dissabte, 20 de desembre de 2014

MEMORIA/NAVIDAD. Francisco Pimentel.



https://www.facebook.com/groups/368557283171702/permalink/957164150977676/

La Voz de Ronda 20.12.2014
MEMORIA/NAVIDAD
Todos los días voy al cementerio a ver la fosa común donde están nuestros familiares. Por fin, después de tantos días de lluvia y mal tiempo, de nuevo se pueden encender las velas del homenaje del día 1 de Noviembre. Ese día estuvieron con nosotros personas muy queridas entre las que estuvieron la artista-activista de los derechos humanos Jehanne van Woerkom y su hija Sarah que habían venido expresamente desde Holanda para estar con nosotros y con los héroes que defendieron Ronda de la agresión del fascismo internacional. Hace unos días Jehanne me ha enviado por correo libros y otras cosas entre las cuales una lamparilla roja para que la ponga en la fosa el día 24 y alumbre esa noche a nuestra gente en su nombre.
He pensado en mi abuelo y en los compañeros que juntos fueron fusilados-asesinados y arrojados a la primera fosa la fría madrugada del 14 de Marzo del 1937. Pero sus penalidades habían comenzado mucho antes cuando la huía (que no la desbandá) hacia San Pedro Alcántara por la carretera a medio asfaltar. Refugiados en El Ángel con otros miles de rondeños y serranos pasaron allí la Navidad del 1936 con frío, hambre y temor. Tenían la esperanza de volver pronto a Ronda. Pensaban que los militares rebeldes y traidores pronto serían reducidos por los militares leales al gobierno legalmente elegido. Y así hubiera sido si no es por la ayuda de Hitler y Mussolini a Franco y sus compinches.
Así el 6 de Diciembre del 1936 tanto Alemania como Italia deciden enviar más tropas y armamentos a los fascistas españoles. El día 17 el Vaticano nombra como encargado de negocios ante los militares sublevados al cardenal Isidre Gomá Tomás. Y el día 19 de Diciembre, cinco días antes de la navidad, llegan a Cádiz 3.000 camisas negras italianos al mando del General Roatta.
La Nochebuena que es como siempre se llamó a esta fiesta era para todos una fecha especial: el solsticio de invierno. Para los cristianos es la Navidad, la celebración de la natividad-nacimiento de Jesús, igual que en otras religiones era, también el 25 de Diciembre, el nacimiento de Horus, de Mithra, de Buda, de Zoroastro, de Dionisio o de Krishna, según Francisco Roja y Lewis Cohen nos han hecho saber. Para los demás es la celebración del Solsticio de invierno, día más alejado del sol, el de menor duración del año. Nadie sabe la fecha del nacimiento de Jesús pero en el año 345 la iglesia católica dictaminó que fuera el 25 de Diciembre. De esta forma se cambió el antiquísimo rito pagano del nacimiento del nuevo año. Se eliminó la fiesta basada en la naturaleza y se transformó en una fiesta metafísica inventada. Pero sea como fuere esta época del año siempre ha sido celebrada por la humanidad, asociándola al calor del hogar, de la familia, de los seres queridos y en general de la expresión de la parte buena del ser humano.
Pero el fascismo careciendo de alma y corazón es la excepción que solamente obedece a lo más vil y primitivo que hay en los hombres: el egoismo, la especulación, la mentira, la incultura, la muerte... y con este fin los camisas negras de Mussolini al mando de Roatta avanzaron por la costa creando junto con los militares franquistas y los moros las navidades más negras que se puedan recordar.
Todos estos pensamientos se me convertían en imágenes mientras miraba la losa que tapa las fosas donde están los mejores rondeños, hombres y mujeres, valientes, generosos y altruistas, que después de defender Ronda, sufrir los primeros bombardeos aéreos de la historia, sufrir las penalidades de la huía con la familia, volver engañados con la promesa de que al no tener delitos de sangre nada les pasaría...
Pienso en las 78 navidades, en las 78 nochebuenas que llevan en estas fosas por ser buena gente, por ser socialistas, por ser de la ceneté, mientras recordaba los homenajes con tantas flores, ramos y coronas, dos de las cuales, enviadas desde lejos por unos amigos chinos, una en rojo y la otra en tricolor, resplandecían aquella noche a la luz del centenar de velas rojas velando su memoria junto con el pinsapo... tantas navidades... tantas nochebuenas...

