dissabte, 27 d’octubre de 2018

Despedida a las Brigadas Internacionales. 28/10/1938. Hace 80 años.



El primer monumento a los brigadistas tras la guerra se inauguró el 28 de octubre de 1988, justo en el cincuentenario de la emotiva despedida que Barcelona brindó a las Brigadas Internacionales.

Despedida de las Brigadas Internacionales en Barcelona el 28 de octubre de 1938, con el discurso de Dolores Ibárruri, "la Pasionaria".



Discurso Pasionaria a Brigadistas 1 Noviembre 1938


"La Pasionaria" (Dolores Ibarruri)
"Hasta pronto hermanos"
Discurso de "La Pasionaria" despidiendo y agradeciendo el apoyo prestado por las Brigadas Internacionales

EnlacesGuerra Civil Española | La Pasionaria

Célebre Discurso de Dolores Ibarruri "La Pasionaria" de despedida a los voluntarios de las Brigadas Internacionales.

Hasta pronto hermanos:

Es muy difícil pronunciar unas palabras de despedida dirigidas a los héroes de las Brigadas Internacionales, por lo que son y por lo que representan.Un sentimiento de angustia, de dolor infinito, sube a nuestras gargantas atenazándolas... Angustia por los que se van, soldados del más alto ideal de redención humanadesterrados de su patriaperseguidos por la tiranía de todos los pueblos...

Dolor por los que se quedan aquí para siempre, fundiéndose con nuestra tierra y viviendo en lo más hondo de nuestro corazón aureolados por el sentimiento de nuestra eterna gratitud.

De todos los pueblos y todas las razas, vinisteis a nosotros como hermanos nuestros, como hijos de la España inmortal, y en los días más duros de nuestra guerra, cuando la capital de la República española se hallaba amenazada, fuisteis vosotros, bravos camaradas de las Brigadas Internacionales, quienes contribuisteis a salvarla con vuestro entusiasmo combativo y vuestro heroísmo y espíritu de sacrificio.

Y Jarama y Guadalajara, y Brunete y Belchite, y Levante y el Ebro cantan con estrofas inmortales el valor, la abnegación, la bravura, la disciplina de los hombres de las Brigadas Internacionales.

Por primera vez en la historia de las luchas de los pueblos se ha dado el espectáculo, asombroso por su grandeza, de la formación de las Brigadas Internacionales para ayudar a salvar la libertad y la independencia de un país amenazado, de nuestra España.

Comunistas, socialistas, anarquistas, republicanos, hombres de distinto color, de ideología diferente, de religiones antagónicas, pero amando todos ellos profundamente la libertad y la justicia, vinieron a ofrecerse a nosotros incondicionalmente.Nos lo daban todo; su juventud o su madurez o su experiencia; su sangre y su vida, sus esperanzas y sus anhelos... Y nada nos pedían. Es decir, sí: querían un puesto en la lucha, anhelaban el honor de morir por nosotros.

¡Banderas de España!... ¡Saludad a tantos héroes, inclinaos ante tantos mártires!...

¡Madres!... ¡Mujeres! Cuando los años pasen y las heridas de la guerra se vayan restañando; cuando el recuerdo de los días dolorosos y sangrientos se esfume en un presente de libertad, de paz y de bienestar; cuando los rencores se vayan atenuando y el orgullo de la patria libre sea igualmente sentido por todos los españoles, hablad a vuestros hijos; habladles de estos hombres de las Brigadas Internacionales.
Contadles cómo, atravesando mares y montañas, salvando fronteras erizadas de bayonetas, vigiladas por perros rabiosos deseosos de clavar en ellos sus dientes, llegaron a nuestra patria como cruzados de la libertad, a luchar y a morir por la libertad y la independencia de España, amenazadas por el fascismo alemán e italiano. Lo abandonaron todo: cariños, patria, hogar, fortuna, madre, mujer, hermanos, hijos y vinieron a nosotros a decirnos: «¡Aquí estamos»!, vuestra causa, la causa de España es nuestra misma causa, es la causa de toda la humanidad avanzada y progresiva».

Hoy se van; muchos, millares, se quedan teniendo como sudario la tierra de España, el recuerdo saturado de honda emoción de todos los españoles.

¡Camaradas de las Brigadas Internacionales! Razones políticas, razones de Estado, la salud de esa misma causa por la cual vosotros ofrecisteis vuestra sangre con generosidad sin límites os hacen volver a vuestras patrias a unos, a la forzada emigración a otros. Podéis marcharos orgullosos. Sois la historia, sois la leyenda, sois el ejemplo heroico de la solidaridad y de la universalidad de la democracia, frente al espíritu vil y acomodaticios de los que interpretan los principios democráticos mirando hacia las cajas de caudales o hacia las acciones industriales que quieren salvar de todo riesgo.

No os olvidaremosy cuando el olivo de la paz florezca, entrelazado con los laureles de la victoria de la República española, ¡volved!...

Volved a nuestro lado, que aquí encontraréis patria los que no tenéis patria, amigos, los que tenéis que vivir privados de amistad, y todos, todos, el cariño y el agradecimiento de todo el pueblo español, que hoy y mañana gritará con entusiasmo: ¡Vivan los héroes de las Brigadas Internacionales!

