dissabte, 22 d’octubre de 2016

Del hartazgo a la esperanza: cinco voces tras la tercera búsqueda de Lorca.

http://www.infolibre.es/noticias/comunidades/andalucia/2016/10/23/del_hartazgo_esperanza_cinco_voces_tras_tercera_busqueda_lorca_56582_1721.html



  • Los investigadores defienden que hubo una fosa pero que fue abierta para exhumar los cuerpos
  • Laura García Lorca: "Esperamos que no haya más búsquedas. El efecto perverso es que parece que no hay muertos ni se produjo la masacre"
  • Ian Gibson, la nieta de Dióscoro Galindo... infoLibre recoge cinco testimonios tras el intento fallido de localizar al poeta y pregunta: ¿Ahora qué?

Publicada 23/10/2016 a las 06:00Actualizada 22/10/2016 a las 14:56  
Facebook0
0TwitterMas Redes
Envíalo a un amigoImprimir
El poeta Federico García Lorca.  FUNDACIóN FEDERICO GARCíA LORCA
El poeta Federico García Lorca. FUNDACIÓN FEDERICO GARCÍA LORCA
El tercer intento de encontrar los restos del poeta Federico García Lorca, asesinado y supuestamente enterrado entre Víznar y Alfacar (Granada) en la madrugada del 17 al 18 de agosto de 1936, ha concluido sin que aparezcan fosas o cuerpos. No obstante, sus promotores se dan por satisfechos. A falta de cerrar las conclusiones, creen que han delimitado una zona en la que en efecto hubo enterramientos y se inclinan por la hipótesis de una exhumación posterior de los restos humanos, según el historiador Miguel Caballero. Una teoría que sin duda va a generar controversia.

El primer intento de localizar los restos de Lorca fue realizado por la Junta de Andalucía en 2009, a petición de familiares de asesinados junto al poeta, y se centró en el punto que había indicado un personaje local, apodado Manolillo el Comunista, alhispanista Ian Gibson. Los dos siguientes intentos, en 2014 y ahora, han estado liderados por el historiador Miguel Caballero y el arqueólogo Javier Navarro, que han tratado de encontrar a Lorca en el conocido como Peñón del Colorao, a 400 metros de donde se realizó la primera tentativa. Ninguno de los intentos ha dado con los restos: ni de Lorca, ni de sus compañeros de infortunio, ni de nadie.

Navarro y Caballero se han apoyado, para determinar el lugar de la búsqueda, en los testimonios vertidos por José María Nestares,capitán responsable del frente de Víznar cuando fue asesinado Lorca, por su hijo Fernando Nestares y por los falangistas Joaquín Espigares y Pedro Cuesta, entre otros. Los investigadores no han encontrado fosas ni restos humanos, aunque no descartan que los haya habido. Es más, así lo creen.

Este último intento se ha realizado con escaso apoyo institucional y con precariedad de medios. Además la familia Lorca se ha opuesto desde el principio, por lo que los trabajos sólo se han podido realizar gracias al impulso de familiares de las tres víctimas fusiladas y supuestamente enterradas junto al autor de La casa de Bernarda Alba. Este apoyo imprescindible para la búsqueda ha venido, concretamente, de Nieves García Catalán, nieta del maestro Dióscoro Galindo, y de la CNT, en calidad de "familia ideológica" de los banderilleros anarquistas Francisco Galadí y Joaquín Arcollas.

El paradero de Lorca, mito de la literatura y símbolo mundial de la barbarie del fascismo contra el talento, la inteligencia y la libertad, sigue siendo un misterio. infoLibre hace un examen de la situación a través de cinco testimonios fundamentales para determinar el futuro de la búsqueda de los restos del escritor.

Laura García Lorca, portavoz de la familia Lorca
"Mío tío es destacado, celebrado y recordado por su obra, vida y circunstancias de su muerte. El hecho de encontrar sus restos, una tibia, un hueso, no nos produce ningún consuelo". Así se explica Laura García Lorca, portavoz de la familia del poeta y presidenta de la fundación que lleva su nombre. Lo dice con toda claridad. "No hemos querido impedir en ningún momento que otras familias buscaran a sus familiares. Lo que decimos es que nosotros no estamos buscando los restos de nuestro tío". ¿Desea que no haya más búsquedas? "Esperamos que no. De Federico, no. Y esta posición es compartida por toda la familia".

