divendres, 3 d’agost de 2018

CONSTANTINO RUIZ CARNERO, REPUBLICANO, periodista, director de “El Defensor de Granada”, fusilado por los franquistas en Granada en 1936



https://documentalismomemorialistayrepublicano.wordpress.com/2018/07/30/constantino-ruiz-carnero-republicano-periodista-director-de-el-defensor-de-granada-fusilado-por-los-franquistas-en-granada-en-1936/


Constantino Ruiz Carnero word pressConstantino Ruiz Carnero nació en Torre del Campo, Jaén, en 1887. Era hijo del médico de la localidad, y el 2º de 4 hermanos. Como autor dramático,escribió, ‘Esas mujeres’, ‘El País de Babia’, ‘La Hoguera’, ‘Una Mujer en la sombra’ y ‘Siluetas de Constancio’, y su obra más célebre, ‘El Libro de Granada’. Desde su llegada a Granada fue un miembro pincipal de la vida cultural y social de la ciudad, tertuliano del Rinconcillo en el Café Alameda de Granada, donde acudían de forma habitual, Melchor Fernández Almagro, el pintor Manuel Ángeles Ortiz, los hermanos Francisco y Federico García Lorca, José Acosta Medina, Antonio Gallego Burín, José Mora Guarnido, Juan José Santa Cruz, Francisco Soriano, Miguel Pizarro, José y Manuel Fernández Montesinos, Hermenegildo Lanz, Ismael González de la Serna y Ángel Barrios.
En 1915 entró como redactor en el Defensor de Granada, que dirigió desde 1924. A los 3 años tiraba 12.000 ejemplares diarios, era el periódico más importante de Granada. Con Ruiz Carnero el Defensor de Granada experimentó un avance impresionante en técnicas de periodismo, dotándolo de las tecnologías más importantes, cambiando el diseño y métodos para conseguir la última hora, con 2 ediciones diarias matutina y vespertina, capaz de competir con los grandes rotativos madrileños, algo sin precedentes en la historia del periodismo granadino, un diario por la igualdad y por la libertad con el que se forjó un estado de opinión favorable a las libertades democráticas representadas por la República.
Pocas veces ha tenido Granada un periodista tan amante de la verdad y tan valiente para contarla. Tan amante de la libertad y tan valiente para defenderla. Fue un maestro de periodistas: “La pluma debe servir para algo más fuerte, más vibrante y más útil que para unas cuartillas o dibujar bellas notas de color”. Era un hombre de compromiso y lo demostraba a diario en las páginas de El Defensor. Constantino luchó por una Granada más justa, solidaria y tolerante. Vivió y defendió la República apasionadamente, sin voces, sin estridencias. Su voz estuvo sin duda en la fuerza de su palabra escrita.
En el Defensor de Granada se publicaban los versos de Federico García Lorca, surgió una gran amistad entre el poeta y el periodista, que en 1929 promovió un homenaje a Federico en el hotel Alhambra Palace para celebrar el éxito de su Mariana Pineda. Constantino fue el primero en defender a Lorca frente a la prensa conservadora, que lanzó una campaña contra el poeta por considerar que Yerma era un drama “inmoral y anticatólico”.
Constantino estuvo desde joven muy relacionado con el mundo de la política, llegando a pertenecer a un pequeño grupo de republicanos liberales. Tras la proclamación de la 2ª República fue simpatizante de Acción Republicana (AR) y fue elegido concejal en el Ayuntamiento. Posteriormente se afilió a Izquierda Republicana (IR) y se convirtió en un destacado miembro local de este partido.
A Constantino le llamaban “el maestro de la ironía” por sus columnas llamadas Siluetas del día, retratos satíricos de Granada, de los personajes granadinos y sus adversarios políticos. Ruiz Carnero decía que era el arma de las personas inteligentes y, de alguna forma esa sátira dictó su sentencia de muerte.
Tras las elecciones de febrero de 1936 asumió interinamente el cargo de alcalde de Granada durante 2 semanas. En estos meses Ruiz Carnero se mostró muy crítico con los partidos derechistas, y desde su periódico publicó varios artículos críticos con la CEDA. Esto provocó que a comienzos de julio de 1936 fuera asaltado en su vivienda por el jefe local de Acción Popular, un partido afiliado a la CEDA.
Tras el triunfo de la rebelión militar en Granada, Ruiz Carnero fue detenido por los sublevados el 27 de julio de 1936 y asesinado con cruel ensañamiento y alevosía. El 6 de agosto fue golpeado con la culata de un fusil, rompiéndole las gafas, el golpe le hizo agonizar durante varias horas. El 8 de agosto fue llevado a las tapias del cementerio para ser fusilado, para entonces ya estaba muerto, tenía 49 años. El Defensor de Granada fue clausurado por los militares golpistas el 20 de julio de 1936.

Documentos: WikipediaGranada Hoy (Irene Marín Granada). Granadinos ilustresIdeal. Y la obra de Francisco ViguerasGranada, 1936. Muerte de un periodista

Viva la República, FIRMAD por el reconocimiento de los Soldados Republicanos Españoles, que sufrieron ejecuciones y exterminio tras su heroico combate contra el franquismo. En Europa se les honra por su lucha contra el nazismo, pero en España siguen olvidados, FIRMA Y COMPARTE