dissabte, 19 d’octubre de 2013

Foro. 19/10/13.

http://www.foroporlamemoria.info/



Beatificaciones en Tarragona: la Iglesia española, entre la hipocresía y la desmemoria
Pedro A. García Bilbao, 12-10-2013 - 13/10/13
La Iglesia Católica fue cómplice en los crímenes contra la humanidad que el franquismo llevó a cabo
A Dios rogando… (Comunicado y Campaña de recogida de firmas en Change.org)
Federación Estatal de Foros por la Memoria, - 3/10/13
Exigimos a la Iglesia católica española que pida públicamente perdón al conjunto de la sociedad
El Gobierno socialista de Asturias se niega a reconocer a los guerrilleros antifranquistas
FAMYR, - 2/10/13
Con la no concesión de la Medalla de Oro, por primera vez desde 2000
La Federación de Foros por la Memoria presenta sus propuestas ante el Grupo de Trabajo sobre Desapariciones Forzadas de la ONU
Federación Estatal de Foros por la Memoria, - 25/09/13
En Madrid, en la reunión de juristas del día 23 de septiembre y en la de asociaciones del día 24

Víctimas de los robos de bebés reclaman a Gallardón poder acceder a los archivos


http://www.publico.es/475810/victimas-de-los-robos-de-bebes-reclaman-a-gallardon-poder-acceder-a-los-archivos

Doscientas personas procedentes de toda España se han manifestado hoy para pedir al Gobierno que les deje acceder a la documentación y cese de bloquear las investigaciones.

EFE Madrid 19/10/2013 16:40 Actualizado: 19/10/2013 17:57
2
Afectados por los casos de bebés robados en España exigen "investigación y justicia"
Autor: ATLAS - Duración: 1m 24s
Una víctima del robo de su bebé pide recuperar a su hijo. EFE

Una víctima del robo de su bebé pide recuperar a su hijo. EFE

Unos dos centenares de afectados por el caso de los bebés robados se han manifestado hoy en Madrid para reclamar el acceso a los libros de registro de nacimientos y defunciones y poder disponer así de toda la documentación a su alcance para la búsqueda de sus padres, hijos o hermanos. 
Venidos de todas partes de España, convocados por las distintas asociaciones que agrupan a estas "víctimas" -estatus que también reivindican que se les conceda-, se han trasladado desde la Puerta del Sol para después avanzar lentamente hasta el cercano Instituto Madrileño de la Familia y el Menor, donde han leído un manifiesto.
"Queremos Justicia" y "Dimisión, Gallardón" han sido los gritos más veces coreados a lo largo de la marcha, en la que todos ellos llevaban camisetas o carteles con el nombre y fecha de nacimiento del niño robado al que buscan, aunque también había niños robados -o que sospechan serlo- con mensajes en los que recordaban que siguen intentando localizar a sus padres biológicos.
"A ningún Gobierno le interesa aclarar este tema", porque es "muy gordo", señala un manifestanteEntre ellos, lideraba la manifestación la presidenta de la asociación de SOS Niños Robados, María Cruz Rodrigo, que explicaba que su principal objetivo es que les empiecen aabrir "los archivos uno a uno porque ya no podemos esperar más", ha dicho. "Ya es hora de que el señor Gallardón nos abra los archivos", ha insistido Rodrigo, que como muchos de los presentes en la manifestación, ha dejado patente su decepción con el ministro de Justicia y ha apelado a sus sentimientos con gritos como "Gallardón eres padre". Según ella, el ministro "empezó muy bien" cuando, en octubre de 2012, les prometió la creación de una oficina para facilitarles datos registrales y sanitarios que les permitieran investigar su origen. "Pero se nos ha rajado y estamos muy disconformes", le ha reprochado.
En cuanto a lo que está sucediendo en los tribunales, ha destacado que, aunque hay unos 60 casos que se están investigando en los juzgados de Madrid, hasta el momento solo está imputado el exdirector de la Clínica San Ramón, Eduardo Vela, tras la muerte de la primera imputada en estos casos, la religiosa Sor María. "Pero hay muchos doctores Velas y muchas sor María", ha denunciado.

"¿De qué tienen miedo?"