Laura García Lorca lanza una dura crítica a éste y a los anteriores intentos de localización: "El efecto es perverso porque ahora parece que no hay muertos. Buscan y no aparece, y parece que no pasó lo que pasó. Lo único que se ha encontrado es una bala. Resulta terrible que parezca que la masacre no tuvo lugar". A su juicio, las búsquedas de Lorca vienen determinadas por un"enorme interés mediático" que acaba actuando como motor y generador de interés.

No oculta su especial desagrado por las dos últimas tentativas, inspiradas por la obra historiográfica de Miguel Caballero, que sostiene que tras el asesinato de Federico García Lorca hay unatrama de rivalidades y pugnas entre familias de la burguesía granadina, situando las causas políticas en segundo plano. "Que la búsqueda esté liderada por una persona cuya teoría es que el asesinato fue una cuestión de rencillas familiares por unas tierras... No. Fue un asesinato político. Era una persona que se había identificada con la República, progresista y de izquierdas, y que era odiado fundamentalmente por esas razones y por circunstancias de su vida, como su homosexualidad", señala.

"La represión fue brutal, especialmente en Granada. Terrible. Para nosotros aquello es un cementerio", explica García Lorca. Por eso se inclina por que se deje como está, pero "protegiendo" el lugar. Es decir, que no se intente allí construir un campo de fútbol, como en 1998. "El hecho de que sus restos estén mezclados con todos los demás nos parece lo más elocuente. Lo que más me gustaría es que su nombre apareciera en una placa en orden alfabético. Eso ayudará a que se recuerde a los demás. Claro, el hecho de que esté ahí Federico García Lorca recuerda a todas las demás víctimas de la represión brutal en Granada. Nos parece que es en ese lugar donde Federico tiene que ser distinguido junto a todos los demás", concluye.

En rigor, el arqueólogo Navarro y su equipo no buscaban a Lorca, sino a Dióscoro Galindo, a petición de su nieta. Pero contaban con que, si aparecían restos, los Lorca se avendrían a facilitar una posible identificación. Ella dice que esa presunción "no está fundada". "No hemos llegado a ese momento", afirma Laura García Lorca, que estas fechas trabaja en el regreso del legado del poeta a Granada.

Es consciente de que circulan muchas historias y leyendas urbanas sobre el paradero de los restos de su tío. La mayoría señala que fue exhumado durante el franquismo, con la colaboración de las autoridades y de la familia, teóricamente con el fin de darle digna sepultura y evitar futuros hallazgos. "Me parece un disparate. No tiene ni pies ni cabeza", zanja.

Tampoco comparte la denuncia presentada por la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica ante la juez argentina María Servini de Cubría, que ha provocado la apertura por parte de ésta de una investigación. "Esto es un país democrático, no una dictadura. No necesitamos ir a ningún sitio a reclamar. Nada ni nadie impide en España investigar. Esto es insinuar que hay oposición por parte del Estado español a investigar sobre la guerra civil". ¿Y no la hay a investigar penalmente, como habría demostrado el intento frustrado de investigación del juez Baltasar Garzón? Laura García Lorca no responde en este punto, si bien insiste en que no le encuentra sentido a la denuncia ante la jueza argentina.

Nieves García Catalán, nieta de Dióscoro Galindo

"Es un palo. Otra vez lo mismo". Nieves García Catalán, nieta del maestro Dióscoro Galindo, asesinado y supuestamente enterrado junto al poeta, ha sido la impulsora formal de este proceso de búsqueda. "Me llamó primero Javier [Navarro, el arqueólogo] y luego Miguel [Caballero, el historiador]. Me dijeron que con lo que han visto no les parece que haya motivos para continuar", explica con tristeza por teléfono desde Baides (Guadalajara), donde reside con su hija. Ella hace todo esto por su padre de acogida, Antonio Galindo, que se lo pidió. Durante toda su vida, Antonio masticó la pena por el asesinato de su padre y anheló una búsqueda.

García Catalán no sabe qué hacer ahora. Estaba ilusionada y ha sido un palo. En otras conversaciones con infoLibre tenía una actitud más vehemente: avisaba de posibles demandas ante la justicia internacional, criticaba la posición de la familia Lorca o de la Junta de Andalucía. Esta vez el tono es distinto. Y las palabras también denotan cierta melancolía: "Todos vamos perdiendo la fuerza para continuar. Sigo en pie de guerra, apoyando las posibilidades que pueda haber. Pero esta vez había puesto todas mis esperanzas. El lugar era ése. Además yo tengo ya 57 años, mi hermana tiene 78. Ella ya no está en esto, una vez que aportó el ADN para una posible identificación se retiró. Me dijo que no tenía fuerzas para continuar".

