dissabte, 21 de gener de 2017

La matanza de los abogados de Atocha: un 'dolor' que dio impulso a la democracia.

http://www.infolibre.es/noticias/politica/2017/01/24/abogados_atocha_59914_1012.html



TRANSICIÓN DEMOCRÁTICA

  • Un mes después del pacífico funeral controlado por el PCE, Adolfo Suárez anunció la legalización de la formación dirigida por Santiago Carrillo
  • La abogada Cristina Almeida, que ejerció de acusación particular, está convencida de que el ataque era una "trama organizada" que buscaba dinamitar el camino hacia la democracia

Publicada 22/01/2017 a las 06:00Actualizada 21/01/2017 a las 18:16



Entierro de los abogados laboralistas de Atocha.
Entierro de los abogados laboralistas de Atocha. 
Archivo Histórico del PCE
Madrid, 24 de enero de 1977. Son las 22.45 horas de la noche y suena el timbre en el segundo piso de la calle Atocha número 55, donde se encuentra uno de los más importantes despachos de abogados laboralistas –junto con el de Españoleto y el de Lista– de la capital. En ese momento, nueve personas, vinculadas a CCOO y el PCE, se encontraban afrontando la última reunión del día. Al abrir la puerta, dos pistoleros de extrema derecha acceden al domicilio y un tercero se queda vigilando la entrada. Tras un breve intercambio de palabras, abren fuego contra los abogados. Con las víctimas tendidas en el suelo, aprietan de nuevo el gatillo.

El ataque, que se cierra con cinco muertos –Enrique Valdevira, Luis Javier Benavides, Francisco Javier Sauquillo, Serafín Holgado y Ángel Rodríguez– y cuatro heridos –Miguel Sarabia, Alejandro Ruíz-Huerta, Luis Ramos y Dolores González–, puso fin a las 48 horas más delicadas de la Transición española. Dos días que comenzaron con el asesinato del manifestante Arturo Ruiz a manos de un pistolero de la extrema derecha y que continuaron con el secuestro por los Grapo del presidente del Consejo Supremo de Justicia Militar, el teniente general Villaescusa, y el asesinato de la manifestante María Luz Nájera, alcanzada en la cara por un bote de humo disparado por los antidisturbios.

Cuarenta años después del atentado en la calle Atocha, Alejandro Ruiz-Huerta, uno de los supervivientes, sigue recordando aquellos angustiosos minutos en el despacho de abogados. En conversación telefónica con infoLibre, el actual profesor de Derecho Constitucional en la Universidad de Córdoba explica que es algo que se ha quedado "grabado a fuego" en su "corazón e intestinos". "No creo que me la quite de encima nunca. Fue una historia muy fuerte para mis compañeros muertos, para los que sobrevivimos y para España", cuenta. Un bolígrafo guardado en la camisa, que desvió la primera bala, y el cuerpo de uno de sus compañeros tendido sobre él cubriendo sus zonas vitales le salvaron la vida.

No corrió la misma suerte Javier Sauquillo, hermano de la abogada Paca Sauquillo, que por aquel entonces dirigía el despacho laboralista de la calle Lista. "En ese momento yo volvía de una reunión en la Asociación de Vecinos de Palomeras Bajas. Estábamos viendo cómo organizábamos un acto de homenaje a Arturo Ruiz y María Luz Nájera", cuenta a este diario. Nada más llegar a casa, recibió una llamada de la hermana de Cristina Almeida, abogada al frente del bufete de la calle Españoleto: "Me preguntó si sabía algo de mi hermano Javier y mi cuñada". En ese momento, su marido Jacobo entró por la puerta y le contó lo sucedido en el despacho que por aquel entonces dirigía la actual alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena.

"¿Dónde está Navarro?"

"¿Dónde está Navarro?", preguntaron los pistoleros, vinculados al grupo terrorista de extrema derecha Triple A –Alianza Apostólica Anticomunista–, al entrar a punta de pistola en el segundo piso de Atocha 55. Los asesinos buscaban al entonces líder de Transportes de CCOO en Madrid, Joaquín Navarro. Había sido uno de los impulsores de la huelga de transporte privado que paralizó la capital durante una semana, haciendo frente a los intereses del Sindicato Vertical y lo que se denominó con posterioridad la mafia del transporte.

