dijous, 14 de març de 2019

Habrá más exhumaciones de fosas en Sencelles, Porreres y Manacor

https://www.mallorcadiario.com/el-plan-de-actuacion-de-la-exhumacion-de-fosas-incluye-9-intervenciones


La Comisión Técnica de Desaparecidos y Fosas de las Illes Balears, órgano técnico adscrito a la Consellería de Cultura, Participación y Deportes, y creado por la Ley para la recuperación de personas desaparecidas durante la Guerra Civil y el Franquismo, ha acordado su Plan de Actuación 2019-2020.
La Comisión Técnica, presidida por la consellera de Cultura, Participación y Deportes, Fanny Tur, y con la presencia de representantes de Memoria de Mallorca, la Federación de Entidades Locales de las Islas Baleares (FELIB), los consells insulares y el Foro para la Recuperación Histórica de Eivissa y Formentera, aprobó el Plan de Actuaciones que se tienen que impulsar durante el 2019-2020. Ésta incluye las siguientes fases.
La tercera fase de Porreres, donde se intervendrá una zona ajardinada que está situada cerca de la fosa abierta en 2016. Hay que recordar que la intervención de la fosa principal se encuentra en estos momentos parada por instancias judiciales; sin embargo, testigos orales certifican que en la zona ajardinada que se intervendrá también se enterraba gente. El historiador Tomeu Garí ha sido el responsable de la investigación.
La segunda fase del cementerio de Sencelles, donde se buscan tres cuerpos. La historiadora Antònia Mercadal ha sido la encargada de la investigación de esta fosa. Se intervino el pasado octubre sin resultados, sin embargo, se intervendrán otras zonas del cementerio que según testigos orales podría estar situada la fosa.
La segunda fase del cementerio viejo de EivissaSes Figueretes, según testigos orales se sabe que hubo entierros en el pasillo central que da entrada al cementerio, así como en la zona del cementerio no católico. Se cree que existen unas 75 personas enterradas en las fosas comunes del cementerio viejo. Esta fosa ha sido investigada por los miembros del Foro por la Memoria de Eivissa y Formentera.
Cementerio de Son Coletes (Manacor), después de dar positivo el estudio de viabilidad realizado el pasado mes de octubre. Los técnicos pudieron localizar el cementerio viejo, encima del cual se construyó el actual cementerio de Son Coletes a partir del año 1946; estos indicios hicieron posible la hipótesis que todavía resten cuerpos debajo de la nueva construcción que podrían ser de represaliados de la guerra civil. Son Coletes era un pequeño cementerio abierto fuera de la ciudad de Manacor para enterrar los muertos de la peste de 1820. Después, prácticamente se abandonó, puesto que los entierros tenían lugar en el cementerio oficial situado en Son Mas. Sin embargo, se volvió a utilizar en los años de la Guerra Civil y la represión franquista. Según la investigación histórica realizada por Antoni Tugores, en Son Coletes tuvieron lugar los entierros después de numerosas ejecuciones realizadas desde finales de agosto del 1936 y el final de la posguerra, incluidas las de los fusilados después de juicio sumario en los años posteriores. El número de víctimas allá fue de 365 personas identificadas más un número indeterminado de personas sin identificar, la mayoría civiles y algunos militares republicanos. Durante los años 50 se decidió cerrar el cementerio de Son Mas y se eligió Son Coletes y terrenos próximos como nuevo cementerio que fue inaugurado en 1953 y que hoy en día sigue como cementerio municipal de Manacor. Existen testigos que afirman que al hacer las obras de transformación los terrenos fueron removidos y los restos óseos encuentros trasladados a diferentes osarios. Sin embargo el estudio de viabilidad ha dado positivo y la importancia histórica de los hechos sucedidos y el elevado número de víctimas hace que se intervenga el cementerio.
Cementerio de Bunyola, después de realizar un estudio de viabilidad que dio positivo, se exhumará la fosa situada al cementerio del municipio. Se espera encontrar 10 personas identificadas y 5 sin identificar. El historiador Xavier Margais ha sido el encargado de la investigación de la fosa de Bunyola, donde especifica que hacia la década de los años 50 se amplió el cementerio, y se construyeron unos nichos encima la fosa común.
Forn de cal del Coll de Artà-Salma, según Jaume Alzina Mestre, Doctor en Historia, la fosa se encontraría en el regazo de la montaña lateral del cuello de Artà, el Puig de sus Hitos. Los restos que quizás contiene la cavidad podrían corresponder a un vecino de Artà asesinado día 10 de septiembre de 1936 por franquistas.
Segunda fase del Pou de Son Lluís (Porreres), en la finca de Son Lluís se encuentran varios pozos, que según testigos orales allá se echaban cuerpos de las víctimas. Se hizo una primera intervención a uno de los pozos que no dio resultados y es por eso que en esta segunda fase se intervendrá otro pozo de la misma finca para buscar los cuerpos.
Cementerio de Valldemossa, se busca una víctima, según han investigado Josep Quetglas, Magdalena Jaume i Manel Suárez. La fosa estaría localizada en el cementerio del municipio, que ha experimentado numerosos cambios, en cuanto a la parte vieja durante los últimos años. Sin embargo, la ubicación de la fosa en que, como mínimo, depositaron el cuerpo de un vecino del pueblo, no ha experimentado ninguna intervención conocida. Las imágenes recientes muestran una superficie de tierra, que muy posiblemente esconde el cuerpo de este hombre asesinado durante la madrugada del día 16 de agosto de 1936 a la carretera de Palma a Valldemossa.
Cementerio de Santa Maria, se intervendrá un nicho particular, que según el testigo de un vecino asegura que al nicho familiar hay un hombre enterrado que podría ser un represaliado.