dissabte, 6 de maig de 2017

Frente a "un tiempo de fascistas": resistir como Madrid (1).


http://guerraenlauniversidad.blogspot.com.es/2017/05/frente-un-tiempo-de-fascistas-resistir.html?utm_source=feedburner&utm_medium=email&utm_campaign=Feed:+ArqueologaDeLaGuerraCivilEspaola+(Arqueolog%C3%ADa+de+la+Guerra+Civil+Espa%C3%B1ola)



viernes, 5 de mayo de 2017


Detalle del reportaje sobre el batallón Madrid en La Lucha de Clases.

El 5º batallón de la UGT era el batallón 32º del Ejército de Euzkadi. Esta unidad se conformó a finales de septiembre de 1936 con ugetistas de San Salvador del Valle y los pueblos colindantes (Vargas, 2008; La Lucha de Clases, 20/11/1936). Desde el 6 de octubre de 1936 estuvo destacado en el frente eibarrés, concretamente en el monte Akondia. Tras entablar un combate con los rebeldes al día siguiente de su llegada, la 3ª compañía afianzó posiciones en la zona. En noviembre continuó destacado en el frente eibarrés. No fue hasta el 21 de diciembre de 1936 cuando pasó a ocupar posiciones en el frente alavés con el objeto de relevar a las agotadas tropas del Fulgencio Mateos, unidad que se habían batido en la hoy conocida batalla de Villareal. El 5º de la UGT que hasta ahora había sido comandado por Ramón Rubial pronto encontró un sustituto: Gregorio Álvarez Resines (Vargas, 2008: 65). 


Aunque en las inscripciones que en la actualidad estamos estudiando se le concede un papel protagonista a la hoz y el martillo, símbolo de la unión del trabajador industrial y campesino, no menos importante es el nombre del batallón: Madrid. Según las inscripciones conservadas en los nidos de ametralladoras y la documentación consultada parece que prefirieron darse a conocer como el batallón Madrid, pues debía de hacerse

justicia al heroico pueblo madrileño, por lo que me atrevo a proponer que se dé el nombre de MADRID a uno de nuestros batallones, haciendo con ello justicia a la capital de España y capital al mismo tiempo del glorioso Partido Obrero Socialista Español, al que nos sentimos hoy más orgullosos que nunca de pertenecer” 
(La Lucha de Clases, 29/01/1937).

Primer ensayo de fotogrametría digital de la cubierta del fortín 1 de Ketura.


Esta iniciativa fue bien acogida entre los socialistas pues ésta 

era la primera prueba que se haga en favor de ese Madrid martirizado por la guerra, contra el cual se han volcado todas las crueldades para darle quizá un resplandor único que sirva de ejemplo (..) Al menos hagamos tangible nuestra admiración por Madrid y demos su nombre a un batallón nuestro. Un batallón obrero, formado con esa misma carne heroica y proletaria que en Madrid sufre ahora por todo el proletariado español. Porque si a Madrid le preguntaran ahora por qué se deja matar, su respuesta no conocería vacilación: por el proletariado español y nada más que por el proletariado español, ya que con ello labora al mismo tiempo por el proletariado de todo el mundo. Es por los trabajadores por lo que Madrid tiene ruinas, sangre y cenizas. Trabajadores deben ser los que formen el “Batallón Madrid”, que así el homenaje tendrá el sentido de la fraternidad y el valor de la solidaridad” 
(El Liberal, 30/01/1937). 


La retirada de la cubierta vegetal del techo del fortín 2 nos ha permitido 
documentar nuevas inscripciones en las que se menciona el Batallón Madrid, 
esta vez con letras bien grandes.

Se observa claramente en este ejemplo cómo los órganos periodísticos de la época hicieron hincapié en la cuestión del derramamiento de sangre, además de jugar con el componente de la clase social, para consolidar los lazos identitarios entre los miembros de un grupo. Tras establecerse la unidad en la zona de Ubidea, el batallón inició el año 1937 destacado en las posiciones que actualmente estamos excavando. Su objetivo era guarnecer la carretera que une la localidad de Ubidea con Legutio. Durante los meses que allí permaneció el batallón la única acción destacada tuvo lugar el 27 de febrero de 1937. Durante una incursión nocturna los milicianos descubrieron un depósito enemigo en Elosu, apoderándose de 12.000 cartuchos para ametralladora Colt; 10.800 para Lewis; 29.500 para fusil ametrallador; 11.000 para fusil Mauser y 1.600 granadas. Con ayuda de un carro de bueyes, pero sin bueyes, fue sacándose material hasta la carretera, donde dos camionetas transportaron éste. Al día siguiente se repitió la incursión, terminando ambas operaciones sin bajas y oposición del enemigo (La Lucha de Clases, 08/03/1937).

Referencias:
Vargas Alonso, F. M. (2008): Los batallones socialistas de Euzkadi en la Guerra Civil. Bilbao: PSE-PSOE. La Agrupación de Milicianos Socialistas. Grupo Vizcaya.

Archivos y hemerotecas:
Archivo Histórico de Euskadi.
Hemeroteca Diputación de Bizkaia.

Post by Xabier Herrero Acosta.