__________________________________________________



Despedida de las Brigadas Internacionales

   SE cumplen ahora 80 años de la perpetración de una de las mayores injurias consumadas por el Comité de No Intervención contra la República Española: el 28 de octubre de 1938 desfilaron por última vez las Brigadas Internacionales, antes de abandonar España, en cumplimiento del acuerdo para que los combatientes extranjeros salieran de la península. El Gobierno republicano cumplió ese ignominioso designio, en tanto los militares rebeldes continuaban manteniendo activas las tropas y las armas enviadas por la Alemania nazi, la Italia fascista y otras naciones satélites, como Portugal, y lo hicieron con total desfachatez e impunidad, hasta invitarles a participar en el llamado Desfile de la Victoria el 19 de mayo de 1939. 
  
Previamente el día 25 tuvo lugar en L’Espluga de Francolí un acto muy emotivo: la entrega de las banderas de las Brigadas Internacionales al Ejército leal. El jefe del Gobierno y ministro de Defensa, el doctor Juan Negrín, pronunció un emocionado discurso de despedida y agradecimiento, al que pertenecen estos párrafos:

   Os halláis congregados aquí los representantes auténticos de 53 países; representantes que, para venir a luchar con vuestros hermanos de España, tuvisteis que vencer grandes dificultades hasta conseguir pisar tierra española. Cumplisteis como héroes en la lucha por la libertad del mundo en esos dos años que habéis vivido vinculados a nosotros, en horas inolvidables para la historia de nuestro pueblo. […]
   Vuestra retirada es una necesidad que nos imponemos para demostrar a esa falsa No Intervención que la retirada de los voluntarios no es problema para la República y sí para los sublevados, coaligados con las fuerzas extranjeras que pretenden en España conquistar nuevas posiciones. Y España ha adoptado esta resolución considerando que podía contribuir a la pacificación del mundo, haciendo cuanto estuviera de su parte para localizar el conflicto, para lograr esta paz basada en la justicia de la que España no se separa jamás.

   Terminó su discurso el doctor Negrín prometiendo a los brigadistas que al terminar la guerra el Gobierno concedería la nacionalidad española a quienes desearan adquirirla, como agradecimiento por su valentía al abandonar sus países para venir a combatir en España al nazifascismo internacional. Pero la España leal perdió la guerra, y sobre los brigadistas cayeron todos los improperios e insultos de que son capaces los fascistas.

El último desfile

    Barcelona fue testigo de la identificación del pueblo español con los brigadistas internacionales, que vinieron a prestarle su ayuda en la justa lucha contra los militares monárquicos rebeldes y sus colaboradores nazifascistas.  Podemos seguir el desfile en el diario barcelonés La Vanguardia, que dedicó la tercera página de su edición del día 29 a reseñarlo ampliamente.  A las 16,30 horas del viernes 28 de octubre de 1938 comenzó el acto apoteósico que contempló el último desfile de las Brigadas Internacionales, por la Avenida del 14 de Abril (actualmente Avenida Diagonal), adornada con banderas tricolores, arcos de triunfo, guirnaldas y flores. En los árboles se colgaron carteles con los nombres de los batallones que habían luchado junto a los milicianos, consignas y mensajes.
   La tribuna presidencial estaba colocada en la Avenida de Pedralbes, y en ella se situaron el presidente de la República, Manuel Azaña; el jefe del Gobierno, Juan Negrín; el presidente de la Generalitat, Lluís Companys, y generales, jefes y oficiales de la guarnición, así como una comisión de la Sociedad de Naciones encargada de controlar la retirada de los voluntarios extranjeros, en la España leal, naturalmente, porque en la rebelde no se quisieron enterar de que había tropas alemanas, italianas, portuguesas y de otros países.
   Los jefes del Estado y del Gobierno pasaron revista a las tropas a duras penas, porque la multitud rompió los cordones de seguridad y los abrazaba además de cubrirlos literalmente de flores. También al paso de los voluntarios les tiraban flores, hasta quedar cubierta la calle, demostración del agradecimiento del pueblo catalán a quienes abandonaron sus países para venir a combatir en España al nazifascismo.

Un homenaje recíproco

   Encabezaban el desfile el comisario Gallo y los tenientes coroneles Hans y Morandi. Marchaban los brigadistas agrupados por nacionalidades, cada una encabezada por una gran pancarta en la que aparecían diversos lemas. El de los polacos, por citar un solo ejemplo, decía: “España, ejemplo para todos los países amenazados por el fascismo.” De esa manera se produjo un homenaje recíproco, del pueblo español representado por el catalán a los voluntarios de la libertad, y de los brigadistas al pueblo que supo resistir con valentía a los militares traidores y a sus patrocinadores nazifascistas, sin miedo a los bombardeos, sin doblegase por el hambre y las carencias de casi todo lo que había sido habitual durante los felices años republicanos en paz, y sin dudar nunca de la victoria.   
   Después de los combatientes desfiló el cuerpo de enfermeras internacionales, seguido por dos camiones con heridos. Cada cuerpo contaba con su banda de música. Los aviones surcaban el espacio en vuelos bajos, y los asistentes los aplaudían, especialmente a los populares “Chatos” soviéticos, uno de los regalos de Stalin a la República Española. El entusiasmo de los espectadores era inmenso.
   Pero hubo que suspender el desfile porque se hizo de noche, los aviones no podían volar, y la ciudad debía reducir la iluminación ante los peligros de bombardeos fascistas. Los altavoces anunciaron la interrupción del desfile y el consejo a los espectadores de que se disgregasen ordenadamente, como así lo hicieron. Se quedaron sin desfilar los cuerpos de Sanidad, Intendencia, Carabineros y Seguridad, así como las fuerzas blindadas, baterías de Artillería, camiones isotérmicos y otros. Sin embargo, no se produjo ninguna decepción entre los espectadores, porque lo visto les había emocionado y llenado de entusiasmo patriótico.    

