dissabte, 25 d’octubre de 2014

Historias de lucha y exilio desde Francia (II): Rose Marie Serrano.


http://www.cronicapopular.es/2014/10/rose-marie-serrano-embajadora-y-activista-por-la-iii-paris-debe-tener-una-calle-de-los-republicanos-espanoles/


Rose-Marie Serrano, embajadora y activista por la III: “París debe tener una calle de los republicanos españoles”

Historias de lucha y exilio desde Francia (II)

Enriqueta de la Cruz

Periodista y Escritora
Rose-Marie Serrano, hija de Daniel, el protagonista de nuestra anterior entrevista, es activa embajadora de la causa republicana española en la región parisina. Y de nuestra bandera. La lleva a todas partes. Trabaja, en vanguardia, por su reconocimiento y la memoria de los republicanos mucho más que los tímidos partidos de izquierda y las tímidas organizaciones que en España ni siquiera el día de la proclamación del monarca VI salieron con ella a la calle, es más, se dio el alto a propuestas concretas de inundar las calles de Madrid con la tricolor, según fuentes de toda solvencia. Debe ser que “no tocaba”; lo dejaremos para otros 75 años… Ella hace historia y recuerda la historia como una auténtica activista, ante cada viandante que queda sorprendido viéndola sacar un palo y enarbolar en él la tricolor. “¿Qué representa eso?”, le preguntan. Y lo cuenta sobradamente bien.
“Sería importante que el presidente de la República nos invitara a participar, como hacen otras asociaciones internacionales, en las conmemoraciones del próximo 8 de mayo, día del triunfo contra el nazismo, puesto que hubo muchos españoles en las batallas que permitieron ganar”.
“Sería importante que el presidente de la República nos invitara a participar, como hacen otras asociaciones internacionales, en las conmemoraciones del próximo 8 de mayo, día del triunfo contra el nazismo, puesto que hubo muchos españoles en las batallas que permitieron ganar”.
Nos conocimos en 2011, un agosto, en el aniversario de la Liberación de París. Nos dimos cuenta de que sólo lucían en los actos las banderas francesa y americana; faltaba la nuestra. De ahí surgió la idea. Un grupo de españoles descendientes del exilio y visitantes, y de franceses, montamos una pequeña protesta, cantamos la Marsellesa, el ¡Ay Carmela! y otras canciones; explicamos a los secretas que éramos los españoles, compatriotas de los que liberaron París en 1944: División Leclerc, los de “La Nueve” y que teníamos derecho a estar ahí. Nuestra bandera apareció ese día en la tele al nivel de las demás, porque un chico alto la elevó hasta encontrar el foco adecuado de las cámaras. Mientras iban sonando los nombres de los libertadores españoles, la bandera republicana española ondeó en la pantalla de todos los hogares franceses. Luego Rose-Marie y otros descendientes del exilio y emigración y franceses, crearon una asociación: Asociación de amigos de los republicanos españoles en la región parisina y comenzaron a pedir lo justo. Resultado: un año después (2012) ya estaba nuestra bandera en los actos oficiales en la Plaza del Ayuntamiento, por primera vez desde 1944. Otras asociaciones se han sumado y trabajan, reclamando también. Y en 2014, más de 1.000 personas contemplaron encantados cómo las autoridades máximas, encabezadas por el presidente Hollande, rindieron homenaje a los combatientes republicanos españoles. La alcaldesa socialista de la capital, descendiente de españoles, Anne Hidalgo, entre ellas.
