diumenge, 19 de juliol de 2009

PP Vice 19/07/2009. El Bigotes dice que hizo regalos a Barberá.


_

_
Grabación al jefe de la trama corrupta de Valencia: "Estoy comprando un bolso de Vuitton a la alcaldesa. No nos da nada, pero tampoco nos hace nada"

JOSÉ ANTONIO HERNÁNDEZ - Madrid - 18/07/2009

Álvaro Pérez, alias El Bigotes, cabecilla de la trama Gürtel en Valencia, revela en una llamada telefónica interceptada por la policía el pasado 2 de enero que en los últimos cuatro años ha hecho regalos a la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, del PP. En concreto, señala que le ha regalado bolsos de la marca de lujo Louis Vuitton.

En la grabación, que la policía extracta en un informe, El Bigotes charla con una persona llamada "Cándido" y le comenta que en ese momento "está en [una tienda de] Louis Vuitton comprándole un bolso a la alcaldesa". "Como llevo haciendo desde hace cuatro años", subraya Álvaro Pérez. Según explica El Bigotes a Cándido, Barberá "no nos da nada, pero tampoco nos hace nada".
De esta conversación, la Unidad Central de Delincuencia Económica y Fiscal de la policía, concluye que "la alcaldesa de Valencia" ha recibido "regalos de la empresa Orange Market desde hace cuatro años". El citado informe del caso Gürtel tiene fecha del pasado 23 de enero y aclara que, en ese momento, los agentes policiales "están pendientes de obtener las facturas correspondientes a las compras efectuadas" por El Bigotes en una tienda de Louis Vuitton.

La alcaldesa indicó ayer a este periódico que "jamás en su vida" ha recibido regalos de El Bigotes. No es la primera vez que lo niega. Hace un mes hizo el mismo comentario al ser preguntada por una redactora de EL PAÍS sobre si había recibido regalos de Álvaro Pérez.

El presidente de la Comunidad Valencia, Francisco Camps, también negó durante meses haber recibido regalos (trajes) de la trama corrupta que afecta a altos cargos del PP, e insistió en que él se pagaba sus trajes y en que no conocía a El Bigotes. El juez del Tribunal Superior de Justicia de Valencia José Flors no cree a Camps y le imputa un delito de cohecho impropio, el que comete la autoridad pública que acepta regalos, aunque sean a cambio de nada.

Orange Market es la empresa filial en Valencia de la red de sociedades que dirigía el cabecilla del caso Gürtel, Francisco Correa. El hombre de confianza de Correa en Valencia y gestor de Orange Market es Álvaro Pérez, El Bigotes. El informe policial señala que Barberá es "diputada de las Cortes valencianas desde 1983" y "alcaldesa de Valencia desde 1991". Y razona: "Francisco Correa, a través de la empresa Orange Market, SL, en Valencia, concurre desde el año 2005 a los concursos para la adjudicación de los stands de la Comunidad Valenciana en distintas ferias de turismo, habiendo obtenido la adjudicación desde 2006 a 2009".

Un bolso de Louis Vuitton, como los que supuestamente regalaba El Bigotes a la alcaldesa, cuesta una media de 900 euros, según fuentes del citado establecimiento. "El más barato, 350 euros, y el más caro, 4.400", añadieron estos medios. Barberá suele exhibir habitualmente bolsos de esta marca de lujo. Cuando era presidenta de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), este organismo adjudicó a Special Events, una de las empresas del entramado de Correa, la organización de varias de sus asambleas, por un importe de total de 800.000 euros.
La adjudicación fue suscrita por el entonces número dos de Barberá en la FEMP, Álvaro de la Cruz Gil, uno de los casi 80 implicados en el caso Gürtel entre cargos públicos y empresarios que se prestaron a pagar dinero o dádivas a políticos del PP a cambio de contratas y otras lucrativas operaciones.

En la contabilidad B, opaca al fisco, de las empresas del jefe máximo de la trama, Francisco Correa, hay una anotación que refleja una entrega de 30.000 euros a De la Cruz cuando éste era jefe del gabinete del ex ministro Francisco Álvarez Cascos. El primer evento encargado por la FEMP a las sociedades de Correa se celebró en 1999 y costó 232.305 euros, casi el doble que el anterior. El segundo, ya en 2003, volvió a duplicar la cifra: 570.000 euros, según adelantó EL PAÍS.

En la variante del caso Gürtel en Valencia, que investiga el juez del Tribunal Superior de Justicia de Valencia José, Flors no figura ni imputada ni implicada la alcaldesa de Valencia. A pesar de que, si lo que comenta El Bigotes en esa grabación es cierto, la acción de recibir dádivas, sería justamente la misma que imputa el juez Flors a Camps, un supuesto cohecho impropio. Flors sostiene que Camps debe ser juzgado por ese delito por el mero hecho de ser una autoridad pública y haber aceptado trajes pagados por la trama corrupta.

No obstante, el magistrado del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana subraya que los regalos que supuestamente recibió el presidente autonómico fueron a cambio de nada, ya que no ve una relación entre las dádivas y los más de siete millones de euros en contratas que ha recibido en los últimos cuatro años la trama Gürtel de distintas consejerías del Gobierno valenciano.

