dissabte, 12 de desembre de 2015

Gerardo Iglesias: "La Transición se hizo a base de amenazas y chantajes de los poderes fácticos".


Gerardo, tú estabas en la dirección del PCE durante la Transición y los 80. Fuiste mi Secretario General en el PCE en noviembre de 1982 (anteriormente el del PC de Asturias en 1978 y miembro del CC desde 1973) y el fundador y primer CG de IU. No naciste ayer. Estuviste protagonizando en primera persona la Transición. Fuiste corresponsable de lo que hizo el PCE, para bien y para mal.

http://www.nuevatribuna.es/articulo/sociedad/entrevista-gerardo-iglesias/20151211190708123319.html


"Nuevas fuerzas emergentes tendrán que sacarnos del fango"

"La Transición se hizo a base de amenazas y chantajes de los poderes fácticos", asegura en esta entrevista Gerardo Iglesias.  
libro'La amnesia de los cómplices', un libro que desde 150 historias rinde todo un homenaje a la Memoria Histórica y a sus víctimas, desde la pluma de Gerardo Iglesias, desde el sello editorial de KRK Ediciones.
La amnesia de los cómplices recoge 150 biografías de resistentes que se enfrentaron al régimen franquista en los años posteriores a la Guerra Civil.
Biografías elaboradas en cierta medida desde el recuerdo y el testimonio de familiares y amigos que todavía hoy, pasados 37 años de la aprobación de la Constitución democrática, se preguntan hasta cuándo van a permanecer impunes los crímenes de la Dictadura y el olvido de las víctimas, al punto de que miles de estas permanecen abandonadas por las cunetas de España.

