dimarts, 9 de maig de 2017

Frente a "un tiempo de fascistas": resistir como Madrid (2)

http://guerraenlauniversidad.blogspot.com.es/2017/05/frente-un-tiempo-de-fascistas-resistir_8.html?utm_source=feedburner&utm_medium=email&utm_campaign=Feed:+ArqueologaDeLaGuerraCivilEspaola+(Arqueolog%C3%ADa+de+la+Guerra+Civil+Espa%C3%B1ola)


lunes, 8 de mayo de 2017


Símbolo del Batallón Madrid en el interior del fortín nº 2 de Ketura.

Tras establecerse la unidad en la zona de Ubidea, el batallón inició el año 1937 destacado en las posiciones que actualmente estamos excavando. Su objetivo era guarecer la carretera que une la localidad de Ubidea con Legutio. Durante los meses que allí permaneció el batallón la única acción destacada tuvo lugar el 27 de febrero de 1937. Durante una incursión nocturna los milicianos descubrieron un depósito enemigo en Elosu, apoderándose de 12.000 cartuchos para ametralladora Colt; 10.800 para Lewis; 29.500 para fusil ametrallador; 11.000 para fusil Mauser y 1.600 granadas. Con ayuda de un carro de bueyes, pero sin bueyes, fue sacándose material hasta la carretera, donde dos camionetas lo transportaron. Al día siguiente se repitió la incursión, terminando ambas operaciones sin bajas y oposición del enemigo (La Lucha de Clases, 08/03/1937).


No obstante, el batallón también vivió otro momento especial en el frente. Bajo llamativos titulares, un corresponsal de La Lucha de Clases se acerca a visitar las posiciones del Madrid. El corresponsal señalaba cómo 

el camino hacia el frente alavés es ya un paisaje completamente siberiano. La nieve alcanza en determinados puntos medio metro de altura. (…) Según nos acercamos a las posiciones, crece nuestra admiración hacia los muchachos que desafían las inclemencias del tiempo sin decaer el ánimo y resistiendo con admirable espíritu combativo las penalidades del invierno.” 

El paisaje de chabolismo descrito por Cecilia G. de Guilarte en San Pedro, Sobrehayas y Txibiarte se vuelve a repetir: 

A pocos metros de los pabellones desmontables utilizados como dormitorios hay una chavola en la que una docena de milicianos se agrupan junto a un buen provisto fuego” (La Lucha de Clases, 08/03/1937).

Símbolo del Batallón Madrid en la cubierta 
del fortín 1 antes de su limpieza (abajo a la izquierda).

Nuestros hombres conocían la importancia de la fortificación. Cuando llegaron hasta el Akondia debieron de combinar las operaciones bélicas con las tareas de fortificación, ya que en las posiciones no había ninguna trinchera y tampoco sacos terreros como parapeto. Tras la orden del 26 de abril de 1937 del Gobierno Vasco, la unidad pasó a encuadrarse en la 8ª Brigada junto a los batallones Fermín Galán (UR), Octubre (JSU) y Asturias (UGT), encuadrada en la 4ª División del Comandante Daniel Irezabal. Para cuando el general rebelde Mola atacó Bizkaia, el batallón Madrid ya había construido los nidos de ametralladoras y allí recibió al enemigo el día 5 de abril de 1937, sufriendo varias bajas. Después de la retirada, la unidad pasó al sector de Barambio, cubriendo posiciones en Vidacurce, Astobiza, Udaun-Sarasola, Altube, Mendizorroz, Escartegui, Andratoleta, Pepe-Chiqui y Fuente Roja.  A mediados de mayo la brigada quedó integrada en la 5ª División vasca, pasando la unidad al frente de Mungia, concretamente en el Gondramendi. 

Fortín 2 en fase de excavación.

En junio actuó en las proximidades de Gatika, donde se le mandó reforzar el frente de Lezama, padeciendo numerosas bajas en el contexto de la batalla del Cinturón de Hierro. A finales de ese mes solamente contaba con 150 hombres. Los supervivientes se unieron a las restos del batallón Fermín Galán, formando el 1º Batallón de la 8ª Brigada de la 4ª División, luego numerada como 161ª Brigada y 51ª División. Los restos del batallón Madrid eran capturados en Santander tras el Pacto de Santoña (Vargas, 2008; Urgoitia (ed.), 2001).

Fortín 1 tras la limpieza.

Un servidor, desde las posiciones frente al ordenador, observa que ya 

son varios kilómetros de sector magníficamente atendidos y en los que se advierte una plausible disciplina, base de toda victoria; disciplina que no excluye el cordial trato y camaradería, la charla entre compañeros, el sano ambiente fraternal, pues todos (…) son hermanos en esta lucha a vida o muerte contra el fascismo. (…) Emprendemos el regreso hacia la capital, dejando allí a estos buenos camaradas, (…) ahora en el frente de Alava, hacen honor al nombre de “Madrid” y como la capital de España defienden con la vida el palmo de terreno que pisan llevando a la práctica el simbólico ¡No pasarán!”  (La Lucha de clases, 08/03/1937).

Bibliografía:

URGOITIA, J. A. (ed.) (2001): Crónica de la Guerra Civil, de 1936-1937, en la Euzkadi peninsular. Ohiartzun: Sendoa.
VARGAS ALONSO, F. M. (2008): Los batallones socialistas de Euzkadi en la Guerra Civil. Bilbao: PSE-PSOE. La Agrupación de Milicianos Socialistas. Grupo Vizcaya.

Archivos y Hemerotecas:

Archivo Histórico de Euskadi
Hemeroteca Diputación de Bizkaia

Post by Xabier Herrero Acosta.