divendres, 27 de juny de 2014

CeAQUA. 25/06/14.



Posted: 25 Jun 2014 02:42 AM PDT
Las suscriptas Adriana Fernández e Inés García Holgado, en nuestro carácter de querellantes en la causa seguida en nuestro país contra los criminales franquistas (en trámite por ante el juzgado Criminal y Correccional Federal N° 1 a cargo de la Dra. María R. Servini de Cubría), repudiamos enérgicamente las palabras expresadas por el ex presidente Eduardo Duhalde exigiendo además, una disculpa pública a los familiares de las víctimas que, amparados en el principio de Justicia Universal, iniciamos esta causa única en el mundo en busca de justicia por los delitos de lesa humanidad y /o genocidio cometidos por el franquismo luego de décadas de total impunidad y silencio absoluto amparadas por quienes obstaculizan e impiden que salgan a la luz la verdad de los hechos ocurridos.
Por otra parte, hacemos saber al señor ex presidente, que el genocidio franquista no pertenece a un sector de la sociedad española, sino a todo el país dado que más de 114.000 víctimas se encuentran todavía en fosas comunes.
Finalmente, nos ponemos a disposición para remitirle el texto de la querella presentada en la Argentina, dado que sus fundamentos no solamente constituyen una lección jurídica sino histórica.
Adriana Fernández – Inés García Holgado
Posted: 25 Jun 2014 02:33 AM PDT
Treballar per la veritat, la justícia i la reparació és tenir memòria. Molts poden dir que la memòria és selectiva i nosaltres… direm que és cert, això és una realitat inamovible a l’estat espanyol. Els hereus del franquisme que es perpetuen al poder només volen recordar els seus morts elevats a màrtirs, ells van fer la seva cruenta creuada contra la democràcia. Però aquests i molts altres que es consideren fins i tot fills polítics d’aquells que van combatre el feixisme fins el seu últim alé ignoren el patiment de les víctimes del franquisme més enllà d’un copet a l’esquena. Aquests “republicans”, després s’inclinen davant el símbol que representa el lligat i ben lligat del dictador, una entitat que no ha estat votada per ningú.
En el cas dels antifeixistes i els seus descendents sanguinis o ideològics, la memòria ha hagut de ser reivindicada a cop d’arxiu i investigació tractant amb un estat que moltes vegades fa de custodi enemic que no vol que la veritat sorgeixi a la llum. Com exemple, els Papers de Salamanca. La nostra veritat ha estat contínuament qüestionada i s’ha qualificat de rancúnia. Hem hagut de certificar cadascuna de les nostres paraules per a fer valdre les nostres raons i encara així els nostres testimonis són minimitzats, enfosquits i arreplegats.
Però aquells que no volen que res canviï tenen un greu problema i és que la nostra memòria és indoblegable i recorda com si fos ahir que sota la dictadura feixista espanyola es va construir aquesta realitat monàrquica. Ho van fer com si es tractés d’un temple on hem de claudicar en termes de fe. La gràcia del seu déu continua legitimant un estat de coses que no tenen cabuda en una societat realment democràtica.
Ens han volgut vendre el rei “saliente” com un ultra heroi que ens va salvar de nosaltres mateixos sent el garant del progrés “nacional”. Ara ens deixa el seu fill per a continuar la tasca que ens etiqueta a tots com a menors d’edat polítics sense criteri per a decidir el nostre futur. Aquesta segona transició és encara més perversa perquè ara la gent és conscient de la manipulació i vol votar. Amb el nou rei es vol tapar les urnes on hem de dipositar el nostre rebuig a continuar castrats i censurats. Ara és l’hora de decidir moltes qüestions que ens defineixen com a ciutadania que vol ser lliure encara que la normalitat democràtica constitucional bipartidista defensi la no alteració de l’anomalia que constitueix l’estat espanyol.
Ens volen convèncer de què aquest nou rei no és hereu dels fantasmes del passat encara que es passegi en el Rolls del General Franco, saludi des de la plaça d’Orient o es detingui a gent al seu pas per portar la bandera tricolor. Però aquesta mentida no passarà per molt que es repeteixi a tots els mitjans de la Cort. El tron on seurà l’últim Borbó estarà marcat pel seu origen perquè és el mateix on va seure el seu pare i que li va regalar el dictador per a perpetuar el seu triomf sobre la República per secula seculorum. Un testament sagnant que arrosseguem per a no deixar-nos passar pàgina. Però està per escriure el penúltim full: el de la veritat, la justícia i la reparació, el de les repúbliques.
El monarca en el seu primer discurs va tenir un record per a les víctimes del terrorisme però no va tenir ni una paraula per a les víctimes del terrorisme d’estat franquista i menys per a les de la transició. És lògic, les nostres víctimes són la prova fefaent de què la seva corona no és legítima.
La nostra memòria no té rei i mai serà súbdita ni s’agenollarà davant els que ens neguen els nostres drets: els drets humans.
El dissabte 28 de juny a les 12 hores us esperem a la Plaça Sant Jaume com fa més de cinc anys.
