dijous, 6 de novembre de 2008

Uno de los nuestros: Fabra subvenciona la emisora que acosa al abogado de la acusación

_

Recordem que Prisa no té cap llicència a la CV i que "Levante" va començar el dia 3 les emissions pel canal 23 de TDT.
_

Fabra
Uno de los nuestros: Falsos empresarios intentan t...
Uno de los nuestros: De Rosa admite "cierta demora...
Uno de los nuestros: El PP blinda a sus presuntos ...

_

Fabra subvenciona la emisora que acosa al abogado de la acusación

La diputación tiene suscripciones y contrata publirreportajes con revistas del grupo ultraconservador.

Jordi Ruiz, Castelló

El grupo Intereconomía ha lanzado una ofensiva contra todo aquél que cuestione al presidente de la diputación, Carlos Fabra, imputado por varios posibles delitos. El último episodio ha sido el intento fallido de dos reporteros que, haciéndose pasar por empresarios, trataron de tender una trampa al abogado de la acusación del caso Fabra, invitándole participar en un negocio millonario y ofreciéndole un anillo de diamantes, como informó ayer Levante de Castelló. Este grupo de comunicación, vinculado al sector más conservador del PP, ha recibido en los últimos años decenas de miles de euros de las arcas de la diputación de Castelló en concepto de suscripciones a sus publicaciones y publirreportajes.

Los diputados provinciales reciben periódica e individualmente la revista Trámite parlamentario y municipal -una de las cuatro publicaciones de Intereconomía-, que sale a la venta cada mes con un precio de nueve euros. Época ha sido otra de las cabeceras habituales en los despachos de la diputación, que también hace llegar a los ayuntamientos. El semanario, dirigido desde hace unos meses por el periodista Carlos Dávila, afín al PP, se dirige a un público "de derechas", según se explica en la web del grupo de comunicación.

Los pagos a Intereconomía se llevan produciendo desde hace varios años e incluso han sido objeto de reparos por parte de los servicios técnicos de Intervención por el modo en que se contrataron las suscripciones. Así ocurrió a finales de 2004, cuando el PP acordó abonar la suscripción con Época por 3.749 euros, además de otra factura por 34.800 euros por la publicación en la misma revista de un publirreportaje sobre los atractivos turísticos de la provincia. A cambio de la inyección de dinero público, Carlos Fabra ha encontrado un aliado en los medios vinculados al grupo Intereconomía. El semanario Época salió en auxilio del líder provincial cuando estalló el caso Fabra. Últimamente ha encontrado el apoyo de Intereconomía TV. El pasado mes de septiembre, el canal digital envió a Castelló a pseudoperiodistas ataviados con gafas de sol y gorras para impedir que la reportera del programa de la Sexta Caiga quien Caiga preguntara a Fabra al finalizar el pleno de la diputación. La última entrega ha sido la trampa de dos reporteros de Intereconomía disfrazados de empresarios contra el abogado de la Unión de Consumidores, José Luis Vera.
_

La Generalitat adjudicó cuatro licencias de TDT al grupo presidido por un ex diputado del PP

Víctor Romero, ValenciaEl grupo de comunicación Intereconomía recibió en el año 2005 cuatro licencias de Televisión Digital Terrestre de parte de la Generalitat valenciana. A través de su filial Homo Virtualis el Consell de Francisco Camps concedió al grupo de tendencia ultraconservadora la autorización para poner en marcha emisiones de TDT en las demarcaciones de Alcoi, Elda, Orihuela-Torrevieja y Sagunt. La empresa de comunicación que preside Julio Ariza obtuvo las licencias pese a no contar con presencia previa en el universo de la televisión local en la Comunitat Valenciana. Tres años después de resolverse el concurso, Intereconomía mantiene inactivas las autorizaciones y no ha iniciado el proceso para poner en marcha sus televisiones locales. Sin embargo su canal nacional sí puede sintonizarse en las comarcas valencianas. En febrero de 2008, el grupo de Julio Ariza suscribió un acuerdo de producción para emitir a través de Net TV la televisión digital terrestre que controla el grupo Vocento. ese mismo mes, se conoció un acuerdo por el que se redistribuía la composición accionarial de la Sociedad Gestora de Televisión Net TV. Vocento mantiene el 55% del capital de este operador, mientras que Walt Disney ha accedido al accionariado con el 25% con suministrador de contenidos. Otra filial de Intereconomía Homo Videns es propietaria del 25% del la sociedad y emite por el multiplex de Vocento para el conjunto del territorio español.

