16´32 %, Irlanda 10´40 %) y en 1974 era del 10´55% (siete puntos por debajo de la media europea, 17´90% y trece puntos por debajo de Alemania, 23´52%. Todos estos datos según el Banco de España). Solo a partir de los años 90, el aumento del gasto `social público superar al 20%. En cuanto al gasto en sanidad según el PIB, en España en 1965 era del 1,30% , frente al 3´24 % de la media europea y en 1975 el gasto por PIB era del 3,96 % frente al 5,28 % de la media de Europa.
gasto-publico
Datos de gasto público en Europa y España, según el Banco de España
Por lo tanto es un mito que con el franquismo llegara la seguridad social tal y como la conocemos. No fue hasta los años 90 cuando nos pusimos a la altura de los países europeos en gasto social. De hecho, los seguros sociales alcanzaban sólo a obreros que habían cotizado y a sus familiares. Eso significaba, por ejemplo, que los parados tenían que pagarse ellos sus medicamentos, pues el seguro de enfermedad sólo beneficiaba a trabajadores. Por lo tanto, no era un sistema protección pleno, sino que sólo protegía a una serie de personas. La universalización de la sanidad sólo llego con la democracia. Por lo tanto, basta ya de infundir bulos sobre la Seguridad Social en el franquismo.
Aquí puedes escuchar el nuevo programa de Recuperando Memoria:
Recuperando Memoria T2-5 #RMBebésRobadoseInternados.
 Reproductor de audio

Por un 1€ puedes hacer que sigamos adelante. Pincha el enlace y apoya con #1EuroPorLaMemoriaTEAMING


divendres, 2 de desembre de 2016

‘Ladrones de vidas’: una rama del exterminio ideológico. Un documental refleja el funcionamiento de las tramas de niños robados en el País Valenciano durante el franquismo.

http://www.lamarea.com/2016/12/01/memoria-historica-ladrones-de-vidas-una-rama-del-exterminio-ideologico/



