dimarts, 18 de març de 2014

Los faberos, una curiosa hestoria de mineros

http://asturtsalia.blogspot.com.es/2014/03/los-faberos-una-curiosa-hestoria-de.html



lunes, 17 de marzo de 2014




Los faberos. Si hai tres díis entrúgenme por quién son los faberos hubiere dicho que cualisquier asturianu qu’esfruta fartucándose de sabrosos platos de fabada. Pero quiso’l destín que camudara n’esi conceutu míu. Esti términu, probablemente despectivu, vien nun informe emitíu pola 241ª Comandancia de la Guardia Civil de Xixón, en data del 25 de mayu de 1962, en plena fuelgona de la minería y la siderurxa asturiana, nel que’l inxenieru xefe de la Duro Felguera en Xixón quéxase al comandante del cuerpu cabezaleru na represión del movimientu fuelguísticu asturianu, de que ta fartu de “los faberos” qu’enllenen el Taller de Llaminación de la Duro por ser los menos daos a negociar el fin del conflictu llaboral (La furia y el silencio, Jorge M Reverte, pag. 227).

Grupu de mineros del conceyu Llaviana a entamos de los años 3. Memoria Digital de Asturias.
Los faberos sedríen aquellos obreros d’orixe rural, que compangaben el trabayu na industria colos llabores agrícolas. Yeren por tantu obreros campesinos, y foron perabondosos nes mines de les cuenques. El fechu de tratase de propietarios de tarrenos y güertes, de pequeñes cabanes de ganáu, facíalos menos dependientes del xornal na mina o nes fábriques, y, polo tanto, más resistentes a les coacciones por parte de los empresarios en fuelgues, al cuntar con fontes d’ingresos económicos y allimentarios ayenos al ruin salariu que ganaben comu asalariaos.

Mineros de la mina'l Fornu Tudela Agüeria 1941. Estes mines piquiñines abasteciense de manu d'obra de la redolada, polo que la mayor parte de la plantilla taba formao por "faberos", los mineros campesinos que compaxinaben el tayu ya'l llabiegu. 

Nos albores de la minería del carbón n’Asturies, a finales del sieglu XVIII, los campesinos esplotaben los filones de carbón que surdían nel trabayu del campu, al roturar tierres o rozar montes. Esti carbón emplegábase en casa y vendíase a los vecinos, nuna suerte de chamiceros primixenios.
 
Tercer Pisu Cantiquín, Capa 41, Grupo Urbiés Mieres Asturies 1956 Foto Gutierrez Archivo Historico Minero

Al dir estableciéndose les primeres esplotaciones industriales de carbón nes cuenques mineres, los empresarios tuvieron que dir tirando d’estos campesinos, poladores ñaturales d’aquellos valles y montes. Estos vieren nos llabores mineros un móu d’aportar a la economía familiar unos ingresos extras, pero ensín abandonar el trabayu campesín. Esta dualidá traxo de cabeza a los empresarios dende’l principiu. Los mineros dedicaben-i a la mina el tiempu que yos sobraba del campu. Y les fuercies. Yeren trabayaores menos productivos que los que lo facíen con dedicación completa. Amás, en époques de recoyer la coyecha, de semar o de dir a la yerba el índiz d’absentismu yera insoportable. Pa terminar de complicar el asuntu, yeren los mineros más reivindicativos al cuntar con una mayor capacidá pa soportar fuelgues prolongaes ensín vese obligaos a doblar el espinazu empuxaos pola fame y la necesidá.

Manifestación del 1º de Mayu llegando a la Cai Campusagráu dende La Villa. Mieres, Asturies. Año 1901 Archivo Histórico Minero

 A la gueta d’una solución, los empresarios mineros foron decantándose pola creación de barriaes o colonies pa mineros, llevándolos a polaciones más urbanizaes nes que alloñar al mineru del trabayu del campu. Al mesmu tiempu, sofitaron la implantación de trabayaores foriatos que carecieran de propiedaes agraries y los dexara talmente en manes de la voluntá del empresariu. Asina foron apaeciendo a finales del sieglu XIX ya entamos del XX los maquetos, coreanos, etc. Nomes despectivos colos que los llugareños referíense a los gallegos, extremeños y andaluces que viníen a los valles asturianos a trabayar na mina a cambiu namás que d’ún xornal.

