dimarts, 19 de març de 2019

Los campos de exterminio en León


https://www.diariodeleon.es/noticias/cultura/campos-exterminio-leon_1321705.html



El escritor Carlos Hérnandez de Miguel recoge en un libro los ocho campos de concentración franquistas de esta provincia Relata las capturas, el hambre, las ‘sacas’ y los batallones de trabajadores esclavos.


Un grupo de presos republicanos en el campo de concentración de San Marcos. FUNDACIÓN 27 DE MARZO -
Un grupo de presos republicanos en el campo de concentración de San Marcos. FUNDACIÓN 27 DE MARZO -
1
2
VERÓNICA VIÑAS | LEÓN
19/03/2019
«En los campos de concentración franquistas no hubo ca?maras de gas, pero se practico? el exterminio». Así lo ha comprobado el periodista Carlos Hernández de Miguel, autor de Los campos de concentración de Franco, un libro que detalla el holocausto español. El autor ha investigado durante tres años uno de los episodios más oscuros y silenciados de la historia reciente. Ha contabilizado de 296 campos de concentración, ocho de ellos en la provincia de León. Además de San Marcos, uno de los ‘penales’ más duros de la Guerra Civil, en la ciudad funcionaron otros tres de menor tamaño en el Hospicio — que se alzaba en el solar que hoy ocupan el Conservatorio y el edificio de Correos—, en el colegio Ponce y en el barrio de Santa Ana.
Estos ‘anexos’ se habilitaron debido al hacinamiento del edificio del siglo XVI, joya del plateresco, cuyo interior no reunía las condiciones mínimas para albergar, en su momento álgido, a 7.000 hombres y 300 mujeres, a partir de 1938, tras la caída del Frente Norte. En Astorga se convirtieron en campos de concentración el cuartel de Santocildes y la fábrica La Pajera de Carro. A los seis anteriores hay que añadir un almacén de trigo en Valdearcos (Santas Martas); y Valencia de Don Juan, cuya cárcel estaba tan abarrotada en 1938 que se vieron obligados a habilitar las paneras de los Almacenes Ponga para acoger a los presos y crear aquí un campo de concentración.
Detalle de una postal de las que usaban los prisioneros de San Marcos.FUNDACIÓN 27 DE MARZO.
Hernández de Miguel, autor también de Los últimos españoles de Mauthausen, retrata en su segundo libro la vida y la muerte en el interior de los campos de concentración franquistas a través del testimonio de centenares de prisioneros.
El escritor relata el periplo de miles de prisioneros republicanos. Su captura, el traslado en trenes hacia los campos, el hambre, las enfermedades, las ‘sacas’, las torturas, las ejecuciones y también la solidaridad entre los presos.
San Marcos fue uno de los penales más terroríficos, donde a los reclusos les daban el ‘paseíllo’, a pocos metros de distancia, en el puente sobre el Bernesga. Además de los campos de concentración el franquismo contó también con centenares de batallones de trabajadores esclavos.
Portada del libro. DL.
Un sistema que nació poco después de la sublevación militar, pero que se prolongó durante buena parte de la dictadura. Centenares de miles de presos republicanos fueron explotados por Franco en la construcción de obras faraónicas. Mano de obra esclava que no sólo levantó el Valle de los Caídos sino que en León se destinó a pantanos como el de los Barrios de Luna y, sobre todo, a minas. Un negocio del que se lucraron también empresas privadas.
La segunda parte del libro relata el hambre, las torturas, las enfermedades, la muerte… «el drama humano que sufrieron esos cientos de miles de hombres y mujeres que pasaron días, meses o años entre las alambradas franquista».
En el ranking del horror Castilla y León ocupa el tercer lugar en campos de concentración, con 38; solo superada por Andalucía (52 campos) y comunidad valenciana (41). Sin embargo, los más inhumanos y los que pervivieron más tiempo fueron los de Castilla y León. Hernández de Miguel ha logrado identificar casi el doble de los que se habían documentado hasta la fecha.