dissabte, 17 de gener de 2009

El TSJCV dóna la raó als sindicats en el tema dels dos professors a l'aula en EpC.

_

No s'espera, però, la dimissió de cap pocavergonya amb forma de Conseller. Font, per què no dimiteixes i te'n tornes a esquarterar cadàvers i no pas el sistema educatiu públic? Molt Deplorable, per què no te'n vas amb ell?

Llegeixo que la Conselleria interpreta que l'acte continua vigent. Deu ser en la línia de les 13 sentències en què es dóna la raó als demandants sobre la unitat de la llengua catalana i que el Consell es passa pels capricis any rere any. I segueix prevaricant i malversant diners públics en nous recursos perdedors.
_

El TSJ suspende la obligación del profesor de compartir la asignatura

El Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana no entra, sin embargo, a valorar que la asignatura se imparta en inglés

EFE El Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV) ha suspendido cautelarmente la obligación de que el profesor de inglés imparta Educación para la Ciudadanía (EPC) junto con el titular de la asignatura, así como la necesidad de que ambos coordinen la programación de la materia.

En un auto hecho público hoy por CCOO-PV, la sección segunda de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del TSJCV estima parte del recurso interpuesto por este sindicato contra la resolución de la Conselleria de Educación del pasado 1 de septiembre en la que se establecen las instrucciones para impartir EpC.

El tribunal considera que los únicos apartados que pueden suponer un perjuicio para los profesores, "únicos perjuicios que pueden ser considerados por la Sala al ser un sindicato el que recurre", son el 2 y el 3, que establecen la presencia de dos profesores en el aula y la necesidad de que coordinen la asignatura de forma conjunta.

Según el TSJCV, ambos apartados "pueden causar perjuicios irreparables para el profesor titular de la materia, pues se le priva, aun cuando sea parcialmente, de sus competencias esenciales referidas a la programación didáctica de la asignatura de la que son titulares".

No obstante, se mantiene la competencia del profesor titular para evaluar los contenidos de la asignatura, así como la posibilidad de que ésta se imparta en inglés, cuestión que de momento está sometida a la moratoria presentada por el Consell a la orden que regula la enseñanza de EpC y que obligaba a impartirla en esta lengua.

El tribunal entiende que el tiempo dedicado a impartir los conocimientos "se ve mermado sensiblemente por la necesidad de su traducción", lo que también obstaculiza "la participación del alumnado en la adquisición de conocimientos", y eso, añade, redunda en perjuicio del profesor, ya que no podrá impartir toda la materia.

Asimismo, señala que la exigencia de coordinación entre el profesor titular de la asignatura y el de inglés "se refiere a aspectos capitales de la programación didáctica que corresponden al titular de la asignatura y, por este procedimiento, se le sustraen", lo que le impide "decidir con autonomía".

Afirma que se debe preservar "el interés general insito en la docencia de que no se merme la capacidad didáctica de los profesores de una asignatura propia del sistema educativo" y señala que el "carácter irreparable" de los posibles perjuicios "aconsejan la suspensión de los apartados 2 y 3 de la citada resolución".

Contra este auto cabe recurso de súplica ante la propia Sala, que deberá imponerse en el plazo de cinco días desde su notificación, según indica el TSJCV.

Por su parte, CCOO-PV ha solicitado una reunión urgente con la Conselleria de Educación para analizar el alcance de este auto y su correcta ejecución, ya que, a su juicio, esta decisión judicial implica que "no hay amparo legal para que en un aula de cualquier centro haya dos profesores impartiendo EpC".

Según el sindicato, también "queda invalidado todo el proceso administrativo que están llevando a cabo los inspectores para recabar información sobre la forma en que cada profesor está impartiendo la asignatura".

Además, CCOO-PV indica que esta resolución judicial anula también la circular que la Conselleria ha remitido recientemente a los centros y asegura que el tribunal reafirma las tesis y la postura de este sindicato desde que se inició "el proceso judicial en defensa de la dignidad del profesorado".

Los sindicatos de la plataforma discrepan sobre las negociaciones con Educación

Huelga contra el frío en un instituto de Bunyol

Los directores celebran la sentencia y piden "renegociar"

Educación recurrirá e insiste en que el inglés sigue vigente

Stepv exige la retirada de la orden
_

Texto íntegro del auto del TSJ contra la orden sobre Ciudadanía Auto de la sección segunda de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del TSJCV que estima parte del recurso interpuesto por CCOO contra la resolución de la Conselleria de Educación en la que se establecen las instrucciones para impartir Educación para la Ciudadanía
_

Los jueces suprimen el traductor de inglés para explicar Ciudadanía

Educación considera que la norma sobre el empleo de la lengua extranjera sigue en vigor
Maite Ducajú, Valencia La impartición en valenciano o castellano de la asignatura de Educación para la Ciudadanía (EpC) a los alumnos de segundo de la Secundaria Obligatoria de la Comunitat ha quedado avalada por el Tribunal Superior de Justicia (TSJ). Un auto del 15 de enero, y dado a conocer ayer, deja en suspensión dos artículos de las instrucciones de la Conselleria de Educación referentes a la presencia simultánea en el aula del profesor titular y del traductor de inglés -lengua en la que se debían impartir los contenidos-, otorgándole las competencias al primero -licenciado en Filosofía o en Geografía e Historia- así como a la obligación de coordinarse ambos en aspectos de programación didáctica.