En el sumario del caso Gürtel existen dos conversaciones telefónicas entre El Bigotes y Camps que fueron grabadas por la policía con autorización judicial la pasada Nochebuena y el día de Reyes (6 de enero de este año). De ambas se desprende que entre el presidente valenciano y El Bigotes existía una estrechísima relación.

"Jamás en mi vida he recibido nada de El Bigotes"
Rita Barberá, a través de su jefe de prensa, señaló ayer a EL PAÍS que "jamás en su vida ha recibido ningún regalo de El Bigotes", y añadió: "No voy a dejar pasar así como así que se utilice mi nombre". La alcaldesa subrayó que había hablado con su abogado para que se querelle "contra quien corresponda".

La alcaldesa de Valencia ha salido en defensa del presidente de la Generalitat, Francisco Camps, imputado en la variante valenciana del caso Gürtel por haber recibido dádivas (varios trajes) supuestamente pagados por la trama societaria de Correa y su hombre en Valencia, Álvaro Pérez, El Bigotes.

Barberá comparó los supuestos regalos que recibió Camps con las anchoas que el presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, regala al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, "cada vez que visita La Moncloa". "Todo el mundo sabe que Revilla regala anchoas a Zapatero por agasajo o complacencia", señaló.

Y añadió: "Y vive Dios que las anchoas son un producto caro, bueno pero caro, por lo tanto, son dádiva. Haciendo un paralelismo con el caso del presidente Camps, también están incursos en este artículo [del Código Penal] algunos más. Yo también, probablemente por recibir un ramo de flores. Pero, desde luego, Zapatero por lo de las anchoas de Santoña del presidente Revilla", insistió la alcaldesa de Valencia.
_
Amigos, conocidos y saludados

El PP aplaude las excusas de los imputados y parece que no le importa dejar en evidencia a Camps

LYDIA GARRIDO - Valencia - 19/07/2009

Un argumento domina tres de los cuatro recursos presentados por los imputados de la trama valenciana del caso Gürtel contra al auto del instructor que asegura tener indicios suficientemente sólidos para continuar investigando: cada uno se pagó sus trajes y en el hipotético caso de que hubieran recibido regalos no sería por sus cargos públicos sino por su relación con el PP. Es decir, Francisco Camps, presidente de la Generalitat; Ricardo Costa, secretario general de los populares valencianos; y Rafael Betoret, ex jefe de gabinete de la Consejería de Turismo y actual asesor de la Diputación de Valencia, pretenden que la Sala de Lo Civil y Penal crea que nada tienen que ver sus responsabilidades, relaciones y quehaceres en el PP con el ejercicio de sus cargos públicos.

La posibilidad de los regalos aparece en todos los recursos
El PP confía en que la Sala, de mayoría conservadora, le dé la razón

Aunque todos han admitido por fin algún tipo de relación -amigo, conocido, saludado-, con Álvaro Pérez, El Bigotes, hombre en Valencia del supuesto cabecilla de la trama, Francisco Correa, ha sido Víctor Campos quien ha calificado de más íntima y personal una amistad en la que la asistencia a comidas, bodas y bautizos ha fraguado un contacto que va mucho más allá de los trajes, las corbatas y los eventos varios. Y el PP, que nunca pensó que el asunto tuviera el recorrido jurídico que ha tenido, aplaude esa estrategia de vincular los supuestos regalos a la relación con el partido. Lo hace sin atender a la posición en que queda Camps, quien por activa y pasiva, en las Cortes Valencianas varias veces y en actos públicos otras tantas, ha mantenido que los regalos nunca existieron y que él pagó en efectivo y no guarda factura ni recibo alguno. Es decir, aún en el supuesto de que Camps se librara de sentarse en el banquillo porque su argumento prosperara, quedaría en evidencia que el presidente de la Generalitat ha faltado a la verdad.

En los recursos, con la advertencia de que es como mero supuesto teórico, se reitera que de haber recibido esos regalos, serían precisamente por su vinculación al PP. Por supuesto, ponen en duda la documentación que hay en la causa, se pone incluso bajo sospecha una pericial policial.
Según fuentes jurídicas, ciertamente la única escapatoria al preciso auto del magistrado-juez José Flors es la de desvincularse de la esencia del delito de cohecho pasivo impropio: ser funcionario público. Pero, ¿puede la Sala admitirlos y con ello archivar la causa cuando el pasado mes de abril aceptó la competencia del caso que le llegó de manos de Baltasar Garzón porque entendió que había indicios? ¿Puede ahora estimar unos recursos cuando los indicios iniciales se han convertido en más sólidos tras las diligencias practicadas por Flors? Poder, puede. Y eso es lo que espera el PP. Algunos piensan que para una Sala de clara mayoría conservadora, presidida por Juan Luis de la Rúa, de quien Camps ha dicho que es más que un amigo y que considera que no hay motivos para inhibirse, no sería demasiado difícil. Otros entienden que Flors ha hecho un trabajo de ingeniería fina como para no verse aplastado por quienes son sus compañeros. La Sala, en cualquier caso, recibirá visiones encontradas de los mismos hechos y personajes.

