dissabte, 2 de març de 2019

Justicia prepara un decreto para crear un censo de víctimas del franquismo


https://www.eldiario.es/politica/Justicia-prepara-decreto-victimas-franquismo_0_873512863.html


El Ministerio de Justicia prepara un real decreto para crear un censo nacional de víctimas de la guerra civil y la dictadura franquista, con una base de datos central de desapariciones forzadas que permita conocer detalles de los distintos tipos de represión ejercidos en ese periodo.
El proyecto busca, según el Gobierno, contribuir a la reparación moral de las víctimas, recuperar su memoria personal y familiar y facilitar el conocimiento de los hechos ocurridos durante la guerra y el franquismo "de acuerdo con los principios de verdad, justicia, reparación y no repetición".
La Ley de Memoria Histórica, aprobada en 2007, estableció que las administraciones públicas debían facilitar a los descendientes directos de las víctimas la localización e identificación de los desaparecidos.
Se aprobó de hecho un protocolo para las exhumaciones y se creó un mapa de fosas, pero ha habido "un apoyo institucional insuficiente y la mayoría de las veces completamente ausente", según se denuncia en el informe que ha elaborado para la dirección general de Memoria Histórica un grupo de expertos coordinados por el médico forense Francisco Etxeberria.
De acuerdo con ese estudio, desde el año 2000, y con el impulso de las asociaciones de memoria histórica, se han llevado a cabo exhumaciones en 740 fosas comunes de todo el territorio nacional y se han recuperando más de 9.000 esqueletos.
Pero no se conoce con exactitud ni cuántas fosas quedan por abrir y cuántas personas siguen desaparecidas.
Con los datos que ha recopilado, este grupo de expertos en medicina y genética forense, arqueología, historia y derecho estima que con una intervención oficial del Estado podrían recuperarse de las fosas comunes entre 20.000 y 25.000 personas, y tal vez identificar a entre 5.000 y 7.000 víctimas.
En estos momentos hay censos y bases de datos de desaparecidos, públicas o privadas, en varias comunidades autónomas, pero en el informe se alerta de grandes disparidades entre territorios.
Es "esencial", se subraya, unificar en una base de datos las distintas fuentes disponibles sobre víctimas de la guerra y la represión franquista, con todas sus categorías: muertos en acción de guerra, desaparecidos en combate, desaparecidos de forma violenta, exilio, campo de concentración, etc.
En opinión de los expertos, es el modo de facilitar la localización de personas que murieron y fueron enterrados en fosas comunes a cientos de kilómetros de sus lugares de origen.
Ya alertó de ello el Grupo de Trabajo sobre las Desapariciones Forzadas o Involuntarias de la ONU tras visitar España en 2013; en su informe puso de manifiesto la "confusión" que generaba la fragmentación y dispersión de la información disponible y consideró "crucial" una base de datos central para promover "transparencia, precisión y certeza" sobre las personas desaparecidas.
El estudio que tiene entre manos la Dirección General de Memoria Histórica hace recoge un listado de los organismos, asociaciones y centros documentales con censos propios y recuerda que en 2008 la Plataforma por las víctimas de las desapariciones forzadas durante el franquismo presentó ante el entonces juez Baltasar Garzón un listado con 143.353 casos de desaparecidos o asesinados documentados.
El Estado, añaden los expertos, "forzosamente debe tener un censo de presos de 'larga duración' del franquismo" a partir de las 104.907 solicitudes que recibió después de que en 1990 se acordara indemnizar a quienes estuvieron encarcelados al menos tres años como consecuencia de los supuestos previstos en la Ley de Amnistía. El 58% de los peticionarios recibió algún tipo de ayuda.
Todas las comunidades, excepto Extremadura y Galicia, aprobaron después leyes propias para indemnizar a quienes no pudieron acogerse a las ayudas estatales porque habían sido privadas de libertad menos de tres años o por haber estado en campos de concentración o batallones de trabajadores, por lo que también deben tener censos de exprisioneros de guerra o de los primeros años del franquismo.