La nieta de Dióscoro Galindo afirma que seguirá "apoyando a Javier y a Miguel con lo que intenten". Lamenta la escasez de medios con la que han contado los investigadores, así como que el terreno en el que han buscado la fosa estuviera "machacado". "Se acotan las posibilidades. El lugar era ése. Mi padre siempre dijo que donde está el Parque García Lorca no era, que eso era ficticio. Yo pensaba que ésta podía ser una buena oportunidad. Ahora pienso que retiraron todos los cuerpos", señala García Catalán, que deposita pocas expectativas en la investigación de la juez Servini porque "le están cerrando todas las puertas" en España.

Javier Navarro, arqueólogo

Arqueólogo y presidente de la asociación Regreso con Honor, Javier Navarro se niega a hablar de fracaso. Todo lo contrario. Admite que el trabajo "ha sido duro", pero no se muestra decepcionado, salvo por la "pena" de no haber encontrado los restos de Dióscoro Galindo y haber satisfecho la pretensión de Nieves García Catalán, de quien habla con cariño y respeto. "Por lo demás, contento. Nos ha servido para aclarar algunas cosas. Hemos conseguido localizar los puntos previos que teníamos marcados, el límite del campo de instrucción, la zona donde están los pozos...", afirma Navarro, que insiste en el "excelentísimo" equipo con el que ha trabajado.

Su conclusión es que "los pozos han sido removidos". Un momento, ¿significa eso que, según los indicios del trabajo sobre la tierra, parece que allí había enterramientos que ya no hay de cuerpos que ya no están? Navarro evita responder, alegando que prefiere esperar a tener sus conclusiones. Pero sí insiste en los indicios de "remoción". Esto abona la hipótesis de una exhumación posterior de los cuerpos.

¿Y ahora qué? "Tenemos que sacar conclusiones de carácter científico y publicarlas. A nosotros nos gustaría plantear una excavación distinta", destinada no ya a buscar cuerpos, sino a comprobar si los hubo. "Una intervención científica puede determinar si hubo restos humanos y se los llevaron en estado esqueletal", señala.

Antes quiere datar en laboratorio la "remoción". Si el estudio determina que la tierra fue removida "entre 1938 y 1940", no tendría sentido una intervención científica "porque los cuerpos se los habrían llevado enteros". "Pero si es posterior", señala, "se puede recuperar algo y habría lugar a una búsqueda [de huesos desprendidos]". Navarro también deja la puerta abierta a "analizar y recoger tierras y ver componentes químicos", por si se detectaran en ellos evidencias de restos humanos.

Navarro lamenta la falta de recursos con la que ha afrontado la búsqueda, incluido un contratiempo añadido: contó con recursos de la Junta de Andalucía durante menos tiempo del que esperaba. Es más, se queja de que ahora los promotores de la búsqueda tienen que pagar "5.000 o 6.000 euros" para "tapar la zona". Afirma que lo que más ha "entorpecido" su trabajo son lassucesivas alteraciones del terreno: una limpieza en 1978, una pista de motocross en 1991, las tierras de relleno en 1998 para el campo de fútbol... No obstante, aunque con otros medios podía haber llevado la búsqueda más lejos, con lo que ha podido hacer le basta para concluir que los cuerpos no están ahí.

Afirma que no se han sentido "solos" durante el proceso de búsqueda. "Ha venido mucha gente a apoyarnos", explica, aunque también "gente que pasaba por la carretera y nos gritaba alguna cosa desde el coche, en fin...". "Y luego ha habido algunon de ésos con bigotico estrecho y gafas de sol que andaban cerca no ponían buena cara, pero no decían nada", desliza Navarro con su acento aragonés, dejando escapar una risilla.

Miguel Caballero, historiador
"Estoy totalmente reafirmado en que ése es el lugar", afirma Miguel Caballero. Vehemente y optimista, Caballero está convencido de que han buscado donde tenían que buscar. "Hemos localizado la cabecera del campo de instrucción, el camino por donde bajaban las tropas... Y es justo donde nos llevó Nestares. Además hemos encontrado balas. Las evidencias son muy fuertes, a pesar de que ha habido alteraciones muy profundas del terreno", señala. Caballero, menos diplomático que Navarro, sí se muestra "absolutamente" convencido de que hubo un enterramiento y posteriormente una exhumación.