Intereconomía también adquirió en 2001 la empresa propietaria de una frecuencia en Sueca Radio Ribera Baixa. Esta sociedad recibió algunos años atrás una licencia con potencia local condicionada a emitir una parrilla que incluyese porcentajes de programación local y en valenciano. Aunque Radio Ribera Baixa, que ocupa la frecuencia 105.5, mantiene instalaciones y una antena en Sueca, su personal y equipos se trasladaron a Valencia. La 105.5 es la frecuencia que Radio Intereconomía emplea para sus emisiones nacionales en cadena en la provincia de Valencia. No ha respetado las condiciones iniciales de programación local y fomento de la lengua autóctona que venían marcadas en la concesión inicial de la licencia. E l registro mercantil recoge como apoderado de Radio Ribera Baixa a José Manuel Díaz Quintanilla, consejero delegado del grupo Intereconomía.

También en el caso de las licencia de TDT concedidas por la Generalitat el pliego de condiciones obliga a emitir un 25% de la programación en valenciano y destinar un 20% a producciones audiovisuales autóctonas.

También en Madrid
El Grupo Intereconomía también se hizo con una licencia de televisión digital terrestre en el reparto de adjudicaciones de la Comunidad de Madrid que preside Esperanza Aguirre. En este caso, no fue de los mas beneficiados, pues la COPE, Libertad Digital o Planeta se llevaron la mayor parte de concesiones locales junto a un nuevo grupo mediático Televisión Digital Madrid, fundada con posterioridad a la convocatoria del concurso por empresarios cercanos al Partido Popular, entre los que destaca Enrique Cerezo.

El presidente de Intereconomía, Julio Ariza, fue diputado con el Partido Popular durante casi una década por Barcelona y hombre de confianza de Alejo Vidal-Quadras. Su grupo edita también dos publicaciones de carácter ultraconservador y ultracatólico, la revista Época y el semanario Alba. Ariza mantiene buenas relaciones con autoridades del Vaticano y es amigo del cardenal y presidente de la Conferencia Episcopal, Antonio María Rouco-Varela.
_

La consellera de Justicia compara el caso Fabra con el del "Prestige"

_

"Época" también cargó contra Ximo Puig

Levante-EMV

La estrategia que ha emprendido el grupo Intereconomía contra los que se consideran enemigos de Carlos Fabra no es nueva. Tiempo atrás, en febrero de 2005, y en este caso a través de la revista semanal Época, se inició una feroz campaña contra el alcalde de Morella, Joaquim Puig, que por aquel entonces ocupaba el cargo de vicepresidente de las Corts Valencianes y que antes, siendo portavoz del PSPV-PSOE en la Diputación de Castelló, había sido un auténtico azote para la gestión de su presidente.

La campaña llegó hasta el extremo poco menos de responsabilizar a Puig de la tragedia de la Todolella, en la que murieron 18 personas por inhalación de gas, y que según dicha publicación fue por una negligencia del ayuntamiento de Morella en la concesión de las licencias para la celebración de la fiesta que acabó con tan dramático balance. La revista afirmó de forma errónea que la Todolella pertenecía al término de Morella, cuando es un municipio con personalidad jurídica propia. Su ayuntamiento estaba gobernado entonces por el Partido Popular y de él dependían las licencias concedidas al albergue.La autora del reportaje, Eugenia Viñes, obvió estos datos y aprovechó la tragedia para cargar contra el alcalde de Morella. "La Ley del silencio, epitafio de los muertos en Todolella". Así tituló su trabajo. Señaló que de "su consistorio partió el permiso para la fiesta en el albergue sin licencia", y presentó a Ximo Puig como una especie de cacique de la comarca. El canal Intereconomía también se hizo eco de aquellas acusaciones y las multiplicó en sus micrófonos. La misma periodista participó en un programa de este medio y fue más lejos en sus palabras contra el dirigente socialista: "El alcalde de la localidad de Morella decidió abrir el albergue para su amigo el del cumpleaños". El locutor del programa de Intereconomía, Antonio Jiménez, remarcó que esta zona castellonense era "como el País Vasco".

Por estas acusaciones y por responsabilizarle de otorgar las licencias al albergue cuando era cosa del Ayuntamiento de la Todolella, Joaquim Puig presentó una demanda civil contra el grupo de la Revista Época y contra la redactora del reportaje, Eugenia Viñes, en defensa del derecho al honor y a la propia imagen. Solicitó 400.000 euros en indemnizaciones. Para este cometido contrató los servicios del abogado José Luis Vera, el mismo que ahora también ha sido objeto de una campaña de desprestigio que ha destapado Levante-EMV. Finalmente, el caso, en manos del juzgado de Vinaròs, está pendiente de recibir un informe de la EGM (Estudio General de Medios) sobre la tirada y la difusión de los medios. Precisamente el retraso en recibir dicha información ha llevado al juzgado a advertir al EGM de un posible delito de obstrucción a la justicia por no entregar los datos. La defensa da por hecha la condena a Época al solicitar el juzgado esta documentación.Cabe recordar al respecto que Ximo Puig ya hizo público entonces que la indemnización que pudiera corresponderle fuera destinada a las familias de las víctimas del desgraciado accidente y que él se conformaba con ver liberado su honor de tamaños infundios promovidos por estos dos medios.
_

"Época" publicó un reportaje que tildaba el caso Fabra de "reguero de insidias" y ""vendetta" de un psicópata"

J.R., Castelló

En diciembre de 2003, estalló el caso Fabra con las denuncias presentadas por Vicente Vilar en los juzgados de Nules. Dos meses después, en febrero de 2004, el semanario ultraconservador Época publicaba un amplio reportaje que trataba de deslegitimar las acusaciones y exculpar a Carlos Fabra. A finales de 2004, la diputación aprobó el pago de dos facturas a la revista que sumaban más de 38.000 euros. El reportaje calificaba de "reguero de insidias" los hechos denunciados por Vilar y aseguraba que respondían a la "vendetta de un psicópata", en alusión al empresario de Artana. Firmaba el texto Xavier Horcajo, quien ejerció de subdirector de Época. Ahora trabaja de director de Intereconomía TV y fue quien envió a reporteros al pleno de la diputación del pasado mes de septiembre para impedir a la periodista de Caiga quien Caiga, Estíbaliz Gabilondo, que preguntara a Carlos Fabra. Desde el diario digital lanacion.es (adscrito al grupo) Horcajo cargó contra la Sexta por "burlarse de un señor (Carlos Fabra) que tiene una minusvalía en un ojo".

Conexión con el PSOEEn el reportaje en cuestión, Xavier Horcajo afirmaba que Vicente Vilar vendía productos fitosanitarios ilegales y los cobraba en negro antes de conocer a Fabra. Incluso recogía declaraciones del presidente de la diputación y del ex ministro de Agricultura Miguel Arias Cañete. La información señala que el caso Fabra ha sido una operación "concertada" por Vilar y el ex diputado del PSOE por la provincia de Castelló Mario Edo.
_

Vera ve la mano de Fabra en el montaje de Intereconomía para desacreditarle

J. Antequera, Castelló

José Luis Vera, abogado de la acusación popular del caso Fabra por la Unión de Consumidores de la Comunitat Valenciana, apuntó ayer la hipótesis de que el presidente de la Diputación de Castelló, Carlos Fabra, esté detrás de la trampa que unos supuestos reporteros de Intereconomía han intentado tenderle haciéndose pasar por empresarios. Además, el letrado y ex magistrado de la Audiencia de Valencia, aseguró que en las últimas horas él y su familia han vuelto a ser hostigados por teléfono.

"La relación fácil es que desde que hablamos de Fabra en el programa "Caiga Quien Caiga", él o alguien de su entorno están preocupados ante la posibilidad de que el caso esté entrando en su recta final y de que se estreche el cerco judicial". Vera aseguró que no tiene nada contra el PP, aunque se siente "atacado por Fabra y otras personas de su partido". "El problema es que Fabra tiene tanto poder dentro del PP que no pueden dejarlo caer por el ruido que puede hacer cuando caiga", añadió.

Cuando el abogado de la UCE se percató de que los dos falsos reporteros querían plantearle una emboscada, se dirigió a ellos para decirles: "Le estáis haciendo un buen trabajo a Carlos Fabra y al PP".

Las presiones que el letrado ha sufrido en los últimos días no se han limitado sólo a la trampa que le tendieron en el Hotel Valencia Palace, sino que han ido más allá: "Un tipo nos llamó a casa hace unos días haciéndose pasar por empleado de Telefónica y nos amenazó con cortarnos la línea. Otro se hizo pasar por médico de un centro de salud de Bunyol y me pidió datos sobre un supuesto expediente médico de mi mujer, cuando mi mujer nunca ha estado en ese centro sanitario", explicó el abogado de la acusación del caso Fabra. Además, ayer mismo un supuesto empleado del Ayuntamiento de Bunyol se presentó en casa de su suegra para recriminarle que esté llevando a cabo unas obras sin licencia, algo que niega el abogado de la UCE. También ayer, dos hombres a los que Vera identificó en un primer momento como los mismos supuestos reporteros de Intereconomía que intentaron proteger a Carlos Fabra de las preguntas de una reportera de Caiga Quien Caiga, se apostaron frente a su casa y le siguieron después con una cámara de video. "Les he dado unos golpecitos con el periódico en la cámara y les he dicho: Vosotros no sois periodistas, sois delincuentes, que es otra cosa muy distinta".

Los dos supuestos periodistas de la cadena privada persiguieron a Vera y estuvieron tomando imágenes suyas hasta que el abogado se refugió en una cafetería. En un primer momento el representante legal de la UCE aseguró que ampliaría la denuncia contra la cadena de televisión para introducir estos nuevos hechos. Sin embargo, a última hora de la tarde de ayer descartó esta posibilidad y anunció la presentación de un escrito de amparo ante el Colegio de Abogados de Valencia. "Y voy a trabajar para desenmascarar la trama que hay detrás de todo esto".

Miedo y acoso
Vera aseguró a Levante de Castelló que durante todos estos días ha sentido miedo al verse acosado por personas cercanas a la cadena de televisión Intereconomía. "Como argumento de una película de Perry Mason no está mal, pero en realidad es patético todo lo que han montado", dijo.

Lamentó que los reporteros de la cadena de televisión privada tomaran el nombre del jurista asesinado por ETA Francisco Tomás y Valiente para contactar con él. "Cuando me dicen que vienen de parte de un hijo de Tomás y Valiente me quedo perplejo, porque yo no conozco a ninguno de sus hijos, aunque entre su padre y yo nos teníamos un mutuo afecto", aseguró el abogado de la UCE.

El trabajo que Vera viene ejerciendo como acusación popular, en nombre de la UCE, en la causa abierta contra el presidente de la diputación, viene siendo activo e incesante desde el año 2003, cuando estalló el escándalo político.
_

La guerra mediática se inició tras los programas de CQC del caso Fabra

J. A., Castelló

Vera, que ejerce la acusación popular en las diligencias abiertas en Nules, fue uno de los invitados a un programa especial sobre el caso Fabra de Caiga Quien Caiga (CQC), en la Sexta, donde hizo algunos comentarios sobre el proceso abierto contra el presidente de la Diputación de Castelló por delitos contra la Administración Pública y fraude fiscal. En aquella ocasión la periodista de CQC Estíbaliz Gabilondo le preguntó, entre otras cosas, sobre los delitos en los que figura como imputado el líder provincial del PP castellonense, a lo que Vera contestó haciendo una exhaustiva enumeración que quedó impresa, en grandes rótulos, sobre la pantalla. Además, el abogado bromeó con la lentitud que arrastra la instrucción de la causa.En ese mismo programa intervino Miguel Angel Campos, periodista de Radio Castelló Cadena Ser, quien pocos días después, en medio de una rueda de prensa, sufrió un duro ataque personal de Carlos Fabra, que fue contestado con una nota oficial de enérgica repulsa por parte de las asociaciones de periodistas.

La pugna entre la Sexta e Intereconomía se inició cuando los hombres de las gafas de sol y el traje negro cubrieron un pleno en la diputación después de que Fabra llamara "hijo de puta" al portavoz socialista Francesc Colomer.

En aquel pleno de la corporación provincial supuestos redactores de Intereconomía reventaron el programa de CQC al interponerse entre su periodista, Estíbaliz Gabilondo, y el presidente de la diputación cuando ella trataba de acercarse al político del PP para formularle unas preguntas sobre las causas de Nules.

Desde ese momento la Sexta dedicó amplios espacios al caso Fabra, entre ellos varios de El Intermedio, que dirige El Gran Wyoming, y Sé lo que hicisteis. El caso Fabra estalló a finales del año 2003, cuando un empresario, Vicente Vilar, acusó de cohecho a Fabra y a otros seis ex altos cargos del PP.
_

Una radio de Intereconomía como regalo navideño

J.R., Castelló

En las navidades de 2003, el presidente de la diputación, Carlos Fabra, agasajó a los miembros de la corporación provincial con una radio digital. El artilugio en cuestión iba empaquetado en una funda con el logotipo del grupo Intereconomía.Con el mismo detalle fueron obsequiados los periodistas que cubren habitualmente la información de la diputación en la tradicional cena de Navidad. El regalo en cuestión fue objeto de comentario irónico porque esa misma noche la Ser se hacía eco de la denuncia del industrial de Artana Vicente Vilar, quien acusó a Carlos Fabra de haber cobrado cantidades millonarias por unas supuestas gestiones encaminadas a agilizar la concesión de licencias de productos fitosanitarios. Fue el detonante del caso Fabra.Uno de los diputados que por aquel entonces estaba en la oposición recuerda que "nos llamó mucho la atención cuando vimos el expediente porque la compra de las radios no era a una de las empresas habituales sino a Intereconomía". La diputación optó por adquirir a Intereconomía los receptores, pese a que se trata de un grupo de medios de comunicación y no una empresa de venta de electrodomésticos o de aparatos de audio.
_

Se hicieron pasar por empresarios para sobornarle y ahora se enfrentan a una denuncia por chantaje, obstrucción a la justicia y amenazas

La policía detiene a dos periodistas de Intereconomía por tender una trampa al abogado que acusa a Fabra

ELPLURAL.COM

El último tiro de Intereconomía le ha salido por la culata. El grupo de comunicación ultraconservador, muy vinculado al PP, envió a dos falsos empresarios –trabajadores suyos- a sobornar al abogado que lleva la acusación contra Carlos Fabra, presidente popular de la Diputación de Castellón imputado por nueve delitos contra la Administración y Hacienda públicas. Los enviados se citaron con el letrado José Luis Vera, y acudieron al encuentro cargados con una grabadora camuflada y un regalo para seducirle. Pero el intento de la cadena de desprestigiar al abogado acabó con la detención de los farsantes y la consiguiente denuncia en su contra. Vera se había olido la trampa y, además de rechazar el anillo con que le obsequiaban, llamó a la policía, que detuvo a los hombres de Intereconomía.

Periodistas de Intereconomía, de guardaespaldas de Fabra
Intereconomía sigue haciendo propaganda a favor de la guerra de Irak
Intereconomía bautiza a Bernat Soria como “Doctor Muerte"
La cuenta personal de Fabra refleja ingresos astronómicos de origen desconocido o injustificado
El PP vuelve a silenciar las acusaciones contra Fabra

El intento de Interecomonía de echar una mano a Fabra ha acabado en una denuncia contra los dos enviados de la cadena. Según informa El País, ayer la policía desmontó una trampa para desacreditar al abogado José Luis Vera, que representa la acusación popular en la causa contra el presidente de la Diputación castellonense. Intereconomía habría enviado a dos farsantes haciéndose pasar por empresarios para sobornar al letrado y grabar la operación. Una encerrona con un único cometido: desprestigiar al abogado Vera.

Vera sospecha…
De este modo, los emisarios del grupo vinculado al PP se hicieron pasar por directivos de una empresa y se citaron con el abogado muy temprano en un hotel. Lo que no sabían cuando se dirigían al lugar de encuentro es que no eran los únicos jugadores de la partida. Vera había sospechado de ellos cuando se dirigieron a él invocando referencias improbables para dos empresarios –entre estos, un redactor de El País decidió buscar la entidad de la que decían venir los improvisados clientes que le solicitaban asesoría financiera. Facsoil Group, la supuesta empresa, no existía ni en el Registro Mercantil ni en ninguna dirección. …

Pero sigue el juego
Lejos de declinar la invitación, Vera alertó a la policía y acudió a la cita. Durante el transcurso de esta, uno de los falsos empresario que se había identificado como Alberto Sánchez Poveda le dibujó un negocio para exportar máquinas a Argelia e Italia a través del puerto de Valencia. Sin venir a cuento, el farsante se definió como socialista, manifestando su temor a que el Ejecutivo valenciano popular –por el que dijo sentir “asco”- le torpedeara. Poco después, preguntó al letrado si tenía contactos en la Aduana.

El “detalle”
Como éste negó poseer tales relaciones, el de Intereconomía echó toda la carne al asador y sacó un obsequio, supuestamente para la mujer de Vera –a la sazón, la ex diputada socialista María Antonia Armengol-. “Un detalle para su esposa”, indicó, enseñando un anillo de oro y diamantes. El abogado, por su parte, rechazó el regalo un par de veces, ante la insistencia de un benefactor que decía querer compensarle por atenderle tan prontamente. Cuando aquel se jactó de que le consideraba un socio, el abogado llamó a la policía.

Grabadora y carnés de Intereconomía
Los empresarios no llevaban DNI: tan sólo una grabadora camuflada en una agenda y carnés de Intereconomía. La trampa acabó con una denuncia de Vera, que les acusa de chantaje, obstrucción a la justicia, amenazas y revelación de secretos. El currículum del grupoNo es la primera vez que Intereconomía se cubre de gloria. El último episodio también tuvo lugar en Castellón, cuando dos periodistas ejercieron de improvisados escoltas de Fabra torpedeando un reportaje de Caiga Quien Caiga. No menos polémicos fueron la propaganda del grupo en favor de la guerra de Irak o las alusiones despectivas al ministro de Sanidad, Bernat Soria, que fue bautizado como "Doctor Muerte".
_