Francisco Pimentel

Asociación Memoria Histórica de Ronda
asociacionmemoriahistoricaronda@yahoo.es
Grupo Facebook: memoria historica de Ronda: 

Navarra: affna36 informa de que la investigación de 230 desaparecidos durante la Guerra Civil sigue a la espera de fondos públicos


http://www.eldiario.es/norte/navarra/ultima_hora/desaparecidos-financiacion-permita-investigar-Navarra_0_335617419.html


La asociación de familiares de fusilados de Navarra recuerda que, según los testimonios, hay 61 puntos de la comunidad que pueden albergar restos de víctimas, una labor que depende de la financiación foral.
El Gobierno de Navarra ha ejecutado únicamente la mitad del presupuesto previsto en actuaciones relacionadas con la Memoria Histórica entre 2011 y 2013.
Una de las fosas investigadas por desaparecidos tras la Guerra Civil.
Una de las fosas investigadas por desaparecidos durante la Guerra Civil, en este caso la Sima del Raso.
La memoria histórica no sólo requiere echar la vista al pasado, sino también actuar en el presente. La asociación de familiares de fusilados de Navarra, affna36, sigue a la espera de confirmar que se destina la financiación pública necesaria que permita investigar si diversas fosas repartidas por toda la Comunidad Foral esconden restos de personas desaparecidas durante la Guerra Civil en Navarra. Se trata de indicios guiados por testimonios de vecinos de la zona, que apuntan a ciertos lugares y, en algunos casos, incluso a un número de víctimas determinado. Cuatro personas desconocidas en el cementerio de Agorreta (en Esteribar), seis identificadas en Ballariain (Berrioplano), otras 51 identificadas en Etxauri… así hasta 61 puntos (que incluyen Viana, Peralta, Tudela, Pitillas, Funes, Egüés…) en los que podría haber unos 230 desaparecidos.
Esta guía forma parte del informe elaborado hace más de un año y facilitado al Parlamento foral, a raíz de la aprobación de la ley de Memoria Histórica, un paso en el que Navarra fue pionera y que contempla que el Gobierno Foral asuma la financiación de este tipo de investigaciones. Precisamente esta misma semana, desde el Ejecutivo han asegurado que  no se regateará en el cumplimiento de la ley, aunque en este caso el consejero portavoz, Juan Luis Sánchez de Muniáin, se refería a la posibilidad de revocar el título de hijo adoptivo de Navarra a Francisco Franco.
En cuanto al informe sobre las fosas pendientes de investigar, se incluyen no solo los puntos y las posibles personas que descansan en ellos, sino también la viabilidad de actuar en la zona y el presupuesto que conllevaría realizar la prospección. En conjunto, suman 126.360 euros, una partida que en opinión de la asociación affna36 no resulta precisamente excesiva, teniendo en cuenta la gravedad del tema y que, además, las actuaciones a menudo surten efecto.
Los registros de la sociedad de ciencias Aranzadi indican que, desde 2005 y hasta 2012, en Navarra se ha actuado en un total de 17 puntos, en los que se han encontrado 121 restos, una labor que ha resultado especialmente efectiva durante los años 2010 y 2012. Solo en esos ejercicios se lograron recuperar 66 y 19 restos, respectivamente.

Sin embargo, desde affna36 lamentan que las partidas vinculadas a investigaciones en torno a la Memoria Histórica contempladas por el Gobierno Foral se han ejecutado únicamente a la mitad desde 2011. Ese año, según la información que maneja el Departamento de Presidencia, Justicia e Interior, se destinaron a esta cuestión 80.000 euros, pero se gastaron en torno a 40.000. Algo parecido ocurrió en 2012 (80.000 euros reservados, 39.894 ejecutados), mientras que en 2013 se previeron apenas 25.000 euros, de los que se invirtieron finalmente 15.553. Este año, a la espera de que se cierre el ejercicio, se habían reservado 20.000 euros.

