divendres, 4 de setembre de 2015

Un refugio antiaéreo impide construir un parking subterráneo en la Lonja de Verduras de Alacant.


http://www.laverdad.es/alicante/ciudad-alicante/201509/01/refugio-antiaereo-impide-construir-20150901011230-v.html



Estacionamiento en la antigua Lonja de Verduras, en cuyo subsuelo se encuentra un refugio de la Guerra Civil.
Estacionamiento en la antigua Lonja de Verduras, en cuyo subsuelo se encuentra un refugio de la Guerra Civil. / J. P. REINA
  • Urbanismo advierte de la existencia de un búnker catalogado en el subsuelo, lo que complicaría el proyecto de los comerciantes

  • 296
  • 7
La Concejalía de Urbanismo advirtió ayer de la existencia de un refugio antiaéreo de la Guerra Civil en el subsuelo de la Lonja de Verduras, lo que impediría la construcción del estacionamiento subterráneo que quieren allí los comerciantes del Mercado Central, un proyecto que habían trasladado a la Concejalía de Comercio para que lo estudiara.
Los concesionarios querían un lugar para estacionar los camiones y furgonetas de reparto para que no colapsen los alrededores del Mercado Central, por lo que retomaron con este equipo de gobierno un proyecto que no pudo salir antes.
En principio, la Concejalía de Comercio lo había acogido para estudiarlo. Sin embargo, a raíz de la publicación en este periódico de la iniciativa del presidente de los Mercados Municipales, Domingo Martínez, los técnicos de Urbanismo investigaron los informes que había del solar en el Ayuntamiento y encontraron en el inventario de Patrimonio Cultural de la ciudad de Alicante se recoge esta construcción (enumerada en el 49 de la lista de refugios antiaéreos). Poco se conoce de esta construcción, solo que es de tipo galería y dispone de cuatro bocas de acceso: dos en la calle García Morato, y dos en la calle Capitán Segarra.
Se construyó (sin poder concretar fecha) durante la Guerra Civil Española y se rehabilitó en el Plan Especial de Refugios de 1953, con una capacidad de 275 personas, según la información municipal. Es la única documentación que, por el momento, tienen los técnicos gracias a unas catas superficiales que se realizaron en su día.
En la Concejalía de Urbanismo desconocen el tamaño del mismo dentro de la parcela, aunque no creen que ocupe toda la superficie. No obstante, la aparición de este refugio de la Guerra Civil pone muchos problemas a la hora de ejecutar el proyecto de estacionamiento subterráneo, tal como lo habían ideado los comerciantes.
Primero está el titular de la parcela y el uso. La Generalitat Valenciana es la propietaria del solar, pese a que es el Ayuntamiento quien explota la concesión de aparcamiento en superficie, por lo que sería necesario bien una permita bien una cesión para que el Ayuntamiento disponga del terreno. Por otro lado, en el PGOU está marcado como suelo dotacional de carácter educativo; es decir, sería para la construcción de un colegio o un equipamiento similar.
Es aquí donde hay discrepancias. Como no se puede hacer un colegio, puesto que no hay espacio suficiente según la normativa autonómica, se abre el abanico de posibilidades, desde una biblioteca o un centro socio-educativo para el Centro hasta la posibilidad de levantar una nueva escuela infantil pública. Son alternativas que ahora se sopesan frente a la construcción de ese aparcamiento subterráneo. Corresponderían, no obstante, a la Generalitat, titular del solar.
De todas formas, antes de proceder a redactar cualquier proyecto urbanístico se debería solicitar a la Concejalía de Memoria Histórica y Democrática un informe preceptivo sobre el mismo. En cualquier caso, dicho refugio como el resto de los catalogados en el término municipal, está protegido en el Catálogo de Elementos Protegibles que se anexó a la Modificación del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU). Ante la paralización de la tramitación del documento por presuntas irregulares, se ha tomado como medida cautelar por la Concejalía de Urbanismo el proceder a su protección preventiva hasta la redacción del nuevo PGOU en donde todos los refugios aparecerán protegidos en su Catálogo. Por tanto, se debería respetar este refugio de la Guerra Civil sea cual sea al final el destino de esta parcela.
Mientras se resuelve, el Ayuntamiento tendrá que ponerse de acuerdo con los comerciantes del Mercado Central para darles un lugar de estacionamiento para las furgonetas y camiones de reparto.