Un documental refleja el funcionamiento de las tramas de niños robados en el País Valenciano durante el franquismo. El secuestro de bebés, uno de los capítulos más olvidados de la Memoria Histórica, tenía un motivo: hacer limpieza.
01 diciembre 2016
12:52
‘Ladrones de vidas’: una rama del exterminio ideológico
Cartel del documental 'Ladrones de vida'.
En los años 2012 y 2013 las dos cadenas privadas de TV con más audiencia del Estado español emitieron miniseries dedicadas al asunto conocido como “niños robados“. Ambas situaban el “robo” de bebés en los años 70. Ambas zanjaban la cuestión en dos capítulos. Ambas cargaban las tintas en el aspecto sentimental, pero sin abordar las causas que explicaban que estas prácticas se realizaran de manera masiva y durante varias décadas. Ambas acababan con un final feliz, donde todo quedaba aclarado, las familias se reencontraban e incluso se apuntaba la posibilidad de que en el futuro se acabara castigando a los culpables. En uno de los casos el final feliz se debía a la bondad de una monja joven. Parece ser que, mediáticamente hablando, es un asunto pasado de moda incluso con una Ley de Memoria Histórica en vigor. Y eso que, de manera esporádica, alguna noticia aún puede aparecer de vez en cuando en los medios de comunicación de masas.
Los autores del documental Ladrones de vidas: niños robados en la Comunidad Valenciana, una vez investigada la documentación a la que pudimos tener acceso y una vez entrevistadas varias víctimas y expertas en la materia, llegamos a conclusiones muy diferentes. El secuestro de bebés comenzó en un momento histórico muy concreto, la Guerra Civil, y por un motivo muy claro: el exterminio ideológico de medio país.
Los casos de reencuentros familiares han sido ínfimos comparados con la magnitud de esta tragedia. Ningún culpable ha pagado por estos crímenes de lesa humanidad. La Iglesia católica española, lejos de facilitar nada a las víctimas, constituye el mayor obstáculo que éstas se encuentran para encontrar a sus familias. El asunto ni mucho menos está resuelto, al menos desde el punto de vista de las víctimas.
La Guerra Civil no acabó el 1 de abril de 1939. Serrano Suñer lo dijo un año después: “La guerra continúa”. No era una frase retórica. La represión fue mucho más allá de lo imprescindible para cambiar el régimen político, porque de lo que se trataba era de “hacer limpieza” en cada ciudad y en cada pueblo, y de esta forma que la clase dominante se asegurara unas décadas de tranquilidad. Y lo consiguieron.
Un médico militar, Antonio Vallejo-Nájera, se interesó por la psiquiatría durante su estancia en Alemania en los años previos al nazismo. En 1938 envió un telegrama a Franco solicitando autorización para crear el Gabinete de Investigaciones Psicológicas. Se proponía investigar a hombres y mujeres capturados durante el avance de las tropas sublevadas. En sus investigaciones fue asesorado por agentes de la Gestapo. Las conclusiones de sus “investigaciones” fueron que los “marxistas” (en su jerga, todos los que se opusieron al golpe de Estado) eran inferiores mental, moral y culturalmente.
Según él, la raza española había degenerado en los últimos siglos por las maquinaciones de los judíos falsamente convertidos al cristianismo y la difusión de las ideas librepensadoras, enciclopedistas, masonas y democratizantes. Había que regenerar la raza hispana cultivando la religiosidad y el patriotismo, y para ello era necesario separar a los rojos de sus hijos para evitar la transmisión del “gen marxista”.
El nuevo Estado se dotó de una legislación que amparaba la desaparición de los hijos de los perdedores de la guerra. La patria potestad pasaba al Estado y se les podía cambiar el nombre y los apellidos. De esta forma se dificultaba la búsqueda por parte de sus familiares. Esos niños y niñas fueron educados en centros religiosos y muchos acabaron convertidos en sacerdotes y monjas. Por tanto, no bastaba con asesinar, encarcelar o exiliar a los enemigos políticos: había que secuestrar a sus hijos y reeducarlos en un sentido opuesto desde un punto de vista político y religioso a como iban a serlo por sus familias. Pero esto tampoco fue suficiente. Había incluso que perseguirlos en el extranjero para retornarlos a la “madre patria” y educarlos “como Dios manda”. La Falange creó un Servicio Exterior para localizar, seguir y capturar a los hijos de nacionalidad española en todos los países de Europa y del norte de África adonde habían llegado los nazis, y también en las repúblicas americanas.
Impunidad y negocioUna vez creadas las tramas compraventa de bebés, y con la impunidad asegurada por la protección del Estado fascista, esta cirugía política se convirtió también en un fabuloso negocio. Los “compradores” no se limitaban a pagar los gastos del parto sino que desembolsaban grandes sumas de dinero a unas tramas que estaban integradas por monjas, ginecólogos, abogados, notarios, sacerdotes, taxistas, celadores de hospital, etc.