Cree que hay mucho trabajo por hacer, aunque descarta a las administraciones, a las que más que como aliadas ve como obstáculos. "No tenemos por qué presentarle nuestro informe a ninguna administración. Esto ha sido una iniciativa privada. Tenemos que justificarnos ante la familia de Dióscoro Galindo y ante nuestros donantes [los que han aportado dinero para la búsqueda, cuya identidad no revela]", explica. Caballero, al igual que Navarro, ve pertinente una nueva búsqueda para determinar con exactitud si hubo fosa, aunque no le pone fecha ni entra todavía a determinar cuál podría ser el camino administrativo.

Ian Gibson, historiador

Ian Gibson, el más reconocido experto sobre la vida y la muerte de Federico García Lorca, está "triste". Sobre la búsqueda frustrada del poeta, es muy prudente. "No voy a opinar", dice. Es fácil de entender. Al haber estado la primera búsqueda, la de 2009, inspirada en sus investigaciones, teme que cualquier valoración suya se entienda como crítica u oportunismo. "Me entristece mucho. Estoy sufriendo por [Miguel] Caballero y los demás, que han hecho un gran esfuerzo", señala. Afirma que prefire esperar hasta que el equipo publique sus conclusiones, por si ahí puede hacer alguna aportación.

Lo que sí quiere dejar dicho es que le da "vergüenza" que los investigadores hayan tenido que trabajar buscando a Lorca en un entorno "donde hubo un campo de fútbol". "Es increíble. ¿Cómo se pone un campo de fútbol en un lugar así?", se pregunga. Gibson se acaba calentando. Aunque nacido en Dublín en 1939, lleva toda una vida en España, país del que tiene la nacionalidad. Y es de sangre caliente. Para Gibson hablar de Lorca es hablar del poeta que ha marcado su trayectoria investigadora, pero sobre todo es hablar de España, un país que considera que no está en paz con su pasado. Un país que hace que le hierva la sangre.

"Lorca es el máximo símbolo, el desaparecido más conocido del mundo. Él simboliza 130.000 asesinados en cunetas. Y Franco tan tranquilo, allí enterrado... Todo esto a mí me da ganas de....", se explaya el investigador, que lamenta "la permanente calumnia de que se reabren heridas por decir estas cosas". "Un país que deja a sus asesinados en cunetas no sé si merece un respeto, me parece a mí", afirma Gibson, que considera a España, su país, un lugar "fantástico". "Me mojo y hablo claro. No lo haría si no tuviera nacionalidad española", señala con un punto de humor.

Algunos detalles lo "deprimen" especialmente. "Hay cosas bochornosas en todo esto. No sólo el campo de fúbol [en la zona donde han buscado a Lorca]. Es que hay un hotel allí cerca que se llama Ruta de Lorca, donde sirven platos como como "Doña Rosita" y cosas así. A unos pasos del lugar de fusilamiento... Me da pena que pueda haber tanta insensibilidad", afirma Gibson.

Considera que la memoria histórica "es la gran asignatura pendiente de este país". "España tiene que afrontar el problema del holocausto, pero hay un derecho inmisericorde". Y expone una esperanza: "Tal vez podría salir del próximo Congreso [de los Diputados] un acuerdo. Porque si España no resuelve el problema de las cunetas, no va a ser el país que podría llegar a ser". A su juicio es una cuestión de "dignidad".

¿Que pasó en el Pozo Fortuna?