Un mapa para consultar las fosas

La mayoría de estas partidas están vinculadas a la puesta en marcha de un mapa de fosas en Navarra (disponible en Internet), en el que cualquier usuario puede consultar el número de fosas identificadas en la comunidad, las intervenidas, las pendientes, etc. Para esta herramienta se destinaron las partidas de 2011 y 2012, mientras que ya en 2013 ese importe de 15.553 euros correspondió únicamente al servicio de alojamiento y hospedaje del portal, así como a la actualización de los datos del propio mapa. La misma partida se destinará este año para el mismo fin, aunque en 2014 también se contemplan otras acciones como la instalación de una placa en el Palacio de Navarra en homenaje a los 36 funcionarios asesinados durante la Guerra Civil. Estas últimas gestiones ya están muy avanzadas.
Desde affna36 consideran, en cualquier caso, que es el momento de dar un paso que permita avanzar en las investigaciones sobre el terreno. En este sentido, recuerdan cómo la intervención en 2013 en la Sima del Raso, en Urbasa, se empezó a trabajar pensando en que se encontrarían tres cuerpos y, finalmente, se identificaron 10. De estas siete personas, no reclamadas, se consiguió identificar a una a través del ADN. La asociación está convencida de que, si se destinan recursos, se lograrán resultados. De hecho, el panteón habilitado por fin en el cementerio pamplonés de San José, en el que  el pasado día 12 se enterró a diez víctimas de la Guerra Civil y el Franquismo, puede albergar hasta a 60 personas sin identificar.

Programmation spéciale sur ARTE à l'occasion du 70ème anniversaire de la libération des camps - Mardi 13 janvier et mercredi 14..


Arte es un canal franco-alemán que en España, por Digital+ u otras plataformas emite en ambas lenguas.

Programación especial en Arte a propósito del 70º aniversario de la liberación de los campos. Martes 12 y miércoles 13 de enero de 2.015.





Desenmascarando fachas: Antonio Vallejo-Nájera.


http://buscameenelciclodelavida.blogspot.com.es/2012/08/antonio-vallejo-najera-desenmascarando.html


Muchos miembros del franquismo hoy están olvidados y ya casi nadie conoce las atrocidades que cometieron durante la dictadura, militares, falangistas, eclesiásticos, guardias civiles. El tiempo y el olvido a jugado en su favor y ya no se mantiene viva la memoria de las personas a las que tanto daño hicieron en esa etapa oscura de la historia de España.

Antonio Vallejo-Nájera es uno de esos personajes, hoy en día desconocido por muchos, pero que causó tanto daño a las personas, principalmente mujeres, que es injusto desde todo punto de vista que hoy no se difunda su historia, para que todos seamos conscientes de sus fechorías. Vamos a dar luz al conocido como doctor Menguele español.

Leer más.
http://buscameenelciclodelavida.blogspot.com.es/2012/08/antonio-vallejo-najera-desenmascarando.html
 — con Roberto Marcos
Foto: Desenmascarando fachas.

Muchos miembros del franquismo hoy están olvidados y ya casi nadie conoce las atrocidades que cometieron durante la dictadura, militares, falangistas, eclesiásticos, guardias civiles. El tiempo y el olvido a jugado en su favor y ya no se mantiene viva la memoria de las personas a las que tanto daño hicieron en esa etapa oscura de la historia de España.
 
Antonio Vallejo-Nájera es uno de esos personajes, hoy en día desconocido por muchos, pero que causó tanto daño a las personas, principalmente mujeres, que es injusto desde todo punto de vista que hoy no se difunda su historia, para que todos seamos conscientes de sus fechorías. Vamos a dar luz al conocido como doctor Menguele español.