Ahora Rose-Marie y los “Amigos”, siempre, ya digo, en vanguardia, están al frente de otra reivindicación importante: que se dedique una calle, plaza o cruce a los Republicanos españoles en la capital francesa como reconocimiento a la lucha que todos ellos llevaron a cabo en la liberación de toda Francia y en la conquista de las libertades para todos los europeos contra el nazismo, el fascismo internacional. Ya hay calle de los republicanos españoles en Bobigny, lo han logrado estos buenos Amigos. Ahora queda conseguirla en París, donde debe estar. Otras asociaciones prefieren hablar de un monumento, pero la calle -razona Rose-Marie- permite un mayor recuerdo cuando se escriban cartas desde todo el mundo y no supone gasto grande para el Ayuntamiento; es más sencillo. Además en París no se cambia el callejero así como así, como en otros lugares, por lo tanto, estaría asegurada su permanencia. Lo cortés no quita lo valiente y yo le digo en aras a la unión de todos, al consenso, que quizá pudiera ser una calle que incluya un monumento modesto que, por cierto, ensalce la lucha y no hable de derrotas (como aquí se estila, en España, porque aquí martirio y escarmiento y derrota son imágenes que quien controla la Memoria prefiere a las del honor de la lucha, que continúa, por supuesto). Como en el Panteón de hombres ilustres parisino, el monumento, en todo caso, debería ensalzar a “todas las glorias republicanas españolas”.  Aprendamos de los ilustrados.
Sería el lugar de encuentro de muchos españoles, que hoy  por hoy, no pueden tener algo así en su propio país pues no está liberado. Rose-Marie es profesora del liceo de Pantin: Lycée Marcelin Berthelot. Es un encanto. Algunos la consideran muy radical y demasiado apasionada, pero digo yo que la guillotina sí que fue algo radical. Resultado: se acabó de una vez con la tontería y a partir de entonces: todos muy finos… En fin, hacen falta guillotinas diplomáticas, no físicas, pero sí radicales. Nosotros también queremos ser un día muy educados y refinados ya que perdimos todas las oportunidades anteriores de Ilustración francesa, por no enfocar bien el problema. Reflexionemos.
Rose-Marie. Te he seguido de cerca algunos días y veo cómo te mueves. Me sorprendes pidiendo firmas por todo París para los republicanos, me sorprendes comprando flores tricolores para los republicanos, llevándoselas al cementerio del Père-Lachaise, donde reposa el presidente Negrín (que estaría aquí si no hubiera habido más víctimas del fascismo en España), y Largo Caballero, y tantos;  donde hay un monumento a “La memoria de todos los españoles muertos por la libertad, 1939-45»” y otro, impresionante, por Mauthausen, Gusen, Ravensbrück y los demás campos nazis de exterminio. Me sorprendes reuniendo lo disperso: al exilio, cada cual con su historia digna de recuerdo, de memoria. Enseñas a los jóvenes qué es y qué fue España. Haces patria lejos de tu tierra, llevas un blog magnífico que es una referencia ya de Memoria Históricahttp://victimasfascismolatorreestebanhambran.blogspot.com.es/Y encima me entero que ya no eres española porque algún cretino con poder os quitó este derecho por “falta de uso”. ¡Es el colmo! Por lo visto el buen uso de la nacionalidad es el de los chorizos corruptos que están llevando al país a la ruina. Bueno, y de paso, se llevan por delante la posibilidad de que votéis, claro, como no sois más que unos republicanos, pues eso, ¿para qué votar, para que se incline la balanza del lado que no conviene? En fin, ¡lo que estamos aguantando! Dime, ¿cuáles son los objetivos de tu asociación y tus deseos respecto a la III República?
Somos amigos de los republicanos españoles de la región parisina. Nos reunimos el 25 de agosto de 2011 viendo que no había ninguna bandera republicana en las ceremonias  de la liberación de París, trajimos una, vinieron personas que estaban por París y que se enteraron por Internet, como tú, y a partir de entonces decidimos que la bandera republicana tenía que representar a los republicanos españoles que estuvieron por Francia luchando, como en París los hubo, por ejemplo y que tenía que estar oficialmente admitida. Entonces, a partir de 2012, hicimos una gran petición internacional y lo conseguimos.
Gran logro que parecía imposible.