Y un poema

   Además se llevaban un poema de Miguel Hernández, el poeta del pueblo, que un avión había lanzado en bombardeo lírico sobre la gente. Es un soneto modernista, compuesto con más emotividad que intención literaria:      

 AL SOLDADO INTERNACIONAL CAÍDO EN ESPAÑA 

   Si hay hombres que contienen un alma sin fronteras,
una esparcida frente de mundiales cabellos 
cubierta de horizontes, barcos y cordilleras,
con arena y con nieve, tú eres uno de ellos.

   Las patrias te llamaron con todas sus banderas,
que tu aliento llenara de movimientos bellos.
Quisiste apaciguar la sed, y las panteras,
y flameaste henchido contra sus atropellos.

   Con un sabor a todos los soles y los mares,
España te recoge porque en ella realices
tu majestad de árbol que abarca un Continente.

A través de tus huesos irán los olivares
desplegando en la tierra sus más férreas raíces,
abrazando a los hombres universal, fielmente.

   Es un homenaje a los voluntarios internacionales muertos en España en defensa de la libertad, y también al poeta del pueblo, que nunca obtuvo mayor difusión para sus versos. No es el mejor poema de Miguel Hernández, aunque transpira emoción y amor al soldado desconocido, como los engrandecidos en muchas ciudades con monumentos.
   Aquella jornada confirmó la solidaridad entre el pueblo español y los brigadistas internacionales, el afán de los dirigentes republicanos por cumplir los acuerdos internacionales hasta cuando les perjudicaban, y la perfidia del Comité de No Intervención.

ARTURO DEL VILLAR

 PRESIDENTE DEL COLECTIVO REPUBLICANO TERCER MILENIO

____________________________________________________


Himno de marcha de las Brigadas

Sobre texto de Erich Weinert y música compuesta por Carlos Palacio:
País lejano nos ha visto nacer.
De odio, llena el alma hemos traído,
mas la patria no la hemos aún perdido,
nuestra patria está hoy ante Madrid,
mas la patria no la hemos aún perdido,
nuestra patria está hoy ante Madrid.
Camaradas, cubrid los parapetos,
que la vida no es vida sin la paz.
Defended con el pecho vuestros hijos,
os ayuda la solidaridad;
defended con el pecho vuestros hijos.
os ayuda la solidaridad.
Libre España de castas opresoras,
nuevo ritmo el alma batirá,
morirán los fascismos sangrientos,
en España habrá ya felicidad;
morirán los fascismos sangrientos,
en España habrá ya felicidad.
Generales traidores a su patria
del fascismo quieren saciar la sed;
mas los pueblos del mundo defendemos
lo que España jamás ha de perder;
mas los pueblos del mundo defendemos
lo que España jamás ha de perder.
Guerra al pueblo no hacemos como ellos,
pues nosotros luchamos por la paz,
con el triunfo del mundo antifascista
la tierra ensangrentarán;
con el triunfo del mundo antifascista
la tierra ensangrentarán.

Si al combate marchamos con arrojo
para España obtendremos libertad.
Morirán los fascismos sangrientos,
en España habrá ya felicidad;
morirán los fascismos sangrientos,
en España habrá ya felicidad.

https://brigadasinternacionales.org/

https://brigadasinternacionales.org/index.php?option=com_content&view=article&id=1334:lespluga-18&catid=42:cronicas&Itemid=62

En L'Espluga de Francolí 80 años después
El 25 de octubre de 1938, la delegación de las Brigadas Internacionales se reunió en L'Espluga de Francoli y transfirió sus banderas militares al ejército español antes de que fueran pronto desmovilizadas. Fue en el patio de un albergue situado en Les Masies de Poblet, que había servido de cuartel general de la 35 División Internacional. Robert Capa, David "Chim" Seymour yHenry Buckley eternizaron aquella emotiva despedida.
Allí, el presidente del Gobierno, Juan Negrín y el jefe del Ejército del Ebro, el teniente coronel Juan Modesto, dieron sus discursos de despedida. El desfile de despedida oficial en Barcelona se hizo el 28 de octubre de 1938.
Aquí el discurso de Negrín:
Queridos internacionales amigos, queridos hermanos; hermanos siempre, por una confraternidad que ha sellado en los campos de batalla vuestro sacrificio de sangre; por los restos mortales de los que yacen para siempre en España.
¡Qué magnífico espectáculo, queridos hermanos, el que presencio en estos instantes! Porque, ¿qué es esto que veo yo, sino un plebiscito en pequeño de todos los pueblos del mundo, testimoniado por todos los que sienten como suya la causa de España, que es la causa de la libertad y del derecho?
Habéis venido a España, espontáneamente, a defender nuestro país: sin ninguna obediencia a jerarquía superior a vosotros: por vuestra propia voluntad de sacrificar lo que más difícilmente se presta a nadie: a sacrificar la vida. Veníais a defender la justicia, el derecho escarnecido, porque sabíais, también, que aquí, en España, se jugaba la libertad del mundo entero.
Os halláis congregados aquí los representantes auténticos de cincuenta y tres países; representantes que, para venir a luchar con vuestros hermanos de España, tuvisteis que vencer grandes dificultades hasta conseguir pisar tierra española. Cumplisteis como héroes en la lucha por la libertad del mundo en esos dos años que habéis vivido vinculados a nosotros, en horas inolvidables para la historia del nuestro pueblo.
Muchas fueron las veces que los voluntarios internacionales -que nunca han sido tantos como han querido demostrar nuestros enemigos-, hermanados en la lucha, han escrito páginas gloriosas de nuestra epopeya. Yo recuerdo aquí los tristes momentos del mes de noviembre cuando pensábamos que, de un momento a otro, caería Madrid, ciudad prácticamente indefensa, y, digo prácticamente, porque tan sólo la defendían los pechos de sus hijos, que carecían de armas, para hacer más contundente su gloriosa e inmortal defensa. No olvidaré nunca la impresión extraordinaria que me produjo en aquellos momentos angustiosos el desfile silencioso, sereno, sin un canto, pero con un aire de resolución imponderable, de dos mil voluntarios internacionales que, por las calles de Valencia, se dirigían con firmeza hacia Madrid, atacado por el enemigo sin ninguna piedad, aun sabiendo que allí iban indiscutiblemente a jugarse, y casi más que a jugarse, a perder la vida.
Lo que ha ocurrido en España ya lo sabéis vosotros, porque también ha sucedido en otros países, aun cuando éstos no han sabido reaccionar como nosotros. Elementos de todos conocidos consiguieron crear una situación en la cual un Estado, un Gobierno legalmente constituido, se encuentra, por la traición y la vileza, sin las defensas necesarias a todo Gobierno y que sólo se encuentra asistido de una masa popular, no preparada para una guerra. Junto a esa gran masa popular, desarticulada y descoyuntada para la defensa, vosotros habéis contribuido grandemente a que no se sintiera desasistido el pueblo español, porque os veía a vosotros, auténticos representantes de vuestros pueblos, acudir en defensa de nuestra causa y facilitar con vuestra colaboración las grandes tareas de organización que han cristalizado en un magnífico y potente Ejército, hoy ya auténticamente español, que marcha con paso firme y seguro hacia la victoria.
Hoy me place, amigos míos, queridos hermanos nuestros, recordar, en este momento solemne de despedida, aquellos días inolvidables de Madrid, en la Ciudad Universitaria; en Brihuega, Guadalajara, Toledo, Belchite, en Teruel, en Lérida y en el frente del Este; en fin, en tantos otros lugares que ya no puedo seguir nombrando porque en casi todos los sitios, teatros de nuestra tragedia, habéis colaborado con un heroísmo sin precedentes, como el que corresponde a quienes sienten con toda intensidad la justicia de nuestra causa. Yo quiero rendir un homenaje póstumo a todos vuestros caídos, que son también los nuestros; quiero recordaros, como símbolos representativos, por cuantos por ser jefes vuestros y comisarios formaban parte integral de vosotros mismos, a Hans, Kart, Wolf, general Luckas, gran hombre, muerto en el frente del Este; Walter, y tantos y tantos otros, jefes y comisarios, que, con su dirección y que con su entusiasmo, os han sabido conducir en los momentos más duros hacia victorias positivas y resistencias insuperables. Comisarios de gran capacidad que, como Gallo y Marty, han sido los verdaderos puntales de vuestras Brigadas Invencibles.
Vuestra retirada es una necesidad que nos imponemos para demostrar a esa falsa No Intervención que la retirada de los voluntarios no es problema para la República y sí para los sublevados, coaligados con las fuerzas extranjeras que pretenden en España conquistar nuevas posiciones. Y España ha adoptado esta resolución considerando que podía contribuir a la pacificación del mundo, haciendo cuanto estuviera de su parte para localizar el conflicto, para lograr esta paz basada en la justicia de la que España no se separa jamás.
El Gobierno español quisiera testimoniaros de una manera directa su agradecimiento. Vuestro espíritu, y el de vuestros muertos, nos acompañan y quedan unidos para siempre a nuestra historia. El Gobierno de la República reconocerá y reconoce a los internacionales, que tan bravamente han luchado con nosotros que ya pueden decirse son connaturales nuestros, el derecho a reclamar, una vez terminada la guerra, la ciudadanía española. ¡Con ello nos honraremos todos!
Buen camino, hermanos internacionales, como os ha deseado hace unos momentos el jefe del Ejército del Este. Buen camino y continuad la lucha, cerca de vuestros pueblos, para dar a conocer la verdad de lo que ocurre en España, mientras nuestro pueblo continúa vuestra gesta en los frentes de combate. Cuando hay un deber que cumplir, o se sucumbe o se cumple.
Nosotros tenemos un deber que cumplir y es el de conseguir para España un porvenir nuevo, más humano y progresivo. Y lo cumpliremos. Pueden caer diez, cien, mil; pero cuando un pueblo quiere vencer, no sucumbe jamás y vence, aún a costa de los mayores sacrificios.
Camaradas combatientes, amigos y hermanos: ¡Viva la República!

