dilluns, 5 de febrer de 2018

ESPAÑA SACA LOS CUERPOS. SIETE FAMILIAS CONDUCEN UNA EXHUMACIÓN DEL PASADO FASCISTA DEL PAÍS.



https://aricomemoriaaragonesa.wordpress.com/2018/02/05/espana-saca-los-cuerpos-siete-familias-conducen-una-exhumacion-del-pasado-fascista-del-pais/


Posted by MEMORIA ARAGONESA en 05/02/2018
ESPAÑA SACA LOS CUERPOS
SIETE FAMILIAS CONDUCEN UNA EXHUMACIÓN DEL PASADO FASCISTA DEL PAÍS.
POR GUY HEDGECOE – 2/5/18
EL VALLE DE LOS CAÍDOS, España – En un valle boscoso a unos 60 kilómetros al noroeste de Madrid, las heridas de la violenta historia de España se están desgarrando.
El Valle de los Caídos, o el Valle de los Caídos , ha permanecido intacto desde que se terminó un monumental monumento de guerra en 1959. El sitio es el lugar de descanso del dictador español Francisco Franco y José Antonio Primo de Rivera, el líder de Falange, el partido de extrema derecha que lo apoyó. También es una de las fosas comunes más grandes de Europa, que alberga los restos de 33,700 personas muertas en la Guerra Civil española entre 1936 y 1939.
Una iniciativa para exhumar los cuerpos de varios de los enterrados aquí pronto podría perturbar la paz, reflejando un cambio en la actitud del país ante el sangriento legado de la guerra.
En mayo de 2016, un tribunal autorizó la exhumación de Manuel y Antonio Ramiro Lapeña Altabás. Los dos hermanos, ambos republicanos, fueron asesinados al comienzo de la guerra civil, que fue desencadenada por la rebelión de Franco contra el gobierno republicano elegido. Manuel recibió un disparo en agosto, semanas después del comienzo de la guerra. Antonio fue asesinado por un pelotón de fusilamiento en octubre.
Los hermanos fueron enterrados originalmente en una fosa común en su ciudad natal de Calatayud, en el noreste de España. Cuando se completó el Valle de los Caídos en 1959, sus restos -junto con los de miles de otros- fueron transferidos al nuevo monumento sin el conocimiento de la familia, como parte del plan de Franco para hacer que el sitio sea un monumento a los muertos en el conflicto .
La familia Lapeña Altabás solo descubrió este hecho en 2010, después de décadas de visitar dos sitios separados donde creían que los hermanos fueron enterrados.
“Pensar que se los llevaron sin permiso y además, que fueron llevados [al Valle de los Caídos], justo al lado del dictador y José Antonio Primo de Rivera, fue una humillación más,” Purificación Lapeña, La nieta de Manuel, dice.
Miles de familias en los últimos años han tratado de encontrar y exhumar a sus seres queridos que fueron asesinados durante la guerra o en los años siguientes. La campaña actual para exhumar a familiares del Valle de los Caídos, liderada por siete familias separadas, es inusual por incluir a las familias de combatientes nacionalistas, no solo republicanos.
“Seis son del lado republicano y dos están del lado nacionalista [franquista]”, dice Eduardo Ranz, el abogado que representa a las familias. “Es muy importante tener esto en cuenta. Esto no es solo algo significativo para uno u otro lado “.
Pedro Gil Calonge murió en 1937 en el norte de España, luchando por Franco. Cuando sus restos fueron desenterrados de un cementerio de Zaragoza a principios de la década de 1960 y trasladados al Valle de los Caídos, la familia no fue notificada, ni siquiera su hijo Silvino, un político franquista durante la dictadura, sabía que el cuerpo de su padre sido reubicado
Rosa Gil, la nieta del soldado asesinado, dice que su padre anciano quedó atónito cuando descubrió la verdad, hace una década.
Su padre pensó en la transferencia de los restos del ex combatiente como un “secuestro”, dice ella. “Está secuestrando a alguien cuando están muertos, pero sigue siendo un secuestro”.
Aunque sus hermanos y primos no están de acuerdo en una serie de cuestiones políticas -se describe a sí misma como inclinada a la izquierda- todos están de acuerdo en que su abuelo debería ser exhumado del Valle de los Caídos.
“Esto es extremadamente importante para nosotros porque queremos el cierre”, dice Gil. “Queremos poder dejar el pasado en paz”.
