dijous, 12 d’octubre de 2017

Pikoketa 2017

https://errepublikaplaza.wordpress.com/2017/10/11/pikoketa-2017/



Como en años anteriores,Homenaje a los asesinados en Pikoketa en agosto de 1936. A partir de las 12:30 horas, música, txlaparta, ofrenda floral…y comida popular en el restaurante de Pikoketa. Si quereis asistir a la comida debereis apuntaros lo antes posible a través del correo electrónico, o del telefono: 669 075 423.
En la madrugada del 11 de agosto de 1936 se produjo un acontecimiento que causó gran conmoción en el pueblo de Irun: el fusilamiento, el asesinato, de una veintena de jóvenes, en el caserío de Pikoketa. Se trataba de milicianos republicanos, la mayoría jóvenes iruneses, que habían acudido a ese enclave para defender Irun frente a las tropas fascistas sublevadas, que llegaban desde Lesaca por el collado de Aritxulegui hasta Oiartzun, donde se estaban agrupando antes de efectuar el ataque a la ciudad fronteriza.
Los milicianos, a los que se habían sumado algunos carabineros, intentaban dificultar ese paso, hostigando su marcha con disparos lejanos desde el monte, desde varias posiciones en las Peñas de Aya, y desde la loma de Pikoketa. Esa fatídica madrugada, en una noche con un tiempo terrible pese a correr el mes de agosto, con una lluvia intensa y una niebla muy densa; una columna franquista tomó por sorpresa el caserío, hizo prisioneros a todos los defensores, y horas después, por orden del coronel Beorlegui, los fusiló a todos. Dieciocho personas. Sin juicio alguno.

El hecho quedó muy marcado en la memoria popular antifranquista irunesa; y por ello, bajo la dictadura, constituyó un secreto a voces. Cuando en 1978 la democracia parecía asentarse, los familiares de los asesinados no dudaron en agruparse, para dar con la fosa de los suyos, para rendirles un homenaje, más de 40 años después, y dar dignidad a su memoria. ¡ Y el ayuntamiento de Irun cedió un panteón en su cementerio, donde depositar los huesos y rendirles honor. Seguramente fue una de las primeras fosas del franquismo exhumadas, sino la primera. En el lugar donde fueron fusilados, años después de ese 1978, se instaló un pequeño monumento. En él, y en el panteón del cementerio irunés, figuran inscritos los nombres de catorce asesinados, aunque una investigación posterior permite saber que fueron dieciocho los fusilados.
Se han cumplido 81 años de aquella matanza, es una fecha hermosa para recordar a quienes dieron su vida en Pikoketa por defender la libertad, una libertad nueva y desconocida que traía la joven República española, y que se vio asesinada como ellos, por los mismos verdugos.
Un texto de  Mikel Usabiaga

Esta entrada fue publicada en Bertako berriak. Informaciones de aquí. y etiquetada . Guarda el enlace permanente.