El Ayuntamiento apoya a los familiares de las víctimas fusiladas en Llíria durante la posguerra

https://valenciaextra.com/es/apoyo-lliria-familiares-victimas-franquismo/



El consistorio pretende construir un monolito en recuerdo de los 112 fusilados en el cementerio edetano

El Ayuntamiento apoya a los familiares de las víctimas fusiladas en Llíria durante la posguerra
24/10/2018 - 
 
El alcalde de Llíria, Manolo Civera, ha asistido al acto de presentación de la Asociación de familiares y víctimas del franquismo “Cementerio de Llíria”, que se ha celebrado esta mañana en el cementerio de la localidad. Esta asociación persigue localizar y exhumar la fosa común, donde se enterraron 112 personas fusiladas durante la posguerra.
El acto de presentación de la asociación ha coincidido con el 79 aniversario de los fusilamientos del 24 de octubre de 1939. Además del primer edil, han estado presentes el presidente de la asociación del “Cementerio de Llíria” Sergio García, el coordinador del Grupo por la Recuperación de la Memoria Histórica en Valencia Matías Alonso, así como los familiares de algunas de las víctimas, que portaban fotografías de los difuntos.
Durante la mañana, los presentes han visitado la zona donde se sospecha que se encuentra la fosa común de Llíria y, también, la ubicación donde se produjeron los fusilamientos, junto en el actual muro exterior del cementerio edetano.
Según el alcalde Manolo Civera, “el Ayuntamiento de Llíria brindará los instrumentos necesarios a la asociación, con el objetivo de garantizar el derecho de todas las personas a tener un entierro con dignidad. Las instituciones tenemos la obligación de restablecer la normalidad y hacer posible que la sociedad conozca nuestra historia para aprender de los errores del pasado”.
Bajo esta premisa, el consistorio edetano tiene la intención de construir un monolito en recuerdo de las víctimas, en el que figurarán los nombres de todos los fusilados y la fecha de su muerte. Estas personas fueron asesinadas durante las quince jornadas de fusilamiento que se realizaron en el cementerio de la capital del Camp de Túria, entre el 15 de abril del 1939 y el 15 de abril del 1940.
Se estima que hay 112 personas fusiladas en la fosa común del cementerio de Llíria, la segunda más grande de toda Valencia por detrás de la del cementerio de Paterna. Las víctimas de la fosa común de Llíria provenían de diferentes pueblos de la comarca del Camp de Túria y otras localidades de Els Serrans y l’Horta.

Hauek dira jarri ditugunak urriaren zehar. Lo que hemos subido en Octubre.



Urriko ERREPUBLIKA PLAZA de octubre

La Audiencia Nacional deniega a la jueza argentina interrogar a Martín Villa

http://www.ceaqua.org/la-audiencia-nacional-deniega-a-la-jueza-argentina-interrogar-a-martin-villa/?utm_source=feedburner&utm_medium=email&utm_campaign=Feed%3A+Ceaqua+%28CeAQUA%29

La Audiencia Nacional deniega a la jueza argentina interrogar a Martín Villa
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone
El Periódico
El juez José de la Mata argumenta que los delitos que le atribuye han prescrito.

El magistrado deniega la documentación sobre el asesinato de García Lorca

La jueza argentina Maria Servini, en la puerta de la Audiencia Nacional en el 2014.
La jueza argentina Maria Servini, en la puerta de la Audiencia Nacional en el 2014. / JOSÉ LUÍS ROCA
La Audiencia Nacional puso este viernes trabas a la pretensión de la jueza argentina María Servini de investigar los crímenes del franquismo. El juez José de la Mata denegó a la magistrada el permiso para desplazarse a España a fin de tomar declaración al exministro Rodolfo Martín Villa, y el acceso a la documentación sobre el asesinato de Federico García Lorca.

La prescripción de los delitos es el principal argumento del juez De la Mata para bloquear la causa argentina contra el franquismo. En un auto avanzado por Efe, el magistrado argumenta, entre otros motivos, que admitir la comisión rogatoria que reclamaba Servini vulneraría la ley de amnistía de 1977, que la Constitución no modificó por ser “un pilar esencial” para “superar el franquismo”.


“Múltiples mecanismos”

Asimismo, el magistrado expone que el propio Martín Villa se puso a disposición de la jueza para declarar en Argentina y ella lo rechazó. Por ello, considera que Servini tiene a su disposición “múltiples mecanismos” para conseguir sus objetivos procesales sin necesidad de desplazarse a España, como declarar en la embajada, en el consulado de Argentina en España o por videoconferencia.

