dijous, 7 de novembre de 2019

80 años después, los familiares de 25 agricultores fusilados por el franquismo podrán recuperar sus cuerpos.

https://www.niusdiario.es/sociedad/familiares-agricultores-fusilados-franquismo-recuperar-cuerpos-cementerio-paterna-fosa-cien-ochenta-anos_18_2845770210.html






  • En la fosa 100 del cementerio de Paterna se estima que hay enterrados 25 fusilados por el franquismo

  • La mayoría eran agricultores sin delitos de sangre

  • De los 2.238 republicanos enterrados en el cementerio de Paterna, solo se han recuperado 850 cuerpos

80 años y 2 días después de su fusilamiento, los familiares de 28 represaliados por el franquismo enterrados en la fosa 100 del cementerio de Paterna (Valencia) van a poder recuperar por fin sus cuerpos. La alegría, la ansiedad y el dolor se mezclan en un momento que llevan décadas esperando. “Ha sido una lucha muy larga y muy dura. Podemos empezar a cerrar una herida muy profunda”, cuenta con los ojos llorosos Teresa Llopis, presidenta de la Asociación de la Fosa 100. Como Teresa la mayoría de los familiares que quedan vivos son nietos de los ejecutados. “En la memoria están nuestros padres, que murieron con la pena y la rabia de no poder sacar a sus padres de esta fosa”.
PUBLICIDAD
Fosa 100

Fusilados por su ideología

Al amanecer, el 2 de noviembre de 1939, 28 hombres fueron ejecutados en el conocido como “paredón de España” en Paterna. La mayoría eran agricultores de localidades de Gandía, Oliva, Piles, Xeraco, Xeresa, Pego y Xàtiva. Ninguno tenía delitos de sangre en su historial. Su único crimen, pertenecer a los sindicatos y partidos políticos de izquierda de la época. “El régimen había prometido que las personas que no tuvieran las manos machadas de sangre no iban a ser represaliadas y no tenían que huir de España”, explica Matías Alonso, presidente del grupo para la Memoria Histórica de Valencia. La inocencia y la falta de recursos provocó que la mayoría permanecieran en sus casas. Es el caso de Blas Llopis Sendra, agricultor de Oliva (Valencia) y miembro del sindicato CNT, detenido en mayo de 1939, nada más terminar la Guerra Civil. “Era una persona de bien, progresista, muy comprometida socialmente”, asegura Teresa. Después de seis meses encarcelado y de un juicio sumarísimo ante un Tribunal Militar, en el que no pudo defenderse, fue ejecutado.

La identificación de los cuerpos llevará meses

Esta mañana, los arqueólogos encargados de la exhumación han comenzado los trabajos de excavación para llegar a los cuerpos. Una labor que ha sido financiada por la Diputación de Valencia y que se prolongará durante varios días. Después, las muestras de los restos serán trasladadas a la Escuela de Medicina Legal de la Universidad Complutense de Madrid, para realizar las pruebas de ADN e identificar los cuerpos genéticamente.
PUBLICIDAD
Según los estudios realizados por el historiador valenciano Vicente Gabarda, de los 28 fusilados el 2 noviembre de 1939, 25 fueron inhumados en una saca en la fosa 100 del cementerio de Paterna, mientras que los otros tres hombres ejecutados fueron enterrados en nichos individuales, pendientes también de exhumar. “En estos casos, aunque tenemos abundante documentación no sabemos exactamente el número de personas enterradas hasta que no se abre la fosa”, afirma Matías Alonso. Una documentación en la que ha sido clave Leoncio Badía, el enterrador del cementerio de Paterna, que durante años arriesgo su vida para informar a los familiares de las víctimas dónde habían sido enterrados.
Fosa 100

850 cuerpos recuperados en el cementerio de Paterna

2.238 republicanos fueron ejecutados en el “paredón de España” entre 1939 y 1956. En 2005 se realizó la primera exhumación de una de las más de 100 fosas comunes que existen en el cementerio de Paterna. Desde entonces, ya se han recuperado 850 cuerpos, la mayoría en los últimos 3 años, cuando la Diputación de Valencia firmó un convenio con las familias de los represaliados y comenzó a financiar esta costosa labor.  “Todavía queda mucho trabajo por hacer. Hay centenares de personas enterradas en fosas comunes en este cementerio y en muchas otras de España”, asegura Matías Alonso.  A la espera de recuperar los cuerpos y la memoria de los suyos, miles de familiares como Teresa Llopis. “Solo queremos limpiar la dignidad de nuestros seres queridos, que se conozca lo que sucedió en España con miles de personas honradas. No tenemos rencor en nuestros corazones”, ha dicho.