Las sumas de dinero, que varían según los casos y los años, pero que venían a coincidir más o menos con el precio de un piso de la época, desmienten el supuesto móvil caritativo de estas “asignaciones” de bebés. Sin embargo, nunca se trató de una mera transacción mafiosa pues la criatura no se entregaba a cualquiera. Debía tratarse de una familia adicta al régimen, con dinero, y con garantías de que iba a ofrecer a ese niño o esa niña una educación política y religiosa en consonancia con los valores nacionalcatólicos.
La muerte del tirano y el supuesto cambio de régimen no implicaron una depuración del aparato del Estado ni de otras instituciones públicas o privadas. La impunidad continuó y estas tramas tan bien “engrasadas” pudieron seguir operando durante varios años más. La Ley de Adopción 21/1987 vino a complicarles las cosas, pero aún hay registrado algún caso aislado a mediados de la década de los 90.
Este exterminio ideológico, complementario al genocidio físico realizado durante toda la dictadura franquista, ayuda a explicar cómo se constituye la sociedad española en la actualidad y puede contribuir a que se entienda por qué tiene rasgos tan diferentes a otros países vecinos. Algunos expertos apuntan la cifra de 300.000 los niños y niñas que fueron “robados” a sus familiares. Es una cifra estimada que nunca podrá ser comprobada con exactitud. Nosotros aportamos un dato curioso: la actual presidenta de la asociación de víctimas de Valencia está casada; ella busca a su hermano, y su marido a su hermana melliza. Ellos no se conocieron en la asociación. Se casaron y décadas después descubrieron que ambas familias habían sido víctimas de estas tramas.
Trabas contra las víctimasLas víctimas encuentran dificultades de todo tipo porque no tienen una legislación que les ampare, porque los archivos los tienen cerrados, porque la justicia, los fiscales y la policía no investigan estos delitos tan graves, porque no pueden comparar sus ADN. Esta situación no es casual. Algunos miembros de las tramas, sobre todo ginecólogos, tienen apellidos muy conocidos porque son de familiares directos de dirigentes del Partido Popular.
La principal empresa que se dedica a recoger el ADN de las familias es Genómica, y está dirigida por la hermana de otra dirigente del PP. Esta empresa pertenece al grupo Zeltia, con fuertes vínculos con el Opus Dei. La empresa se “equivocó” dos veces al negar el resultado positivo entre una madre y una hija, a pesar de parecido físico y la documentación. A la tercera finalmente anunció que sí, que eran madre e hija.
Curiosamente, en Argentina también una empresa cercana al Opus Dei quiso ocuparse de cotejar muestras, pero las Madres de la Plaza de Mayo pudieron presionar al Gobierno y lograr, además de una legislación que las amparase, un banco de datos de ADN nacional, público y gratuito. Es lo menos que debería hacer un Estado supuestamente democrático ante las víctimas de unos delitos de lesa humanidad que no prescriben.
Un crimen prescribe a los 20 años, un secuestro es un delito continuado, que sigue produciéndose y por tanto sólo comienza el plazo de prescripción cuando esa persona aparece. En Argentina durante 7 años de dictadura se secuestraron aproximadamente 500 niños, y de ellos, gracias a todas esas medidas reivindicadas y conseguidas por las asociaciones de víctimas, se ha restituido la identidad de 121 personas. En España tuvimos 40 años de fascismo y otros 40 de postfascismo, y ni se sabe el número de secuestros ni de reencuentros familiares porque parece que a nadie le importa.
En definitiva, tenemos por una parte a unas personas que integraban las tramas mafiosas, o a sus herederos económicos e ideológicos, que han ganado mucho dinero con este “negocio”, que están muy bien situados en los puestos clave de los aparatos del Estado, y que además tienen un temor fundado a que un hipotético cambio político modifique la legislación que obligue a jueces, fiscales y policías a investigar de verdad estos delitos y se pueda actuar efectivamente contra ellos.
Por otra parte tenemos a las víctimas y sus familiares, personas a las que les ha pasado algo espantoso y que se mueven en una sociedad a la que parece no importarles este problema, o que incluso en algunos casos se creen los “argumentos” que siguen esgrimiendo los defensores de estos monstruos: que fue un asunto del pasado, que pudo haber algún caso aislado pero ni mucho menos lo que se dice, que es mejor no remover según qué cosas, que sólo afectó a prostitutas y madres solteras, que fue mejor para el niño pues acabó en familias “normales” y en algún caso se hubiera abortado, que buscan dinero o notoriedad mediática…
Han pasado más de 80 años de la Guerra Civil y España sigue en paz. Los dueños del país continúan en su puesto porque el exterminio ideológico, del que el asunto de los bebés robados es sólo una rama más, fue todo un éxito.
Luis Plá y Miguel Hernández son coautores del documental Ladrones de vidas: niños robados en la Comunidad Valenciana
Algunas entrevistas íntegras en: http://fraguasocial.org/bebes-robados-cv/