La jueza solicitó tomar declaración a Martín Villa en el marco de la causa en la que investiga la posible comisión de “hechos atroces de lesa humanidad, entre los que se cuentan torturas, asesinatos, desapariciones forzadas de personas y sustracción de menores cometidos en España en el periodo comprendido entre 1936 y 1977”. Sin embargo, el fiscal se opuso a practicar la comisión rogatoria y solicitó su devolución al juzgado argentino, al amparo del tratado bilateral entre España y Argentina.
“Aun cuando los tratados internacionales sobre la materia fijen la imprescriptibilidad de los delitos contra la humanidad y aunque esa exigencia haya sido llevada a nuestro ordenamiento jurídico, la misma tiene una aplicación de futuro y no es procedente otorgarle una interpretación retroactiva”, aduce De la Mata tras recordar que la persecución de este tipo de crímenes entró en vigor en España en el 2004.


El crimen de Lorca

En el mismo auto, el magistrado de la Audiencia Nacional rechaza que la justicia argentina acceda a un informe publicado por el Ministerio de Gobernación en 1936 sobre los antecedentes del poeta Federico García Lorca y al resto de documentación vinculada a su asesinato.

DONDE LAS DOS PIEDRAS

https://aricomemoriaaragonesa.wordpress.com/2018/10/27/donde-las-dos-piedras/



Posted by MEMORIA ARAGONESA en 27/10/2018
DONDE LAS DOS PIEDRAS
FELIPA PEINADO SIGUE BUSCANDO CON 89 AÑOS LOS RESTOS DE SUS FAMILIARES EN UNA CUNETA DE CASILLAS, EN ÁVILA. ESTE ES EL RELATO DE UNA PROSPECCIÓN INFRUCTUOSA
WILLY VELETA – 24 DE OCTUBRE DE 2018
En 1996 Felipa Peinado se plantó delante de una excavadora que merodeaba por la cuneta en la que fue arrojado su padre, junto a otros cuatro seguidores del Frente Popular, en Octubre de 1936. Era una zona de bosque en el pueblo abulense de Casillas. La Junta de Castilla y León quería ensanchar la carretera y Peinado, al enterarse, se dispuso a impedirlo.
El maquinista de la excavadora, Antonio Álvarez, le dijo que recibía órdenes; igual que los que ataron las muñecas de su padre a la espalda con una cuerda y lo fusilaron allí mismo. Hasta los 15 años, Peinado pasó por aquella cuneta pegada al bosque en silencio y sin mirar abajo, por orden expresa de su madre, preocupada porque alguien les viera venerar a su muerto.
El día que Peinado vio a Álvarez manipular las palancas de su excavadora no lo dudó: “Si quieres pasar por aquí tendrás que hacerlo por encima de mí”.  Este paró la máquina y llamó al alcalde de entonces, el socialista Javier Hernández.  Tras un rato de dudas decidieron que la mujer tenía derecho a recibir los restos de su padre y sus otros compañeros, entre ellos el viejo boticario.  Según Peinado les mataron por comunistas, aunque realmente eran miembros de la Casa del Pueblo, socialistas.
Peinado, que vio cómo se llevaban a su padre Julio Peinado cuando ella apenas tenía 5 años, no sabía que su abuelo Saturnino iba a correr la misma suerte días después.  A su abuelo lo asesinaron y lo enterraron bajo una losa en la zona más transitada del cementerio antiguo, junto a dos jóvenes desconocidos, para que todo el mundo pudiera pisarles.  Eran normas de la casa. Este pequeño detalle de los dos jóvenes fue descubierto al abrir la fosa en 2006, otro logro de Peinado.  A su abuelo, antes de ponerle de rodillas para ser ejecutado por la espalda, le hicieron cavar su propia fosa.  Antes de cerrar los ojos y esperar el fatal desenlace lanzó su sombrero de paja al aire y se despidió de él diciendo: adiós amigo ya no te volveré a ver.
En 2006, Peinado logró por fin juntar a su padre y a su abuelo en una esquina del cementerio.  Encima de la tumba escribieron sobre el cemento de una losa el siguiente mensaje: “Asta siem pre, adios (sic)  5 y 3”.   Esto último hacía referencia al número de personas enterradas.
Lo que conecta ese 1996 con este 2018 es el tesón de Peinado y sus ansias por sacar a todos los represaliados del franquismo que quedaban en su pueblo.  Ahí es donde aparece la ARMH (la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica). Felipa cita a todos en su pueblo –ella escapó hace siglos de allí, vivió en Francia y ahora en Madrid– porque quiere encontrar los restos de su tío Regino, de un sobrino de éste –de nombre desconocido– y de un tal Patarrillo.
Regino era un hombre que fue a hacer las Américas y volvió de Buenos Aires durante la República porque le tiraba la tierra o porque no le fue tan bien la aventura transoceánica. Según explica Peinado, la maestra del pueblo le cogió manía porque vestía una pelliza con un cuello de pieles y llevaba un sombrero muy elegante.  Cuando llegaron las tropas golpistas al pueblo, le delató. A Regino y a su sobrino los arrastran esposados a una zona alejada pero muy cerca del camino que conduce a lo que es hoy Santa María del Tiétar. Después de eso solo hay conjeturas.
Casillas, octubre de 2018
La providencia se encarga de colocar al mismo maquinista de excavadora que paró el motor en 1996 delante de Peinado. Álvarez ya peina canas y se muestra ilusionado con la prospección;  los dos primeros días de máquina los paga el ayuntamiento de Casillas, del Partido Popular.
