dissabte, 18 d’agost de 2018

Avión bombardea Igueldo, San Marcos y San Marcial (1936).

https://donostiando.blogspot.com/2018/08/avion-bombardea-igueldo-san-marcos-y.html



Avión sublevado sobrevuela San Sebastián. Kutxateka.


Hoy recuperamos este artículo del diario "Frente Popular", que nos narra los pormenores de un raid aéreo realizado por un avión sublevado, cuyo objetivo fue bombardear Igueldo, San Marcos y San Marcial.


INCURSIONES DE FRACASO

El avión faccioso que voló sobre nuestra provincia sin lograr un solo objetivo

Arrojó pequeñas bombas sobre Igueldo, San Marcos y San Marcial, sin causar el menor daño.—Alguna alarma entre bañistas y transeúntes.


Uno de los escasos aviones con que cuentan los adversarios del pueblo y de la República, realizó ayer una breve e ineficaz incursión por nuestro territorio. Al filo de la una de la tarde,a apareció el aparatotipo sexquiplano, de los antiguos artefactos de la aviación military después de describir un círculo sobre Igueldo, dejó caer tres pildorazos, cuya finalidad consistía, según parece, en estropear las torretas que sustentan la antena emisora de Unión Radio San Sebastián, "al servicio de la República".

La intención es comprensible. Ellos, los facciosos, a fin de cuentas, se están cansando de repetir por ahí esa estúpida especie según la cual nuestra ciudad está en poder de los rebeldes. Es claro; como resulta que en realidad, sigue funcionando normalmente Unión Radio San Sebastián, "al servicio de la República", hay que hacer algo para que calle, y los ingénuos radioyentes que aún no han terminado de cerrar sus oídos a las mendaces estupideces de Queipo "and company", se crean que es cierto eso de la toma de San Sebastián.

En resumen, que el sexquiplano de Mola dejó sobre Igueldo tres chupinacitos. El avión iba a considerable alturaacaso a más de mil quinientos metrosy el bombardero tuvo mala puntería. Acaso exceso de nervios. El resultado fué de absoluta ineficacia. No se abatió al objetivo. La más próxima de las bombas cayó a distancia suficiente para que no existiera el menor peligro. Y Unión Radio San Sebastián, "al servicio de la República", siguió funcionando. Con que... Queipo de Llano tendrá que desistir de su desesperado propósito de que la gente ingénua siga creyendo que en Donostia se lucha a brazo partido.

Ya que estaba por estos "pagos", el sexquiplano del exgeneral Mola quiso aprovechar el viaje, y para volver a Navarra empleó la ruta del Norte. Voló sobre el fuerte de San Marcos, y aquí si hay que reconocer que tuvo mejor puntería. Uno de los convites cayó en una de las plazas del fuerte. No causó daño alguno. Las bombas eran de escasa potencia. El enemigo debe andar tan mal de municiones eficaces como de gasolina.

Por último, para rematar su alegre viajecito, dejó caer otros dos pildoras sobre San marcial, en Irún. Aquí tuvo tan mala fortuna como en San Sebastián. Una de las bombas no hizo explosión y la otra cayó a buena distancia de la construcción fortificada, sin que causara el menor daño.

El buen piloto, decepcionado por la mala puntería de su compañero, o atemorizado por la presencia de algunos cañones antiaéreos, tomó la mejor decisión que podía tomar: marcharse. Volverá pocas veces o no volverá. En primer lugar, porque la gasolina es cara en estos tiempos, sobre todo para los rebeldes. En segundo, porque pudiera ser que los aires de estos montes le sentasen mal.

Habrá que decir que, como es natural, el pacífico elemento civil que se bañaba en ambas playas y los que no menos pacíficamente paseaban por la Concha, Alderdi-Eder, etc., al ver el sexquiplano y sentir la explosión de Igueldo, fueron sobrecogidos de cierta alarma. Acaso este efecto moral es el que buscan los facciosos, sin darse cuenta que las mujeres, los niños y los ancianos, como es natural, pueden sentir miedo de estos pájaros bélicos, pero el otro elemento civil, el pueblo en pie de guerra, está ya acostumbrado a estas peripecias de la lucha y las concede escasa importancia. Sobre todo, cuando sabe que de hoy en adelante les va a resultar un poco peligroso, a los escasísimos pilotos de Mola hacer incursiones por territorio guipuzcoano.



FUENTE: Frente popular: diario de la República. Jueves 6 de Agosto de 1936. Pág. 2.