La Junta presenta el Anuario 2015 de intervenciones en fosas comunes del franquismo en Andalucía.

http://www.lainformacion.com/policia-y-justicia/crimen-de-guerra/Junta-Anuario-intervenciones-franquismo-Andalucia_0_977303464.html


 
HUELVA| 


La Junta presenta el Anuario 2015 de intervenciones en fosas comunes del franquismo en Andalucía HUELVA | EUROPA PRESS

La viceconsejera de Cultura de la Junta de Andalucía, Marta Alonso, ha presentado este viernes en Huelva 'Que fuera mi tierra. Anuario 2015. Intervenciones en fosas comunes del franquismo en Andalucía', una memoria de las exhumaciones llevadas a cabo en suelo andaluz coordinadas por la Dirección General de Memoria Democrática.
Según ha informado la Junta en una nota, en su intervención, Alonso ha comentado que "este trabajo demuestra el compromiso de la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía con las políticas dirigidas a la Memoria Democrática, compromiso que se verá impulsado por la Ley de Memoria Democrática de Andalucía que se tramita en el Parlamento, un texto normativo necesario para que tengamos una mejor sociedad andaluza, con valores más democráticos y con jóvenes que conozcan nuestro pasado para construir un mejor futuro".
Los trabajos, desarrollados a petición de familiares directos, han sido financiados por la Junta de Andalucía con la ayuda de diputaciones como las de Huelva o Cádiz, y de los ayuntamientos donde se ubican las fosas. El periodista Juan Miguel Baquero ha recopilado en este volumen el seguimiento de las actuaciones en fosas desarrolladas el año pasado por equipos técnicos andaluces que han trabajado sobre el terreno.
UN ANUARIO DE HISTORIAS SOBRE LA REPRESIÓN
El volumen, editado por la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía, recoge una docena de trabajos arqueológicos coordinados desde la dirección general de Memoria Democrática desde 2015. Labores de exhumación que han hecho de éste el año más activo en cuanto a intervenciones, y uno de los que han contado con más víctimas recuperadas en nuestra región gracias al esfuerzo compartido de familiares, entidades memorialistas, ayuntamientos, diputaciones y Junta de Andalucía.
Con casos paradigmáticos que muestran la comisión de crímenes contra la Humanidad como los de Puerto Real (Cádiz), que al cierre de esta publicación rondaba las 200 personas, las 35 de El Madroño o 36 en La Campana, ambas en la provincia de Sevilla.
El anuario está prologado por el filósofo Manuel Reyes Mate, quien evoca cómo "aquel terror de los sublevados, tan gratuito como concienzudo, tenía una pretensión de largo alcance: desestructurar las familias republicanas, infundir miedo y borrar huellas". Presentar "estos relatos" 80 años después significa "que aquella estrategia funcionó". Por eso, dice Reyes Mate, "la sociedad debería entender que identificar a los desaparecidos y darles sepultura no es sólo un gesto de justicia para los muertos sino de piedad para los vivos".
El trabajo llevado a cabo es testigo de lo que ocurrió y de la tarea de recuperación de la dignidad de los represaliados que se realiza desde la base de los más elementales derechos humanos. En palabras de Juan Miguel Baquero "no hay nada más atávico, más humano de algún modo, que enterrar a nuestros muertos de manera digna y eso es lo que pretenden las víctimas del franquismo".
En lo que respecta a la estructura de la obra, cada intervención cuenta con una ficha técnica acompañada, a modo de foto fija de la situación, de un dibujo de la disposición de los cuerpos arrojados, y que se complementa además con los testimonios orales de familiares, de miembros del mundo asociativo y de historiadores e investigadores.
Así, por ejemplo, en la exhumación de Paterna de Rivera (Cádiz), que rescata los restos óseos de 10 víctimas, y donde los golpistas se ceban en una localidad donde nunca hay guerra ni conflicto armado, dejando un puñado de familias "como el nido al que dan con una escoba"; o en Zalamea la Real (Huelva), donde en una cuneta esperaban los cuerpos de dos ejecutados, el 'juego de cruces en la fosa de Modestita'.
En Obejo (Córdoba), la actuación se realizó con otros dos guerrilleros antifranquistas sacados de la tierra y las 35 de la localidad sevillana de El Madroño, donde algunos verdugos "se divierten" con las mujeres antes de ejecutarlas. Los nueve mineros rescatados en Camas que guardan la historia de la traición que evitó cambiar la historia de la guerra. O los 36 del pozo que mutó en infierno en La Campana.
Arahal (Sevilla) "vivió la crónica de una sangría interminable tras el estallido golpista". Fue "una de las mayores venganzas de los sublevados", según el historiador José María García Márquez. En Adamuz y la serranía cordobesa llegó la muerte anunciada de los últimos guerrilleros antifranquistas y Puebla de Guzmán (Huelva) deja la historia de las rosas cortadas en la Fuente Vieja. En el Castillo de las Guardas (Sevilla) la historia deja unos 139 asesinados y un solo cuerpo que vela el olvido.
Este volumen recoge el comienzo de unos esperados trabajos arqueológicos en la capital gaditana. Las exhumaciones realizadas durante 2015 son obra de equipos técnicos --documentalistas, historiadores, arqueólogos y antropólogos, además de voluntarios en algunos casos-- de contrastada solvencia e implicación profesional. Cierra el libro 'Que fuera mi tierra. Anuario 2015.
Intervenciones en fosas comunes del franquismo en Andalucía' la labor llevada a cabo en el cementerio de Puerto Real, que llegará a ser la segunda fosa más grande abierta en Andalucía y es, por las evidencias de muerte violenta que presentan los restos encontrados, ejemplo vivo del terror franquista.