- José Flors. El juez instructor de la causa ha dado la medida de las expectativas a pesar de las muchas presiones que desde su entorno se señalan como incesantes. No forma parte de los corros próximos al poder. Pertenece a la asociación Francisco de Vitoria. Su investigación ha sido, dicen quienes conocen su trayectoria, un nuevo ejercicio de imparcialidad. Se ha visto constreñido por el auto de competencia de la Sala, que limitó las averiguaciones a los cuatro imputados y al cohecho pasivo impropio del artículo 426 del Código Penal. A pesar de esas limitaciones, en el auto del pasado día 6 deja claro que no hay prueba alguna de que alguno de los cuarto imputados se pagara sus trajes. Deja claro que hubo pagos a través de transferencias y cheques por parte de Pablo Crespo, socio de Álvaro Pérez en Orange Market. Y aunque también deja claro que no observa relación con los contratos y adjudicaciones desde la Administración a esta empresa, cosa que no se ha investigado en esta causa más allá de las preguntas realizadas a una treintena de funcionarios relacionados de una otra forma con las mesas de contratación, lo que no hace es separar la condición de funcionario de la del partido.

- José Tomás. Con mayor o menor intensidad, los imputados cuestionan la versión de los hechos del testigo de cargo: el sastre José Tomás. Pero el juez dice que sus imprecisiones (declaró varias veces sobre hechos que ocurrieron desde 2005 a 2008) han sido lógicas y no existe atisbo de ánimo de vengaza en su testimonio. Tomás afirma claramente que nunca vio a Camps pagar los trajes, ni a los demás tampoco. Y con la misma contundencia asegura que había una práctica acordada con Álvaro Pérez por la que se abría una cuenta de pagos pendientes de diferentes encargos, entre los que estaban los realizados a Camps, Costa, Campos y Betoret. El sastre, que tuvo nueve encargos de Camps, según el auto, se encontraba con el presidente de la Generalitat en el hotel Ritz de Madrid y varias veces le recibió en las tiendas de Milano y Forever Young.
- Francisco Camps. "Solo quedan dos escaloncitos", dijo el presidente de la Generalitat cuando conoció el auto del pasado día 6. Lo dijo como el que sabe que un final concreto y favorable le espera en un trámite muy determinado: el recurso ante la Sala de Lo Civil y Penal. De momento, ninguna de las pretensiones de su defensa ha prosperado: no se ha paralizado el procedimiento, no se estimó el recurso a la competencia del caso que dictó la propia sala y el juez ha rechazado su petición de archivo. Por si las cosas no son solo "dos escaloncitos", el presidente ya contempla, siquiera teóricamente, que de haber existido regalos serían por su condición de presidente del PP. De ser así, es tanto como admitir que aceptó las dádivas, las mismas que ha negado desde que estallara el caso.

- Ricardo Costa. "Conocía por referencias al Sr. Pérez porque venía realizando actos del Partido Popular". Así explica el secretario general de los populares valencianos, Ricardo Costa, su relación con quien supuestamente pagó facturas de unas prendas que el auto le atribuye y cuyo abono no consta a su nombre. Costa desvincula su condición de diputado de las dádivas en favor de sus cargos en el PP. Es más, Costa excusa la falta de pago en las continuas llamadas que su secretaria realizó a los establecimientos y que eran contestadas dándole largas por indicación de Álvaro Pérez, que era quien pagaba después.

- Víctor Campos. Es el único suspendido de militancia desde el pasado mes de abril por esta causa. Su intención era admitir los regalos y explicarlos por su estrecha relación con Álvaro Pérez. Las presiones le obligaron a dar un paso atrás. Sin demasiados detalles, niega las dádivas, afirma que le dio dinero a Pérez para pagar los trajes y que entre ambos existía "una amistad (comidas, asistencia a la boda del Sr. Pérez, invitación al bautizo de su hijo...) que no ha sido cuestionada por nadie".

- Rafael Betoret. Niega su condición de funcionario. Define, aunque hay interpretaciones jurídicas contrarias, su cargo de jefe de gabinete como de "relación laboral no regulada por el derecho administrativo". Asegura que se pagó los trajes y explica incluso que, en una ocasión, pidió que esperaran para cobrar a que llegara su paga extra de julio y que, en otra, acordó un pago diferido durante un año. No admite los regalos, pero si los tuvo, fue por su relación con el PP.


Las posiciones de las partes ante el magistrado José Flors

- Fiscalía Anticorrupción. Dos fiscales, las mismas que intervienen en la parte de la causa que se investiga en Madrid, defienden en Valencia la acusación popular. Su pretensión de que declararan ante Flors tres de los imputados de Madrid no ha prosperado. Formalmente, no pretenden ampliar el delito. Pero están atentas a cualquier indicio que dé pie a ir más allá del cohecho.

- Acusación popular. El PSPV-PSOE se personó en la causa después de que declararan los cuatro imputados. Su pretensión de que la información incluida en las diligencias de Madrid en relación con los contratos de Orange Market con la Generalitat se incorpore no ha prosperado. Tampoco ha logrado que declaren seis consejeros autonómicos y seis imputados en la causa de Madrid. El PSPV-PSOE solicita reiteradamente, de momento sin éxito, que se aporte documentación sobre las adjudicaciones y contratos, porque considera que los trajes no son regalos sin intención, sino una práctica perversa que demuestra que compensaban favores recibidos. Los socialistas creen que una investigación más profunda podría desvelar incluso financiación ilegal del PP.