https://radiorecuperandomemoria.com/2016/10/22/que-paso-en-el-pozo-fortuna/




monolito-pozo-fortuna-2
Hoy, sábado 22 de octubre se celebra, como todos los años  desde 2008, se celebran los premios “Pozo Fortuna”. Este año los premiados son los profesores de la Universidad de Oviedo, Rubén Vega y Carmen García, cuyo grupo de investigación ha realizado el mapa de fosas comunes de Asturias. El premio será entregado por el ayuntamiento de Mieres y por la asociación FAMYR (Federación Asturiana Memoria y República).
El grupo Fortuna se encontraba cerca de San Andrés, en el valle de Turón (Mieres). Era una explotación minera de montaña que en los años 20 pasa a la propiedad de Hulleras de Turón.
Tras la caída del frente de Asturias hasta principios de los años 40, el Pozo Fortuna se convirtió en uno de los principales lugares de la represión franquista. Desde Mieres y de municipios próximos (incluso se dice que de otras zonas como Langreo, Gijón o Grado) llegaban camiones con muertos y arrojaban cuerpos  a esta fosa, que posteriormente fue tapada sin que la empresa Hulleras de Turón, una vez recuperada la actividad extractiva en el Valle, pensará nunca más en su apertura. Se cree que hay entre 300 y 400 muertos en dicha fosa.
Era una fosa olvidada que se descubrió en 2003. En el año 2005, se  colocó un monolito del pintor y escultor turonense Juan Luis Varela, que emerge de la caña del pozo con la misma fuerza que un secreto a voces sale a la luz.
La antigua carpintería del pozo se ha convertido en centro de interpretación, que recoge el proceso de industrialización del valle de Turón. Allí se puede ver todo lo acaecido durante la guerra civil y la represión franquista.
Enhorabuena a todos los premiados y al ayuntamiento de Mieres y FAMYR por los premios, por recordar la represión franquista allí sucedida.
Para escuchar el programa aquí:
Recuperando Memoria #RMSocialismo:
Reproductor de audio

Por un 1€ puedes hacer que sigamos adelante. Pincha el enlace y apoya con #1EuroPorLaMemoriaTEAMING

Trabajo Fin de Grado (TFG): historia de la Cárcel Vieja y los represaliados por el franquismo en Murcia.



http://www.eldiario.es/murcia/cultura/carcel-vieja_0_571843591.html




"Aún existe miedo en la Región de Murcia de hablar del franquismo"