Leer más.
http://buscameenelciclodelavida.blogspot.com.es/2012/08/antonio-vallejo-najera-desenmascarando.html

Tortura y asesinato de un dirigente de la FAI: Jesús de Diego Delgado.


http://www.represionfranquistavalladolid.org/?Tortura-y-asesinato-de-un

Jesús era un anarquista muy conocido y apreciado en Valladolid y los pueblos de su entorno. A causa de las torturas a que fue sometido por los sublevados, la gente le recordaba como “el crucificado de Tudela”.
Tarjeta de identificación de Jesús de Diego durante su estancia en Saint Denis.
Jesús de Diego pertenecía a una de las familias de industriales más prósperas de Tudela. Sus padres eran Bernardo de Diego Franco y María Delgado Llopis, ambos naturales de Tudela de Duero.
La familia tuvo nueve hijos: Ovidio, Acindina, Vicenta, Cristina, Jesús, Juliana, María, Eustaquio y Herminia.
JPEG - 59.3 KB
María Delgado y sus hijos.
Jesús de Diego, el quinto hijo, nació en Tudela de Duero a las cinco de la tarde del día 15 de octubre de 1900 en la casa de sus padres, en la calle 29 de Diciembre.
Sus padres eran panaderos y llegarían a tener dos hornos. Además, la familia consiguió la concesión de la gasolinera del pueblo, situada en la Avenida de Valladolid, ante la casa adonde se trasladarían. Precisamente esta concesión, ambicionada por otra familia del pueblo, sería motivo de enemistades que culminarían en acusaciones, calumnias y denuncias contra Jesús de Diego.
JPEG - 67 KB
Gasolinera en la avenida Valladolid.
En la familia hubo dos víctimas de los sublevados franquistas, Jesús y su cuñado Domingo Alcázar, que estaba casado con su hermana María de Diego. Los demás hermanos no tuvieron problemas, aunque la familia sufrió acoso y expolio económico. El hermano mayor, Ovidio, también tenía ideas anarquistas, pero vivía en Francia y la represión no pudo alcanzarle.
Durante su primera juventud, Jesús sufrió un accidente que le dejaría cojo de la pierna derecha (en Valladolid se le conocía como “El Cojo de Tudela"). Acerca de este accidente hay dos versiones; una dice que se produjo trabajando en el ferrocarril, cuando se le clavó un hierro en el pie, pero también nos han contado que sufrió un accidente de moto. La consecuencia del accidente es que perdió la movilidad de la pierna, que le quedó rígida.
En 1929 se marchó a Francia, donde ya residía su hermano Ovidio. Allí, en el barrio de Saint-Denis, había una gran colonia de españoles, la mayoría de los cuales se había exiliado en la época de la dictadura de Primo de Rivera, huyendo de la Guerra de Marruecos. Se trataba de personas concienciadas políticamente, y muchas de ellas regresarían a España en 1931 con el triunfo de la República. Eso es lo que hizo Jesús, que llegó a Madrid a finales de noviembre de 1931.
JPEG - 254.1 KB
Jesús de Diego a la derecha con su hermano Ovidio en París.
JPEG - 1 MB
Luz Araujo.
En la capital tomó contacto con la CNT (Confederación Nacional del Trabajo), donde conoció a Luz Araujo, perteneciente a una familia asturiana que se había establecido en Carabanchel, en cuyo ayuntamiento se casarían unos meses más tarde civilmente.
Pero en aquel momento, Jesús intentó encontrar trabajo en Madrid sin conseguirlo, por lo que a mediados de diciembre decidió regresar a Tudela, donde estaba su familia, que necesitaba su ayuda para llevar los negocios, ya que el padre había fallecido. Nada más llegar a Tudela, Jesús de Diego fue detenido por la Guardia Civil a causa de unas octavillas que había traído de Madrid y que criticaban la actuación del gobierno en los sucesos de Casas Viejas; se le formó expediente, pero no fue condenado. Esta detención temprana ya indica el seguimiento de las fuerzas del orden sobre su persona. Había repartido los panfletos en la Casa del Pueblo y también en la plaza principal, entre los jornaleros que buscaban trabajo, según declaró ante la autoridad.