Sí,  y entonces pensamos que podríamos seguir haciendo cosas para recordar a los republicanos como, por ejemplo, ir al cementerio del Père-Lachaise donde hay varios monumentos que representan a los deportados, de los campos, etc. Y seguimos homenajeando, por ejemplo a los brigadistas en la avenida la avenida Mathurin Moreau, donde tienen una placa, poniéndoles flores, yendo a los homenajes; pero con los homenajes, es decir, recuerdo del pasado de los republicanos no nos basta, es decir, intentamos estar en contacto con asociaciones memorialistas españolas, los foros por la memoria…, los republicanos, como la Junta Estatal Republicana, y animar a los republicanos españoles a que sigan luchando por la III República, porque nos interesa tanto el pasado como el porvenir, y que los ideales de la II República estén vivos, sean sentidos, y que sigan persiguiéndose por los descendientes, de los cuales formamos parte en la región de París varios de nosotros.
Y por eso paseáis tanto la bandera, no para que le dé el aire precisamente, sino que hacéis una labor muy importante.
Por eso hemos estado paseando, por ejemplo, la bandera por la fiesta de L´Humanité, este septiembre y tratando de contactar con personas a las que interese toda esta lucha.
He sido testigo. Te encuentras a cualquier descendiente o europeo o ciudadano del mundo interesado por la tricolor y comienzas a contactar, a contarle. Por ejemplo, ahora estás recogiendo muchas firmas para que haya una calle de reconocimiento a todos los republicanos, tanto a los que participaron en concreto en la propia liberación de París, como a los que llegaron hasta el nido de Hitler, hasta su bunker, y combatieron contra el fascismo al lado de Francia en África y en tantos y tantos frentes, como a los miembros de la resistencia, , a los deportados, a los que murieron en campos nazis, en fin a todos los que lucharon por la libertad. ¿Cómo va esta recogida de firmas y qué queréis decir a las autoridades francesas sobre eso?
“Nací en España y no renuncié a la nacionalidad; me dijeron que la perdí y no puedo votar. No la volveré a pedir mientras no haya República en España”.
“Nací en España y no renuncié a la nacionalidad; me dijeron que la perdí y no puedo votar. No la volveré a pedir mientras no haya República en España”.
Hace bastante tiempo que pensamos que con la llegada a la Alcaldía de la señora Anne Hidalgo, como es descendientes de españoles, dijimos:tenemos que pedirle que nos ponga algo, una calle…, una avenida, un cruce, en fin, algo para que podamos salir a festejar el 14 de abril y que demos esperanzas a los republicanos españoles, que vean lo que hacemos homenajeando a los del pasado, tanto a los de La Nueve, que ayudaron a liberar París con el general Leclerc, como a los republicanos españoles que estuvieron por Francia en general. Algunos de ellos están todavía por la región de París como Ramiro Santiesteban, quien pasó cinco años en el campo de concentración nazi de Mauthausen ex presidente de la asociación de deportados, como otros que están por el sur de Francia, como el comandante Robert, Soriano, Vicente García Riestra, muchos. También me acaba de enviar su firma la hija de Félix Fraile, que murió en 2012, que tenía mucho entusiasmo por la bandera en los actos, aunque murió antes de que estuviera. En fin, queremos que la calle que nos pongan las autoridades a los republicanos españoles sea un gran homenaje nacional. Consideramos que no basta con un homenaje local. Por ejemplo, si se pusiera una calle a La Nueve no nos bastaría. Aunque sería muy extraordinario, un buen reconocimiento a una parte de los republicanos, para nosotros no sería suficiente, no es suficiente porque hubo muchos republicanos, cada uno tiene su historia, los guerrilleros, los resistentes que no fueron guerrilleros porque no pudieron llegar al maquis pero que también lucharon con ellos, o con Rol-Tanguy, es decir, no todos estuvieron en La Nueve, hubo muchos casos. Por ejemplo, el padre de Ángeles, que tuvo un hermano fusilado en España (tío de Ángeles), pues también consideramos que un republicano español, de todas formas, es un resistente por seguir sus ideales aquí en Francia. O sea, una calle de los republicanos españoles sería para honrar a todos los republicanos y también dar un poco de esperanza a los republicanos en España.