Cazarabet conversa con Gerardo Iglesias:
Gerardo, el presente libro, La Amnesia de los cómplices, ¿viene como prolongación de tu primer libro que hurgaba en la Memoria Histórica? ¿Por qué estorba la Memoria?
Gerardo Iglesias | Así es. Este segundo libro es prolongación del primero: mismo formato y mismo tema. Se insertan en la lucha por acabar de una vez con la impunidad de los crímenes de la dictadura franquista y conseguir el reconocimiento y reparación de las víctimas. Todo ello en cumplimiento de la legislación internacional ratificada por España y a su vez ignorada por nuestros gobernantes, de uno y otro signo. Cumplimiento que viene demandando, una y otra vez, por el Comité de Derechos Humanos de Naciones Unidas.
 Para quien no se hizo con aquella lectura, ¿nos puedes hablar un poco sobre ella…?
La Ley de Memoria Histórica viene a ratificar la Ley de Amnistía del 77
El primer libro, ‘Por qué estorba la memoria’, comienza describiendo el terrorífico paisaje que dejan a su paso las hordas franquistas, tras la caída del Frente Norte (octubre de 1937), según van ocupando ciudades y pueblos de Asturias. Luego ofrece 22 relatos, rigurosamente documentados, de la espeluznante tragedia que viven otras tantas familias a causa de la represión franquista. Finalmente analiza la llamada ley de la memoria histórica, concluyendo que en lo fundamental de la impunidad del franquismo no resuelve nada, como el tiempo y el Gobierno Rajoy han venido a demostrar. Se trata de una Ley que no condena el golpe militar de julio de 1936; no anula las sentencias de los consejos de guerra, que son una burla al más elemental principio de justicia; viene a ratificar la Ley de Amnistía del 77, que exonera de toda responsabilidad a los causantes de los crímenes de la Dictadura, cerrando una vez más la posibilidad de investigar ese negro periodo de nuestra historia; no ofrece ningún tipo de reconocimiento y reparación a las víctimas del franquismo; no resuelve el lacerante problema de los cientos de miles de desaparecidos, cuyos restos permanecen en fosas comunes, cunetas, pozos mineros y otras simas...
2012-01-24_IMG_2012-01-17_01.43.45__7801161En breve, Gerardo, ¿qué se encontrará el lector detrás de estos 150 testimonios?
Los 150 testimonios que recoge ‘La amnesia de los cómplices’ son ejemplos irrefutables de la naturaleza fascista del régimen de Franco. Solamente conociendo esta minúscula porción de lo que fue la acción criminal del franquismo, ninguna persona decente puede negar que estamos ante crímenes de lesa humanidad que han de ser investigados y juzgados, tal como manda la legislación internacional en Derechos Humanos. Este segundo libro, en su parte final, analiza brevemente el verdadero significado de la Transición. Una Transición llevada a cabo a base de amenazas y chantajes provenientes de los poderes ligados al viejo régimen, lo que determinaba que el nuevo Estado democrático asumiera fuertes herencias del franquismo, condicionando el desarrollo progresivo de una democracia avanzada. Los males que aquejan hoy a nuestro sistema político, entre ellos la monumental corrupción institucionalizada, en gran parte se explican por las fuertes herencias del franquismo asumidas en la Transición. 
Hay todavía cómplices de la dictadura y todos tienen el denominador común de la amnesia y del silencio ante lo que fue un crimen prolongado.
¿Alguien imagina que en un hotel de Berlín se organizara un homenaje a la figura de Aldo Hitler?
No es exacto que todos los cómplices de las herencias del franquismo tengan el denominador común de la amnesia. Podría decirse que hay cómplices pasivos: los que con su silencio permiten que permanezca impune la gran injusticia; y hay cómplices activos: los que inducen permanentemente actos de exaltación de Franco y su régimen criminal. Estos últimos no solo se niegan a reparar la gran injusticia, sino que se burlan, provocan y humillan a las víctimas. No creo necesario citar ejemplos que de todos son conocidos, como el homenaje que organiza la Fundación Francisco Franco en el Hotel Meliá Castilla de la capital de España. ¿Alguien imagina que en un hotel de Berlín se organizara un homenaje a la figura de Aldo Hitler?
Y qué decir de los familiares que reclaman encontrar a los suyos en tumbas desperdigadas para desenterrarlos y enterrarlos junto a los suyos…
Pues que según pasa el tiempo cada vez lo tienen más difícil, porque van desapareciendo los testigos y otras pruebas de la barbarie. No obstante, más pronto o más tarde España tiene que resolver este terrible problema. Durante años, el miedo ha mantenido en silencio a las familias de las víctimas. Hoy sin embargo, los nietos de las víctimas promueven por toda España Asociaciones de la Memoria, y acuden a la justicia argentina, sumándose a la querella que instruye la jueza María Servini de Cubría. Estamos pues ante un creciente movimiento de la sociedad civil que terminará imponiendo la razón y la justicia; ello a pesar de la indiferencia de la mayoría de los partidos de izquierda. Lo más triste es que cada día se van a la tumba personas con el dolor de no haber podido recuperar los restos de los suyos y darles un entierro digno. 
La memoria está claro que molestaba y todavía molesta a muchos de los que hicieron y formaron parte de la dictadura, de sus crímenes más o menos directos, de los escarmientos y de los cómplices que callaron y todavía callan.
La memoria molesta, naturalmente, a quienes formaron parte de la Dictadura; a quienes, sin tener una implicación directa, la justifican, y a quienes sin ninguna de las dos cosas les ha ido muy bien bajo el sistema bipartidista establecido en la Transición, porque han disfrutado de un poder que probablemente nunca habrían tenido sin ocultar la barbarie franquista, o sea, si en España se hubiera llegado a la democracia mediante la ruptura con el régimen criminal franquista.
Pero me temo que la memoria también estorba a muchos de los que hicieron o protagonizaron la transición. ¿Fue fruto de un chantaje nuestra transición?
La Transición se hizo bajo la permanente amenaza de los poderes fácticos, en medio de un constante ruido de sables