JPEG - 870.9 KB
Denuncia de la Guardia Civil.
Jesús era anarquista, primero de la CNT y más delante de la FAI (Federación Anarquista Ibérica), aunque mantenía relaciones estrechas con los vecinos de todas las ideologías izquierdistas: con los del Partido Socialista, con los de UGT y con los comunista; hablaba con todos y con todos colaboraba. De hecho, compartía espacio con ellos, pues tenía un despacho en la Casa del Pueblo; y entre sus amistades personales se encontraba el alcalde socialista de la ciudad de Valladolid, Antonio García de Quintana, quien se acercaba a Tudela junto con su familia para visitar a Jesús, según recuerda su hija Teresa, presente en esas excursiones.
JPEG - 35.3 KB
Cartel de la FAI.
Enseguida se hizo popular y conocido en la ciudad y también en las localidades cercanas a Tudela de Duero, que recorría vendiendo su famoso pan integral, una novedad en aquellos tiempos. Porque Jesús de Diego, como buen libertario, era naturista y practicante de la medicina natural, de los baños de sol y de la alimentación sana, conceptos muy innovadores para la época.
En el año 1936 Jesús estaba casado con Luz Araujo y tenían un niño, al que habían puesto el nombre de Helios; además, Luz estaba embarazada por segunda vez. Vivían en la casa familiar de los de Diego y trabajaban en el horno y en el reparto del pan por toda la zona. Jesús iba a Valladolid todas las semanas en el autobús de los Herguedas, con los que había llegado a un arreglo: iba gratis a cambio de hacer de cobrador del autobús y llevaba el pan en un carro de reparto.
JPEG - 181.9 KB
Jesús Vendiendo Pan integral de Tudela.
Cuando se produjo la sublevación, grupos armados llegaron a Tudela, detuvieron a las autoridades municipales y comenzaron a producirse asesinatos, malos tratos y desapariciones de vecinos. Jesús se marchó a Valladolid y fue acogido en casa de una familia amiga, en los alrededores de la calle Pi i Margall (hoy Panaderos). La señora era comadrona y se llamaba Amparo. Su marido también fue detenido. Ambas familias eran amigas y afines políticamente y tenían un trato muy cercano.
Luz se arriesgó a visitar a su marido en su escondite de Valladolid. La tercera vez que lo hizo fue seguida por cuatro falangistas de Tudela. De esta forma llegaron hasta la casa, donde entraron por la fuerza. En el transcurso de la detención, Jesús fue herido, aunque después se dijo que había intentado suicidarse. Este hecho tuvo lugar el día 19 de Agosto de 1936. Los dueños de la casa también fueron detenidos, ya que en esos días se consideraba un delito grave el tener acogido a un fugitivo en casa.
A continuación le condujeron a Tudela, a los calabozos del Ayuntamiento. La captura de Jesús de Diego tuvo carácter de acontecimiento, de tal manera que los captores lo exhibieron en el balcón del Ayuntamiento, donde ya algunos vecinos y vecinas lo insultaron y amenazaron.
Después sufrió un primer interrogatorio acerca de un posible arsenal; como él lo negaba, los asesinos le maltrataron y lo retuvieron en los locales. Por fin, tras una larga sesión de torturas, finalizaron por clavarle un rótulo en la espalda, en el que según los testimonios habían escrito: “gasolina para quemar a los ricos” y hacerlo desfilar por la Calle Mayor hacia la zona del río conocida como Los Castrilleros, en cuya poza declaró que había tirado al agua una pistola. Este trayecto de Jesús de Diego supone y supondrá para siempre el gran baldón y la gran vergüenza de Tudela. Jesús, sangrando profusamente por sus heridas, maniatado, sin camisa y con un cartel clavado con clavos en su espalda, era conducido por la calle Mayor entre golpes, insultos y empujones. Iba seguido por una gran cantidad de gente, entre los que destacaban una veintena de mujeres, algunas de ellas vestidas con el uniforme de la Falange, que lo empujaban y le pegaban. Una de ellas, cuya identidad no queda clara, se le acercó y le llegó a pinchar con una aguja de hacer media; otros le insultaban desde los balcones. La dueña de una carnicería intentó arrojarle una sartén de aceite hirviendo desde el balcón de la calle Mayor.