Muchos casos. La emigración económica posterior, en muchos casos, como la interna de los pueblos a las ciudades industriales españolas, tuvo que ver también con la exclusión provocada por el fascismo contra los republicanos, con la imposibilidad de seguir en sus lugares de origen, la imposibilidad de buscarse la vida allí, con el castigo, en fin, también eran represaliados como el caso de tu padre, combatiente, que estuvo en prisión, luego obligado al destierro… ¿Qué te impulsó a ti a tu lucha, a todo esto?
A mi tío Eudaldo, que era socialista, teniente de alcalde en la Torre de Esteban Hambrán (Toledo), le fusilaron con varias personas más en La Almudena de Madrid, y al alcalde, Pedro Caballero, en Talavera, con doce más por lo menos; en fin, hubo una gran represión franquista por Toledo y empezamos a interesarnos por esta lucha pro-republicana yendo al cementerio de La Almudena en 2008. A partir de entonces pensamos que no debíamos dejarlo, que debíamos seguir homenajeando a los republicanos y que todo lo que pudiéramos hacer aquí en París, pues también lo teníamos que hacer. Desde 2008 en adelante, hemos hecho lo posible,  por ejemplo, fuimos a la Alta Saboya, también, estuvimos allí porque hubo también allí un represaliado que escapó de La Torre, pero que fue fusilado por las milicias nazis y de Pétain. Entonces, es una visión global la que tenemos de la represión franquista, de las consecuencias, hasta aquí en Francia, de esa represión.
Es importante esto que dices, igual que es importante tener muy pero que muy claro (por si alguien está pensando otra cosa) que la III República española debe recogeros a todos, y a toda la memoria del exilio y a lo que ha representado esta memoria y representaron todos los exiliados, igual que recoger esos ideales por los que lucharon, que no pueden quedar fuera porque son los ideales de democracia y libertad (nada más necesario y actual). Debe también incluiros a los hijos, a los descendiente en cualquier grado, porque además, sois los que habéis continuado con esa España democrática republicana y libre, los que os habéis impregnado de esa España democrática desde el Golpe y la Guerra y el franquismo y lo que siguió, puesto que los que hemos estado en España hemos sido contaminados de nacionalcatolicismo, no nos educaron como hubieran querido los padres, sino desde la imposición y la represión; hemos sido reeducados con las ideas más fascistas y antidemocráticas posibles, es decir, que sin vosotros España no es completa, porque sois España y lleváis dentro la mejor, la continuadora de la completa democracia. Date cuenta que siguen intentando reeducarnos, hacernos dóciles corderitos, cambiar la historia, siguen imponiéndonos. Tenéis que estar ahí, incluidos, por ésta y por otras muchas razones. Cuéntanoslo cómo llegaste aquí, a Francia.
Mi padre se fue voluntario al Ejército; estaba en las Juventudes Socialistas Unificadas, estuvo en varios frentes, luego fue a la escuela militar y al terminar la guerra en el frente de Extremadura, de Peñarroya, se marchó a Madrid donde estaba su familia. El 18 de abril fueron detenidos, a Yeserías y mi tío Edualdo luego pasó a Porlier y le fusilaron en el 41 y mi padre cuando salió después de tres años, los fascistas de la Torre de Esteban Hambrán no le daban permiso para volver y se fue al destierro a Valencia donde se casó con mi madre que era francesa-valenciana y en el 63, tras un regreso en el 59 a La Torre (por una riada en Valencia) mi tío francés, como tenía una empresa, le dijo a mi padre: veniros para París. Mi padre pidió la cancelación de los antecedentes penales, obtuvo pasaporte y desde ese año 63 aquí seguimos. Hemos ido a España de vacaciones, a ver a los abuelos de Valencia, y a los homenajes de La Almudena.
Y esos primeros años en Francia, ¿cómo los recuerdas?
Pues muy bien, estaba en la escuela Cristino García, de Drancy. El alcalde comunista, Maurice Nilès, era muy buena persona, se ocupaba mucho de los niños, nos regalaba libros con adornos, lazos… Es muy emocionante recordar todo eso.
PRÓXIMA CITA: 8 DE MAYO
¿Qué contacto tienes con otros exiliados aquí, con sus descendientes ?
•“Desde la Asociación de amigos de los republicanos españoles en la región parisina y animamos a los españoles a que sigan luchando por la III República, porque nos interesa tanto el pasado como el porvenir”.