Después de que el tribunal autorizó la exhumación de los dos hermanos republicanos Lapeña, el gobierno español, preocupado porque la decisión sin precedentes abriría las compuertas, alteró rápidamente la ley. A las otras seis familias se les prohibió seguir los mismos procedimientos legales civiles para presentar sus casos.
Otros problemas también surgieron. Patrimonio Nacional, la agencia de patrimonio nacional administrada por el gobierno que administra el Valle de los Caídos, solicitó más información sobre el caso Lapeña, lo que demoró el proceso por varios meses. Cuando finalmente aprobó el proceso, la Iglesia Católica, que administra el monasterio junto al Valle de los Caídos y todavía tiene misa en la basílica todas las mañanas, se negó a cooperar.
Santiago Cantera, el responsable anterior, ha ignorado el orden judicial y continúa bloqueando el acceso a las criptas donde se encuentran los cuerpos. Se negó a discutir el caso cuando se contactó con esta historia.
“Tenemos un fallo judicial claro que nos autoriza a entrar allí, también tenemos un equipo de científicos que están listos para entrar y hacer su trabajo”, dice el abogado Ranz, quien presentó una demanda contra el prior a principios de este mes. por desobedecer una orden judicial.
“Pero el problema es que no podemos abrir la puerta”. No hablo metafóricamente cuando digo eso, lo digo literalmente “.
El trabajo en el Valle de los Caídos comenzó en 1940, un año después de la victoria de Franco en la guerra civil, y se basó en la mano de obra de los prisioneros republicanos. En ese momento, el decreto de Franco decía que era un tributo a “los que murieron por Dios y la Patria”, una referencia aparente a los españoles que lucharon por él. Su gran escala y su arquitectura severa, mientras tanto, reflejan su estatus como símbolo del catolicismo nacional, la ideología de la extrema derecha franquista.
Una cruz de piedra de 150 metros de altura se eleva sobre el monumento. A continuación, una amplia explanada conduce a la entrada de la basílica. Franco fue enterrado allí a su muerte en 1975, y las flores frescas que todavía se pueden encontrar a menudo en la parte superior de su tumba sugieren que sus ideas políticas no han desaparecido por completo.
En los años que siguieron a la muerte de Franco, la clase política del país acordó mantener la memoria histórica fuera de la agenda política, para facilitar la transición hacia una democracia parlamentaria. Se introdujo una ley de amnistía y, durante mucho tiempo, el pasado estuvo fuera de los límites.
Pero en diciembre de 2007, el gobierno del Partido Socialista de los Trabajadores (PSOE) de José Luis Rodríguez Zapatero introdujo una “Ley de Memoria Histórica” ​​que buscaba reconocer formalmente a las víctimas de la guerra civil y la dictadura, así como a sus familias, y pavimentó el camino para la eliminación de los símbolos del régimen.
Docenas de estatuas de Franco fueron removidas de las plazas de las ciudades y los nombres de las calles dedicadas al Caudillo y sus generales fueron cambiados. Muchos en la derecha vieron la ley como innecesariamente sobre el pasado. Sin embargo, la iniciativa no satisfizo a muchos de la izquierda, que la consideraban demasiado tímida.
En Madrid, la implementación limitada de la ley es visible en muchas señales de tráfico. Uno todavía está dedicado a la División Azul, los soldados españoles que lucharon bajo Adolf Hitler en la Segunda Guerra Mundial, mientras que otro lleva el nombre de Juan Yagüe, un oficial del ejército franquista mejor conocido por asesinar a cientos de civiles en la ciudad de Badajoz durante la guerra .
Sin embargo, con mucho, el mayor recordatorio físico de Franco es el Valle de los Caídos.
Muchos españoles nunca han visitado el sitio y tienen poco interés en él. Otros, a menudo en la izquierda, son rechazados por su existencia, comparándolo con un monumento que glorifica a Hitler y apunta al puñado de extremistas que lo tratan como un lugar de peregrinación. Sin embargo, también hay quienes, especialmente los de la derecha, que insisten en que el Valle de los Caídos es una pieza inocua de la historia, cuyas críticas han torcido su verdadero significado.
“Hay personas que están un poco obsesionadas con Franco”, dice Alex Navajas, quien administra el único hotel en el Valle de los Caídos.