Parte de la pregunta ya está contestada en la anterior. No es un secreto para nadie que la Transición se hizo bajo la permanente amenaza de los poderes fácticos, en medio de un constante ruido de sables, con matanzas como la de los abogados de Atocha, secuestros de militares promovidos por los propios servicios del viejo régimen... Está escrito, publicado y no desmentido que Miguel Roca negoció personalmente con Adolfo Suárez alguno de los artículos de la Constitución "en un escenario que incluía la presencia de altos mandos militares en una habitación contigua".
¿Qué “fallos” a tu entender tuvo la Transición de los cuales tragó inclusive el PC con Carrillo a la cabeza?
El principal fallo de la Transición es que no se produjo mediante la ruptura democrática, lo que habría permitido democratizar los aparatos del Estado y otros poderes, pudiendo alumbrar un sistema democrático limpio de toda herencia franquista. No fue así porque la oposición democrática quiso evitar por todos los medios una nueva confrontación violenta, y los poderes facticos -como ya he dicho- no tuvieron reparos en recurrir a todo tipo de amenazas y chantajes, sin que faltaran unos cuantos asesinatos. De tal modo, la naciente democracia llevaba en su seno una pesada herencia franquista, que al cabo de los años ha terminado corrompiendo hasta el último rincón del Estado y convirtiendo la democracia en papel mojado. Nuevas fuerzas emergentes tendrán que sacarnos del fango.  
Con muchos de ellos te encontraste en el Congreso. ¿Qué recuerdas de aquellos años? Te lo pregunto desde el punto de vista de reivindicar a los que sufrieron la represión, la dictadura, el escarmiento, el silencio y de las cárceles. Porque, ahora, todos, o muchos, se llenan la boca de la Memoria Histórica, pero en los primeros años de democracia ni aún teniendo mayoría el todopoderoso PSOE se hizo por aquellos que sufrieron de la dictadura.
Nuevas fuerzas emergentes tendrán que sacarnos del fango
De mi paso por el Congreso de los Diputados, la experiencia que más me ha marcado es la capacidad de cercenar la viva voz del pueblo que tiene el sistema establecido en esa institución. El "reglamentarismo" y la  parafernalia de la que está dotada no permite que allí entre la voz de la calle, alejando al diputado de sus representados. De ello deben tomar buena nota las nuevas fuerzas emergentes, para superar el divorcio existente entre representantes y representados. Respecto de los que lucharon contra la Dictadura y pagaron un alto precio por ello allí no se hablaba. Los herederos del franquismo sacaban pecho como si hubieran sido ellos los que nos regalaron la democracia. Y en lo que tocaba al PSOE ya lo he dicho, habían tocado tanto poder que no tenían un recuerdo para los que quedaron en el camino en la larga noche franquista. Inclusive nosotros, los representantes del PCE, fuimos ganados en aquella época por el silencio impuesto en la Transición. No me cuesta reconocerlo.
En este libro tomas el pulso a 150 testimonios de los que siguieron la resistencia contra el franquismo, de los que no se rindieron. ¿Qué te animó a ello? ¿Cómo ha sido la experiencia?
Me sentí en deuda con tanto como sufrió mi familia y tantas familias conocidas de la zona donde nací y crecí, la Hueria de San Juan de Mieres. Yo mismo sufrí torturas, despidos y años de cárcel. En cuanto me desvinculé del PCE y volví a la vida civil, sentí una profunda necesidad de hacer algo por recuperar la memoria de tantos luchadores antifranquistas olvidados. La experiencia fue dura, rememorando en unos casos tragedias que ya conocía y descubriendo otras. Me resultaron especialmente duras algunas entrevistas para tomar testimonio a víctimas, que aún no habían podido sacudirse el miedo que llevaban dentro tantos años. En algunos casos las víctimas era la primera vez que hablaban de la tragedia vivida. Pero en varios casos me confesaron posteriormente que después de hablar se habían sentido muy aliviadas.
Creo que habrás aprendido mucho, pero a tu manera, creo que también habrás dado a todos los entrevistados no sé como una tranquilidad suprema al poder romper el silencio y dar como desahogo a mucho que tenían como en un nudo dentro, ahí en la boca del estómago. ¿Cómo fue el proceso de documentación para ir acercándote a todos estos testimonios?
Los representantes del PCE, fuimos ganados en aquella época por el silencio impuesto en la Transición
Fue una experiencia dura y a su vez muy gratificante, porque fueron muchas las personas que me dijeron "gracias. Ya era hora de que alguien se acordara de nosotros". Mayor era la satisfacción cuando en mis investigaciones averiguaba el paradero de desaparecidos y se lo comunicaba a las familias, cuando ya habían perdido toda esperanza de conocer dónde descansaban los restos de sus seres queridos. Lo más difícil del proceso de documentación fue conseguir las fotos, para poner rostro a los  principales protagonistas de las 150 historias. Por lo demás, tres fueron las principales fuentes de información: principalmente los testimonios orales de víctimas y/o testigos de los actos criminales; los archivos militares y el Archivo histórico del PCE. Digo las principales, pero no las únicas.
¿Y la metodología de trabajo, cómo te lo has arreglado para compaginar todo?
Yo soy autodidacta. Por tanto la metodología que seguí no estaba sujeta a ninguna norma que puedan seguir los historiadores profesionales. He intentado que fuera un libro riguroso en su contenido y de lectura fácil.
Es vergonzoso que aquí señalemos a muchas dictaduras, las que nos convienen…y no miremos de cara a la que nos estranguló durante 40 años ¿No? Y es aún más bochornoso que algunos de sus cómplices, de sus mayores cómplices, sean llamados al banquillo de los acusados por otros países, pero pueden pasearse por nuestras calles impunes.
Sí, es vergonzoso lo que señalas. Es vergonzoso que Felipe VI vaya a Francia a homenajear a los republicanos españoles que liberaron París, los mismos que aquí son ignorados y en cuyos expedientes personales siguen siendo calificados de bandoleros y malhechores.