Blanca Pérez de Tudela (Alguazas, 1994) y Jeanette Conesa (Cartagena, 1994) se conocieron el primer año de universidad. Para su Trabajo Fin de Grado (TFG) decidieron hincarle el diente a la historia de la Cárcel Vieja y los represaliados por el franquismo en Murcia.
El documental `La cárcel vieja habla. Presos de la memoria´ de Blanca Pérez de Tudela y Jeanette Conesa
El documental `La cárcel vieja habla. Presos de la memoria´ de Blanca Pérez de Tudela y Jeanette Conesa
El resultado de aquel trabajo es el documental `La Cárcel Vieja habla. Presos de la memoria´, que se proyecta el domingo 23 de octubre en la Filmoteca Regional.
Llama la atención que siendo tan jóvenes hayáis echado la mirada atrás a la represión franquista. O quizás justo por ser jóvenes os sentís más libres respecto al peso de la guerra civil y la dictadura. ¿Cómo lo veis? ¿Por qué os decidisteis a hacer un documental sobre la Cárcel Vieja?
Blanca: Los jóvenes también necesitamos conocer qué pasó durante el periodo más gris de nuestra historia. Nos pilla más de lejos que a generaciones mayores como puede ser la de nuestros padres, pero precisamente por ello deberíamos escuchar con más atención a las personas que vivieron aquellos hechos. Lo que nos motivó a llevar a cabo el documental fue precisamente el silencio intrigante que existe en todo lo que rodea a la antigua prisión provincial. Destaparlo fue sin duda nuestro objetivo y mayor motivación.
También he pasado muchas veces por la puerta de la Cárcel Vieja sin preguntarme qué pasó ahí, ¿por qué nos sucede esto?
Jeanette: Suponemos que porque es un “edificio cualquiera”, situado en una “calle cualquiera”, algo con lo que hemos convivido toda la vida y que vemos prácticamente a diario, como si fuera un Corte Inglés o un Starbucks. Pero no lo fue. Todos hemos utilizado la Cárcel Vieja como punto de encuentro. Es una referencia en nuestra ciudad y precisamente por ello es más difícil hacernos preguntas sobre por qué está ahí o qué pasó dentro. 
Las realizadoras Blanca Pérez de Tudela y Jeanette Conesa
Las realizadoras Blanca Pérez de Tudela y Jeanette Conesa MURCIA
Sabéis que la administración está pensando en darle un uso al edificio. Desde vuestro punto de vista, ¿qué tipo de espacio debería acoger?
Blanca: Nosotras pensamos que su función debería ser principalmente museística. Su ubicación es perfecta para ello. Tomamos de ejemplo casos como el de Auswitchz, en el que no se vivieron situaciones muy lejanas a la de la antigua prisión provincial de Murcia. Claro que la cultura también puede tener cabida, pero sin dejar de lado este aspecto.
El gobierno enfoca el anteproyecto de rehabilitación a la construcción de un gastrobar; ¡celdas convertidas en bares! 
¿Nos da miedo la historia reciente de España?
Jeanette: Sí, sin duda. Si de algo nos hemos cerciorado con este proyecto ha sido del miedo que aún existe en la Región de Murcia de hablar del franquismo. La gente habla de reabrir heridas cuando es evidente que todavía no han sido cerradas. Nuestro objetivo es dejar de convivir con las mismas respuestas que nos han dado y empezar a hacernos nuevas preguntas. Preguntas que nos conduzcan a conocer simplemente lo que pasó y que seamos capaces de extraer conclusiones de todo ello.
El documental `La cárcel vieja habla. Presos de la memoria´ de Blanca Pérez de Tudela y Jeanette Conesa
El documental `La cárcel vieja habla. Presos de la memoria´ de Blanca Pérez de Tudela y Jeanette ConesaMURCIA
¿Os habéis encontrado con algún obstáculo a la hora de hacer este documental por parte del Gobierno regional o la administración?
Blanca: [risas] ¿Obstáculos? Todos los posibles. El edificio pertenece a Patrimonio Municipal por lo que conseguir el permiso del ayuntamiento fue un proceso largo y costoso que no habríamos sido capaces de superar sin tesón y horas, muchas horas. Hemos tenido que dedicar meses y meses para conseguir entrar en la prisión. Además, dos de los partidos políticos mayoritarios no quisieron colaborar, Ciudadanos nos  dejó tiradas en dos ocasiones.  El concejal del Partido Popular directamente ni contestó al teléfono. ..
Sin embargo, la gente de a pie se ha volcado con nosotras. El documental no habría sido posible sin la colaboración de todos y cada uno de ellos, desde el vecino que nos dejó acceder a su casa para grabar planos del inmueble, hasta el último protagonista que accedió a aparecer en el documental. Además de que la película se ha financiado gracias a un crowdfunding al que la gente respondió estupendamente. Estamos sinceramente agradecidas y por eso acceder a él será siempre gratuito,  porque es un documental de la gente y para la gente.
¿Qué ha sido lo que más os ha llamado la atención de los represaliados del franquismo a quienes habéis entrevistado?
Jeanette: Elegir una sola historia nos resulta difícil. Todas eran emocionantes, cada testimonio individual nos acercaba más a la memoria colectiva.  Cada declaración, desde el arquitecto Felix Santiuste de Pablos que consiguió que no se derribara la cárcel cuando el Ministerio pensaba instalar allí la nueva delegación de hacienda, hasta los débiles recuerdos de Angelita Martínez – ex presa de la prisión provincial que actualmente sufre de Alzheimer- , ha sido imprescindible para completar el puzzle.
El documental `La cárcel vieja habla. Presos de la memoria´ de Blanca Pérez de Tudela y Jeanette Conesa
El documental `La cárcel vieja habla. Presos de la memoria´ de Blanca Pérez de Tudela y Jeanette ConesaMURCIA
¿En qué os ha cambiado haber hecho este documental?
Blanca: Hemos aprendido mucho, mucho, muchísimo. Desde el lado más meramente técnico hasta lo personal y profesional. Ha sido nuestro primer proyecto serio como periodistas y aunque tiene sus fallos creemos que no podríamos haber empezado de mejor forma. Hemos aprendido, sobre todas las cosas, a superar baches, porque hemos tenido muchos  y de todos los tipos a lo largo de todo el proceso.
Nos sentimos orgullosas de lo que hemos conseguido y de poder compartirlo con personas como Pepe Castaño o José Fuentes. Entrevistar a gente de 100 años de edad y que vivió en sus propias carnes las crueldades e injusticias del franquismo nos ha hecho ver la historia de otra forma, más cara a cara. Aunque fueran hechos que habíamos estudiado o leído mil veces, verlos tan de cerca nos hace percatarnos de que es una realidad que no sólo existe en los libros de historia, sino que se vivió y aún sigue latiendo.
¿Hacen falta más documentales de este tipo?
Jeanette: Sí. Aún nos queda un largo camino para conseguir hablar de nuestro pasado sin complejos ni miedos.  La guerra civil o el franquismo parecen, de primeras, temas muy manidos, pero en realidad existe un gran desconocimiento de ellos, y más en nuestra región. A nosotras nos gustaría seguir en esta línea; tenemos pensado continuar haciendo documentales, hay mil historias interesantes y desconocidas que merecen ser contadas.