Navajas nació en 1975, tres semanas antes de la muerte de Franco, y defiende firmemente el valor estético y moral del monumento, insistiendo en que su impresionante entorno natural y el hecho de que sirve de lugar de descanso para las dos partes de la guerra civil lo convierten en un lugar de paz y reconciliación
“Mucha gente de la izquierda dice: ‘Esto es terrible, esto es odio, esto es lo que sea’, pero eso no es cierto”, dice. “Es como las pirámides de Egipto. La gente dice: ‘Pero los faraones eran terribles y los esclavos murieron’. De acuerdo, pero las pirámides son patrimonio de la humanidad y no puedes cambiar eso “.
Y agrega: “Aquí en España hay tantas personas que se avergüenzan de nuestra propia historia, especialmente cuando se trata de Franco”.
Navajas cree que esta vergüenza es la culpa de lo que él ve como una falta de apoyo vocal para el Valle de los Caídos por parte del gobierno español.
La memoria histórica ha sido durante mucho tiempo un tema incómodo para el partido gobernante conservador Partido Popular (PP), que fue fundado por ex ministros del régimen de Franco. El partido, que no respondió a las solicitudes de entrevistas para este artículo, se opuso a la ley del PSOE de 2007, alegando que abrió viejas heridas. El PP todavía resiste las iniciativas que intentan contar con la dictadura de España.
Cuando llegó al poder en 2011, el partido eliminó el presupuesto existente destinado a ayudar a las familias a localizar y exhumar restos de fosas comunes. También archivó una propuesta del PSOE para convertir el Valle de los Caídos en un museo y centro de visitantes.
Cuando los partidos de izquierda en la región de Valencia propusieron una serie de nuevas medidas relacionadas con la memoria histórica el año pasado, Luis Santamaría del PP los acusó de “abandonar el espíritu de la transición [democrática]”.
Exactamente 40 años después de que España introdujo su nueva constitución democrática, hay indicios de que el consenso político está cambiando.
Dos nuevos partidos, Podemos y Ciudadanos, liderados por políticos más jóvenes que están menos agobiados por el peso de la dictadura y la transición democrática, están desafiando el control de las potencias tradicionales sobre la memoria colectiva del país.
Podemos y las coaliciones asociadas en la nueva izquierda han sido los más activos en arrastrar estos temas a la agenda nacional. En noviembre, el viceministro europeo de Podemos, Miguel Urbán, dijo que quiere llevar a un grupo de parlamentarios de la UE al Valle de los Caídos, para mostrarles que “Franco murió pero el franquismo no”.
El partido liberal Ciudadanos, el más popular en el país según una encuesta reciente , ha sido más ambiguo sobre el tema. Pero muestra signos de alejarse de la rigidez del PP.
“Uno de los objetivos [de Ciudadanos] es ser parte del derecho que no está asociado con el pasado”, dice Emilio Silva, presidente de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH).
“Poco a poco han entendido que si van a ocupar el centro político, tienen que defender los derechos humanos básicos y rechazar la dictadura”.
En diciembre, coincidiendo con el décimo aniversario de su propia Ley de Memoria Histórica, y en una admisión tácita de que la legislación no ha ido lo suficientemente lejos, el PSOE presentó una serie de nuevas propuestas. Estos incluyeron la eliminación de los restos de Franco del Valle de los Caídos, la creación de un banco de ADN para ayudar a identificar los 114,000 cuerpos que aún se encuentran en fosas comunes en toda España y los esfuerzos de revitalización de nombres de calles de la época de Franco y otros símbolos.
No es probable que tales medidas estridentes se implementen a nivel nacional mientras el PP esté en el gobierno. Pero el cambio está en marcha en varias administraciones regionales, en el País Vasco, Andalucía y Valencia, donde las nuevas leyes locales respaldan la exhumación de las víctimas y la eliminación de los símbolos. Se debatirá próximamente una legislación similar en Cantabria, Extremadura y las Islas Baleares, regiones que están gobernadas por la izquierda o por partidos nacionalistas regionales.
El PP gobierna la región de Madrid, donde se encuentra el Valle de los Caídos, lo que significa que ese tipo de iniciativa es improbable por el momento. Pero Ranz, el abogado, es optimista.
“Creo que los niños y los nietos [de las víctimas] son ​​mucho más conscientes de que este problema, esta causa de la memoria histórica, debe ser resuelto”, dice.
“Y lo que es más, cada generación está mejor informada que la anterior. Tenemos mejor conocimiento, mejores recursos. Esta va a ser la generación que resuelve todo esto “.
Un gran monumento en el Valle de los Caídos se alza en honor a los seguidores de Franco que murieron en la Guerra Civil Española | Philippe Desmazes / AFP vía Getty Images