El parón concluyó el 23 de enero. Al día siguiente, Navarro se reunió en el despacho de abogados con algunos de los compañeros del comité de huelga para hablar sobre el nuevo convenio. Al terminar, bajaron a la cafetería Brasilia a tomar una cerveza, según declaró en el juicio el dirigente sindical. Los pistoleros entraron al despacho poco tiempo después. Unos minutos de diferencia que le salvaron la vida. "El paso de ambulancias y coches de policía nos llamó la atención. Al salir a la puerta del bar, vimos que se paraban frente al portal del despacho", relata Navarro en conversación telefónica con este diario.

Cuarenta años después sigue recordando a la perfección aquella noche. Ahora tiene 85, pero el paso del tiempo no ha borrado de su memoria unos acontecimientos que se quedaron grabados a fuego. Siempre quedó en su interior un pequeño "sentimiento de culpabilidad" por una matanza que los medios afines al franquismo llegaron incluso a calificar en un primer momento como un ajuste de cuentas dentro del Partido Comunista. No se le olvida el "río de sangre" cuando subió al piso. Tampoco los días posteriores, escondido por sus camaradas hasta que le consiguieron sacar de España.

Un proceso judicial "horrible"

Casi dos meses después del atentado, el 15 de marzo de 1977, la policía detuvo a seis personas: José Fernández Cerra, Carlos García Juliá, Fernando Lerdo de Tejada, Francisco Albadalejo Corredera, Leocadio Jiménez Caravaca y Gloria Herguedas, la novia de Cerra. Los dos primeros fueron los autores de los disparos, mientras que el tercero fue el que esperó en la entrada del despacho. Por su parte, Albadalejo, entonces secretario del sindicato vertical del transporte de Madrid, fue arrestado como cabecilla e instigador del atentado. "Más de una vez, en las discusiones que tenía con él, me enseñaba la pistola", rememora Navarro. Al grupo le encontraron varias armas en el momento de su detención.

La versión oficial de la Dirección General de Seguridad obviaba la implicación política en el ataque y apuntaba hacia un ajuste de cuentas de Albadalejo contra Navarro. Sin embargo, para Cristina Almeida, que ejerció como acusación particular en el juicio –junto a Jaime Sartorius, José Luis Núñez, José María Mohedano, José Bono, Antonio Rato, José María Stampa y Jaime Miralles–, siempre hubo detrás una "trama organizada de la extrema derecha" para truncar el camino de una España que se dirigía a una auténtica democracia. "Estoy convencida de que el objetivo del atentado era impedir el avance en unos días de gran tensión", añade Sauquillo.

"Durante la instrucción se veía claro que querían descubrir lo mínimo posible", explica Almeida en conversación con infoLibre. Parecía no importar la vinculación de varios de los detenidos con la ultraderecha de Fuerza Nueva –Lerdo de Tejada, por ejemplo, era el hijo de la secretaria de Blas Piñar– y la Falange. "No pudimos tirar de la manta hacia arriba", se lamenta la abogada. Pusieron el foco sobre Antonio González Pacheco, alias Billy el Niño, el torturador de la Político-Social. También sobre el líder de Fuerza Nueva. Sin embargo, tuvieron que conformarse con los 193 años que condenaron a los dos pistoleros y los 73 que le pusieron a Albadalejo. Quince años después, los asesinos fueron puestos en libertad.

El juez encargado de la instrucción fue Rafael Gómez Chaparro, un magistrado procedente del Tribunal de Orden Público y cuya actuación en el caso del asesinato del estudiante Arturo Ruiz fue duramente cuestionada. "Era un juez franquista", critica Ruiz-Huerta. "No fue objetivo", añade Sauquillo. La abogada Cristina Almeida recuerda también cómo los detenidos tuvieron posibilidad de comunicarse entre sí, rompiendo la cadena de declaración. Sin embargo, la gota que colmó el vaso y provocó la sustitución de Gómez Chaparro por el magistrado Alfonso Barcala es la fuga de Lerdo de Tejada tras concederle un permiso penitenciario sin avisar a las acusaciones. "Fue indigno", se queja el superviviente.

Almeida, que el día del ataque se encontraba en Chile trabajando en un proyecto de solidaridad relacionado con la desaparición de mujeres y niños durante la dictadura de Pinochet, recuerda el juicio con "horror". "Algunos de los asistentes, vinculados a la extrema derecha española, cantaban el Cara al Sol, nos insultaban...", rememora al otro lado del teléfono. "Daba la sensación de que nosotros éramos realmente los verdugos y no las víctimas", completa. "Todavía recuerdo perfectamente la soledad y el abandono cuando nos acercábamos a la sala del juicio. El rencor de unos asistentes que llamaban cerdos a nuestros compañeros asesinados", recuerda Ruiz-Huerta.