La sala de lo Contencioso Administrativo de Valencia, que deja en vigor otros tres artículos, entiende que los dos suspendidos pueden "causar perjuicios irreparables para el profesor titular de la materia pues se le priva, aún cuando sea parcialmente, de sus competencias esenciales referidas a la programación didáctica de la asignatura de la que es titular". El auto afirma que es "palmario" que con la metodología prevista por la conselleria, con un profesor haciendo de intérprete en inglés, el tiempo dedicado a la impartición de conocimientos "se ve mermado sensiblemente por la necesidad de su traducción".

La repercusión que tiene esta norma en la participación de los alumnos, según el tribunal, en su "adquisición de conocimientos (clave en el proceso educativo) se ve obstaculizada por la necesidad de traducir, y redundará en perjuicio del profesor titular de la asignatura que no podrá impartir toda la materia curricular programada para un tiempo determinado".

Respecto a la exigencia de coordinarse, el TSJ reconoce que se refiere a "aspectos capitales de la programación didáctica que corresponde al profesor titular de la asignatura" que se le "sustraen" y "no puede decidir con autonomía sobre contenidos, distribución horaria...

"La Federación de Enseñanza de CC OO-PV presentó un recurso contencioso administrativo contra la Resolución de la Dirección General de Personal de la conselleria, del 1 de septiembre de 2008, por la que se establecían orientaciones metodológicas didácticas y organizativas para enseñar esta materia, En su opinión "la no suspensión provoca perjuicios irreparables a los alumnos y a los profesores. Con dos profesores en el aula, uno hablando en castellano o valenciano y el otro traduciendo, es imposible explicar el currículo completo de la materia, colocando al profesor en una situación insostenible".

Los apartados 2 y 3 suspendidos de la resolución se referían a la "presencia simultánea en el aula del profesor que tenga atribuida la docencia y un profesor en lengua inglesa que traduce las explicaciones del tutor y a la coordinación de ambos en aspectos de programación didáctica como la distribución temporal de los contenidos curriculares, los procedimientos e instrumentos para evaluar el aprendizaje del alumnado", recuerda en su auto el tribunal.

_

Educación interpreta que su norma continúa vigente

M. D./E. P., Valencia El auto del Tribunal Superior de Justicia que suspende la presencia de dos profesores y uno de ellos traduciendo al inglés, para impartir Ciudadanía "no tiene efectos prácticos pues la moratoria ya está vigente" se apresuraron a señalar ayer los responsables de la Conselleria de Educación al conocerlo."La norma de impartición de EpC en inglés continúa vigente ya que el TSJ solo ha cuestionado la presencia obligatoria de dos profesores en el aula" afirmaron en este departamento que aseguraron que la Generalitat presentará un recurso de súplica a la vez que Educación subrayó "la disparidad de trato entre la normativa autonómica y la estatal sobre el doble profesor". Por su parte, la Federación de Enseñanza de CC OO-PV, que presentó el recurso, celebró la resolución del tribunal y entendió que anula también la última circular de la conselleria sobre la materia. Para el sindicato, "ya no hay amparo legal para que en un aula de cualquier centro público o privado concertado haya dos profesores impartiendo EpC", afirmaron. Su secretario general, Miguel Ángel Vera, resaltó el "éxito de todo el proceso en defensa de los trabajadores de la enseñanza y de su dignidad". Desde FETE UGT PV, Gerardo Fernández, el auto "devuelve la normalidad a los centros educativos" y le da "el respeto y la dignidad al profesorado" así como "la autonomía de los departamentos después de la intromisión de la conselleria. El portavoz de STE-PV, Vicent Mauri entiende que el auto "confirma el despropósito del Consell en EpC" por lo que le reclamó que retire la orden que obliga a que se imparta en lengua inglesa para "garantizar que el próximo curso esta materia se dé en castellano o valenciano

La Asociación de Directores de Secundaria el auto "prueba que los tribunales consideran que dar esta materia en inglés es inviable".
_

La justicia tumba la ocurrencia del traductor al inglés en Ciudadanía

El TSJ desmantela las instrucciones que Camps renunció a aplicar

IGNACIO ZAFRA - Valencia - 17/01/2009

No hay parche que valga. El intento del consejero Alejandro Font de Mora para mantener en pie Educación para la Ciudadanía en inglés sumó ayer un nuevo fracaso: el Tribunal Superior de Justicia (TSJ) valenciano suspendió cautelarmente la figura del traductor. Su presencia, impuesta a los centros por el Gobierno de Francisco Camps, "puede causar perjuicios irreparables para el profesor titular de la materia pues se le priva, aun cuando sea parcialmente, de sus competencias esenciales", señala el auto en respuesta al recurso interpuesto por CC OO-PV.