• “Desde la Asociación de amigos de los republicanos españoles en la región parisina y animamos a los españoles a que sigan luchando por la III República, porque nos interesa tanto el pasado como el porvenir”.
Exiliados hay varios y tengo mucho contacto con ellos como con Ángeles, de 80 años que pasó la frontera en el 39 con su madre sus hermanitos (habían sido bombardeados en Reus) y la madre recogió una niña que se quedó huérfana del bombardeo; se la llevaron con los tres hermanitos de Ángeles; después, el padre, que había conseguido trabajo en una alquería pidió y pudo contactar con su familia y recobraron un poco de paz, trabajando mucho. Otro compañero muy simpático es Luis Marqués, de 93 años, que nos llamamos por teléfono mucho, que estuvo de enlace en la frontera de los Pirineos; hay otro amigo en Marsella: Toni Bertolini, que nos ayuda mucho porque cree mucho en la República porque él vivió la ayuda a España sindicalmente, era capitán de Marina y tiene 90 años. Juani y Valentín Martínez, también; él hijo de un fusilado en el 36, de unos jornaleros que fueron fusilados en Cuenca. Hay una placa en el cementerio de Cuenca por todos los fusilados, gracias a una asociación ARMH de Cuenca, que lo logró. Es primo de Eloi Martínez, de la asociación por el recuerdo del exilio republicano en Francia (Association pour le Souvenir de l’Exil Républicain Espagnol), con el que también hemos tenido bastante contacto. Vino a la inauguración de la calle de los republicanos españoles en Bobigny, que logramos que pusieran una calle aquí, en esta ciudad, ahora tenemos que lograrla en París.
Creo que sería importante celebrar esto para el 8 de mayo próximo, que se conmemora el final de la Segunda Guerra Mundial, el triunfo contra el nazismo. Sería importante un nuevo encuentro de españoles y franceses ese día.
Sería importante que, como hacemos desde hace tres años, que ponemos flores y decimos algunas palabras de recuerdo delante de las autoridades en la plaza del 8 de mayo del 45 de la Courneuve (estamos muy contentos de que las autoridades nos acojan y nos lo permitan), lo hiciéramos en París. Lo ideal sería ir al Arco del Triunfo con las autoridades, con el presidente de la República y que los republicanos españoles estuvieran representados también con su bandera, que estuvieran admitidos a poner flores como las demás asociaciones internacionales que ya lo hacen; que estuviéramos invitados por el presidente de la República a hacer lo mismo puesto que hubo españoles en las luchas. Para representar a todos la bandera de la República española es ideal.
¿Estáis pensando pedir alguna cita conjunta todas las asociaciones implicadas con las autoridades para formalizar la petición?
Tal vez pidamos apoyo a otras asociaciones si tienen este objetivo para conmemorar el 8 de mayo del 45. Y si no nos apoyaran también somos capaces de escribir en nombre de los Amigos de los Republicanos españoles de la región parisina.
