dijous, 15 de juny de 2017

La Modelo, una sede para un museo de la guerra civil. IRENE BOADA


http://www.elperiodico.com/es/noticias/opinion/modelo-una-sede-para-museo-guerra-civil-6102594


EL FUTURO DE LA PRISIÓN TRAS EL CIERRE
Irene Boada
Periodista y filóloga


La prisión podría ser un buen espacio donde, a partir del recuerdo y del respeto, pudiéramos empezar a entender qué nos pasó

La Modelo, una sede para un museo de la guerra civil
JOAN CORTADELLAS
Aspecto de la prisión Modelo de Barcelona, el pasado abril


MARTES, 13 DE JUNIO DEL 2017 - 16:15 CEST
¿Cómo puede ser que no tengamos un museo sobre la guerra civil? Muchos visitantes extranjeros, en Barcelona y en Madrid, interesados ​​por la historia, se sorprenden al ver que no exista un museo que explique la tragedia de lo que fue la guerra civil española y cómo la sufrió la gente.
Sería bueno que existiera uno también para la gente local. Es tentador olvidar tragedias, pero si no queremos caer en errores del pasado, tenemos que tener la historia bien presente y asegurarnos de que será suficientemente estudiada. Del mismo modo que existen museos sobre el Holocausto en Alemania, o tributos por toda Europa en homenaje a los millones de víctimas de las guerras mundiales, o momentos solemnes de recuerdo como el ‘Remembrance Day’ que conmemoran los británicos cada 11 de noviembre.

Si no queremos caer en errores del pasado, tenemos que tener la historia bien presente y asegurarnos de que será suficientemente estudiada

TENDENCIA INTERNACIONAL

La guerra civil ha recibido siempre una atención internacional considerable, y un museo contribuiría a la ya desarrollada infraestructura turística de Catalunya. La iniciativa se podría reflejar en otros museos históricos y, tal vez, enmarcarse en una tendencia internacional reciente de aparición de nuevos museos creados en los últimos meses. Por ejemplo, el Museo Nacional de Historia y Cultura Afroamericana en Washington, inaugurado el pasado mes de septiembre por Barack Obama, que analiza la historia de esclavitud segregación de los africanos en Estados Unidos, y que contiene casi 40.000 objetos. O como la Casa de la Historia de Europa, inaugurada el mes pasado, en la que se quiere estimular el debate para el futuro de Europa.
Aún están vivos algunos representantes de una generación que vivió, en su propia piel, la guerra civil y que podría aportar objetos e historias personales. Habría que hacerlo de una manera imaginativa, que interesara tanto a quien no sabe nada sobre el tema como a los expertos. Artísticamente podría representar un espacio muy creativo. Por ejemplo, en el Museo Nacional de Historia y Cultura Afroamericana hay una exposición de esposas utilizadas para los esclavos que aporta mucho sobre la experiencia de la esclavitud.

ESPACIO DE RECUERDO Y RESPETO

El museo debería ser atractivo tanto para los sentidos como para la mente. Aunque nacida en los años 60, las sombras de la guerra civil han marcado mi vida. A mi madre, cuando tenía siete años, un grupo de anarquistas que habían forzado la entrada de su casa, le pusieron una pistola en la frente porque buscaban a su padre, al que encontraron y asesinaron después en la cárcel Modelo de Barcelona, como a tantos otros inocentes, en su caso por ir a misa. "Siempre lo recuerdo con la Biblia en las manos. No sabía nada de política", me ha dicho mi madre cientos de veces. Ella debió perder la fe para siempre al sentir aquel revólver en la piel y escuchar los gritos de aquellos hombres enloquecidos. Por su parte, mi padre vio cómo los anarquistas fusilaban al suyo aquel fatídico verano de 1936. "Es la única vez que he llorado", me dijo justo antes de morir.
Precisamente, la cárcel Modelo, que acaba de cerrar las puertas, podría ser un buen lugar para un museo donde, a partir del recuerdo y del respeto por aquellas vidas, pudiéramos empezar a entender qué nos pasó.


Opinión