divendres, 30 de juny de 2017

ODÓN ELORZA: “El PSOE tiene complejo de no haber actuado a tiempo con las víctimas del franquismo”


http://ctxt.es/es/20170628/Politica/13628/ctxt-odon-elorza-memoria-franquismo-psoe-victimas.htm?utm_campaign=lectura-fin-de-semana-suscriptores&utm_medium=email&utm_source=acumbamail


ODÓN ELORZA / DIPUTADO Y SECRETARIO DE ÁREA DE TRANSPARENCIA Y DEMOCRACIA PARTICIPATIVA DEL PSOE


<p>Odón Elorza, en una imagen de archivo.</p>

Odón Elorza, en una imagen de archivo.
WIKIPEDIA
MADRID | 30 DE JUNIO DE 2017
Necesitamos tu ayuda para realizar las obras en la Redacción que nos permitan seguir creciendo. Puedes hacer una donación libre aquí
----------------------------------------------------------------------------------------------------- 
Al ver la imagen del homenaje que se brindó a las víctimas del franquismo el pasado miércoles en el Congreso, justo antes de celebrar los 40 años de democracia, algunos no pudieron evitar acordarse del 10 de diciembre de 2014, hace dos años y medio. En aquella ocasión, una representación de las víctimas acudió a la Cámara. Las únicas presencias socialistas fueron las de Odón Elorza e Ignacio Sánchez Amor, y solo en calidad de “público”, ya que el grupo parlamentario decidió no acudir a la cita. En la convocatoria del miércoles pasado, de nuevo Elorza.
El día siguiente del homenaje, este jueves 29 de junio, parece el momento adecuado para dar una explicación. El diputado vasco se presenta, sin duda, como la persona más indicada para hacerlo, quizás la única posible. La pregunta es: ¿Por qué el PSOE se ha negado durante estos 40 años y se niega a homenajear a las víctimas del franquismo?
Hace sol en las traseras del Congreso de los Diputados, y el político se muestra, al principio, reticente. Hasta que pronuncia el “complejo de no haber actuado a tiempo” que asegura arrastra el PSOE, hay que dar algunas vueltas al tema. Al final de la conversación, se oye la expresión “es una patata caliente”, pero no se trata de una respuesta, sino de algo parecido a una reflexión. 
Ayer estuvo usted en el homenaje a las víctimas del franquismo y también estuvo en 2014, entonces como “público”. ¿Por qué el PSOE no está presente en los homenajes a las víctimas del Franquismo? 
¿Te refieres a actos en el Congreso o en general?
Empecemos por el Congreso, si quiere. Solo usted ha estado en ambos encuentros. Pero aparte, el PSOE se ha opuesto a la reformulación de la Ley de Amnistía o a revertir los juicios franquistas…
Bueno, en el acto de ayer yo estaba representando a la dirección del PSOE, no fue una presencia a título personal. Por tanto, ayer no hay crítica que hacernos.
¿Y en las otras ocasiones?
Supongo que la dirección habrá tenido otra sensibilidad ante actos convocados por los colectivos de Memoria… El PSOE digamos que abordó con un evidente retraso esa asignatura que hay pendiente con los luchadores antifranquistas y con las víctimas del franquismo. De hecho, esa asignatura la retomó Zapatero. Repito: tarde, pero la retomó aprobando, a instancias de Izquierda Unida, una Ley de la Memoria muy interesante, que desde hace 5 años está incumpliendo absolutamente el PP.
Sin embargo, no toca la Amnistía del 77, por la que quedan impunes los crímenes del franquismo.
En el PSOE, desde la Transición, ha pesado mucho, políticamente hablando, y se ha compartido la idea de que la Amnistía del año 77 era una ley que servía para poner en libertad a presos antifranquistas, luchadores, sindicalistas, gentes de lo que entonces era ETA… pero sin duda suponía también amnistiar otros crímenes, asesinatos, torturas, etc. practicadas durante el Franquismo con total impunidad. Ahí hay una contradicción entre objetivos o prioridades. 
EL PSOE DIGAMOS QUE ABORDÓ CON UN EVIDENTE RETRASO ESA ASIGNATURA QUE HAY PENDIENTE CON LOS LUCHADORES ANTIFRANQUISTAS Y CON LAS VÍCTIMAS DEL FRANQUISMO
¿A qué se debe?
Seguramente siempre ha tenido mucho peso en el ánimo de la dirección del Partido Socialista el acuerdo con Suárez y compañía para aprobar y apoyar aquella Ley de Amnistía que tenía aspectos muy positivos, pero que, por otra parte, hasta el día de hoy ha supuesto un blindaje para actos importantes acontecidos en el franquismo y acontecidos también durante la Transición.
Habla usted en pasado. ¿Y ahora?