- Ricardo Costa. "Si los inexistentes regalos que se afirman recibidos por el instructor [José Flors] hubieran tenido la finalidad de lograr el agasajo o provocar la complacencia de Ricardo Costa para contar con su gratitud o su favor, dicha finalidad no podía provenir por la condición de diputado a las Cortes Valencianas sino que únicamente tendría sentido por la condición del cargo que ha venido ocupando dentro del Partido Popular". Así lo recoge el recurso de la defensa del secretario general de los populares valencianos. - Víctor Campos. Niega que haya quedado probado que hubo dos encargos y asegura que todo lo que compró se lo pagó a Álvaro Pérez, su amigo, tal como habían quedado con José Tomás.

- Rafael Betoret. Defiende que no es cargo público y que en caso de haber recibido regalos, sería por su vinculación con el PP.
_

Todo un pueblo siguiéndole, votándole y unos mindundis con una fruslería quieren arruinar su pulcra y “honorable” carrera política. ¡Qué desfachatez que declare en un juicio total porque existen 11 evidencias contra él! Total porque ha mentido. Total por meter la mano en la caja de la Farmacia de su mujer (¿tiene separación de bienes?, ¿cómo contabiliza su mujer “las sacas de la cajas”? ¿Quizá como prestamos a proveedores o inversión en I+D+I? Yo me decantaría por “cliente de dudoso cobro”). Total por unos regalitos a su mujer e hija, en fin, todo porque un preso como Correa, jefe de una presunta banda que da nombre a una de las más grandes operaciones policiales contra la corrupción, le haya regalado unas prendas de nada.

La meva lluita, la lucha de Camps -en valenciano- sólo es comparable con la de algunos de los líderes más importantes de la historia. Sin duda su amigo Bernie, el magnate de la Fórmula 1, lo situaría por encima de su añorado y querido Hitler:” Oye querido President, tú, un gran dictador hasta el fin, no te corrompas como hizo mi querido emperador del Reich; tú escribe como él, ríete de las masas como él, y acuérdate que si no estuvieras tú no habría circuito, ah, y apóyate en tu estado mayor”.

Tonta del Bote de Anchoas

A esa misma hora la Tonta del Bote de Anchoas (en su afección 4ª del diccionario RAE), plañidera pública de propias y ajenas desgracias gurtelianas, sigue incansable en su despropósito de confundir hemisferios. “Anchoa is not traje”. Bueno, que siga con sus anchoas, la Tonta del Bote de ricas anchoas Revilla; del bote, bote, bote, ¡sociata el que no bote...en el balcón! La próxima será que sumemos a Camps al martirologio; Camps, el “Martir de los Trajes del Correa”, y ella sin duda poseerá caritativas reliquias en forma de retal arrancado al chaleco de la visita del Papa o del traje confeccionado por el Judas del siglo XXI, el llamado Tomás, el Sastre.

Supuesta portavoz

Unos minutos después, la supuesta portavoz, oh Cospedal, Cospedal y Saénz de Santamaría, apela a la confianza en la justicia. La sinrazón está implantada en este partido. Confianza después de haberle insultado, intentado defenestrar, haberle imputado delitos, arrastrado el nombre por el fango del primero de los instructores de la causa. Que pena, en vez de apoyar a los manchegos, se dedica a mentir, mentir y mentir y todo por una mísera poltrona, vaya ejemplo.

El jefe del partido

Por último el “Gauleiter” (jefe del partido), que como un invitado de piedra, como uno de los enanitos de Blancanieves, asiste al mayor despropósito democrático por parte de un partido que debería ser serio y comprometido con la lucha contra el crimen (¿cuántos casos de corrupción fueron perseguidos en los ocho años del Gran Líder? Pocos poquitos, poquísimos; mejor se indultaba a los protagonistas de alguno de esos escándalos y de aquellos lodos…, ¡ay, Juanito Villalonga, ahora se sabe ya que también eras amigo, con tu hermano, del Benefactor Correa).

Éste si, éste no

Se calla, abre un 902 para gravemente decir aquello de “quién sabrá del futuro de nosotros”, imparte injusticia a su antojo, éste sí, éste no, y las únicas líneas de política o de acción política le vienen dictadas por el diario universal o, para ser más exactos, mundial.

Y sin puro

¡Qué triste queridos compatriotas, todavía se creen algo, que son impolutos, que de financiación ilegal nada! Todo se verá, pero alguna explicación más debería dar sobre aquello que usted, don Mariano, puro en ristre, reivindicó: “Yo eché a Correa” Pero, ¿por qué no lo hizo, por qué no los echó también de los Ayuntamientos y de las Comunidades? ¿Por qué luego siguió contratándolo? Señor, señor, debería aclarar estas cosas usted cuanto antes, antes que se le acabe el puro, no sea que las tenga que aclarar en otro sitio. Y sin puro.

Guttur Profunda

_

La batalla de Flors

El juez instructor del caso Gürtel en Valencia, José Flors, apela a la mujer del César: «No sólo debe ser honesta, sino parecerlo».

REGINAS LAGUNA / VALENCIA

¿Cómo puede el presidente de la Comunitat Valenciana «dejarse regalar determinadas prendas»? Queda «fuera del sentido común» y de «toda lógica», sobre todo «en consideración a su función», apela la defensa del Presidente de la Generalitat, Francisco Camps, ante el Tribunal Superior de Justicia contra la resolución del juez instructor de continuar la causa por un delito de cohecho. ¿Es que entraría dentro de «toda lógica» si el regalo hubiese sido un coche de la marca Jaguar? El defensor de Camps alude a que el «supuesto regalo» consistente en unos trajes de Milano son una «ínfima dádiva» inidónea para «afectar a la función» del Presidente, algo «absolutamente ridículo».