Mabel Escuer, de 61 años y que dice haber descubierto hace cuatro años que era un bebé robado, ha señalado que lo único que piden es que se "ponga a funcionar la máquina del Estado" porque siempre que hay voluntad de hacerlo, "se hace". "¿Por qué ponen tantas trabas? ¿De qué tiene miedo?", se pregunta esta mujer, que encabezaba la manifestación y que no puede evitar sospechar que hay algo oculto ante tantos impedimentos.
A juicio del doctor Antonio Garrido-Lestache, conocido por su defensa de la toma de huellas digitales a los recién nacidos, "a ningún Gobierno le interesa aclarar este tema" porque es "muy gordo" y, sobre todo, porque la cantidad de dinero que habría que abonar a esas personas en indemnizaciones "es infinita".
Para apoyar sus reivindicaciones se encontraba también la diputada del Partido Socialista de Madrid Carla Delgado (conocida artísticamente como Carla Antonelli), que con su presencia quería denunciar la injusticia que se está cometiendo con estas personas. Ha explicado que su grupo ha registrado varias preguntas al respecto, que espera que alguna tenga respuesta y ha señalado que se está elaborando una iniciativa para crear un registro en el que se puedan inscribir todos aquellos que se consideran víctimas del robo de bebés (hijos y progenitores) y se puedan comunicar de alguna manera. Ha denunciado asimismo las trabas y cortapisas con las que se han encontrado muchos de los afectados para acceder a los libros de registro, lo que le hace preguntarse: "¿Qué esconden?".

BARBANZA. Acto en recuerdo de las víctimas del franquismo


http://www.lavozdegalicia.es/noticia/barbanza/2013/10/19/acto-recuerdo-victimas-franquismo/0003_201310B19C12991.htm

3 votos
1Un grupo de barbanzanos viajaron hace unos días a Castroverde, en Lugo, para participar en el acto de homenaje a los represaliados y a las víctimas del franquismo. Capitaneaba la delegación el presidente de la Comisión pola Recuperación da Memoria Histórica do Barbanza, Xan Hermida, que en representación de todos realizó una ofrenda floral. También formaban parte de la comitiva Xesús Santos, Che Tembra, Pili Pereiro, María Gude, José Vilas y Manuel García.
Viajeras en Londres
2Muy distinta fue la excursión que realizaron un grupo de mujeres de Ribeira. En este caso, la delegación, capitaneada por María José Carreira y Elena Romero, tuvo como destino Londres. Allí pasaron cinco entretenidos días una docena de amigas que hace ya varios años emprendieron una gira por las capitales europeas que las llevó a recalar en Viena, Praga y los Países Bajos.
Fiestas con premio
3Aunque las fiestas de Carreira son ya agua pasada, regresaron a la actualidad debido al sorteo de una televisión que en su día se organizó para recaudar fondos. El electrodoméstico tiene ya dueña. Se trata de Begoña González. La afortunada recogió su premio de manos del personal de Electrodomésticos Sampedro y de Francisco Sieira, que acudió en representación de la comisión de fiestas.
De cumpleaños
4Acaba de rebasar la barrera de los 30 y la mazaricana Vanesa Jurjo Muíño quiso celebrarlo por todo lo alto. Se reunió con sus amigos, entre los que se encuentran la concejala Ángel Villar y el presidente del club de fútbol local, José Antonio Almallo, en el Refuxio da Ponte (Dumbría) donde, tras la cena, todos disfrutaron de una sesión de música en director a cargo de Richi García y Carlos Campoy. La fiesta se prolongó hasta alta horas de la madrugada.

Moral de Convento: La represión integrista católica de la España franquista


http://www.lasmalaslenguas.es/2010/07/19/moral-de-convento-represion-integrista-catolica-espana-franco/

Si vais al enlace contiene vídeo. Bueno, y si no vais también.