Tú ahora, Rose-Marie eres profesora en un Liceo, el Marcelin Berthelot, en Pantin, donde he ido, porque me has invitado a encontrarme con los alumnos, y te lo agradezco mucho; ha sido una experiencia muy interesante. Hemos contado a los chicos lo que deben saber sobre fascismo, España y el porvenir de la Humanidad, los avances que representaron la República y otros desarrollos educativos anteriores como LaEscuela Moderna de Ferrer i Guardia. Hemos hablado de cómo un día fue posible el respeto a los niños y a los jóvenes y la realización de los sueños gracias a un puñado de generosos republicanos, y cómo, ahora, en este mundo nuestro, tenemos que caber todos, pues no hay generaciones perdidas ni se pueden admitir que digan los poderosos corruptos esas indecencias que dicen. Todos tenemos que tener un futuro, no sólo los hijitos de los reyes, bastardos o no. He intentado explicarles lo que es y supuso nuestra República y el atraso que llevamos con Los Borbones, desde que llegaron los reyes extranjeros con Los Austrias primero, de lo que ya habló Blasco Ibañez en su magnífica obra: La Catedral. Y cómo el rey actual tiene que dejar el trono y si quiere quedarse en España, estupendo, como un ciudadano más, y si quiere trabajar en política, pues que se presente a elecciones y si de verdad ha leído mucho a Montesquieu –como dicen-, pues que lo aplique, sea cabal y racional y nos haga el gran beneficio de regalar la corona a los pobres, que hay muchos en las calles de España. Si, por el contrario, quiere enseñar a sus hijas naturales su reino, pues que las lleve a ver la valla de Melilla, donde se desgarra a los hombres que buscan su futuro para que así vea lo que pasa en su reino, y no tanto a Mallorca, donde las bonitas playas no son la realidad que afrontan los niños que se van sin comer al colegio, y más del 50% de los jóvenes parados en España. Hemos hablado de poetas, de Hernández y de Lorca, montado en su borrico para enseñar teatro en los pueblos remotos; de Machado, que reposa en Francia como dos de nuestros presidentes de Estado, y como miles y miles de españoles, un síntoma de no normalización democrática. Hemos hablado de los 30.000 niños robados en España y de las fosas de la vergüenza y del exterminio de españoles en los campos nazis. Y más… Agradezco mucho al director del liceo, a Olivia, otra profesora encantadora que nos acompañó y que sumó a sus alumnos, y a ti, la oportunidad. Y a los chicos, la escucha atenta, el interés y su participación viva. Son estupendos, díselo de mi parte.
Sí, ya han participado en clases autores, historiadores, etc. Invitamos al escritor Alfons Cervera, que dio una conferencia a los alumnos y habló de España, de su afán por la República, del pasado y del porvenir, y fue muy ameno; también a Evelyn Mesquida, periodista, autora de La Nueve, a hablar de ello, fue muy interesante. Tengo también la intención de que venga Pascal Gabay, a cantar sus preciosas canciones sobre los brigadistas y los republicanos y también tengo prevista alguna conferencia sobre los brigadistas a la que vendrán este otoño, no sé si vendrá Claire Rol-Tanguy, u otro.
Pues qué bien, tus alumnos, desde luego, no ignoran la historia de España. Así debía hacerse en todos los institutos españoles, porque no todos los profesores se implican y no en todos se conoce la verdad, más bien al contrario. La historia no está bien escrita ni contada, aún, aún…
Tienen que aprender.
“Queremos que la calle que nos pongan las autoridades francesas a los republicanos españoles sea un gran homenaje nacional a todos los que lucharon”.
“Queremos que la calle que nos pongan las autoridades francesas a los republicanos españoles sea un gran homenaje nacional a todos los que lucharon”.
Oye, tengo otra curiosidad, había una librería en París, muy importante. Juan Goytisolo, al que admiro sinceramente, relataba cómo: la Librería Española de Antonio Soriano del 72 de la Rue de Seine, fue durante décadas el punto de cita obligado de todos los exiliados españoles del 39 y los viajeros de la Península de paso por París: desterrados y visitantes ávidos de lecturas vedadas por el franquismo nos reuníamos en ella como en un café”. ¿Qué ha sido de ella?
Sí, la librería de Antonio Soriano, que le pusieron una placa en la Rue de Seine por haber creado esa importante librería. Fue fundada en 1948 por Antonio Soriano, republicano exiliado. Luego fue desplazada al barrio de Montparnasse, a la Rue Littré, y allí hubo un encuentro con Progreso Marín que recuerdo bien. Estuvimos en varios encuentros como éste, con personas como Progreso y con Sonia Soriano, hija de Antonio, que también es amiga nuestra. Fue una librería muy activa, muy importante. Allí estaba la bandera republicana, en la vitrina. Cerró hace dos años, pero  Sonia Soriano sigue teniendo un blog y su contacto sigue llamándose La Librería Española.
Pues es importante acercarse a esta librería que de alguna manera sigue viva. Ojalá que se retome algún proyecto parecido, y de mi experiencia de estos días en París he sacado otra conclusión y animo a editoriales, por ejemplo, a hacer una colección que tendría mucho éxito, con lo que todos los exiliados y descendientes tengáis que contar, porque al otro lado de los Pirineos ignoramos mucho, la verdad.
