dilluns, 4 de juny de 2018

Aragón trabaja por recuperar los restos de un maquis de Castellote


https://www.lacomarca.net/aragon-trabaja-por-recuperar-los-restos-de-un-maquis-de-castellote/?utm_source=mailing664&utm_medium=email&utm_campaign=Boletin-+Mayo



maquis-pirineos-castellote
Imagen de archivo de un grupo de maquis en los Pirineos.

El guerrillero fue asesinado en 1954 y está enterrado en Tortosa. Su hija todavía vive y sueña con recuperar el cuerpo

El Gobierno de Aragón continúa trabajando para recuperar los cuerpos de las víctimas aragonesas de la dictadura franquista que están enterrados en otras comunidades autónomas. El primero de los cuerpos recuperados podría ser el del castellotano Francisco Serrano Iranzo, asesinado durante la madrugada del 3 de agosto de 1954 en la masía de Els Reguers en Tortosa (Tarragona). Este maquis, miembro de la Agrupación Guerrillera de Levante y Aragón (AGLA), era un militar muy activo y pasó sus últimos años de vida junto a ‘La Pastora’. Su hija, Lidia Serrano, todavía vive, tiene más de 80 años, y sueña con poder enterrar a su padre en Castellote, su pueblo.
Desde hace unos meses, el Ejecutivo Autonómico comenzó a trabajar enuna iniciativa pionera para llegar a acuerdos con otras comunidades autónomas y así poder repatriar los cuerpos de aragoneses asesinadosfuera de Aragón. Con una Ley de Memoria Histórica en stand by y una diferencia legislativa enorme entre las diferentes comunidades, los impedimentos son muchos a la hora de repatriar los cuerpos a su lugar de origen.
Gracias al impulso del Gobierno de Aragón de la Ley de Memoria Democrática, que se encuentra en tramitación y podría aprobarse este verano, y a una propuesta presentada en 2016 por el diputado de Ciudadanos Ramiro Domínguez, la vuelta de Francisco Serrano a Castellote está cada vez más cerca. Y es que la historia de ‘El Pitarquino’, como se le conocía en su época, sirvió para poner sobre la mesa esta problemática. «Los asesinados por la izquierda tuvieron reconocimiento, pero los asesinados por la derecha están en una cuneta. Creo que ya es hora de que tengan un reconocimiento», subraya Domínguez.
“Los asesinados por la izquierda tuvieron su reconocimiento, mientras que los asesinados por la derecha todavía siguen en cunetas. Ya es hora de que se les tenga en cuenta”
Ahora el Gobierno de Aragón, a través de su director general de Relaciones Institucionales y Desarrollo Estatuario del Departamento de Presidencia, Julio Embid, trata de localizar el lugar exacto del cementerio de Tortosa en el que fue enterrado Serrano. «Desde el Ayuntamiento la disposición ha sido muy buena y ahora solo nos falta que los historiadores nos digan dónde fue enterrado. Incluso hay testigos de aquella época y esperamos que nos puedan decir dónde está Francisco. El problema es que no tenemos ningún documento oficial porque en aquella época, con los maquis no se hacía ningún tipo de registro», indica Embid.
Ramiro Domínguez fue el encargado de rescatar la historia de Francisco Serrano y de ilustrar el olvido de muchas familias aragonesas. Se pasó tres años buceando en la historia de los maquis, con entrevistas y una amplia documentación, para conocer la vida de muchos aragoneses asesinados, de uno y otro bando. «Es un tema triste, pero apasionante. Después de tanto tiempo con esto, es un orgullo saber que Francisco pueda volver a su tierra y que su hija pueda recuperar su cuerpo».