Franco: datos frente a la demagogia NEGACIONISTA

https://documentalismomemorialistayrepublicano.wordpress.com/2019/02/20/franco-datos-frente-a-la-demagogia-negacionista/


franco negacionismo word pressLos franquistas se quitaron definitivamente la careta y tratan de manipular la realidad para blanquear la dictadura, hay muchos negacionistas de los crímenes del franquismo que actúan con total impunidad. franco dio un golpe de Estado contra un régimen democrático. No hay más. Es falso que lo diera por el asesinato de Calvo Sotelo, el golpe estaba preparado y la fecha programada meses antes de ese atentado. Era falsa la amenaza comunista. El PCE apenas tenía 3.000 afiliados en 1936, solo 16 diputados en las elecciones de febrero de 1936. La guerra no se inició en el 34, la derecha gobernaba la República en 1934 y siguió haciéndolo hasta que en febrero de 1936 perdió las elecciones.
Es falso que hubo pucherazo en las elecciones del 36: La sublevación había empezado a fraguarse mucho antes de esas elecciones. La guerra de franco destruyó el país y llevó a la muerte a 300.000 combatientes y decenas de miles de civiles. Los apoyos internacionales de franco en la contienda fueron Hitler y Mussolini : Tropas italianas fascistas, asesores militares nazis y aviones de la Legión Cóndor alemana. En la España “nazional” ondeaba la bandera con la cruz gamada y se veneraba al Führer y a Mussolini.
franco asesinó a 150.000 hombres y mujeres por motivos ideológicos, fue una estrategia premeditada. Mola dictó unas órdenes secretas: «La acción ha de ser en extremo violenta para reducir lo antes posible al enemigo..aplicando castigos ejemplares..estrangular movimientos de rebeldía o huelga..eliminar los elementos izquierdistas: comunistas, anarquistas, sindicalistas, masones..esta guerra tiene que terminar con el exterminio de los enemigos de España..derrotarlos para aniquilarlos». franco: «En una guerra civil, es preferible una ocupación sistemática de territorio, acompañada por una limpieza necesaria, a una rápida derrota de los ejércitos enemigos que deje al país infectado de adversarios».
Yagüe: «Al que resista a la cárcel o al paredón. Nosotros nos hemos propuesto redimiros queráis o no queráis. No os necesitamos para nada; elecciones, no volverá a haber jamás, vamos a imponer nuestra civilización por las buenas, por las malas». Queipo de Llano: «Nuestros valientes legionarios y regulares han demostrado a las mujeres de los rojos cobardes lo que son hombres y no milicianos maricones. No se van a librar por mucho que berreen y pataleen».
En las regiones en que triunfó inmediatamente el golpe de Estado y, por tanto, ni hubo guerra ni víctimas de derechas, la represión fue igual o más brutal que en las zonas que caerían meses o años más tarde en manos franquistas. Canarias: Entre 2.600 y 3.000 asesinados. Navarra: 3.500 asesinados. Rioja: 2.000 asesinados, Baleares: casi 3.000 asesinados. En Galicia 4.700 republicanos asesinados (3.233 “paseados” y 1.466 ejecutados). En Andalucía 50.000 crímenes fascistas. En Castilla-León más de 16.000. En Zaragoza 3.500.fusilados., etc, etc
Los generales sublevados utilizaron a las tropas marroquíes para sembrar el terror y la muerte. Periodistas internacionales constataron en sus crónicas cómo las “tropas moras” les ofrecían “orejas de comunistas” como souvenir. franco perdonaba a los “moros” que practicaban violaciones alegando que había que tener en cuenta «la psicología del Indígena Marroquí en campaña».
franco provocó el exilio de 250.000 españoles y encerró a más de un millón de hombres y mujeres en cárceles y campos de concentración. Montó un régimen fascista que apoyó a Alemania y a Italia en la II Guerra Mundial en la que quiso entrar: «España intervendrá al lado de las Potencias del Eje contra Inglaterra, una vez que la hayan provisto de la ayuda militar necesaria para su preparación militar, en el momento en que se fije de común acuerdo por las tres potencias».
franco y Serrano Suñer, pactaron con Hitler la deportación a campos de concentración nazis de miles de españoles y españolas. 7.500 de ellos acabarían pereciendo en lugares como Mauthausen, Buchenwald, Dachau, Auschwitz o Ravensbrück. franco rechazó la oferta de Hitler de repatriar a “sus judíos” antes de poner en marcha la “Solución final” , provocando que al menos 40.000 hombres, mujeres y niños de origen sefardí acabaran en las cámaras de gas de Auschwitz-Birkenau. franco envió a 50.000 hombres a combatir con el Ejército nazi. franco solo maquilló su fascismo cuando Hitler empezó a perder batallas en Europa y temió que el Führer le arrastrara en su caída.
franco secuestró las libertades de los españoles durante 40 años. El psiquiatra racista Antonio Vallejo-Nágera, que experimentaba con los prisioneros, desarrolló la teorías del “gen rojo” marxista avalando los secuestros de al menos 30.960 bebés, a familias republicanas, robos que se hicieron después por motivos económicos.
franco condenó a cientos de Republicanas españolas a las cárceles; las mujeres eran siervas de sus padres, maridos e hijos como decía la líder falangista Pilar Primo de Rivera: «Las mujeres nunca descubren nada; les falta, desde luego, el talento creador, reservado por Dios para inteligencias varoniles, nosotras no podemos hacer más que interpretar, mejor o peor, lo que los hombres nos dan hecho..la única misión asignada a la mujer en las tareas de la Patria es el hogar».
franco asesinó la inteligencia, tal y como anunció Millán Astray, eliminando a intelectuales de talla internacional como Miguel Hernández o Federico García Lorca. Exterminó a centenares de maestros de escuela. Realizó quemas de libros siguiendo la doctrina del rector franquista de la Universidad de Zaragoza: «el fuego purificador es la medida radical contra la materialidad del libro».
franco fue un corrupto, creó un régimen en el que imperó la corrupción desde arriba hasta abajo. Su fortuna, poco después de acabar la guerra, ya alcanzaba los centenares de millones de euros. Montó un emporio empresarial, gracias a su infinito poder político, que hoy siguen controlando sus herederos.
franco siempre mató y reprimió, el día de su muerte quedaban miles de presos políticos en sus cárceles. Los últimos fusilamientos fueron en septiembre de 1975, solo 2 meses antes de morir el dictador, que hizo oídos sordos a las peticiones de clemencia que llegaron desde Estados Unidos, Europa y el mismísimo Vaticano.