Había otras dos españolas importantes: una en el bulevar Saint-Michel, y otra más, la de Ruedo Ibérico.
¿Qué?, ¿quieres añadir algo más Rose-Marie?
Pues concluir que nuestra meta es animar a los republicanos; les digo que no se desanimen en España, que sigan persiguiendo también esa meta de recuperar la República y de animar a Los Borbones a marcharse, a dejar España.
Sin que os los devolvamos…
Devolverlos a nosotros, tampoco (sonríe), porque aquí tampoco nos interesan. Pues eso, y si las autoridades francesas reconocieran el papel de los republicanos españoles, tanto el 8 de mayo, como el 25 de agosto, todos los años y no solo cada 10 años, muy bien, mientras sigan supervivientes, además… que son muy mayores y cada vez, lógicamente, van menos. Por eso nos reunimos nosotros frecuentemente en las calles que los recuerdan, como es el caso de Cristino García, y en otras calles, porque hay varias en todo París con placas, por ejemplo, como la placa a Julián Grimau, en Drancy, donde nos reunimos también. Nos gustaría mucho que se hiciera algo por el presidente Negrín, que no se hace nada; también fuimos a llevarle flores en el cementerio del Père-Lachaise. Si pudiéramos iríamos a ponérselas a Azaña, a Montauban, ya le enviamos un ramo de flores… Y nos gustaría ir a ver el colegio Azaña en Montauban.  Procuramos hacer más encuentros. Por ejemplo, no fue posible el que quería José Camacho, de Extremadura, del pueblo El Gordo (Cáceres), donde fusilaron a toda su familia los falangistas (sólo le quedaban dos ancianos familiares) y que él vio la matanza, aunque no podía contarlo porque es sordomudo pero nos contaba que una palabra que le infundía mucho pánico es “Guardia Civil”. Pues él, que podía haber sido nuestro presidente, ya murió, y tenía el sueño de conocer al comandante Robert, pero murió y no pudo ser.
Mira, una anécdota que voy a contarte para cerrar: yo encontré una pareja de hombres en Londres, hace algunos años que, al oírme hablar en su idioma, me preguntaron qué tal seguíamos por España, y me aseguraron que ellos no pensaban volver mientras no hubiera normalidad… Yo les dije: “pues vuelvan, ya hay democracia, ¿no se han enterado? Y ellos me respondieron: “Ya, democracia, sí, pero creo que sigue la Guardia Civil, ¿no?”.
Me dio mucho qué pensar; quizá soy yo quien no me entero, Rose-Marie. “Pues no, no volvemos…”. Que entre todos encontremos el modo de normalizar el país que amamos. Un abrazo y hasta siempre. Sigue fuerte en tus luchas, que es la de los hombres y mujeres que quieren lo mejor.
Confesiones biográficas:
Le pregunto cómo es que una española como ella no es española.Nos dice Rose-Marie:
Nací en la Torre de Esteban Hambrán, de padre español, de madre francesa. Llegué aquí, a Francia  a los 7 años; era pues, española. Constaba mi nombre en el pasaporte de mi madre también española (de padre y esposo), aunque aquí, era francesa.
Así lo fui hasta que a los 18 pedí la nacionalidad francesa y me dijeron que ya era francesa por serlo “de madre y abuela”.
Cuando en las últimas elecciones quise votar, la funcionaria  con la que caí en el Consulado me dijo que no lo podría ya hacer que “por no usar la nacionalidad española ” (de los 7 a los…50 y tantos) “la había perdido”. Soy ya, pues, únicamente francesa. No me parece normal que “se pierda” la nacionalidad de uno de tus padres. Debería ser posible guardar ambas. No renuncié a la española, la perdí sin hacer nada o por no hacer nada… No la volveré a pedir mientras no haya República en España.
Pues para mí, y creo que legítimamente es así, eres española, Rose-Marie.
Sí, pero republicana española

02_04_Enriqueta