jul192010

LA ÚLTIMA DICTADURA TEOCRÁTICA INTEGRISTA CATÓLICA DE OCCIDENTE
Moral de Convento” es un reportaje emitido en el  programa Informe Semanal, que analiza como el régimen genocida del General Franco se esforzó por anular los avances sociales de la República instaurando la última dictadura teocrática integrista católica de occidente.
la collares, franco, y el novioLA IGLESIA CATÓLICA, CÓMPLICE DEL DICTADOR fue la encargada de dictar las normas morales,  que  reprimieron con su “moral de convento” a la población. Las escenas del vídeo con los obipos rindiendo pleitesía al genocida que entraba bajo palio a la iglesia forman parte de un reciente pasado del que la institución  se niega a pedir perdón.
Acabada la Guerra Civil, el régimen franquista no sólo se instaló en todas las instituciones políticas del país, también invadió los espacios más íntimos de la vida privada de los españoles. La Iglesia Católica dictó su moral, sus normas de conducta y asumió como propia la defensa de la pureza de la mujer española. Fue la mujer la que más sufrió esta represión. Las mujeres tenían que llegar vírgenes al matrimonio,  Las redadas policiales en los típicos lugares donde acuden las parejas a mantener relaciones son habituales, y el castigo a los detenidos además de la multa económica, ven sus nombres publicados en los diarios.
 EL TRIUNFO DE LA SUPERCHERÍA: LA IGLESIA OFRECE LOS DATOS DEL CENSO DEL INFIERNOLos obispos afirman que el 99% de los condenados al infierno lo habían sido por falta al sexto mandamiento. El Cardenal Pedro Segura y Sáez , que consideraba a Franco “blando frente al mal” declara el baile agarrado pecado mortal. En algunas zonas rurales se imponen costumbres como por ejemplo que si una mujer no tenía éxito con su primer novio, no podía volver a intentarlo con otro. Hasta tal punto llegó la intromisión de la iglesia en el control de la moral que crearon una “línea de bañadores” para que la mujer española no enseñase carne en la playa.
 LA DOBLE MORAL es un capítulo aparte: como se explica en el reportaje, los fieles que vestían camisa azul por su adhesión al régimen tenían “carta blanca” para no respetar las normas morales cristofascistas de la dictadura siempre que lo hiciesen con discreción.
Vídeo: Reportaje “Moral de Convento“. 16 minutos

Mártires, fascismo y olvido. José Antonio Gómez Hernández.


http://www.nuevatribuna.es/opinion/jose-antonio-gomez-hernandez/martires-fascismo-y-olvido/20131016173051097418.html


José Antonio Gómez Hernández

Mártires, fascismo y olvido

José Antonio Gómez Hernández Al Fondo a la Izquierda
nuevatribuna.es | 17 Octubre 2013 - 16:57 h.
El pasado domingo la Iglesia Católica beatificó a 522 personas que fueron fusiladas durante la Guerra Civil. La gran mayoría eran sacerdotes, religiosos, monjas, obispos y algún civil. La Iglesia les eleva a los altares porque fueron muestra de su sacrificio por la fe. Sin embargo, la cosa no es tan sencilla ni tan maravillosa ya que muchos de ellos, tal y como demuestran documentos de la época, tienen a sus espaldas algún que otro crimen por implicación directa o por complicidad con falangistas, militares o requetés.
Es un hecho claramente demostrado históricamente que la Iglesia Católica española de los años 30 se posicionó de lado de los militares que dieron el Golpe de Estado el 18 de julio de 1936. Esa implicación no llegó sólo a través de un apoyo institucional, sino que muchos de los miembros de la Iglesia participaron en el fusilamiento de aquellos que aún hoy siguen enterrados en las cunetas; muchos de los miembros de la Iglesia delataron a hombres y mujeres que pertenecían a partidos políticos defensores de la República para que fueran detenidos y fusilados por falangistas y requetés que eran quienes llevaban a cabo las ejecuciones indiscriminadas; muchos de los miembros de la Iglesia no dudaron en tomar las armas para luchar contra los defensores de la República. Estos son hechos históricos que no pueden ser rebatidos por la propaganda ideológica de los movimientos revisionistas. Muchos de estos miembros de la Iglesia cuyos actos se alejan de la doctrina evangélica han sido beatificados, han sido elevados a la categoría de hombres objeto de culto por parte de los católicos.
El victimismo de la Iglesia Católica al afirmar que sufrieron persecución contrasta con el triunfalismo y su apoyo a un régimen fascista que asesinó a más de medio millón de personas por el solo hecho de que tenían una concepción de la vida diferente de quienes estaban en el poder. Pero esa es la táctica de esta institución. Lo que no recuerdan es la actitud que tenía la Iglesia en la época en que estalló la Guerra Civil y su mimetización con los poderes fácticos olvidándose de los necesitados, es decir, lo contrario a lo que indicó su fundador al crear la institución.
Sin embargo, la Iglesia Católica, en ese enaltecimiento a los llamados mártires se olvidaron de otros sacerdotes que también fueron fusilados y asesinados por falangistas y requetés: aquellos que defendieron al pueblo frente a los privilegios y los poderosos, aquellos que lucharon mano a mano con quienes, según el mensaje evangélico, sufrían por las injusticias de los poderosos, aquellos que defendían un mundo más cercano a las enseñanzas de Jesucristo que el que la Iglesia que defendía a los fascistas. Muchos sacerdotes murieron a manos de los pelotones de la muerte en las zonas conquistadas, pero también en las zonas que se mantuvieron fieles a los golpistas desde el 18 de julio de 1936. La Iglesia Católica se ha olvidado de estos religiosos que fueron ejecutados por defender su fe, al igual que los beatificados el pasado domingo. Como no exaltaron ni defendieron al fascismo y no lucharon por los privilegios que la Iglesia no quería perder han tenido como recompensa el olvido.
Se ha elegido un mal momento para realizar este enaltecimiento de quienes murieron por ser defensores del fascismo, si no directamente, sí como representantes de una institución que defendió a Franco y le dio contenido moral a todas las medidas que se tomaron, entre ellas, la eliminación integral de todos los seres humanos que pensaban de manera diferente y tenían un concepto de la vida opuesto al suyo. En estos días la ONU presentó un informe en el que denunciaba el olvido de España hacia los desaparecidos forzosos del franquismo y se pedía la implicación del Estado en la devolución de la dignidad a aquellos que fueron asesinados por un régimen genocida, régimen que pudo sobrevivir, entre otras cosas, por el apoyo de la propia Iglesia Católica. En estos días el Partido Popular se ha negado a incluir en el Código Penal el delito de enaltecimiento del franquismo y del nazismo, mientras que muchos de sus militantes se fotografían orgullosos junto a los símbolos fascistas y ayuntamientos gobernados por los ultraconservadores genoveses organizan mercadillos donde se vende merchandising fascista y nazi, por no hablar de alcaldes del PP que tienen su despacho empapelado de retratos de Franco y José Antonio Primo de Rivera, de alcaldes del PP que cuelgan del balcón del ayuntamiento la bandera con el águila de San Juan y cantan el Cara al Sol, de cargos de la Administración Pública que presiden homenajes a la División Azul.  
La Iglesia Católica se olvida de aquellos que están aún tirados en las cunetas y de sus miembros que fueron fusilados por defender el mensaje que, teóricamente, deberían defender. La Iglesia Católica se olvida de aquellos que desde el ministerio del sacerdocio fueron ejecutados por aquellos que la misma institución ensalza y eleva a los altares. Se cifra en más de 300 sacerdotes que fueron ejecutados por el Movimiento Nacional. Pero la Iglesia no habla de ellos ni los considera mártires.
Lo mismo ocurre con los asesinados por motivos políticos. No hay ninguna declaración institucional pidiendo el reconocimiento hacia estas víctimas del franquismo. Entonces, ¿cómo pueden hablar de que el acto de beatificación del pasado domingo fue un acto de reconciliación cuando sólo se ensalzó a aquellos que militaron en uno de los bandos? La Iglesia Católica argumenta que los beatificados fueron víctimas de la persecución a la religión, cuando los verdaderos motivos fueron más bien de carácter político o social, pero no religiosos. Es decir, el mismo argumento que ponen para no hablar de los sacerdotes ejecutados por falangistas, requetés y militares: no fueron fusilados por ser sacerdotes sino por secesionistas o por rojos.
Por tanto, la Iglesia Católica ensalza el olvido hacia aquellos que no pertenecían al bando vencedor, al bando fascista. Criticó la Memoria Histórica porque reabría heridas, las mismas heridas que se reabren con actos como el celebrado en Tarragona el pasado domingo o por su desprecio hacia los que sufrieron la represión franquista.