dissabte, 9 de setembre de 2017

El número de víctimas del franquismo en el barrio de Olivares asciende a 24 personas.


http://www.laopiniondezamora.es/zamora/2017/09/08/numero-victimas-franquismo-barrio-olivares/1030373.html



La asociación de vecinos rinde hoy un homenaje a los asesinados en 1936 junto al monolito ubicado en el parque

08.09.2017 | 01:30
Monolito en recuerdo de los represaliados en Olivares. 
Las familias de represaliados durante la Guerra Civil en el barrio de Olivares continúan contando la historia de sus víctimas y, hasta la fecha, la lista ya alcanza los 24 fallecidos, después de que la asociación del barrio pusiera en marcha un memorial para mantener vivo el recuerdo de estos zamoranos.
Ha llegado el momento, y el barrio de Olivares celebra este fin de semana unas fiestas muy especiales que incluyen un acto de homenaje a los vecinos represaliados en 1936, y que tendrá lugar a las 20.00 horas, organizado por el propio colectivo vecinal.
"El hacer público este acto de homenaje hace un mes dio lugar a que muchas familias se pusieran en contacto con nosotros para contar su historia", apunta Concha San Francisco, miembro de la asociación de vecinos de Olivares. De esta manera, la cifra de homenajeados esta tarde asciende de los 19 iniciales a los 24, "de momento", advierten desde la agrupación, puesto que es muy probable que el monolito instalado en el parque de Olivares sume poco a poco más pequeñas placas con nuevos nombres de caídos en 1936.
Este memorial está realizado en granito de Sayago y su principal misión es recordar, ochenta y un años después de lo sucedido en España, a las víctimas de la represión que murieron en el barrio durante los momentos iniciales de la Guerra Civil.
La obra se ha instalado en el parque de Olivares, cerca de las Aceñas, y ha sido ejecutada por un joven cantero, Raúl Moreno de Paz. Incluye una placa con los nombres de los vecinos represaliados, algunos versos del poeta de la generación de los 50, Ángel González, así como un motivo ornamental cuyo original es obra de Ramón Acín, pintor, escultor, periodista y pedagogo, que murió fusilado en 1936 en su ciudad natal Huesca.
Con todo ello se pretende también homenajear a este escultor y a tantos otros artistas represaliados durante esa época en España. "Es, además, una oportunidad para conocer la vida y la obra de este hombre cuya ideología libertaria y su enorme creatividad le acercó a numerosas actividades en su corta vida", animan desde la asociación de vecinos.
La agrupación de Olivares fue la que contactó con la Fundación Ramón y Katia Acín, en Huesca, y sus herederos confirmaron su acuerdo para utilizar la imagen de la lápida que Ramón Acín proyectó para la Fosa Común de Huesca y que finalmente se colocó en la tumba del propio artista. Además, dos de las nietas de Ramón Acín ya han confirmado su asistencia al acto de esta tarde, por lo que participarán en este merecido homenaje.
Música, lectura de poemas y ofrenda de flores serán algunas de las actividades que se realicen durante esta jornada. El acto de homenaje contará con familiares de las víctimas y vecinos del barrio y de la ciudad de Zamora que deseen unirse. También incluirá intervenciones habladas, acompañadas de canciones y ofrenda de flores.
La asociación ha hecho un llamamiento a los ciudadanos para que acudan a homenajear a estos vecinos después de 81 años de silencio y en consideración al alto número de víctimas mortales que se produjo en este barrio, "uno de los más castigados de la ciudad, y que representan casi un 10 % de los represaliados conocidos en Zamora capital", tal como han sacado a la luz investigaciones recientes del Foro por la Memoria de Zamora.
El homenaje y memorial se financia con aportaciones de la propia asociación vecinal así como de vecinos del barrio y de la ciudad, para lo que se ha abierto una cuestación popular que también estará instalada esta tarde al lado del memorial, de modo que cada persona que lo desee pueda participar de los gastos con una aportación económica.
Con este acto, la asociación de vecinos apela al espíritu de la Ley de la Memoria Histórica, por la que se reconocen y amplían derechos y se establecen medidas en favor de quienes padecieron persecución o violencia durante la guerra civil y la dictadura. De esta manera se podrá expresar el ánimo de reconciliación, respeto y defensa pacífica de todas las ideas al promover este memorial, que sin embargo consideran un acto de justicia y reparación de la memoria de estas víctimas. Así mismo, apoya el conocimiento y la reflexión sobre el pasado del país "para evitar que se repitan situaciones de intolerancia y violación de derechos humanos como las vividas entonces", finalizan.