Y el juez instructor, José Flors, le responde —ya lo hizo el 6 de julio adelantándose a la defensa de Camps— que, «aunque el precio de esas prendas pudiera parecer a alguien escaso o aún ridículo en comparación con la magnitud de la función desempeñada por alguna de las personas obsequiadas, esa circunstancia no es excluyente del desvalor de su acción». Por ello, el juez Flors apela a que no hay que relativizar los «valores sociales que las normas jurídicas tratan de preservar», de lo contrario supondría una «degradación de los principios que deben regir la actuación de quienes ejercen funciones públicas».

Los argumentos de las defensas han sido reiterados ante el Tribunal Superior pidiendo el archivo con negaciones de los «supuestos regalos», descalificaciones de los testigos y, como temía el juez, «relativizando» el valor de la «dadiva». La respuesta de Flors fue en defensa de lo indicios suficientes de que hubo cohecho basados en unos hechos que «no consisten en la mera aceptación de un único regalo que se les hubiera podido ofrecer ocasionalmente por alguien». Plazo de cinco días Y, aunque «no hay constancia» de que la finalidad de los que regalaban era conseguir contratos, explica el juez, «lo que parece desprenderse» es que los imputados «encargaron personalmente en distintos lugares y en diferentes ocasiones varias prendas de vestir a medida que eligieron sin pagar su precio, aceptando que fuera satisfecho por un tercero que, además, estaba interesado en la adjudicación de contratos por la Administración de la Generalitat Valenciana». El juez arremetía de nuevo el viernes de forma contundente en el auto de concreción de imputación, paso previo a la apertura de juicio oral que se formalizará cuando pida las partes que formulen el escrito de conclusiones. Este segundo paso del procedimiento del Jurado se puede pedir de forma inmediata, incluso antes de que haya finalizado la práctica de diligencias ya ordenada por el juez. Y así lo comunicaba hace dos días en su resolución José Flors, advirtiendo que, «en su momento, se acordará lo procedente acerca de lo dispuesto en el artículo 27,4 de la Ley del Jurado», es decir, dando «nuevo traslado a las partes a fin de que dicten, en el plazo de cinco días, lo que estimen oportuno respecto a la apertura del juicio oral, formulando escrito de conclusiones».

Más deprisa de lo que parece.

El juez Flors parece querer irse de vacaciones en agosto con el juicio a falta de la fecha, aunque para ello es necesaria otra comparecencia de las partes a través de la Audiencia Preliminar. La ley del Jurado es más formalista que el procedimiento ordinario, cuyos actos procesales son en su mayoría documentales, sin necesidad de que las partes comparezcan ante el juez. Pendientes quedan el recurso de apelación ya remitido a la Sala de lo Civil y Penal del Tribunal Superior, sin que ello suspenda el procedimiento, como así solicitaron las defensas, y el recurso de reforma que, en el plazo de tres días, deberán presentar los letrados ante el juez con lo que no estén de acuerdo de esta última resolución.

Mientras tanto, se espera que la empresa de sastrería aporte nuevas hojas de encargo de Ricardo Costa y de Francisco Camps, y que la empresa de transportes diga si llevó los trajes a sus domicilios. También faltan tiques y documentos de pagos de Castellana de Inmuebles y Locales, la empresa de Cortefiel encargada de los cobros, sobre los abonos realizados por las empresas de Crespo y de Álvaro Pérez. Y todo ello, con apercibimiento de delito de desobediencia si no remiten la documentación. Los cuatro imputados apelan al tribunal Superior contra el auto del instructor

FRANCISCO CAMPS:LOS ARGUMENTOS DEL JUEZ

No hay constancia del pago en metálico

En 2006, el Presidente encargó al sastre José Tomas cuatro trajes a medida en Forever Young, y en 2008, otros dos. «No existe constancia de que su precio fuera abonado en caja y en metálico en el momento de recoger cada uno de los trajes», pues los documentos de pago en efectivo no se corresponden con las prendas ni las fechas. Sí coinciden con el pago hecho por Servimadrid y Orange Market, «con expresa referencia al importe del saldo pendiente que se cancelaba y al apellido Camps».

LAS ALEGACIONES de la defensa

No usa públicamente tarjeta ni talones

El Presidente no podía estar en las «fechas y horas» que constan en los tiques de pagos pendientes en la tienda Milano, nunca autorizó a otro para que pagara las prendas que él adquiriera y pagó en efectivo lo que se llevó de Forever Young. «Incluso en una ocasión, completó la cantidad en metálico un escolta en presencia del chófer. Explicó la razón del pago en metálico y el por qué no usa públicamente tarjeta ni talones, lo que es fácilmente comprobable».