Camino a la democracia

La capilla ardiente se instaló en el Colegio de Abogados de Madrid. "Hubo una presión muy fuerte por parte de la junta y del decano, Antonio Pedrol, para que el entierro se hiciese como un homenaje a unos abogados que habían dejado su vida en un despacho", relata Sauquillo. Aunque el Ejecutivo de Suárez prefería un acto en la más estricta intimidad para evitar posibles altercados, finalmente se celebró una marcha. La manifestación aglutinó en las calles de la capital a miles de personas, que despedían a los cinco abogados con un doloroso y respetuoso silencio. La seguridad del acto, que se desarrolló sin incidentes, corrió a cargo de un PCE todavía ilegal.

Los protagonistas coinciden en señalar que el atentado fue una de las claves de la evolución democrática y la legalización del Partido Comunista: "Con su vida determinaron el rumbo de la democracia", apunta Almeida. "Su muerte, que es un hecho muy doloroso, nos permitió avanzar", afirma Sauquillo. "El PCE demostró una serenidad increíble, algo que yo creo que fue clave para su posterior legalización", apostilla Navarro. Sin embargo, a Martínez-Huerta no le agrada el calificativo de mártires de la democracia. "Sabíamos a lo que nos exponíamos. Nos jugábamos la vida por la libertad de todos, por conseguir salir de la larga noche del franquismo", sentencia.


http://www.infolibre.es/noticias/politica/2016/01/24/los_abogados_atocha_reviven_madrid_con_homenaje_por_aniversario_del_atentado_43794_1012.html

Madrid no olvida el asesinato de los abogados de Atocha 39 años después

  • El secretario general de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, señala que los abogados laboralistas eran "la expresión organizada de aquel sentimiento de cambio"
  • El líder del PCE, Álvaro Aguilar, recalca que son "héroes y mártires de la mejor parte de la historia de nuestro país"




Madrid rinde tributo a los abogados de Atocha en el 39º aniversario del atentado



Un centenar de personas mantienen un minuto de silencio y depositan flores en la plaza de Antón Martín para recordar a los asesinados.
El Partido Comunista Español  y Comisiones Obreras, junto a la Fundación Abogados de Atocha, conmemoraron este domingo el 39º aniversario del atentado de Atocha 55, donde terroristas de extrema derecha asesinaron a sangre fría a cuatro abogados y un sindicalista en un despacho laboralista de esa calle de Madrid, informó Europa Press. El atentado dejó además gravemente heridos a cuatro abogados más.

Las cinco víctimas fueron objeto del homenaje anual con un minuto de silencio y una ofrenda floral que se depositó junto a la estatua El Abrazo, del pintor y escultor Juan Genovés, en la plaza Antón Martín de la capital.

En declaraciones a Europa Press, el secretario general de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, aseguró que la democracia en España fue gracias "a la lucha muy decidida de muchísima gente", entre ellos de los abogados laboralistas fallecidos que eran "un símbolo de aquel periodo".

"Eran la expresión organizada de aquel sentimiento de cambio (...) Su asesinato además marcó un antes y un después, por tanto me parece imprescindible su recuerdo", resaltó Toxo.

Por su parte, el secretario general del PCE, Álvaro Aguilar, consideró que los fallecidos son "héroes y mártires de la mejor parte de la historia de nuestro país" que lucharon "por la libertad" con una "vocación clara de ruptura" que acabara con un "régimen feroz que había cubierto de oscuridad nuestro país", lamentando que "dieran su vida" a cambio de la lucha de España.
te;n asistió al acto Alejandro Ruberta, superviviente del atentado, que recordó a sus compañeros en el homenaje en este 39 aniversario. Ruberta aseguró que hoy en día lo que más se necesita es "la armonía en el universo", resaltado que siempre recordará a sus compañeros para que dicha armonía continúe.

"Hay tres cosas que para mí resumen el mensaje (de este día): la rabia contenida, la amarga tristeza y la esperanza fecunda del pueblo", finalizó Ruberta.

Antes de la celebración en la plaza Antón Martín, donde asistieron cerca de un centenar de personas, CCOO, el PCE y la Fundación Abogados de Atocha depositaron flores en las tumbas de los cinco compañeros, enterrados en los cementerios de Carabanchel y San Isidro.