Un golpe fallido terminó con Serrano

Francisco Serrano Iranzo llegó a ser comandande de uno de los tres batallones del sector 17 de la AGLA y también participó en la refundación del movimiento maquis allá por el año 1945. En sus últimos años de vida, cansado de un movimiento cada vez más politizado, decidió emprender un camino en solitario con el misterioso Florencio Pla Meseguer; un soldado hermafrodita más conocido como ‘La Pastora’. Junto a ella formó una partida independiente que duró cerca de cuatro años y que terminó en la fatídica madrugada del 3 de agosto de 1954.
Serrano murió tras recibir dos balazos en el estómago durante un asaltoa la masía de un familia de arroceros en Els Reguers. «Asaltaron la masía e incluso los huéspedes les invitaron a unos bocados de caballo de ángel y vino. Pero en un despiste, uno de los hijos cogió una pistola que tenía escondida y le pegó dos tiros que acabaron siendo mortales», cuenta Ramiro Domínguez. ‘La Pastora’ respondió con una ráfaga de disparos de su metralleta Sten, que no hirió a nadie, y terminó dejando a Serrano abandonado en una acequia. «Lo tuvo que dejar porque no podía hacer nada por su vida».
Por su parte, ‘La Pastora’ huyó a Andorra, donde se dedicó al contrabando hasta que en 1960 acabó entrando en prisión, donde estuvo presa cerca de 17 años.

Una época «oscura» para Teruel

Como explica Julio Embid, el objetivo que se marca el Gobierno de Aragón es aprobar la Ley de Memoria Democrática este mismo verano. «Es un tema de urgencia porque los hijos de los asesinados ya son muy mayores. Todos tienen entorno a los 80 años y para hacer las pruebas de ADN, es importante que sean los hijos». Por ello, confía en que las Cortes de Aragón se pongan de acuerdo por una normativa que hará «justicia».
“La recuperación de los cuerpos es un tema de urgencia porque los hijos de los asesinados ya son muy mayores. El problema es que las pruebas de ADN funcionan peor con los nietos…”
El reto que se marca el Gobierno de Aragón con esta nueva ley es muy ambicioso. Por un lado quieren catalogar un mapa de fosas, establecer protocolos de exhumaciones, crear un banco propio de ADN e intentar crear un producto turístico basado en la memoria democrática. Para Ramiro Domínguez, esta ley es de «sentido común» y comparte las ideas propuestas desde DGA. «Es cierto que se han hecho cosas, pero se puede hacer mucho más en materia de divulgación. Lo que ocurrió es muy triste, pero se debe conocer para comprender la historia».
En este sentido, Domínguez señala que la posguerra fue una «época terrible» para la provincia de Teruel. De hecho, incluso destaca que la despoblación pudo tener su origen en estos años. «Antes de la guerra, Teruel tenía 247.000 habitantes y ahora estamos en unos 134.000. La provincia estuvo en guerra hasta el 1954 y eso marcó mucho. La gente se fue de las masías por miedo y nos costó mucho comenzar a desarrollarnos…».

Gran compañero de ‘La Pastora’

francisco-serrano-maquis-castellote
Francisco Serrano Iranzo fue asesinado en 1954 en Tortosa.
Francisco Serrano Iranzo nació el 25 de septiembre de 1911 en Pitarque. Vivía junto a su familia en el mas Val de la Bona (Castellote). Trabajaba en el campo y sus ideales de izquierdas le llevaron a ser detenido en 1945 y poco después tuvo que huir al monte junto a su padre tras ser acusado de ayudar a la guerrilla.
En la escuela maquis de Tormón destacó por su rápido aprendizaje y en 1947 pasó a ser el jefe segundo del batallón del sector 17 de la Agrupación Guerrillera de Levante y Aragón (AGLA). Tres años después dejó la agrupación por estar «demasiado politizada» y junto Florencio Pla Meseguer, ‘La Pastora’, montó una partida independiente. Estuvieron juntos durante más de tres años, incluso llegando a no dejarse ver en etapas de más de doce meses. Finalmente murió en un intento de secuestro en 1954 en Tortosa.