No pot escollir príncep
qui vessa sang,
qui ha traït o roba
o qui no alça
a poc a poc el temple
del seu treball.
Amb el foc primer cremes
la llibertat.
Salvador Espriu
Posted: 25 Jun 2014 02:28 AM PDT
1.- Convocatoria
Después de la conferencia del 15 de Mayo 2014 organizada por l@s Indigand@s Españoles en Ginebra y el Movimiento político solidaritéS, con la participación de Soledad Luque y José María Galante “Chato”, una serie de personas manifestaron su deseo de construir en Suiza un Colectivo de apoyo a la querella Argentina y contra la impunidad de los crímenes franquistas.
Una invitación firmada por diversas personas de 4 cantones (autonomías) invitaban a una reunión para constituir este colectivo. La reunión tuvo lugar el martes 10 de junio. Alrededor de 30 personas estuvieron presentes y algunas más, que no pudieron asistir a la reunión, pero que expresaron su deseo de participar en este proyecto,  también invitamos a esta reunión a Chato.
2.- Desarrollo del encuentro.
Chato nos contó el origen de la querella y el estado actual de la misma, así como el proceso de constitución de diferentes comités de apoyo que han surgido por toda la geografía del Estado español y en Argentina. La constitución de un comité en Suiza sería el primero en Europa. Por último nos propuso algunas tareas a desarrollar en Suiza en colaboración con la Coordinadora estatal.
Después de esta intervención Jean-Michel Dolivo, diputado cantonal de Vaud y abogado en Lausana, y un representante de la asociación de juristas progresistas del cantón de Vaud, nos presentaron la situación legal del derecho jurídico suizo para poder participar eventualmente en la Querella Argentina. La situación es bastante compleja y difícil, pero no imposible, hay algunas puertas que nos permitirían entrar, debemos estudiar todas las posibilidades de encontrar un caso con el que abrir un proceso en Suiza, o participar en la Querella Argentina presentando denuncias en consulados de este país.
A continuación tuvo lugar un debate en el que se trataron distintos aspectos y a partir del cual se aprobaron las siguientes propuestas:
a) organizativas
-        Crear formalmente un Colectivo que se llamará: “Colectivo Suizo contra la impunidad de los crímenes del franquismo”. Tendrá entidad jurídica y se inscribirá en el registro de asociaciones.
-        Se constituyó un Comité formado por todas las personas que lo deseen (alrededor de 10 personas se apuntaron) para coordinar el trabajo entre reuniones del colectivo.
-        Por el momento Juan Tortosa coordinara el Colectivo y el Comité.
b) próximas iniciativas
-        Se hará en muy breve tiempo un Manifiesto público, que podrá ser firmado por personas a título personal y por colectivos y asociaciones, de apoyo a la Querella Argentina y en solidaridad con las víctimas. Se hará público en los días que antecederán a la presentación del Informe sobre España en la Comisión de Derechos Humanos a la ONU en septiembre.
-        El día que se presente el informe sobre España en la Comisión de Derechos Humanos de la ONU, en septiembre, habrá un acto público en la calle (delante del palacio de las Naciones Unidas) y por la noche se harán actos en las ciudades de Ginebra, Lausana y Zúrich o Berna, con l@s delegad@s que vendrán de España.
3.- Contactos
Para profundizar en esta perspectiva, al día siguiente hubo un encuentro con una ONG radicada en Ginebra, que desarrolla su actividad en el campo jurídico y se especializa en justicia universal. En ella participó Pierre Bayenet, (abogado y candidato a procurador en el cantón de Ginebra), Juan Tortosa (del Colectivo Suizo contra la Impunidad de los crímenes franquistas) y Chato de CeAQUA. Nos confirmaron que las leyes Suizas a este respecto son más restrictivas que las de Argentina, pero que hay algunos resquicios, que se pueden trabajar. Se decidió seguir en contacto y colaborar en la búsqueda de posibles casos  que permitieran iniciar alguna actividad judicial en Suiza.
La próxima reunión tendrá lugar el martes 26 de agosto à 19h00, en la Maison des Associations, (salle Sidou)

Posted: 25 Jun 2014 02:11 AM PDT
Francisca Mas, de 87 años, hija del alcalde republicano de Montuïri, Joan Mas, asesinado por falangistas en 1936, recuerda el crimen y las penalidades que vivieron.
Biel Gomila. Montuïri “Estoy muy contenta de que hayan hallado los restos de las tres personas de Maria de la Salut en el cementerio de Sant Joan. Ojalá que a nosotros nos ocurriera lo mismo. Mañana iré a Sant Joan. ¡Lo que daría por encontrar los huesos de nuestro padre y colocarlos junto a su mujer y familiares en la tumba del cementerio que él mismo hizo construir”. Con estas palabras nos recibió Francisca Mas Mesquida, de 87 años, la mayor de las cuatro hijas de Joan Mas i Verd, el alcalde republicano de Montuïri entre 1931 y 1936 que fue asesinado por los falangistas el 3 de septiembre de 1936, a la edad de 36 años en Palma, en las proximidades de la carretera de Sóller.