Extracto del documento de Carlos Hernández publicado en eldiario.es

Viva la República. FIRMA por el reconocimiento de los Soldados Republicanos Españoles, que sufrieron ejecuciones y exterminio tras su heroico combate contra el franquismo. En Europa se les honra por su lucha contra el nazismo, pero en España siguen olvidados, FIRMA Y COMPARTE AQUÍ


Conferencia de Eliane Ortega: El exilio republicano en Argelia.



Conferencia impartida en la VI muestra de cine de la Memoria "La Desbandá", Motril febrero de 2019.


Los fusilados perdidos de La Almudena.

https://elpais.com/politica/2019/03/01/actualidad/1551468571_037157.html?fbclid=IwAR0kG-vf3y9kM1OH9_ey0rL_F0QYckT0y-Qd3CFzlVnNtCk01bETAf08EJo

El Ayuntamiento investiga si un osario descubierto en el cementerio madrileño contiene los restos de 3.000 ejecutados en la primera posguerra



Huesos que han quedado al descubierto en el lugar donde se encuentra el osario, en el cementerio de la Almudena en Madrid. 

Los restos de los 3.000 ejecutados por la justicia militar franquista entre abril de 1939 y febrero de 1944 en Madrid no se convirtieron en cenizas, como creían los historiadores y los familiares de las víctimas. La gran fosa a la que fueron trasladados tras su exhumación ha aparecido, sin que nadie la buscara. Hace un año, unas fuertes lluvias dejaron al descubierto numerosos restos óseos en una zona del cementerio de La Almudena restringida al público.
Las indagaciones emprendidas desde el área de Derechos Humanos y Memoria del Ayuntamiento, junto con la empresa municipal de Servicios Funerarios, apuntan a que se trata de uno de los osarios de la necrópolis, donde probablemente fueron depositados los restos de los republicanos fusilados junto con los de miles de ciudadanos enterrados por la caridad municipal fallecidos por motivos ajenos a la represión.
El hallazgo echa por tierra la versión aportada durante muchos años por los responsables de la Empresa Mixta de Servicios Funerarios, que estuvo vigente mientras gobernó el Partido Popular en la capital. Según esta versión —facilitada verbalmente a los familiares y a los historiadores—, los restos de los fusilados y ajusticiados por garrote vil en la primera posguerra fueron exhumados del osario en los noventa e incinerados en la planta crematoria del cementerio de Carabanchel.
Mauricio Valiente, tercer teniente de alcalde de Madrid y concejal de Derechos Humanos y Memoria, confirma el descubrimiento: "Ha sido una auténtica sorpresa, porque se pensaba que el osario estaba vacío. Estamos tramitando la contratación de una empresa especializada para que realice una prospección y conocer las dimensiones y la cantidad de restos que puede haber. El informe resultante también nos dirá de cuándo datan esos restos". Respecto a la posibilidad de que se pueda identificar a los ejecutados, Valiente es pesimista. "En cualquier caso, se debe dignificar ese espacio por respeto a los familiares. Están a punto de comenzar las obras en La Almudena para levantar el memorial para recordar a los represaliados".
El antropólogo forense Francisco Etxeberria visitó la fosa hace unos meses. "Inspeccioné el osario, que parece muy grande y del que se desconoce su profundidad. Es un osario de concepción clásica, de los que estaban pensados para que la materia orgánica se secara y se degradara al aire libre", explica.

