dimarts, 19 de febrer de 2013

Calera y Chozas homenajea y entierra a los represaliados por el Franquismo


http://www.lavozdeltajo.com/noticia/6667/Toledo/Calera-y-Chozas-homenajea-y-entierra-a-los-represaliados-por-el-Franquismo.html

COMARCA TALAVERA


El acto contó con las intervenciones de Isabel Fernández y César Pacheco en la Casa del Pueblo del municipio.

ltima actualizacin 11/02/2013@19:45:56 GMT+1
El acto comenzó a las 12:00 horas en la Casa del Pueblo de Calera y Chozas con la intervención de Isabel Fernández en representación de AFAREDES. A continuación, el historiador César Pacheco dio una breve explicación de los trabajos realizados y las dificultades encontradas por el equipo técnico, del que han formado parte también Sergio de la Llave y Marisa Hoyos, y se refirió especialmente a la dureza del terreno, que por ser de naturaleza arcillosa y haberse realizado los trabajos en verano, ha supuesto una dificultad añadida a las labores de excavación y recuperación de los restos.

Especialmente emotivo fue el momento en que intervinieron los familiares para contar sus testimonios, Prado Carrillo y Rosa María Moreno, cuyas intervenciones con lágrimas en los ojos fueron interrumpidas en varias ocasiones con aplausos de ánimo, y Javier Fernández, nieto de Felipe Fernández Varela (Alcalde de Calera y Chozas en la 2ª República), que contó cómo su abuelo fue apresado en Alicante en septiembre de 1939 y traído a Calera y Chozas para ser torturado y fusilado. Estefana Robledo dio testimonio de cómo La Casa del Pueblo se había convertido en aquellos días en un centro de humillación para las mujeres a las que se rapaba el cabello, y cómo a su madre la tuvieron toda una mañana con los brazos en cruz soportando en uno a ella misma (siendo un bebé de cuatro meses), y en el otro un gran crucifijo de madera. Intervino después Felipe Herrero Vázquez, Alcalde de Calera y Chozas y Diputado Provincial entre los años 1979 y 1987, y explicó que ya en 1980 el Ayuntamiento quiso sacar a los muertos y trasladarlos al cementerio, pero que la falta de cobertura legal y otros problemas de carácter burocrático lo hicieron imposible. Sobrecogedor fue su testimonio cuando manifestó que por haberlo intentado, su nombre figuraba en una “lista negra” que tenían preparada los golpistas del 23F de 1981.

A lo largo de todo el acto se escuchó en varias ocasiones el deseo de cerrar heridas y, especialmente, el deseo de que este acto sirviera para que no se volvieran a producir hechos semejantes en lugar alguno y bajo ninguna circunstancia. A continuación se entregaron las cajas con los restos a los familiares y la comitiva partió hacia el cementerio municipal en cuyas inmediaciones, junto a la localización de las fosas, los familiares plantaron una acacia, leyeron los nombres de los represaliados y cantaron La Internacional. Posteriormente se les enterró, al tiempo que una flauta interpretaba el Himno de Riego, Himno de España durante la 2ª República.

Hay que destacar que el Ayuntamiento (gobernado por el Partido Popular) ha donado el terreno del enterramiento, AFAREDES ha corrido con los gastos de exhumación, el PSOE ha cedido la Casa del Pueblo para las labores de depósito y clasificación de los restos y ha sufragado el revestimiento de la tumba, y los familiares, por su parte, han costeado la lápida con la inscripción de los nombres.