dimarts, 27 de juny de 2017

LA FOSA COMÚN DE PUERTO REAL, RECONOCIDA OFICIALMENTE COMO "LUGAR DE MEMORIA HISTÓRICA DE ANDALUCÍA", CON UN BALANCE FINAL DE 185 CUERPOS EXHUMADOS.

http://jerezrecuerda.blogspot.com.es/2017/06/la-fosa-comun-de-puerto-real-reconocida.html


MARTES, 27 DE JUNIO DE 2017

LA FOSA COMÚN DE PUERTO REAL, RECONOCIDA OFICIALMENTE COMO "LUGAR DE MEMORIA HISTÓRICA DE ANDALUCÍA", CON UN BALANCE FINAL DE 185 CUERPOS EXHUMADOS, 51 MUESTRAS PROVISIONALES DE ADN, UN PRESUPUESTO DE 53,000 EUROS Y EL PROYECTO DE CONSTRUCCIÓN DE UN COLUMBARIO


Socios y colaboradores de nuestra Asociación “Jerez Recuerda” asistimos al cementerio de Puerto Real para unirnos a la celebración de la duodécima edición del homenaje a las víctimas junto a un nutrido grupo de personas procedentes de varios puntos de la provincia.

LA FOSA COMÚN DE PUERTO REAL, RECONOCIDA OFICIALMENTE COMO"LUGAR DE MEMORIA HISTÓRICA DE ANDALUCÍA", CON UN BALANCE FINAL DE 185 CUERPOS EXHUMADOS, 51 MUESTRAS PROVISIONALES DE ADN, UN PRESUPUESTO DE 53.000 EUROS Y EL PROYECTO DE CONSTRUCCIÓN DE UN COLUMBARIO.

BREVE CRÓNICA DE LA DIGNIFICACIÓN Y EL HOMENAJE A LAS VÍCTIMAS DEL GENOCIDIO GOLPISTA DURANTE EL PASADO DOMINGO 18 DE JUNIO.


A pesar de las temperaturas extremas de este junio histórico, algunos socios y colaboradores de nuestra Asociación para la Recuperación de la Justicia y la Memoria Histórica “Jerez Recuerda” que pudimos desplazarnos, disfrutamos al principio de una climatología más benévola que la prevista debido a la brisa marina matutina que precedió al viento de levante que golpeó esta villa vecina y amiga, y en cuyo cementerio se celebraba el XII Aniversario de lo que se ha llegado a denominar por parte de la Asociación por la Recuperación de la Memoria Histórica Social y Política de Puerto Real como “Homenaje a los fusilados de la Guerra Civil en Puerto Real”

La transparencia en la información de datos -entre la que queremos destacar la de tipo técnico y financiero- de los trabajos de exhumación de las víctimas de la carnicería golpista en la localidad, tuvo la rigurosidad científica propia de quienes se toman su trabajo en serio, basado en la experiencia de la denuncia de los abusos de los derechos humanos y avalado con un historial apartidista -no mediatizado por los intereses políticos electoralistas del momento que suelen injerirse a menudo en este tipo de actos- y necesario para alcanzar una objetividad mínima requerida e iluminar de esta manera la realidad histórica, en oposición a aquellos otros planteamientos que utilizan tanto la "memoria histórica"como las víctimas del holocausto español como un trampolín hacia fines políticos o económicos, o como excusa para elevar algún que otro “ego”personal en el oscuro submundo de las zancadillas sociales.

No en vano, el reconocimiento de las víctimas de cualquier situación violenta siempre ha sido una “perita en dulce” para quienes anhelan justificar los más primitivos y bajos instintos humanos; ya sea el simple hecho de atacar al adversario político, o el demonizar a grupos sociales no aceptados por quienes instrumentalizan las respectivas campañas, o bien, el aceptar conscientemente la planificación y creación de conflictos sociales, bélicos o armados como venganza justificada para satisfacer el supuesto “agravio” cometido contra dichas víctimas, siendo utilizadas estas últimas en muchas ocasiones -y en un verdadero ejercicio de falta de respeto- como sparring de un vulgar reduccionismo político tan cínico y esperpéntico como la misma aplicación franquista de la “justicia al revés”.

El hecho de que se den “vivas”, por ejemplo, a un régimen político determinado, o a un partido político o a una secta religiosa, en un acto inclusivo que se planifica con el objetivo de sumar buenas voluntades provenientes de todos los sectores sociales, para unir a la ciudadanía a favor de la defensa de los derechos humanos violados por el sistema golpista que ejecutaron los militares africanistas, se podría entender no sólo como la presencia de una falta de interés real de lo que implica el problema que se denuncia, sino también como un intento por parte de la casi extinta vieja escuela política de prolongar el fraccionamiento social que hace sumir a la sociedad en las tinieblas de la ignorancia y la insolidaridad para seguir incubando el germen de la violencia. 