"Es palmario que la traducción reduce la explicación de contenidos"

Los docentes titulares (de los departamentos de Filosofía e Historia), establece el tribunal, tienen "autonomía" para fijar "la distribución del contenido curricular, el procedimiento de evaluación, los materiales didácticos y la adecuación a objetivos". Mientras que el proceso de aprendizaje de los alumnos "se ve obstaculizado por la necesidad de traducción". La consecuencia es que, salvo que el profesor de la asignatura esté capacitado y dispuesto a dar la asignatura en inglés, y son la minoría, podrán darla con toda tranquilidad en castellano o valenciano. El fallo, consideró el sindicato, invalida la campaña puesta en marcha por la Generalitat para averiguar qué centros cumplían la orden del doble profesor, encomendada a la inspección educativa.

Font de Mora, siguiendo el guión de los últimos meses, trató de salvar la cara después del nuevo mazazo. Con un doble argumento. De un lado, destacando que la decisión no es firme y que presentará un recurso de súplica ante la sala de lo contencioso-administrativo del TSJ que ha emitido el auto. Del otro, afirmando que en la práctica nada cambia: la moratoria aceptada a mediados de diciembre por el Consell, a 48 horas de la huelga convocada por el sector educativo y después de una gran movilización, ya permitía a los centros elegir la lengua de la asignatura.
Pero lo cierto es que aquello solo fue una tregua: Camps se negó a retirar las instrucciones y planteó un largo calendario de negociaciones que, tras lo conocido ayer, son innecesarias al menos en lo que respecta al traductor.Comisiones Obreras pedía la suspensión de los cinco puntos de las instrucciones dictadas por Educación. El tribunal, sin embargo, extiende las medidas cautelares solo a dos. Entre otras cosas, señala, porque los "hipotéticos perjudicados" por el resto de apartados (el primero de ellos establece que la asignatura se dará en inglés) serían los alumnos, y al ser el recurrente un sindicato el TSJ se limita a analizar los daños que pueden padecer los profesores.

En ese caso sí que halla indicios suficientes para temerlos. Los traductores "pueden causar perjuicios para el profesor titular, pues le privan, aun cuando sea parcialmente, de sus competencias esenciales referidas a la programación didáctica de la asignatura"; "es palmario que con la metodología prevista el tiempo dedicado a la impartición de los conocimientos se ve mermado sensiblemente por la necesidad de su traducción".

La instrucción de Font de Mora exigía a los docentes "coordinar semanalmente" con sus traductores lo que el tribunal considera "aspectos capitales de la programación didáctica que corresponden al profesor titular de la asignatura": la distribución temporal de los contenidos; los procedimientos para evaluar el aprendizaje del alumnado y seguir su progresión; los materiales y recursos didácticos a utilizar, y la adecuación de los objetivos. Toda esa invasión de competencias, dice el TSJ, puede "causar perjuicios de carácter irreparable".

La última decisión de los jueces sentó bastante mal en el departamento de Font de Mora. Así se desprende, al menos, del tono poco habitual con el que respondió en un comunicado. Tachó de "escandaloso", y afirmó no entender "de ningún modo", el supuesto trato desigual que recibía respecto al Gobierno. Buceando en la normativa del Ministerio de Educación, la consejería encontró el artículo 8.5 de la orden que establece el currículo del título de Técnico Superior en Laboratorio de Análisis y de Control de Calidad (una especialidad de FP en inglés) que establece: "Con carácter excepcional y de forma transitoria, cuando el profesorado con atribución docente no cuente con el nivel de inglés exigido en estos módulos profesionales compartirá, un total de tres horas semanales para módulos que se impartan en el primer año y dos horas para los que se desarrollen durante el segundo curso, con un profesor de la especialidad de inglés".

Educación volvió a apelar al plan de plurilingüismo que ha empezado a elaborar para salir del paso del último episodio de una guerra que le va francamente mal. Su plan ha tenido que afrontar desde el principio tres frentes. El primero, de carácter práctico, consistió en la negativa de la mayoría de profesores (incluidos parte de los que envió como refuerzo a los centros y que sí saben inglés) a dar la clase en esa lengua, debido, entre otras cosas, al muy bajo nivel en el idioma de los alumnos que tenían ante ellos.

El segundo frente fue la muy considerable movilización que despertó su empeño en pasar por encima de todos los obstáculos para conseguir su objetivo: docentes, directores de centro, padres, inspectores educativos y alumnos encadenaron meses de protestas que culminaron en la enorme manifestación del 30 de noviembre en Valencia, y que no se tradujo en una huelga del sector porque el Consell ondeó la bandera blanca con la moratoria.

El tercero es el judicial. La de ayer es la segunda suspensión cautelar que decreta el TSJ. Y leyendo los autos, las apuestas sobre la resolución final no favorecen a Font de Mora.
_