dilluns, 3 de novembre de 2008

Uno de los nuestros: De Rosa admite "cierta demora" del caso Fabra y que se debe agilizar.

_

De Rosa admite "cierta demora" del caso Fabra y que se debe agilizar

El vicepresidente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), Fernando de Rosa, ha reconocido hoy que la causa abierta contra el presidente de la Diputación de Castellón, Carlos Fabra, lleva "cierta demora" y se debe agilizar.

EFE

De Rosa ha realizado esta afirmación tras reunirse en Valencia con el president de la Generalitat, Francisco Camps, y con su sucesora como titular de la Conselleria de Justicia, Paula Sánchez de León, en un acto en el que también ha estado presente la portavoz del CGPJ, Gabriela Bravo.

"De un proceso que lleva más de cinco años en marcha se puede decir que lleva cierta demora", ha admitido el ex conseller, quien sin embargo ha insistido en que desde el CGPJ se va a trabajar por "todos los procedimientos".

Sobre la idoneidad de que el Consell nombre de forma extraordinaria a nuevos funcionarios para los juzgados de Nules -donde se instruye el llamado "Caso Fabra"-, De Rosa ha señalado que debería llevarse a cabo esta incorporación de la misma forma que en otros juzgados donde hacen falta refuerzos.

"Vamos a apoyar cualquier iniciativa de la Generalitat o del Ministerio de Justicia dirigida a agilizar el millón de procedimientos que hay abiertos en esta comunidad", ha subrayado el vicepresidente del CGPJ.
_

La fiscalía reprueba a tres magistrados por "imparcialidad objetiva" en el caso del ex alcalde de Orpesa
_

El presidente de Castellón cargaba a su empresa facturas astronómicas en marisquerías y otros caprichos

Cuando Fabra descubrió el marisco

MARCOS PARADINAS

La investigación que la Fiscalía Anticorrupción está siguiendo contra el presidente de la Diputación de Castelló, Carlos Fabra, no está siendo en balde. A pesar de que nadie, ni siquiera el propio Fabra, es capaz de explicar de dónde vienen tantos ingresos millonarios, al menos sí se va sabiendo qué clase de persona es el político del PP: Un amante del marisco. Así lo reflejan numerosas facturas en las marisquerías más selectas de Madrid y Castelló, a donde Fabra podía ir tres veces por semana y pagar facturas que rozan los 1.000 euros.

Noticias relacionadas
El PP vuelve a silenciar las acusaciones contra Fabra
La cuenta personal de Fabra refleja ingresos astronómicos de origen desconocido o injustificado
Fabra niega que los ingresos investigados por la Justicia sean suyos

Todos estos gastos se desprenden de la información que los peritos de Anticorrupción han conseguido del diario contable de Carmacas, una empresa que fundó Fabra en 2000 y que de la que fue administrador único hasta junio de 2004.

Carmacas S.L.
La empresa Carmacas es oficialmente un sociedad que ofrece servicios de consulta y asesoramiento sobre dirección y gestión de empresas privadas, pero los peritos están investigando si durante sus gestiones, Fabra cobró comisiones millonarias por agilizar licencias de comercialización de la empresa fitosanitaria Naranjax, a través de sus contactos en los ministerios durante el Gobierno de José María Aznar.

Relaciones públicas
Dentro del diario contable de la empresa, bajo el ambiguo epígrafe de “Relaciones Públicas”, se concentran decenas de facturas en restaurantes y marisquerías de alta categoría tanto en Castellón como Madrid. Un ejemplo del tren de vida de Carlos Fabra en aquella época son los ágapes que se daba en 2001, según revela el diario Levante.

Afición por el marisco
El 2 de febrero, Fabra pagó 711 euros en el restaurante Rafael de El Grao de Castelló. Dos días antes se había dejado caer por la catedral del marisco madrileño La Trainera, donde desembolsó casi 1.000 euros en una comida. Y dos días después, el 4 de febrero, Fabra visitaba el exquisito restaurante Rausell de Valencia, para librar tres facturas que en total suman 484 euros. Una cantidad que Fabra cargó a Carmacas.

Alta cocina
El día 26, Fabra siguió con su dieta y se pasó por la marisquería Santa Cruz de Valencia, para gastar una cantidad más reducida, casi 200 euros. Pero el 2 de abril se resarció repitiendo en La Trainera madrileña, donde firmó una factura por 729 euros. Justo una semana después pagó 835 euros en el restaurante Green de Valencia. Ya en octubre, el líder del PP castellonense no dejó pasar una visita a Madrid para pasar por el famosísimo Casa Lucio y gastarse 283 euros.

Cajón de sastre
Las investigaciones de la Agencia Tributaria presentan la empresa de Carmacas como un cajón de sastre que Carlos Fabra utilizaba como un cajón de sastre para sus gastos. Así se explica que el presidente de la Diputación cargara a la empresa 450 euros de compras en Cortefiel Caballeros. O que en los libros aparezca una factura por 3.467 euros a nombre de una agencia de viajes, Mediterraneo Holidays.

Difícil de explicar
Incluso para Fabra tanto movimiento de dinero es difícil de explicar. Hasta 17 veces le han citado para aclarar ingresos que había recibido entre 1999 y 2000. Su único argumento fue que a menudo sacaba grandes cantidades de dinero para tenerlas en su casa e ingresarlas de nuevo en los bancos.

¿Síndrome de Diógenes?
Pero para los inspectores, esta variante inédita del síndrome de Diógenes es insostenible, ya que no tiene sentido que las cuentas de Fabra quedaran al descubierto, generando grandes gastos en intereses, según recoge el informe fiscal de Hacienda. En la última diligencia de actuación, Fabra alegó estar indispuesto y evitó la entrevista con los inspectores.
-->