De este modo, la exhibición de un lenguaje exclusivo y de una simbología determinada en ciertas circunstancias se puede entender como una forma de imposición, teniendo a veces su respuesta lógica con el despliegue de una fuerza aparentemente mucho mayor, tanto en razones como en símbología, aunque ello suponga la distorsión momentánea de la esencia verdadera del evento. Como consecuencia, no estaría nada mal que los paladines supervivientes de la vieja política incluyera en sus programas para este tipo de actos  un “viva” especial que suelen pasar por alto: el de la memoria de las víctimas... 

Entre los datos ofrecidos por Francisco Aragón, portavoz de la Asociación por la Recuperación de la Memoria Histórica Social y Política de Puerto Real,  cabe señalar que los trabajos de exhumación de la fosa común del cementerio de Puerto Real finalizaron el 22 de julio de 2016, cerrándola el pasado 03 de abril de este 2017 con un balance de 185 cuerpos localizados y analizados todos en laboratorio. También se han recogido 51 muestras de ADN  a familiares, quedando pendientes algunas otras muestras más para los próximos días.

Según el informe provisional que facilita el equipo técnico, hubo 141 inhumaciones primarias y 44 inhumaciones alteradas; estas últimas como consecuencia de los trabajos de hormigonado de todo el cementerio que provocaron el destrozo de muchos cuerpos. Se sabe que 139 cuerpos pertenecían a sujetos masculinos, que dos cuerpos más son mujeres y que otro está dudoso, predominando el sector joven por debajo de los 30 años, entre los que se encuentran 9 sujetos adolescente en torno a los 17 años. 

También se ha detectado entre los restos 152 episodios violentos, con una media de un 1,08% por individuo, estimándose los mismos a la baja en el informe previo, y pudiendo subir un 14 % por unidad. El 78,72% de los casos tienen episodios violentos detectados; el 58,15% con orificio, el 39,72% con fractura perimortem -es decir, antes o durante el fallecimiento- y el 10,00% con balística.

El portavoz de la Asociación por la Recuperación de la Memoria Histórica Social y Política de Puerto Real hizo también un llamamiento a todos los familiares de las víctimas que todavía no hayan sido registrados en dicha Asociación con el fin de cumplimentar la documentación oportuna para la realización de recogida de muestras con el fin de entregarlas, conjuntamente con la Dirección General de Memoria Histórica de la Junta de Andalucía, en el Laboratorio del Centro de Genómica e Investigación Oncológica (GENyO) de la Universidad de Granada para su posterior análisis, en virtud al acuerdo existente entre la Junta de Andalucía y la Universidad de Granada para analizar todos los cuerpos exhumados en las fosas de Andalucía. 

Ofrenda floral ante el monolito en recuerdo de las víctimas.
La idea de recogida de las muestras, según Francisco Aragón, está relacionada con el proyecto de construcción de un columbario en forma de "U" en la zona del monolito donde se inhumaría dignamente todos los restos con sus nombres y apellidos, para que "se sepa que existieron, que tenían familia y que se recuperen para siempre del olvido", evitando de este modo el enterrar a la víctima "como un número".

De las más de 600 fosas existentes en Andalucía, la de Puerto Real es una de las 90 que se han localizado y exhumado, habiendo sido reconocida recientemente por la Junta de Andalucía, y a instancia de la Asociación puertorrealeña, como Lugar de Memoria Histórica de Andalucía donde se colocará el hito correspondiente una vez sea publicado dicho reconocimiento institucional en el BOJA.

En cuanto al resultado final económico de todos los trabajos relacionados con la fosa del cementerio de Puerto Real éste asciende a 53.000 euros, desglosados en sus diferentes etapas. En una primera fase, se concedió una subvención por parte de la Junta de Andalucía de 15.000 euros para la excavación y exhumación de los años 2014 y 2015; en la segunda fase, también subvencionada por la Junta de Andalucía, hubo una inyección económica de 18.000 euros destinados para la excavación y exhumación desarrolladas en los años 2015 y 2016; la tercera fase fue subvencionada por la Diputación de Cádiz, con un coste total de 10.000 euros que sirvieron para cubrir los gastos del estudio antropológico en laboratorio y el estudio de materiales asociados a la exhumación de 90 cuerpos durante 2016-2017; finalmente, en la cuarta fase también hubo una segunda subvención otorgada por la Diputación de Cádiz por un montante equivalente al de la fase anterior de 10.000 euros destinados al estudio antropológico en laboratorio y estudio de materiales asociados a la exhumación de 95 cuerpos, así como a la recogida de todas las muestras óseas en el 2016 y en el 2017.