También se acerca al lugar un pareja de la Guardia Civil, dos chavales gallegos que desde la ventanilla del coche patrulla preguntan cómo va todo.  Desde el pueblo han subido varios paisanos a presenciar el espectáculo de la excavadora peinando a dos metros de profundidad una subida de unos 70 metros en busca de dos cráneos, cuatro fémures, y demás restos de dos ciudadanos cuyo único pecado fue votar al Frente Popular en el 36 como otros votaron a la CEDA.  La prospección de momento no da frutos.
De acuerdo a los Sherlock Holmes de este enclave abulense,  Regino y su sobrino fueron arrojados a una fosa “ahí, ahí justo, un poquito más arriba, no tan arriba, donde las dos piedras, no… esas piedras no, las otras”.  82 años dan para muchas especulaciones.
Peinado insiste en que no era tan arriba, que era más pegado al muro y “donde las dos piedras”.  Hay piedras, varias piedras, cuatro, pero nadie ve dos piedras juntas, o lo suficientemente juntas para determinar que sea allí el lugar.
El maquinista sigue manipulando con especial destreza  el cazo de su excavadora, las arqueólogas de la ARMH, Ana Cristina Rodríguez y Nuria Maqueda,  siguen cada movimiento a escasos dos metros. Tras un día y medio de búsqueda lo que parecía tarea fácil comienza a complicarse porque las indicaciones se disipan en la dimensión espacio/tiempo/olvido/desmemoria.
Alrededor de Peinado se congregan estudiantes de la Complutense traídos por el documentalista de la ARMH, Óscar Rodríguez. Voluntarios llegados de Madrid a ayudar in situ mientras el sindicato noruego Elogit lo hace desde la distancia con sus aportaciones económicas.  El Estado español no ayuda con nada.
Junto a Peinado está un vecino del pueblo de unos 40 años: el conductor de autobús de línea que va a Madrid.  Parecen conocerse. “¿Y qué ganamos sacando estos huesos?”, le dice.  “No son huesos, son personas, perdí a mi padre con 5 años”, aclara Peinado indignada. “Si piensas así eres tan criminal como los que les fusilaron”, concluye la mujer. El hombre, mientras, intenta excusarse.
Si Peinado tuvo que pasar durante 10 años camino al trabajo en el campo por la cuneta donde estaba enterrado su padre en silencio, también tuvo que caminar otros tantos años agachando la cabeza cuando pasaba frente a un cazador que estaba tomando café en la puerta del bar.  Este hombre, afecto al régimen franquista, se jactaba del tiro de gracia que le dio a Julio Peinado junto a la oreja.
Silencio cómplice
Termina el día sin éxito. El documentalista Óscar Rodríguez se queda el último metiendo sus cachivaches en el maletero y se topa con Emiliano y Felisa, dos vecinos que vienen de paseo. El hombre recibe a Rodríguez con un titular: “Estáis buscando en el lugar equivocado, el tío de mi padre está mucho más arriba, en el bosque”.
A la mañana siguiente, y tras más de cuatro horas peinando la zona de entre 20 y 30  metros en la que Emiliano juraba que estaban los restos del tío Regino y su sobrino, el maquinista volvió a parar la excavadora. La primera fase de la Operación Casillas había fracasado. El objetivo era ahora exhumar los restos de El Patarrillo, un joven anticlerical que el día de su asesinato en octubre del 36  fue paseado por el pueblo con un perro atado a su cuello mientras gritaba: “Camaradas este perro es más listo que yo”. Lo arrojaron a una cuneta muy cerquita del pueblo; se desconoce su nombre y de quién era hijo.
Esta vez todo parece más fácil. Un par de señoras de  más de ochenta años confirman que es allí, en esa curva, donde las zarzas, entre esos dos árboles.  El maquinista arranca esperanzado su excavadora y pone la cuneta patas arriba en menos de media hora.  Los miembros de la ARMH vigilan de cerca cada movimiento porque aquí no hay mucho margen para la derrota.  Pero la derrota tiene las patas muy largas o las carreteras muy anchas.  Este tramo fue ensanchado hace 30 años y puede que se comiera la cuneta a la que arrojaron a El Patarrillo.  Lo confirma el exalcalde Javier Hernández, que dice entre dientes:  “Cuando hicieron la carretera nueva se llevaron unos huesos”.
Con 89 años, Peinado y su silla plegable montan guardia delante de la curva. No ha podido rescatar los huesos de su tío y su primo segundo, ni los de El Patarrillo. Varias paisanas pasan por delante del lugar pero no se paran.  Ella las mira de reojo, las señala con el alma como cómplices de los asesinatos del 36. Piensa que conocen con detalle quiénes fueron los que apretaron el gatillo, quizá algún familiar o amigo. Cuando se alejan por la carretera comarcal Peinado les grita: “Criminales, sois unas criminales”.  Mientras tanto, se apaga el motor de la excavadora y Álvarez resopla cariacontecido.  David, el guardia forestal de Jaén que se coge días libres para ayudar a exhumar lo que el Gobierno de su país no exhuma, termina este relato con una frase: “Han vuelto a ganar ellos”.
Felipa Peinado durante la excavación.  ÓSCAR RODRÍGUEZ