RICARDO COSTA:LOS ARGUMENTOS DEL JUEZ

A la cuenta de Álvaro Pérez

Álvaro Pérez, presidente de Orange Market, «entabló amistad con Ricardo Costa. Desde 2005 la Generalitat Valenciana le ha adjudicado contratos por valor de 6.917.379 euros. Desde 2005, le encargó tres trajes de Milano y, en 2006, tres pantalones, un traje y dos americanas a medida. Hay «constancia documental» de que se pagaron con «dos cheques librados contra la cuenta de Orange Market». En 2007, encargó otras prendas y su importe se incluyó en la cuenta de Álvaro Pérez.

lAS ALEGACIONES de la defensa

El sastre le dijo que le pagara a Álvaro Pérez

Ricardo Costa «nunca ha disfrutado de ningún cargo en la Generalitat», por lo que «no ha tenido responsabilidad alguna en la Administración Pública». A José Tomás, que fue a tomarle medidas a la sede del PP, «únicamente le encargó un traje, que no se hizo a su satisfacción» y la secretaria le llamó «en reiteradas ocasiones para abonarle el importe», siendo el «propio sastre quien le indicó que le entregaran el dinero a Álvaro Pérez». Y así lo declaró el presidente de Orange Market ante el juez.

VÍCTOR CAMPOS:LOS ARGUMENTOS DEL JUEZ

Alguien anónimo saldó su cuenta en efectivo

En 2005, el sastre José Tomás se desplazó al despacho de Víctor Campos, vicepresidente del Consell, donde le tomó medidas y encargó varias prendas que luego le enviaron. En 2006 había pagos pendientes en Milano a su nombre cuyos tiques constan en el inventario bajo la mención «Comunidad Valenciana». También aparece pendiente de pago un chaqué a su nombre, cuya deuda es saldada en metálico en 2007, un minuto después de pagarse en efectivo otra compra pendiente de Camps.

lAS ALEGACIONES de la defensa

Encargó los trajes y se los pagó a Pérez

En 2005 conoció a José Tomás en su despacho de Valencia, por mediación de su amigo Álvaro Pérez, donde le tomó medidas y le encargó varias prendas que recibió en mano de Pérez en varias entregas. Le pagó a Pérez el precio que le decía por las sucesivas entregas de aquel encargo. Hay discrepancia en fechas y detalles de prendas porque el juez le atribuye un segundo encargo negado por Campos. El sastre, que rellenaba los encargos y marcaba el ticket, está imputado por falsedad.

RAFAEL BETORET:LOS ARGUMENTOS DEL JUEZ

«Vamos a hacerle ropa a este señor»

En 2005, Álvaro Pérez acompañó a Rafael Betoret a la tienda Milano en Madrid y le dijo a José Tomás: «Vamos a hacerle una serie de ropa a este señor». Betoret encargó tres trajes a medida, dos abrigos y dos americanas. El importe lo pagó Pablo Crespo, «según el sistema convenido» por éste, Álvaro Pérez y el sastre con un talón «librado contra la cuenta corriente de Orange Market». En 2006, encargó en Forever Young varias prendas que pagó Pérez a través de empresas de Crespo.

lAS ALEGACIONES de la defensa

No tenía competencia para contratarComo Director del Gabinete de la Agencia Valenciana de Turismo, y con contrato laboral, Rafael Betoret alega que no es funcionario ni autoridad pública, por lo que no se le puede aplicar el delito de cohecho pasivo. Por su cargo, tampoco tuvo capacidad para influir en la adjudicación de contratos de la Generalitat Valenciana a la empresa de Álvaro Pérez. Además, abonó las prendas adquiridas en Milano y Forever Young a Álvaro Pérez, que se comprometió a hacer llegar el dinero a las tiendas.

_


Barberá anuncia que se querellará

13:16 Este comunicado surge en relación con la publicación en El País de unas afirmaciones de uno de los supuestos protagonistas del caso Gürtel.

EFE

La alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, ha anunciado, por medio de un portavoz autorizado, que se "querellará contra todos los que su abogado crea oportuno" en relación con la publicación en el diario El País de unas afirmaciones de uno de los supuestos protagonistas del caso Gürtel, obtenidas presuntamente por la policía en escuchas.

El diario publica que Álvaro Pérez, uno de los supuestos implicados en el caso Gürtel en la Comunitat Valenciana, "sostiene en una grabación que compraba bolsos de lujo" para la alcaldesa.

En esa grabación policial, según ese medio de comunicación, Pérez dice que "la regidora no nos da nada, pero tampoco nos hace nada".El portavoz autorizado de Barberá ha añadido a Efe que la alcaldesa de Valencia "sólo hablará de este asunto ante la Justicia".

El TSJCV investiga desde el pasado mes de marzo al president de la Generalitat, Francisco Camps; al secretario regional del PP, Ricardo Costa; al ex vicepresidente del Gobierno valenciano Víctor Campos y al ex jefe de gabinete de la Conselleria de Turismo Rafael Betoret por, supuestamente, hacerse con trajes y otras prendas de vestir presuntamente pagados por la empresa Orange Market, una empresa liderada por Francisco Correa, actualmente en prisión preventiva por el caso Gürtel.