Junto a Catalina Moyà de 80 años, hija de un militante del Partido Socialista de Capdepera –que también murió a manos de los represores– respondió el pasado jueves a las preguntas que, en el juzgado de instrucción de Manacor por exhorto, les planteó la magistrada argentina María Romilda Servini de Cubría, que investiga una denuncia formulada por familiares de las víctimas durante el franquismo.
“Mira que tener que venir gente de Argentina para investigar los hechos, cuando la gente de aquí no ha querido hacerlo”, comentó tras subrayar que el juez de Manacor le había dejado expresarse en mallorquín y que la magistrada había quedado en Madrid para tratar temas relacionados con la investigación. “Ahora ya me puedo morir, ya que se sabrá todo lo que ocurrió. Antes no podía hablar”, confiesa.
“Me olvidé de explicar en el juzgado que habían venido a buscar a nuestro padre cuando él se hallaba solo. Seguro que lo vigilaban. Mi madre estaba en la caseta y las hijas en casa de los abuelos. Abrieron con unas llaves falsas. Se lo llevaron. Mi madre le portó la cena a la casa consistorial. Él no quiso comer. Dijo que le habían pegado y que le habían preguntado si tenía armas a lo que había contestado que nunca las había poseído”.
A las diez de la noche del mismo día lo trasladaron a Palma, no sin antes pasar delante de su casa. El alcalde democrático llamó a su esposa por su nombre. “Margalida, mi madre, le preguntó: Juan, ¿eres tu? Esta mala gente, hijos de… , alcabotarros, lo hicieron con la intención de hacerles sufrir todavía más”. Días más tarde supieron que lo habían asesinado y encontrado muerto en la carretera de Palma a Sóller, a la altura de Son Pardo.
Francisca –que entonces tenía diez años– no pudo ver a su padre porque ella estaba en el campo cuando lo secuestraron. Cree que lo mataron el mismo día. Recuerda a su padre “como un hombre alto, muy guapo, la mejor persona de Montuïri. Ayudaba a todo el mundo tanto si pertenecía a uno u otro bando; se compadecía del necesitado y daba trabajo de picar la piedra para hacer las carreteras a la gente pobre”. Un “Ai, mon paret”, le sale de lo más profundo del corazón.
Culpa al rector del pueblo, “don Gori Barceló”, como principal instigador de los hechos: “No quería las escuelas públicas que mi padre había conseguido tras desplazarse expresamente a Madrid. El cura pretendía que la gente fuese tonta, que no estudiara tanto tiempo. Yo no perdono a nadie de los causantes, ni lo haré incluso a la hora de mi muerte. Si éstos han de ir al infierno que se quemen con los que están allí”.
Joan Mas i Verd dejó viuda a Margalida Mesquida Mayol –con quien había contraído matrimonio cuando ambos tenían 25 años– y a cuatro niñas huérfanas: Francisca, de diez años; Joana, de ocho (la madre de Pere Sampol Mas, exvicepresidente del Govern de les Illes Balears); Margalida, de seis años; y Maria, de dieciocho meses.
Fue precisamente la mayor a quien en Palma entregaron el certificado de defunción de su padre, fechado el 15 de septiembre de 1936, y en el que consta que “Juan Mas Verd, de profesión campesino, casado con Margarita Mesquida Mayol, fue hallado cadáver en la mañana del día 3 de los corrientes en la finca Son Sureda de este término, en las inmediaciones de la carretera de Palma a Sóller”.
Con gran sentimiento, la hija mayor del “mejor alcalde de Montuïri” describe las penalidades que tuvieron que sufrir, especialmente su madre que murió a los 84 años. Ella les habló de su padre, pero “hubo muchas cosas que no quiso contar”. Nos repetía: “Si os preguntan por él, decid que está en Cabrera”, lugar donde se trasladaba en ocasiones. “Nuestra madre me aconsejaba que no hablara puesto que me matarían también a mí”.
“La gente no tenía vergüenza”, manifiesta. “Los jóvenes de hoy no podrían dar crédito a lo que ocurrió. Parece mentira que en un pueblo pasen estas cosas. Nos llamaban comunistotes. ¡Dios mío, qué mal lo pasamos! Eran auténtica canalla. No tienen perdón ni de Cristo. Irán más allá del infierno. Las víctimas éramos los malos de la época”.
Madre e hijas pudieron sobrevivir económicamente gracias a la ayuda laboral de un hermano soltero de la madre que cuidó las tierras. También, merced al apoyo sanitario y psicológico del médico don Miquel Ferrando. “Mi madre y yo –que estaba muy afectada– estuvimos muy enfermas. Nos venía a visitar muy a menudo y nos hacía alguna receta. Nuestra madre quiso marcharse de Montuïri. No lo hizo aconsejada por sus familiares que le preguntaban a dónde iría y de qué vivirían ella y las cuatro hijas”.