El osario se encuentra en uno de los límites primigenios del camposanto, antes de la ampliación de 1955. Entre los restos de ladrillos del muro original de la necrópolis, han aflorado tibias, cráneos partidos y otra clase de huesos astillosos, huecos y fragmentados. En la actualidad, la zona no es de acceso público.
El historiador granadino Manuel García Muñoz recoge en su libro Los fusilamientos de La Almudena que los restos de los fusilados fueron exhumados de sus tumbas de caridad y depositados en el osario, hasta que "fueron trasladados al cementerio de Carabanchel y allí reducidos a cenizas". Esta versión coincide con la difundida por la asociación Memoria y Libertad, entidad que aglutina a las familias de los ejecutados en Madrid.
Gabino Abánades, exdirector de Cementerios de Madrid, ya jubilado, ha explicado que, en efecto, se conservan en el Cementerio de La Almudena no solo uno, sino dos osarios de la época de la primera posguerra, donde están los restos de los ejecutados por Franco, entre ellos los de las conocidas como Las trece rosas. "Los osarios que se exhumaron y cuyos restos se llevaron a quemar al cementerio de Carabanchel eran posteriores a 1955", dice Abádandes, que trabajó 46 años en este camposanto. Por eso no le cuesta identificar el osario ahora descubierto, que puede contener los restos de hasta 50.000 personas. "Todo está detallado en los archivos del cementerio", aduce.
Sin embargo, esta afirmación es desmentida por el historiador Fernando Hernández Holgado, profesor de la Universidad Complutense de Madrid y director del equipo multidisciplinar que ha investigado la relación de personas ejecutadas entre abril de 1939 y febrero de 1944 en Madrid; un encargo del Ayuntamiento que servirá de base para el memorial que en breve comenzará a construirse en el cementerio de La Almudena para homenajear a los represaliados. Hernández Holgado ha podido constatar la cifra de 2.933 ejecutados en ese periodo, la inmensa mayoría fusilados en las tapias y en las inmediaciones de La Almudena. "No hay documentación al respecto. Siempre hemos pensado que los restos se habían incinerado", afirma.
Francisco Etxeberria considera que debido a la pésima conservación de los restos hallados, la tarea de una posible identificación sería muy complicada, pese a que a los fusilados se les colgaba una chapa de plomo con un número identificativo. Una prueba determinante sería hallar cráneos con el agujero del tiro de gracia", explica.

El experimento de Franco con 50 mujeres en Málaga: en busca del «gen rojo».

https://www.diariosur.es/sur-historia/experimento-franco-mujeres-20190126170652-nt.html?fbclid=IwAR04Edv10tzlELh1cdwort0jWNRBHZLrXGZMNjux3Q5jFVbg6TgUQq_cxn8

Antonio Vallejo-Nájera, psiquiatra del régimen, analizó en 1939 a medio centenar de reclusas mediante encuestas sobre sexo y religión destinadas a demostrar «la perversión» de la izquierda



Prisión de mujeres de Málaga. 




Alberto Gómez

ALBERTO GÓMEZ
Era mayo de 1939. El bando franquista acababa de declarar su victoria en la Guerra Civil, que daría paso a más de treinta años de dictadura. El nuevo régimen necesitaba coser la herida por la que sangraba España, fracturada en dos, y utilizó la pseudociencia como hilo. El médico Antonio Vallejo-Nájera, jefe de los servicios psiquiátricos militares, había planteado una disparatada tesis basada en la creencia de que existía un «gen rojo» que conducía a la perversión moral, sexual e ideológica. Franco había creado meses antes un gabinete de investigaciones psicológicas para buscar una explicación biológica al comunismo, en sintonía con las teorías nazis sobre la superioridad de la raza aria. El ideal franquista descansaba en el militarismo y el nacionalcatolicismo, un espíritu amenazado por la inferioridad mental que, según Vallejo-Nájera, arrastraba el marxismo.
Para tratar de demostrar sus hipótesis, el psiquiatra palentino se rodeó de criminólogos y asesores alemanes y sometió a prisioneros de guerra republicanos, y también a voluntarios procedentes de las Brigadas Internacionales, a pruebas macabras que los llevaron al borde del colapso. Estaba convencido de que «la perversidad de los regímenes democráticos favorecedores del resentimiento promociona a los fracasados sociales». A través de mediciones antropomórficas y encuestas, con preguntas sobre sexualidad o religión, la dictadura intentaba justificar su represión. La investigación concluyó que los 'rojos' mostraban un «carácter degenerativo» marcado por su tendencia al alcoholismo, el libertinaje y la promiscuidad, además de una inteligencia inferior a la media.
El régimen franquista detectó una laguna en su propio estudio, manipulado hasta la caricatura: no habían estudiado a ninguna mujer. Para remediarlo, Vallejo-Nájera contactó con el director de la clínica psiquiátrica de la prisión de mujeres de Málaga, Eduardo Martínez. Juntos analizaron a cincuenta reclusas, aunque renunciaron a las evaluaciones físicas al considerar que los contornos femeninos resultaban «impuros». Los resultados, que incluían detalles sobre la vida sexual de las presas, como la edad en que perdieron la virginidad, a lo que se referían como «desfloración», desvelaron que predominaban las reacciones temperamentales y primarias, algo que les permitió afirmar que las mujeres republicanas tenían «muchos puntos en común» con animales y niños. También localizaron comportamientos esquizoides, debilidad mental e introversión.