_


Cotino critica la "instrumentalización" de la Fiscalía y la Policía
Álvaro Pérez afirma en una grabación que le regaló un bolso a Rita Barberá
La alcaldesa de Elda niega que contrató con Orange Market

_

Rita Barberá contrató como asesor en la FEMP al hermano del tesorero del PP, Luis Bárcenas

Los contratos los firmó el número 2 de Barberá en la FEMP, Álvaro de la Cruz, imputado en la trama de corrupción

CADENA SER 19-07-2009


Novedades sobre las relaciones de Rita Barberá con algunos de los implicados en la operación Gurtel. Según ha sabido la Cadena SER, La alcaldesa de Valencia contrató como asesor en la Federación de Municipios que ella presidía al hermano del tesorero del PP, Luis Barcenas. Los contratos los firmó el número 2 de Barberá en la FEMP, Álvaro de la Cruz, imputado en la trama de corrupción.


AUDIOS: Rita Barberá espera que Zapatero dimita por las anchoas
AUDIOS: Rita Barberá compara los trajes de Camps con las anchoas de Zapatero
Rita Barberá contrató como asesor en la FEMP al hermano del tesorero del PP, Luis Barcenas
La trama de Correa asegura haber hecho regalos a Rita Barberá
El juez ve indicios de delito y abre juicio a Camps por los trajes
El PP muestra su respaldo a Camps y ordena no hablar del caso
Pacto de silencio en el PP para blindar a Camps
14 imputados en el extranjero en la trama Gürtel
El líder de la 'trama Gürtel' alardeaba de las chicas de lujo que asistían a sus festejos


Rita Barberá contrató en la FEMP a Pablo Barcenas Gutiérrez pocas semanas después de que Aznar ganara las elecciones de 1996. Según los documentos a los que ha tenido acceso la SER, fue un contrato de asesor de 6 meses que se fue renovando hasta que en enero del 98 se le hizo ya un contrato indefinido.


En todos los casos, los contratos los firmó el secretario general y número 2 de Rita Barberá en la FEMP, Álvaro de la Cruz, ex asesor de Cascos. El hermano del tesorero del PP empezó cobrando millón y medio de pesetas por seis meses y pasó a cobrar más de 400.000 al mes a partir del 98. Pablo Barcenas sigue trabajando ahora mismo en la FEMP.


Álvaro de la Curz, imputado en la trama
Durante la gestión de Rita Barberá en la Federación de Municipios, la trama de Correa organizó varias asambleas y se llevó contratos por valor de 800.000 euros. Estos contratos también los firmaba Álvaro de la Cruz, quien según la contabilidad opaca de las empresas de Correa, recibió 30.000 euros cuando era jefe de gabinete del vicepresidente Álvarez Cascos.


No es el primer hermano del tesorero del PP que aparece relacionado con este caso. Juan Carlos Bárcenas era vocal de la sociedad del suelo del Ayuntamiento de Pozuelo cuando se le concedieron varios contratos a la empresa Constructora Hispanica, muy relacionada tambien con la trama. El alcalde de Pozuelo era en aquel momento Jesús Sepúlveda; el marido de Ana Mato y a quien según el sumario, Correa habría regalado al menos un Jaguar.

_


La trama de Correa asegura haber hecho regalos a Rita Barberá

Barberá pedía la dimisión de Zapatero por las anchoas...
La alcaldese de Valencia defendía a Camps con estas palabras el pasado 7 de julio

_

Jacobo Gordon y Blanco Balín estaban al frente de este proyecto
Correa creó un fondo de inversión con conocidos empresarios

ELPLURAL.COM


Nuevos detalles sobre el entramado empresarial de la Operación Gürtel: Francisco Correa, presunto cabecilla de la trama, y Jacobo Gordon, su mano derecha en asuntos urbanísticos y también imputado en el caso, crearon en 2004 un fondo inmobiliario en el que invirtieron conocidos empresarios y constructores que posteriormente recibieron suculentos contratos en áreas donde la trama corrupta tenía gran actividad, como la zona noroeste de Madrid. Entre los inversores suenan nombres como el de José Luis Ulibarri, también imputado en el caso Gürtel. Entre los intermediarios, José Ramón Blanco Balín, íntimo amigo de Aznar y supuesto responsable del blanqueo de los beneficios B de Correa.


Noticias relacionadas
El sociólogo de los sondeos de El Mundo entra en el intríngulis de Gürtel
Los amigos de Agag imputados en Gürtel siguen haciendo negocios
La empresa beneficiada millonariamente por Camps acoge a amigos de Aznar, Villalonga y Alejandro...
Se estrecha el cerco sobre Agag: hasta cinco de los caídos en la trama de corrupción estuvieron...


Entre las muchas empresas dependientes de Francisco Correa, el principal imputado en la trama de corrupción de la Operación Gürtel, apareció en 2004 Real State Equito Portfolio, una especie de fondo inmobiliario en el que relevantes empresarios y constructores invirtieron su dinero por mediación de dos de los principales socios de Correa en la trama: Jacobo Gordon y José Ramón Blanco Balín. Según recoge el digital El Confidencial en una crónica de José L. Lobo, las compañías inversoras solían recibir jugosas adjudicaciones inmobiliarias de los ayuntamientos del epicentro de la trama: Boadilla del Monte, Majadahonda y Pozuelo de Alarcón, principalmente.

Gordon, presidente del fondo

Jacobo Gordon figura como presidente de la entidad en la que Correa no aparece como inversor ni como responsable legal. Gordon, amigo íntimo y mano derecha del yerno de José María Aznar, Alejandro Agag, gozaba de la máxima confianza de Correa, y el empresario llegó ha hablar de él en algunas de las conversaciones intervenidas judicialmente como su mano derecha en los temas urbanísticos e inmobiliarios.