Butlletí de Memòria Departament de Justícia Octubre 2018 #13



http://memoria.gencat.cat/ca/actualitat/butlleti/butlleti_013/


Aprovat el Pla de Govern per al XII Legislatura
El Pla estableix els objectius i les línies d'actuació més destacades amb l’objectiu de consolidar una política pública de memòria democràtica.
Llegiu-ne més

Actes culturals

 
Cinefòrum amb ‘Les set caixes’
Presentació  del documental sobre Dory Sontheimer el 8 de novembre a la seu del Memorial Democràtic.
Llegiu-ne més
shadow bottom
‘El silencio de los otros’ als Cinemes Girona
El Memorial Democràtic organitza un cine-fòrum del documental guanyador del Premi del Jurat de la Berlinale 2018 amb la seva directora, Almudena Carracedo, amb motiu del Dia Internacional dels Drets Humans, el 10 de desembre a les 19 h.
Llegiu-ne més
 
shadow bottom

Activitats pedagògiques

 
Activitats per a la comunitat educativa
En el marc de l’exposició 'Víctimes. 1936-1945', el Memorial Democràtic ha preparat diferents activitats dirigides a la comunitat educativa.
Llegiu-ne més
shadow bottom

Col·loquis

 
Col·loqui International: 'Mémoire des lieux et écriture cinématographique de l'histoire'
El col·loqui tindrà lloc els dies 8, 9 i 10 a Montpeller, Perpinyà, Ribesaltes i La Jonquera (MUME).
Llegiu-ne més
shadow bottom

Exposicions

 
‘Martellamento diluido nel tempo’
Exposició sobre els bombardejos de l’aviació italiana sobre Catalunya. A l’Arxiu Nacional de Catalunya, del 5 de novembre al 4 de desembre.
Llegiu-ne més
shadow bottom
‘Transgressores - Transgresoras’
Aquesta exposició explica la biografia de 16 dones, totes elles pioneres i transgressores en els seus àmbits, que van viure durant el segle xx a l’Estat espanyol o a l’Uruguai.
Llegiu-ne més
 
shadow bottom
 
shadow bottom
‘Víctimes (1936-1945)’
L’exposició del Memorial Democràtic mostra les víctimes de la Guerra Civil i la postguerra a partir de mapes i objectes.
Llegiu-ne més
 
shadow bottom
Visita guiada a l’exposició ‘Víctimes (1936-1945)’
Podeu visitar nova exposició del Memorial Democràtic de la mà del seu comissari, Jordi Barra, dissabte 10 de novembre, a les 12 h.
Llegiu-ne més
Visita guiada a l’exposició ‘Víctimes (1936-1945)’
Podeu visitar nova exposició del Memorial Democràtic de la mà del seu comissari, Jordi Barra, diumenge 25 de novembre, a les 12 h.
Llegiu-ne més
 
shadow bottom
‘Cinema en temps de guerra, exili i repressió 1936-1975’
L'exposició es pot visitar Ca n’Amat, Museu de Viladecans, fins al 4 de desembre. 
Llegiu-ne més
 
shadow bottom
 
Art i memòria: 'Per sempre més, ànimes marcades'
Pintura i instal·lació al MUME a càrrec de Pep Camps, fins al 18 de novembre.
Llegiu-ne més
shadow bottom
‘Exilis, fronteres i desarrelaments’, de Carles Vergés i Víctor Sunyol
Exposició pictòrica i literària al MUME, fins al 2 de desembre.
Llegiu-ne més
 
shadow bottom
 
‘Antoni Benaiges, el mestre que va prometre el mar’
Exposició al Museu Marítim de Barcelona sobre el mestre de Mont-roig del Camp assassinat i enterrat en una fossa comuna de Burgos.
Llegiu-ne més
shadow bottom

Itineraris

 
Altres camins de l'exili. L'Albera i el castell de Requesens
Visita guiada al castell de Requesens organitzada per l’Associació Amics del MUME el 3 de novembre.
Llegiu-ne més
shadow bottom
‘La xarxa sanitària ocupada’
Com era la xarxa sanitària durant la Guerra Civil? Què eren els Hospitals de Sang? Vine a descobrir-ho l’11 de novembre amb una ruta guiada per la Fatarella.
Llegiu-ne més
 
shadow bottom
 
Sortides familiars organitzades pel MUME
Els darrers dies de la Catalunya republicana: Agullana.
Llegiu-ne més
shadow bottom

Presentacions de llibres

 
'Rafel Ramis (1880-1936). Catalanista, republicà, socialista'
Presentació del llibre de Joan Armangué al MUME, diumenge 4 de novembre.
Llegiu-ne més
shadow bottom
‘Artur Bladé, escriure la memòria (1907-1995)’
Presentació de la biografia d’un dels grans memorialistes de la literatura catalana del segle xx el 14 de novembre a la seu del Memorial Democràtic.
Llegiu-ne més
 
shadow bottom