Mineros asturianos
 Estos inmigrantes d’interior foron pocu a pocu desplazando a los autóctonos y pasaron a ocupar les colonies au vivíen baxo’l control de los empresarios que nun se cortaben d’emplegar un control paternalista total ente la polación, asegurándose mediante medios que güei calificaríamos de mafiosos (guardias armaos, control de los economatos, etc) de la mansedumbre de les mases mineres. Na posguerra esti colectivu viose incrementáu poles nomaes “colonies presidiaries militarizaes”, nes que, ente 1938 y 1951, grandes continxentes de presos republicanos, d’orixe mineru o non, trabayaben en mines nun réxime de semi esclavitú col que el gobiernu permitiayos dir conmutando les penes de prisión por trabayos forzaos, a razón de mediu díi de pena por cada díi de trabayu. Munches empreses obtuvieren grandes beneficios por esta esplotación inhumana que, ente otros pozos, tuvo presente en San Mamés, María Luisa, Modesta o’l Fondón.

Mineros presos del destacamentu penal que trabayaba nel pozu Fondón.

Pero lo ciertu ye que lo raquíticu de los xornales, que nun daben más que pa malvivir (en 1914 estimábase que una familia minera necesitaba de 4,62 pesetes diaries pa vivir, pero’l xornal diariu rondaba les 3,04 pesetes), asina comu les míseres condiciones de trabayu y vida de los mineros desendolcaron en grandes fuelgues comu foron les de 1917 o les más tardíes de 1957 y 1962. Y siguió siendo n’estos grandes movimientos fuelguísticos onde los faberos siguíen representando ún de los pegoyos sobro los que sofitábase la contestación, pues si bien el so númberu decreció, siguió siendo considerable, al tiempu que viose favorecíu pola emigración de manu d’obra minera na segunda metá del sieglu XX a esplotaciones ingleses, alemanes y belgues.  Los que equí ná tiníen taben más predispuestos a facer el fatu y marchar a la gueta d’ún futuru meyor.

En 1962, la cabera de les grandes fuelgones mineres, la privilexada posición d’estos mineros denominaos faberos poles fuerces represives, xunto a la inmensa solidaridá obrera que féxose dueña de l’Asturies industrial, al sofitu del esiliu y la emigración y de les mases proletaries de toa España, permitió prolongar una protesta que surdió espontanea ente siete picadores del Nicolasa el 6 d’abril hasta’l 5 de xunu, nun movimientu que sacudió los cimientos del réximen y que finó con más de quinientos detenidos y docenas de mineros deportaos, con una claudicación de los empresarios mineros ya’l gobiernu a les reivindicaciones económiques de los obreros, ya’l rechazu de que España entrare nel Mercáu Común européu. Nin tortures, detenciones, deportaciones. Nin la declaración del estáu d’esceición n’Asturies. Nin la fame llograron rendir a aquellos homes y muyeres que lluchaben polo de so, por un puquiñín de xusticia y llibertá.

Manifestación de mineros na fuelga del 62
 
En 1957 yeren más de 40000 los mineros asturianos. Güei malpenes quedaran 1500. Ya nun queden faberos. Hailos que siguen colos dos llabores, pero güei el trabayu nel campu ye más una costume, un hobby, que una necesidá. La mina muerre, y d’estes hestories ya nun nos queda más que’l recuerdu.

Hay una lumbre en Asturias
que calienta España entera,
y es que allí se ha levantado,
toda la cuenca minera.

Ale, asturianos,
están nuestros destinos
en vuestras manos.

Empezaron los mineros
y los obreros fabriles.
Si siguen los campesinos
seremos cientos de miles.

Bravos mineros,
siguen vuestro camino
los compañeros.

Con la moda que han sacado
de las huelgas en las minas
todos los explotadores
se van a ver en la ruina.

Últimamente
se están viendo las cosas
más claramente.

Una cosa les deseo
a los dueños de las minas:
que el dinero que nos roban
se les vaya en medicinas.

Son divertidas
tomadas poco a poco
las sulfamidas.

Hay algunos sacerdotes
francamente progresistas;
apoyan las peticiones
de los mineros huelguistas.

Algunos curas
hoy están a las duras
y a las maduras.

Santa María,
haz que empiece la huelga
en Andalucía.

Oh, Virgen Pura,
haz que cuaje la huelga
de Extremadura.

Santa Patrona,
Haz que siga la huelga
de Barcelona.

La policía,
si oyera estas canciones
se enfadaría.

(Hay una lumbre en Asturias, Chicho Sánchez Ferlosio)

Trabayaores del grupu Pocacosa, Valle de San Xuan, Mieres, Asturies. Añu 1921 Archivo Histórico Minero