En las zonas clave de la trama

Con el fondo creado entre ambos, el que fuera testigo en la boda de Ana Aznar compró terrenos e inmuebles que posteriormente revendía o desarrollaba obteniendo cuantiosas plusvalías. La actividad de Real State Equito Portfolio se desarrollaba principalmente en las comunidades de Valencia y Madrid y muchas de las compañías en las que tenía acciones de manera mayoritaria estaban ubicadas en los términos municipales donde la trama tenía mayor actividad, como Majadahonda. Precisamente en este municipio Gordon ha mantenido su negocio a través de la inmobiliaria Proyecto Twain Jones, donde intenta vender una promoción de 16 viviendas de lujo cuyos precios oscilan entre 500.000 y 1.100.000 euros.

Blanco Balín, intermediario

Uno de los intermediarios de lujo para conseguir inversores era el también imputado en la trama José Ramón Blanco Balín, íntimo amigo del ex presidente Aznar y consejero delegado de Repsol durante sus gobiernos. Balín está considerado el responsable de la red de blanqueo de capitales de Correa y en Real State Equito Portfolio figuraba como consejero. Su amistad personal con Isidoro Álvarez, presidente de El Corte Inglés, para quien fue asesor fiscal, hizo que el magnate de estos centros comerciales invirtiera en el proyecto.

Las inversiones de Ulibarri

Otro de los inversores ilustres de este fondo es, por ejemplo, José Luis Ulibarri a través de su holding de constructoras Begar. Ulibarri se ha visto implicado también en la trama Gürtel y, desde entonces, su imperio empresarial se ha venido a menos: Begar tuvo que solicitar el concurso voluntario de acreedores y planteó un ERE que dejará en la calle a 203 trabajadores. El fuerte entramado mediático que tiene en la Comunidad Valenciana también se está viniendo abajo: el conglomerado Mediadmed despedirá próximamente al 80 por ciento de su plantilla.

_

Había cambiado su residencia en España por Colombia y Panamá
El juez mantiene en prisión a Correa por riesgo de fuga

Montaba fiestas con chicas para agasajar a los alcaldes
"Las tías eran muy guarrindongas... las de Valencia... las del restaurante..."

_

“A Correa le perdió la boca”
Caso Gürtel: Cerco al PP

JOSÉ MARÍA GARRIDO

Este viernes, Cuatro consiguió algo que hasta ahora no había logrado ninguna otra cadena de televisión. En pleno mes de julio, pasadas las 12 de la noche, es muy probable que la plana mayor del Partido Popular se encontrase frente al televisor viendo Cerco al PP, un documental que recopiló y aportó nuevas informaciones sobre el caso Gürtel, la trama de corrupción que ha destapado las miserias del principal partido de la oposición.

Cuando hace 6 meses algunos medios de comunicación, El Plural entre ellos, desvelaron las primeras informaciones sobre el caso Gürtel, nadie en el PP esperaba que esta trama acabaría afectando a más de 30 políticos, desde el presidente de la Generalitat valenciana al número dos del PP en esa comunidad además de un ex vicepresidente y un ex alto cargo, un ex consejero madrileño y varios diputados regionales, cuatro alcaldes de los municipios más ricos de Madrid, un ex eurodiputado, su padre, el senador y tesorero nacional del partido y un diputado nacional miembro de la dirección del grupo parlamentario del PP.

En común

Todos ellos tienen algo en común: militan en el mismo partido político y están siendo investigados por haber recibido lujosos regalos y enormes cantidades de dinero de parte de un mismo hombre, Francisco Correa.

Le perdió la boca

Si algo quedó claro en Cerco al PP es que “a Correa le perdió la boca”. Durante meses, este empresario fue grabado por algunos de sus allegados sin que él lo supiera. Cuatro emitió ayer algunas de las grabaciones más polémicas que forman parte del sumario judicial. Muchas de ellas se hicieron desde el céntrico hotel Fénix de Madrid, con el sonido del piano de fondo.

Estilo propio

Estos audios, además de destapar los pelotazos urbanísticos, el dinero que obtenía a través de la organización de eventos para el PP, las controvertidas y numerosas inversiones inmobiliarias que llevaba a cabo, el pago de sobornos que realizaba a dirigentes populares, así como el lavado de dinero en paraísos fiscales, ponen al descubierto el peculiar estilo de Francisco Correa y sus políticos más allegados.

“Guarrrindongas”

Por ejemplo, el documental recoge varias conversaciones en las que Correa explicaba como montaba fiestas y “tinglaos” con los alcaldes del PP y muchas “tías guarrindongas” para agasajar a los dirigentes del Partido Popolar.

Picarones

Como apunta el periodista Javier Pérez Albéniz, quizá lo peor de estas grabaciones es que vienen “de aquellos que pretenden tener el patrimonio de la decencia y el decoro. Los políticos de derechas, picarones, tienen estas contradicciones: se pasan el día santiguándose, hablando de las maldades del aborto y los preservativos, proclamando las grandezas de la familia... hasta que llega la noche. Entonces es la hora de las tías guarrindongas”.

jmgarrido@elplural.com

_

“Yo sí pongo la mano en el fuego por Camps”, aunque en Génova “nunca la han puesto por mí”
Aguirre reabre su guerra contra Rajoy

_