El colectivo que lleva adelante también la defensa de la Querella Argentina, en una reunión que tuvimos ayer mismo, nos ha presentado a los grupos políticos una proposición de Ley Orgánica para incorporar o introducir modificaciones en esa Ley de Amnistía. Vamos a estudiar esa proposición de ley, vamos a ver si tiene validez jurídica, si puede adquirir efectos retroactivos 40 años o más hacia atrás, y si eso jurídicamente es posible. Por tanto, en primer lugar, en esas estamos, y también asistiendo a los actos. Ten en cuenta que también fuera del Congreso hay muchos actos a los que no solamente asisten sino que son promovidos por agrupaciones y ayuntamientos socialistas. En segundo lugar, queremos que el Gobierno del Partido Popular vuelva a aplicar esa Ley de la Memoria de Zapatero, porque nos han rechazado todas las enmiendas de carácter presupuestario para dotar de partidas esa ley, que podría ser mejorada, claro, revisada. Y, como digo, tenemos sobre la mesa esta cuestión de calado que hay que analizar jurídicamente, la proposición de Ley Orgánica para introducir modificaciones en la Ley de Amnistía. 
Perdone que insista en pedir la explicación: ¿Por qué hace dos años no fue el PSOE al Congreso, cuando acudieron las víctimas franquistas?
No lo sé. Yo pedí autorización, y me dejaron ir, me dieron autorización a nivel personal, pero eso habría que preguntárselo en ese momento a Antonio Hernando. 
¿Por qué a Antonio Hernando?
Porque era el portavoz de nuestro grupo parlamentario.
Sí, pero el secretario general era Pedro Sánchez, como ahora. 
Pues no sé, habría que preguntarle a él. Siempre he visto que este tipo de actividades en el Parlamento han dependido de la autorización, del análisis, de la voluntad política de la dirección del grupo parlamentario. Esto funciona así. Otra cosa es que el grupo parlamentario, con Antonio Hernando al frente, dicho con todo respeto, ante una consulta sobre un problema de esta naturaleza, un tema político de envergadura, llame a Ferraz y pregunte. El que tomó la decisión en aquel momento fue Antonio Hernando. 
Estará conmigo en que resulta feo, o al menos sorprendente, que los socialistas se ausenten.
Sí, a mí también me parece sorprendente. Lo que pasa es que a veces hay criterios de oportunidad política, sobre dónde se celebra el acto, en qué momento, en qué contexto, convocado por quién, etc. Pero bueno, yo como diputado he intentado ir siempre, por lo tanto, no soy la persona más indicada para dar unos argumentos que no son los míos. No me puedo poner en el lugar de quien ha podido tomar una decisión que, humildemente, no he llegado a compartir. Ten en cuenta que yo he presentado en el grupo del orden de siete iniciativas sobre el Valle de los Caídos. Ya desde la etapa de Alfredo Pérez Rubalcaba –te hablo de hace 5 años— inicié la presentación de numerosas iniciativas sobre el tema: la presencia de Franco, la situación de los restos de 32.000 personas que están allí de mala manera, la necesidad de llevar a la práctica la opinión de los expertos que trabajaron para el Gobierno de Zapatero, con un informe sobre esas cuestiones delicadas… Y ya en aquella época encontré dificultades y reticencias. 
A VECES, EQUIVOCADAMENTE, LA MANERA DE HUIR DE ESA FALTA DE DAR LA CARA ES SEGUIR ESCAPANDO, UNA HUIDA PERMANENTE HACIA ADELANTE
Esa es la pregunta: ¿De dónde vienen esas reticencias?
Yo creo que arrastramos un cierto complejo de no haber actuado a tiempo. Ese complejo es una carga y nos pesa. A veces, equivocadamente, la manera de huir de esa falta de dar la cara es seguir escapando, una huida permanente hacia adelante. Huir en vez de afrontar esa asignatura pendiente, en vez de afrontar los años que han transcurrido sin que los socialistas abordásemos cuestiones como el reconocimiento a las víctimas y a los luchadores antifranquistas, y también una valoración política de los excesos policiales y abusos que pudo haber en la Transición. Eso ha hecho que al final la bola sea cada vez más gorda, y afrontarla resulta muy complicado, muy difícil. 
En conversación con Ramón Jáuregui, me llegó a justificar la Ley de Amnistía como necesaria, así como la idea de no anular las sentencias franquistas. Hay pasos que han dado los socialistas difíciles de explicar.
Responde a un cierto complejo, a unas políticas, en la etapa de Felipe González, en las que estos asuntos se quedaban siempre orillados. Eran asuntos que en el inicio de esa etapa pensaron que le podían generar inestabilidad o una cierta confrontación con sectores de la sociedad española. Y porque además también es cierto, y esto hay que saberlo valorar, que hubo un pacto en la Transición consistente en la Ley de Amnistía, en una Constitución, y todo ello con el argumento de que se buscaba la reconciliación y la convivencia. Y reconciliación y convivencia exigían esta Ley de Amnistía, que echaba un manto y un blindaje a este tipo de crímenes. 
¿Cree que eso ha cambiado?
Creo que puede haber cambios, no sé con qué profundidad, pero puede haber cambios en la medida en que, por primera vez, en la Ejecutiva Federal se ha nombrado, por voluntad de Pedro Sánchez, un secretario ejecutivo del área de Memoria histórica. Y, en segundo lugar, porque estamos viendo ya gestos concretos, por parte de la dirección de la que formo parte, en el sentido de estar presentes, de dar la cara y abordar cuestiones que están pendientes de resolver hace demasiado tiempo.