El Foro por la Memoria celebra que la Fundación Franco haya tenido que mantener en secreto el lugar de la cena.

http://www.infolibre.es/noticias/politica/2016/12/01/memoria_58327_1012.html


E

  • "A partir de ahora lo van a tener que hacer a escondidas", sostiene Arturo Peinado, presidente del colectivo
  • El Foro por la Memoria reconoce que apenas tiene tiempo para organizar una recogida de firmas o una movilización

Publicada 01/12/2016 a las 18:14Actualizada 01/12/2016 a las 22:02  

Hotel Novotel Madrid Center
Hotel Novotel Madrid Center. 
NOVOTEL
La Federación Estatal de Foros por la Memoria no entiende que el Hotel Novotel Madrid Center no tenga ningún reparo en acoger este viernes la tradicional cena de la Fundación Nacional Francisco Franco (FNFF) en la que se homenajea la figura del dictador en el aniversario de su nacimiento, tal y como ha desvelado infoLibre. Sin embargo, celebran que este año se hayan visto obligados a mantenerlo en secreto, algo que consideran una auténtica victoria.

"¿Cómo es posible que exista una Fundación Francisco Franco y que puede hacer sin ningún problema un homenaje público a un dictador?", se pregunta Arturo Peinado, presidente del colectivo memorialista en conversación con infoLibre. En su opinión, este tipo de situaciones representan una "anomalía democrática" completamente "inconcebible" en países de nuestro entorno. "Impresentable totalmente", sentencia.

En este sentido, Peinado asegura que la Federación Estatal de Foros por la Memoria coincide con la FNFF: "Franco no ha muerto", dice. Sin embargo, el sentido de esta frase es diferente en ambos lados. "Nosotros decimos esto porque el Estado español no ha sido capaz de ilegalizar el franquismo ni de impedir que se siga haciendo apología del franquismo, fascismo y de todos los crímenes que cometieron durante la Guerra Civil y la dictadura", asevera.

En diciembre de 2015, la Federación Estatal de Foros por la Memoria recogió más de 64.000 firmas con el objetivo de que el hotel que acogía ese año el acto –el Meliá Castilla– cancelase la reserva de la Fundación. También movilizó a decenas de personas a las puertas del lugar. A pesar de las protestas, la cena, bendecida por un sacerdote, acabó celebrándose en un salón presidido por un retrato del caudillo fascista y engalanado con la bandera del Águila de San Juan.

La asociación memorialista considera una victoria que la fundación se haya visto este año obligada a mantener en secreto los detalles de la reunión anual. "A partir de ahora lo van a tener que hacer a escondidas", sostiene Peinado. Sin embargo, reconoce que este año apenas tienen tiempo para preparar una recogida de firmas o convocar una movilización a las puertas del Hotel Novotel Madrid Center. A pesar de ello, han animado a la gente en las redes sociales a dejar un "recadito" a la cadena hotelera.