Antonio Vallejo-Nájera.
Antonio Vallejo-Nájera.

Los perturbados psiquiatras del franquismo defendían que las mujeres participaban en política para satisfacer sus apetencias sexuales. El argumentario servía para señalar la necesidad de que la religión católica impusiera sus estrictas normas, por entonces canalizadas por la tenebrosa Sección Femenina, dirigida por Pilar Primo de Rivera con el objetivo de promulgar la sumisión ante los deseos masculinos: «Cuando tu marido regrese del trabajo, ofrécete a quitarle los zapatos. Minimiza cualquier ruido. Si tienes alguna afición, intenta no aburrirle hablándole de ella. Si debes aplicarte crema facial o rulos para el cabello, espera hasta que esté dormido. Si siente la necesidad de dormir, que así sea. Si sugiere la unión, entonces accede humildemente, teniendo en cuenta que su satisfacción es más importante que la tuya».
A la represión franquista, en el caso de las mujeres, se sumaba la misoginia del régimen. La discriminación que sufrían era doble. Pero el lado más tétrico de las investigaciones psiquiátricas ordenadas por Franco en Málaga estaba aún por conocerse; los estudios, cuyas hipótesis se dieron por comprobadas pese a la falta de rigor y la inconsistencia de todo el proceso, escondían un plan para justificar «la segregación de estos sujetos desde la infancia» al entender que esta separación «podría liberar a la sociedad de plaga tan terrible». En otras palabras: al dar por válida la existencia de un «gen rojo» causante de psicopatías y criminalidad, la dictadura creía poder justificar el secuestro de niños republicanos. Se estima que el número de menores robados por el franquismo durante la contienda y en la posguerra, uno de los episodios más crueles y desconocidos de la historia reciente de España, ascendió a 30.000.


Antonio Vallejo Nágera, padre responsable de diseñar la represión franquista posterior
Antonio Vallejo Nágera, padre responsable de diseñar la represión franquista posterior

Una investigación de las profesoras Encarnación Barranquero, Matilde Eiroa y Paloma Navarro sobre la prisión de mujeres de Málaga revela que los hijos de reclusas, a menudo encarceladas por delitos tan ambiguos como «rebelión» o «atentados contra la moral pública», permanecían con sus madres, en caso de no poder quedarse con otro familiar, hasta que cumplían tres o seis años, en función de la legislación vigente. Entonces pasaban a ser tutelados por las instituciones estatales y religiosas. La presencia de los menores en las cárceles no consta en los expedientes, algo que ha dificultado los estudios posteriores, aunque de los testimonios recogidos se desprende que la mayoría de niños eran dados en adopción o emprendían carrera como seminaristas, siempre con el objetivo de pulverizar cualquier relación con el pasado.
Los servicios psiquiátricos dirigidos por Vallejo-Nájera y Martínez retrataron a las reclusas de la prisión de Málaga en informes detallados. De las cincuenta mujeres analizadas, más de la mitad habían sido condenadas a muerte, aunque las penas fueran finalmente conmutadas. Otra de las conclusiones dejaba al descubierto la paupérrima consideración que el sistema tenía de las mujeres, a quienes reducía a su papel de madres: «A la mujer se le atrofia la inteligencia como las alas a las mariposas de la isla de Kerguelen, ya que su misión en el mundo no es la de luchar en la vida, sino acunar la descendencia de quien tiene que luchar por ella». Los resultados fueron utilizados posteriormente por Vallejo-Nájera para reclamar «una Inquisición modernizada» que permitiera «higienizar nuestra raza». Murió en 1960 tras publicar cerca de treinta libros, aunque su obra, en un histórico ajuste de cuentas, ha quedado por suerte enterrada bajo polvo y olvido.