Posteriormente, se desplazaron hasta el Auditorio Marcelino Camacho donde entregaron los premios Abogados de Atocha, que otorga anualmente la fundación y que en esta ocasión recayó en la organización médico-humanitaria internacional, Médicos sin Fronteras, y en ACNUR, por preservar los derechos y el bienestar de las poblaciones de todo el mundo que se encuentra en situación precaria.
_____________

En el atentado de Atocha fueron asesinados los abogados Javier SauquilloJavier BenavidesEnrique ValdelviraSerafín Holgado y el sindicalista Ángel Rodríguez Leal. Y heridos de gravedad Alejandro Ruiz HuertasMaría Dolores González, Luis Ramos Miguel Sarabia.










































El Louvre celebra los 80 años del ‘Guernica’

http://cultura.elpais.com/cultura/2017/01/20/actualidad/1484927887_200638.html




El museo parisiense dedica un ciclo de películas a la obra maestra de Picasso y rinde homenaje a Carlos Saura



Secuencia del corto de Kusturica sobre Guernica.
A solo tres meses del 80º aniversario del bombardeo de Guernica y de la correspondiente obra maestra que Pablo Picasso pintó para rendir homenaje a sus víctimas, el Museo del Louvre se adelantó este jueves a la efeméride dedicando un ciclo de películas que reflejan cómo el cine ha intentado reproducir la compleja esencia de esa obra, encargada por el Gobierno republicano para la Exposición Universal que se celebró en París en 1937. El ciclo, organizado en el marco de las Jornadas Internacionales del Cine sobre Arte, incluyó cortometrajes a cargo de directores tan reconocidos como Robert Flaherty, Alain Resnais, Emir Kusturica o Iñaki Elizalde. Todos ellos se mostraron, en distintos momentos de la historia del cine, fascinados por el acelerado proceso de composición de la obra, en respuesta al bombardeo indiscriminado de la Legión Cóndor, y subrayaron su estatus simbólico.
Además, Carlos Saura recibió un homenaje especial y protagonizó una master class en el auditorio del museo, en el que se dijo obsesionado por la obra de Picasso, en la que ve “el reflejo directo y la influencia de Los desastres de la guerra” de su admirado Goya. “El cuadro ha superado la fecha memorable y tremenda que fue Guernica para convertirse en una obra que refleja lo que son la violencia y la guerra en nuestro mundo”, afirma Saura.

Obra maestra de Picasso expuesta en el Reina Sofía.
El cineasta abordó también su proyecto 33 días, sobre el proceso creativo que Picasso siguió para pintar el cuadro, en paralelo a la historia de amor a cuatro bandas que vivió junto a su primera esposa, Olga Koklova, y dos de sus amantes, la modelo Marie-Thérèse Walter y la fotógrafa Dora Maar. En 2012, ya estuvo a punto de rodar la película con Antonio Banderas en el papel de Picasso –“tienen cierto parecido, los dos son malagueños y tienen e mismo acento”, afirma el cineasta– y Gwyneth Paltrow interpretando a Maar. Pero el proyecto, con guion firmado por Saura y Elías Querejeta, terminó suspendido por motivos de financiación. El director no pierde la esperanza de rodarla en breve. “Tuve una presión muy fuerte para rodarla en inglés. Al principio cedí, pero he cambiado de opinión. Quiero rodarla en español y en francés, lo que siempre limita la producción”, reconoce Saura.
Para la programadora del ciclo, la historiadora del cine Gisèle Breteau-Skira, que durante años se encargó de la programación de la filmoteca del Centro Pompidou, si tantos directores se han interesado por la obra de Picasso es porque esta tiene unas características casi cinematográficas. Su dimensión monumental, de casi 8 por 4 metros, no queda muy lejos de la que suele imponer la pantalla de cine. “Es un cuadro que recoge distintas escenas en su interior, casi como si fuera una película”, afirma Breteau-Skira, autora de un ensayo recién publicado sobre la cuestión, Guernica. Un cuadro en el cine (Antonio Pareja Editor). El sentimiento de movimiento interior y los numerosos motivos que contiene el Guernica en cada uno de sus rincones refuerzan el carácter cinematográfico de la obra, en la que el exterminio de animales y humanos de cuerpos deformados convive con una frágil luz de esperanza, representada por una vela situada en el centro del lienzo.