dijous, 14 d’agost de 2014

“España debe luchar por la memoria, no solo por los 140.000 muertos, sino por todos los vivos”. Martín Fresneda,


http://www.elplural.com/2014/07/23/espana-debe-luchar-por-la-memoria-no-solo-por-los-140-000-muertos-sino-por-todos-los-vivos/

Martín Fresneda, secretario de Derechos Humanos de Argentina avisa que “esconder la basura bajo la alfombra trae problemas a los estados”
3
     0 votos
Baltasar Garzón con Martín Fresneda, secretario de Derechos Humanos de Argentina, en los cursos de verano de la Universidad de Jaén.
Baltasar Garzón con Martín Fresneda, secretario de Derechos Humanos de Argentina, en los cursos de verano de la Universidad de Jaén.
Martín Fresneda, secretario de Derechos Humanos de la Nación Argentina, visitó este miércoles el Valle de los Caídos. Dice que sintió tristeza.  “Uno reflexiona sobre si ese lugar realmente representa a las víctimas. Creo que visto desde afuera, desde la perspectiva de los estados modernos dispuestos a construir una memoria dinámica que sirva como fortalecimiento a la  democracia,  no cumple con los estándares de un memorial. Su función es la de servir de culto al dictador no es un homenaje a las víctimas”. Añade que España debe luchar por la memoria, “no solo por los 140.000 muertos, sino por todos los vivos” y advierte  que “esconder la basura bajo la alfombra trae problemas a los estados”
La dictadura argentina hizo desaparecer a sus padres. Trabajó defendiendo a las víctimas. Fue nombrado Secretario de Derechos Humanos por Nestor Kirchner. Confiesa que su dolor personal sigue vigente y que la lucha palía la pena: “su memoria está en nuestra lucha diaria todos los días de nuestra vida”. Esta entrevista  con ELPLURAL.COM se realizó a su paso por Madrid tras acudir como conferenciante en los cursos de la Universidad de Torres (Jaén) y en los cursos de verano de El Escorial.
- ¿Cómo actúa España con las víctimas de la guerra civil y la dictadura?
- El hecho es que España no está acorde con lo que la comunidad internacional y los  estados modernos hoy exigen como protocolo de protección a las  víctimas ni en el plano político ni jurídico ni simbólico. Creo que hay una política de olvido, una política que va a llevar a este país a una desmemoria y eso es preocupante en cuanto a la pérdida de identidad, como pueblo.
-¿Quiere decir que las heridas mal cerradas corren el peligro de abrirse?
-Por  supuesto. Si la  justicia no actúa para resolver episodios del pasado que no se han aclarado, la situación se presta a disputas políticas de distintos sectores; la justicia tiene una responsabilidad y si no lo cumple rompe el pacto social y rompe los  valores democráticos. Las  víctimas no protegidas quedan desposeídas y descreen en el sistema institucional  de la democracia.
- En Argentina modificaron  las leyes para juzgar a los responsables.
- En septiembre de 2003 se presentaron dos Proyectos de  ley, uno de rango constitucional  que determinaba la  imprescriptibilidad de los crímenes de lesa humanidad y el segundo que declaraba la nulidad de las Leyes de Obediencia Debida y Punto Final. Esto permitió la reapertura  de todas las causas,  no sólo la investigación del catálogo de delitos de la dictadura sino además, los referidos a la aplicación del código penal de la  época. Se entendió que se trataba de un plan para anular a los opositores políticos.
-Todo desde el propio país
-La innovación de la experiencias argentina es que el método para juzgar las grandes matanzas se ha realizado con los tribunales naturales, no utilizamos la justicia internacional. Esto ha generado una mayor involucración de la sociedad. No olvidemos que hay más de mil procesados y hasta la fecha, 540 personas juzgadas.
-Pensará entonces que en España estamos muy lejos de llegar a una situación parecida.
- No hay en este sentido una decisión política  del Gobierno en España. Lo he visto en la última rendición de cuentas ante el órgano de desapariciones forzadas de personas de Naciones Unidas en que  España rubrica los acuerdos en esta materia pero a la vez está en claro incumplimiento  con los derechos humanos. Lo dice la ONU y señala que en particular en lo que se refiere a desapariciones forzadas y la propia Ley de  Memoria no existe la voluntad política.
-¿Qué puede suponer esa falta de voluntad política?
-Está comprobado que actuar en el respeto a la memoria, mejora la calidad de la democracia. Es importantísimo que  España tenga voluntad y vocación de  abrir el debate sobre la memoria hacia el pasado y hacia el futuro. Hay una serie de problemas presentes en los países,  que se relacionan con una serie de deudas pendientes con el pasado. Cuando los estados esconden la  basura bajo la alfombra, suele haber problemas.
-En España hemos tenido el caso del juez Baltasar Garzón que fue inhabilitado tras iniciar procesos sobre memoria histórica y sobre corrupción.    
- A Baltasar Garzón  de una u otra forma se lo tenían que sacar de encima. Garzón es un juez al que los argentinos debemos mucho. Estoy seguro de que  los españoles en algún momento repararan semejante perjuicio que hicieron con él y con las victimas por cuyos derechos veló.
-¿Tiene esperanzas, pues, de que esa situación cambie?
Creo que llegará el tiempo en que  España pueda contar con la opinión de los justos y en que la memoria sea una  herramienta  para la resolución de los problemas. Y pienso que se  dejará atrás la política del  olvido que solo ha contaminado la  democracia y generado impunidad.
-Solo queda en estos casos acudir a la Justicia Universal…fuera del propio país.
- Claro. Por eso la Justicia universal es importante y es preocupante  que la Ley se  vea restringida en un país pionero en su  diseño. Nosotros aprendimos de los españoles,  de Baltasar Garzón y del grupo de fiscales que tenía la Audiencia Nacional y pudimos reabrir la causa. Mire a los chilenos, también muy agradecidos y así muchas personas.
-¿Por qué cree que se ha llegado a esta situación?
-Porque  siempre las corporaciones acaban triunfando frente a los justos y es muy triste. Pero la esperanza es que hay un  movimiento ascendente de generaciones que quieren encontrar respuestas sobre el pasado que no está reconciliado y sobre el que no se habla. En algún momento pedirán explicaciones para poder ir mejorando y la memoria va a avanzar por más que existan quienes la quieran pisotear.
-Sobre la querella por los crímenes del franquismo que instruye la jueza Servini, se ha dicho que es una forma en que Argentina devuelve el favor a España. ¿Es así?
Pues verá, Argentina fue agradecida con España, pero no veo a España agradecida con Argentina, no parece dispuesta a colaborar.  Pero  hay que respetar  los tiempos  que necesitan los pueblos para entender las tragedias, sí es cierto que han pasado muchos años en su caso,  pero llegará el momento. Hace falta luchar,  no solo por hacer justicia a los 140.000 muertos, sino por todos los habitantes vivos.
-Luchar, dice, contra el olvido.
- Sí, porque mientras que los ciudadanos de España no entiendan que han sido víctimas de la  guerra, de la dictadura… hasta que no lleguen a ese estadio de conciencia, difícilmente podrán superar el bajo standard que genera el silencio, el oscurantismo del olvido en donde queda la memoria de tantos muertos. Pero esa verdad en el Valle de los Caídos le aseguro no está.