Este espectáculo indigno de seres civilizados fue contemplado por todo el que quiso verlo, incluyendo a la madre de Jesús, quien pudo ver la agonía de su propio hijo, y a muchos niños, a quienes se les quedó grabado de forma indeleble, y a fecha de hoy, ochenta años después, no pueden evitar las lágrimas al referirlo. Cuentan también cómo los verdugos daban puñetazos en la cabeza a Jesús, exigiéndole que gritara “viva España”; y que él, sin camisa y ensangrentado, murmuraba sin cesar: “ España impía; España asesina”.
Al llegar a la poza donde se suponía que había arrojado unas armas, pidió que lo dejaran tirarse. No sabía nadar y quizá quería morir de una vez; pero sus asesinos no le dieron la opción, y le ataron una cuerda a la cintura antes de tirarlo al agua. El cartel ignominioso quedó flotando en el agua. Las supuestas armas no aparecieron jamás. Jesús tenía una pistola, que entregó cuando fue detenido. De esa pistola no salió ni un solo tiro.
JPEG - 1.3 MB
Lugar del río donde se buscó el supuesto arsenal.
Para justificar este aquelarre sangriento, los vecinos derechistas le acusaban de todo tipo de cosas: de tirar al río la imagen de la Virgen de la Guía, que había desaparecido de su hornacina; de haber facilitado la gasolina para quemar la casa de un vecino del pueblo…que después se aprovechó de esta acusación para arrebatar a la familia la gasolinera; de haber participado en la quema de iglesias en Barcelona… justificaban con mentiras un episodio que pasará a los anales de la locura homicida humana y de la crueldad más espantosa ejercida por una multitud contra un hombre indefenso.
Fue un linchamiento en toda regla.
La causa real es que Jesús de Diego era un hombre de ideas avanzadas y con muchas relaciones importantes. Había viajado; tenía formación; dominaba la lengua francesa; recibía prensa de todas partes y en su casa había cientos de libros y publicaciones (que su familia quemó en los hornos de la panadería: dos carretadas); y la propia Federica Montseny, famosa dirigente anarquista y después Ministra de Sanidad, acudió en tres ocasiones a Tudela, alojándose en casa de los de Diego, visitas de las que existen fotos y un testimonio escrito por la propia Montseny.
JPEG - 137.7 KB
Octubre 1932 Federica Montseny en Tudela de Duero.
JPEG - 536.1 KB
Segunda visita. Señalados Jesús de Diego y Federica Montseny.
Estas eran las razones por las que Jesús era considerado muy peligroso y por las que fue linchado.
Tras la escena del río, Jesús fue conducido de nuevo a los calabozos del Ayuntamiento, donde lo retuvieron una tarde y una noche. En la madrugada siguiente lo sacaron del edificio. Era el 21 de Agosto de 1936.
Hubo testigos presenciales, que contaron que cuando lo subieron a la camioneta estaba ya muerto. En el grupo que lo sacó del ayuntamiento y lo subió a la camioneta estaba una mujer tudelana perteneciente a Falange y temida por llevar encima y utilizar una pistola; un guardia civil del puesto de Tudela y dos o tres hombres más. La camioneta salió del pueblo por el puente sobre el Duero.