Durante la lectura del comunicado que se dio a conocer tras el informe económico, el portavoz de la Asociación por la Recuperación de la Memoria Histórica Social y Política de Puerto Real  aludió directamente a las víctimas, recordando que quedaron abandonadas durante décadas"en un rincón olvidado de la historia", y que sus sueños y sus esperanzas fueron cercenados de golpe, muriendo injustamente "a manos de una jauría de criminales fascistas, apoyados por una Iglesia conspiradora y delatora".

Insistió Francisco Aragón en que "recuperar la memoria histórica no consiste únicamente en recuperar sus cuerpos, sino sobre todo en recuperar sus pensamientos", centrándose en la importancia de la exhumación como deuda de la Asociación, y como deber y obligación por parte de los familiares, para una inhumación digna en el columbario- junto al monolito que presidía el acto-, asegurando también que la exhumación "no compete solamente a los familiares y a la Asociación, sino también a las generaciones vivas de hoy".

Se informó además que, mientras estuvo abierta la fosa, se realizaron actividades llevadas a cabo por un equipo técnico voluntario, en conjunción con 14 colegios e institutos cuyos alumnos se pasaron a visitarla, recibiendo explicación de los trabajos realizados y de todo el proceso histórico.  

La idea de esta Asociación la dio su portavoz mediante el siguiente llamamiento: 

Actividad alrededor de la antigua fosa y lectura de poema.
" Tenemos que recuperar para siempre a todas las personas que directamente padecieron las injusticias y el agravio producidos por unos u otros motivos políticos o ideológicos en aquellos dolorosos periodos de nuestra historia. Desde luego también a quienes perdieron su libertad, al padecer prisión, trabajos forzosos o internamiento en campos de concentración, dentro o fuera de nuestras fronteras. También a quienes perdieron su tierra de nacimiento, al ser empujados a un largo, desgarrador e irreversible exilio. Y a todos los que sufrieron represión durante la dictadura franquista".

También hubo un especial recuerdo para los familiares de las víctimas que fallecieron sin conocer el paradero de sus allegados, finalizando con la frase célebre "ni olvido, ni perdón" convertida ya en lema contra la desmemoria para los colectivos y las asociaciones de recuperación de la memoria histórica:

"Para los que no están con nosotros, que la tierra les haya sido leve y que siempre estaréis en nuestros corazones. Y no olvidar aquellas personas que han fallecido y que no lograron saber dónde estaban sus familiares. Para todos ellos vaya este sencillo homenaje de hoy para que no caigan en el olvido de que lucharon y murieron por un mundo mejor donde imperara la solidaridad, el apoyo mutuo y la libertad. Que la tierra les haya sido leve y que siempre estaréis en nuestros corazones. Ni olvido, ni perdón...".

Tras la lectura del comunicado intervino un poeta popular que durante la noche anterior había escrito un emotivo poema al que le dio el título de"Ni perdón, ni olvido", y que sirvió como introducción para la ofrenda floral que se realizó, en líneas generales, en silencio y con el máximo respeto, y con algunas lágrimas derramadas por parte de las personas más afectadas emocionalmente. 


Algunos soci@s y colaborador@s de la Asociación "Jerez Recuerda" posando ante el monolito en recuerdo de las víctimas, una vez finalizadas las diferentes actividades del día. Puerto Real, 18 de junio de 2017.

Como actividad final, pudimos ser testigos y participantes de un acto de hermanamiento colectivo alrededor de lo que fue la fosa común -y que ahora es Lugar de Memoria Histórica de Andalucía en espera de la colocación del hito correspondiente-, entrelazando nuestras manos en alto, mientras oíamos los versos finales de otro poeta popular: 

“Compañeros, nunca jamás fuisteis olvidados.
Estáis volando en nuestros corazones

 (...)

Hoy vuestros nombres están grabados
para que futuras generaciones
sepan las verdaderas intenciones
por las que fuisteis asesinados.

Aunque trataron de ocultar la historia,
y a las cunetas fuisteis arrojados,
siempre estaréis en nuestra memoria.

Fuisteis muertos, pero no olvidados.
Hoy celebramos con honor y gloria
vuestros ideales decentes y honrados"



Fuente:

Asociación para la Recuperación de la Justicia y la Memoria Histórica 
"Jerez Recuerda"


http://jerezrecuerda.blogspot.com.es/2017/06/la-fosa-comun-de-puerto-real-reconocida.html