diumenge, 19 de febrer de 2017

MEMORIA / ECOS. Francisco Pimentel.





(Publicado en Ronda Semanal el Sábado 18.02.2017)

Decía la semana pasada que hoy seguiría con la HUIDA de Málaga a Almería porque tenemos que desmontar el uso de esa bárbara palabra compuesta DES-BANDADA que el fascismo utilizó para denigrar la resistencia, la fortaleza y la valentía del pueblo y los partidos republicanos unidos en su defensa.

Pero lo voy a posponer porque quiero hablar de ecos que ha producido el que Ronda le haya quitado a Franco la medalla de oro y el título de hijo adoptivo. Honor y título que los ciudadanos de Ronda nunca le dieron por su voluntad sino que fue otro de tantos trágalas que desde el ayuntamiento usurpado por los fascistas impusieron a punta de pistola, con nocturnidad y alevosía.

¿Cómo iba Ronda, ni Málaga, a dar tan grandes honores a quien había asesinado un mínimo 1.607 de sus mejores hombres y mujeres y al resto los había esclavizado pauperizándolos hasta límites de muerte por inanición?

De Marisa Peña, víctima y poeta de la memoria, recibo este párrafo que en tan pocas palabras describe la ilusión y la esperanza que abrió la República y el horror y la venganza que desataron los que se habían adueñado de España: “Hubo una vez un tiempo de cerezas que muchos se empeñaron en difamar, olvidar y manchar de sangre y ceniza. Hubo un tiempo de sueños y proyectos, de deseos de cambio y de puños en alto. Luego vino el horror, la deslealtad, la venganza, la represión, la desmemoria y la falsa equidistancia. Pero hubo una vez una España que había perdido el miedo a los caciques, las sotanas y los sables...y pagó cara su osadía.”

De Holanda la artista-activista Jehanne van Woerkom: “Francisco, las fotos de la huía me hacen llorar. No son las fotos, mejor dicho es el sufrimiento atroz del pueblo, sobre todo de los más débiles, los niños indefensos. Con las historias de la Crónica de una huída (que me regalaste) es el espanto inimaginable. He visto las fotos, he leído los testimonios, pero cada año me cae encima lo inimaginable de hasta qué punto los hombres son capaces de cometer atrocidades hacia los otros… Me parece además que sería muy útil e importante de mandar tus observaciones a propósito del uso rechazable de la palabra "Desbandá" más ampliamente: a los implicados, especialmente aquellos implicados de las asociaciones de la Memoria Histórica que suelen de nombrar la huía así falsamente.”

De Sevilla me dice Misoles: "Las busco en cada foto… a mi abuela, a mi tía Paz, a Mamáita con su hermana Lola e hijos… como cada una de ellas sufrió hacia Almería. Los comparo con los refugiados y no veo diferencia alguna… Seguimos padeciendo las mismas guerras y seguimos votando a los fascistas... Ellos no lo hicieron ellos tuvieron que huir por defender sus ideas y morir por ellas, nosotros ni eso... Nos dividimos… La izquierda nunca ganará nada hasta que no se una como hicieron en la segunda república. Los de derecha van juntos siempre a una... así nos va.... Qué pena que todos los muertos del camino hayan caído en balde."

De Ronda Lucas comunica: "En LA HUÍA de Málaga fue donde asesinaron a mi abuelo (soldado republicano) y la pena de mi padre es no saber donde esta enterrado…"

Y así muchísimos comentarios y saludos por la calle de cantidad de ciudadanos rondeños que se han sentido aliviados en sus sentimientos y la esperanza de ver pronto como recuperamos a nuestros muertos y los entregamos a sus familias para darles humana sepultura con la verdad, la justicia y la reparación.

Francisco Pimentel 
Facebook: Memoria Histórica de Ronda