Los mismos integrantes del grupo dijeron que habían dejado el cadáver en un pinar de las afueras de Tudela. Su cuñado Luis de la Fuente fue a recoger el cuerpo con un carro de mano. Al final del puente se encontró con un piquete armado que custodiaba una metralleta que se emplazó en el lugar el día 20 o 21. Le preguntaron a dónde iba, y él contestó que a recoger el cadáver de su cuñado, que había sido fusilado. Los del retén le increparon, diciendo que “habría muerto, pero que nadie lo había matado”. Los sublevados no querían asumir sus asesinatos en esos momentos inciertos. Por fin, y después de discutir, Luis pudo llegar hasta el cadáver y se lo llevó al cementerio de Tudela. Lo enterraron allí, cerca de la pared, a la izquierda de la entrada. Su madre le puso una lápida en forma de corazón con la leyenda “A mi Jesús”.
JPEG - 749.8 KB
Tumba de Jesús de Diego. Cementerio de Tudela de Duero.
Muchos años más tarde, el enterrador se atrevió a contar algunos detalles acerca del caso, como que lo enterró sin caja; que iba envuelto en una manta y que “llevaba tal cantidad de hierro en el cuerpo, que pesaba de forma increíble; iba lleno de agujas, alfileres y clavos, de manera que pesaría más todo aquello que el propio cuerpo…”
Su mujer, Luz Araujo, con un niño de dos años y embarazada de siete meses, fue acosada, perseguida, insultada y atacada. Cada vez que caía una capital en manos de los nacionales, los falangistas la sacaban de casa y la obligaban a desfilar brazo en alto. La obligaron a bautizar a su hijo Helios, cambiándole el nombre por el de Ramón. Poco después de estos sucesos nació el segundo hijo de la pareja, un niño póstumo al que pusieron el mismo nombre que su padre. Toda la familia de su marido la protegía y amparaba, y sobre todos ellos, María, su suegra, que quería a Luz como a una hija propia; pero no podían evitar el acoso, los insultos y los ataques a que los golpistas y muchos vecinos de la localidad la sometían.
Ese fue el motivo de su marcha del pueblo, agobiada por la presión que no cesaba y por el recuerdo de lo que aquel pueblo había hecho con su marido. Luz Araujo ha sido una víctima propiciatoria, a la que los verdugos no dejaron en paz jamás; a pesar de salir del pueblo, intentaron destruir su nombre y su honor, malquistándola incluso con las generaciones más jóvenes por medio de habladurías y calumnias que intentaban justificar la saña con la que destruyeron su vida y la de sus dos hijos.
JPEG - 1.8 MB
Helios y Jesús de Diego Araujo.
Poco tiempo después, las “nuevas autoridades” citaron a la madre de Jesús, María Delgado, y la obligaron a firmar unos documentos en los que renunciaba a la concesión de la gasolinera, que pasó a manos de una familia rival, la misma que en su día se la había disputado y que había llegado a acusar a Jesús de facilitar la gasolina con la que alguien intentó quemar la puerta de su casa. Esta grave acusación fue el origen de la agresión sufrida por Jesús cuando fue detenido, así como la base de la condena a muerte de Luciano Montalvillo, un joven tudelano que fue fusilado por estas acusaciones.
Durante los años del franquismo, las autoridades pusieron todas las dificultades que pudieron a los hijos y a la viuda de Jesús de Diego, llegando incluso a negarles documentos necesarios para realizar su vida normal. Esta persecución fue sañuda desde el Ayuntamiento de Tudela, cuyo secretario obstaculizó incluso la boda del menor de los hijos por el procedimiento de no entregarle la documentación; les negaron también los documentos del enterramiento de su padre, y así sucesivamente. Cuando esto ocurrió habían transcurrido más de 25 años del asesinato de Jesús, lo que indica que nadie, para bien o para mal, había olvidado lo sucedido.
Ya en la democracia, Helios de Diego pudo recuperar su auténtico nombre, el que sus padres habían elegido para él y que le fue arrebatado por los poderes fascistas, tal y como habían hecho con su padre, con sus bienes y con su futuro.
JPEG - 246.9 KB
Jesús fotografiado por Alfonso en Madrid.
JPEG - 2.8 MB
Fotografía de boda de Luz y Jesús de Diego.
 
Noticias Federación Estatal
de Foros por la Memoria