dissabte, 1 de febrer de 2014

Navarra busca justicia en Argentina para reparar los crímenes del franquismo

Posted: 29 Jan 2014 07:41 AM PST
Navarra se personará en la única causa abierta actualmente en el mundo contra los crímenes del franquismo y trasladará hasta la instrucción que la jueza argentina Servini de Cubría abrió en 2010 la relación de las 3.400 personas que fueron asesinadas en la Comunidad Foral durante la Guerra Civil, el caso del penal de San Cristóbal, y los testimonios de quienes buscan la localización de sus familiares fusilados.
Un grupo integrado por trece miembros de la Asociación de Familiares de Fusilados y Asesinados de Navarra (Affna 36), y de la asociación Txinparta, será recibido hoy en la embajada argentina de Madrid, donde harán entrega de la documentación en la que se incluye también la “oferta” para devolver a sus familiares los restos de dos argentinos que fallecieron en el fuerte de San Cristóbal, Ramón Sánchez Casado, de Rosario y enterrado en Oteiza, y de José Antonio Pascual Arriola, localizado en el cementerio de las botellas, en Ezkaba.
Con la aportación de toda esta documentación, Navarra se suma a las iniciativas que en este sentido se están sucediendo en otras comunidades autónomas desde colectivos y asociaciones que no han encontrado amparo en la justicia española para resolver y reparar los crímenes del franquismo.
La jueza argentina María Servini instruye en el Juzgado Nacional Número 1 de Buenos Aires la causa 4591/10 por delitos de genocidio y/o crímenes de lesa humanidad cometidos en el Estado español por la dictadura franquista entre el 17 de julio de 1936 y el 15 de junio de 1977. El proceso empezó con la querella que el 14 de abril de 2010 presentó en un juzgado de Buenos Aires Darío Rivas, hijo de un alcalde socialista de un pueblo de Lugo fusilado en 1936 por las tropas de Franco. Darío viajó con 9 años solo hasta la Argentina, donde lo esperaba un tío suyo. Hoy tiene 93 años y aunque tardó décadas en volver a su tierra natal, nunca olvidó a su padre y jamás renunció a la idea de que se hiciera justicia con él.
En la instrucción de esta causa cuyo número de querellantes supera los 250, y a los que se suma ahora la representación navarra, María Servini libró en septiembre de 2013 una orden de busca y captura contra cuatro antiguos miembros de las fuerzas de seguridad españolas involucrados en delitos de represión durante la dictadura franquista (1939-1975). A final de noviembre el Gobierno español acordó dar continuidad al procedimiento de extradición a Argentina de los dos que siguen vivos, Juan Antonio González Pacheco Billy el Niño y Jesús Muñecas Aguilar, ambos conocidos represores. Muñecas torturó a, entre otros, a Amparo Arangoa, joven de Leitza ya fallecida, cuyas lesiones exhibió en su momento con gran valentía en una revista.
En octubre de 2013, Servini también admitió a trámite la querella interpuesta por Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) por el fusilamiento en 1940 de su fundador y presidente de la Generalitat, Lluís Companys, y también lleva el supuesto robo de bebés durante el franquismo. A ellos se suman, demandas de asociaciones de memoria histórica que también piden amparo a la Justicia argentina. La documentación que hoy entregará en la embajada argentina, en Madrid, el grupo navarro incluye un informe sobre el penal de San Cristóbal en el que cumplieron condena en condiciones inhumanas más de 2.500 presos de los que 800 fueron fusilados o murieron por enfermedad. La epopeya de la fuga del 22 de mayo de 1938 y sus trágicos resultados completan el expediente.

Cap comentari: